• SteadePod: análisis
  • Papyre 6.2: análisis
Prueba de producto
LA PEN MEJOR PREPARADA

Olympus E-PL2: análisis

 
17
ENE 2011

Acostumbrados a cámaras que prometen haber reinventado la rueda y resultan ser copias clónicas de sus predecesoras, la Olympus E-PL2 nos ha sorprendido gratamente con su modesto discurso. Aunque su hoja de especificaciones no alberga grandes novedades, la más joven de las Micro Cuatro Tercios lija algunas asperezas de su predecesora y llega con un nuevo zoom de 14-42 milímetros algo más pequeño y ágil en el enfoque. Pensada para usuarios noveles, muchos mirarán con cierto recelo esos conversores ópticos mientras siguen esperando un cuerpo y unas ópticas de gama superior. Pero esa es otra historia. La de la E-PL2 es más sencilla y pragmática: sus escuetas mejoras le permiten presumir de ser, a día de hoy, la mejor rematada de las Pen digitales.

Con la E-PL1 a punto de cumplir un año de vida y a la espera de novedades más jugosas en el catálogo Micro Cuatro Tercios de la firma, Olympus ha decidido comenzar el año sumando una tímida renovación a su escaparate.

Tímida al menos sobre el papel, porque después de convivir con la E-PL2 durante más de una semana hemos descubierto más detalles y mejoras que los que cabría esperar a la vista de su hoja de especificaciones.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cierto que el sensor, el procesador y la filosofía -orientada a los usuarios noveles- no han experimentado cambios. Pero a veces los pequeños detalles cuentan mucho en un escaparate con demasiados parecidos razonables entre unos y otros modelos.

Una buena sesión de maquillaje
La estética de una cámara siempre suscita opiniones enfrentadas. El mismo diseño que a unos les parece perfecto, otros lo calificarían como una auténtica aberración.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Están mejor rematadas las formas de la E-PL2 que las de su predecesora? Nada mejor que echar un vistazo a las fotos para que cada cual saque su propia conclusión. A nosotros, la verdad, nos ha gustado más.

Aunque parece más pequeña que la E-PL1, en realidad sus medidas, peso y volumen son casi idénticos. No obstante, las formas un poco más redondeadas de este nuevo modelo juegan a su favor.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Olympus E-PL2 (a la izquierda) junto a la E-PL1.

En este sentido, la nueva empuñadura es una pieza básica dentro del rediseño de la cámara. A diferencia de la E-PL1, aquí ya no parece un añadido de última hora, sino que se integra perfectamente en el frontal de la cámara.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, su menor volumen no afecta a la ergonomía y el agarre de la cámara, que se saldan con buena nota. Evidentemente, el plástico manda en su estructura -hablamos de una cámara de unos 600 euros-, pero la textura y la sensación que transmite en general están bien conseguidas para un modelo pequeño y ligero como éste.

Más pantalla, nuevos mandos
Una de las diferencias que más rápidamente saltan a la vista es el monitor trasero, que pasa de 2,7 a 3 pulgadas y duplica su resolución hasta alcanzar los 460.000 puntos.

Aunque se agradece y se nota esta mejora, lo cierto es que la visibilidad de la pantalla sigue sin ser perfecta si estamos trabajando a pleno sol. Es en esos momentos cuando hemos vuelto a echar de menos un visor electrónico integrado, aunque todo parece indicar que para ello habrá que esperar a las novedades en las gamas superiores.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por ahora, eso sí, podemos recurrir al visor electrónico externo que ya ofrece Olympus para sus Pen desde la veterana E-P2.

Continuando con el rediseño de esta zona trasera, el mayor espacio ocupado por el LCD ha obligado a eliminar y reubicar algunos mandos. De todos modos, el cambio más notable es la aparición de un dial giratorio trasero en sustitución de los cuatro pulsadores en cruz del modelo anterior.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Además del tamaño de la pantalla, la parte posterior de la E-PL2 (a la derecha en esta imagen) también se ha renovado respecto al modelo anterior.

Pese a que puede parece un detalle menor y un simple apaño que no solventa la ausencia de una auténtica rueda de control, lo cierto es que este nuevo mando facilita bastante las cosas al trabajar en modos manuales.

Buena nota también para los accesos directos. A primera vista parecen brillar por su ausencia, pero si nos fijamos bien e investigamos en el menú de opciones, descubriremos que es posible personalizar hasta cuatro botones, asignándoles la función deseada.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La E-PL2 permite personalizar la función de cuatro mandos traseros a través del menú de configuración de la cámara.

Además del clásico mando de función ("Fn"), también el de grabación directa de vídeo y dos de los cuatro pulsadores integrados en el citado dial pueden configurarse a nuestro antojo para, por ejemplo, facilitar el acceso al formato RAW, el control de la sensibilidad o el balance de blancos manual.

Un zoom más ágil y silencioso
Más allá de estos retoques y de algunas mejoras que luego desgranaremos, una de las grandes novedades de la E-PL2 la encontramos fuera de su cuerpo.

Concretamente, en la nueva versión del zoom estándar M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6, que ahora acompaña a la cámara. Bautizado con un "II" en su denominación y las siglas MSC en referencia a su sistema de enfoque, en realidad este objetivo ya fue anunciado en el mercado japonés con la E-PL1s, pero es ahora cuando hace su desembarco mundial.

M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 II
M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Qué ha cambiado? De entrada, el tamaño. Se ha reducido ligeramente la longitud de esta nueva versión tanto con la óptica plegada como en su posición final con las focales extendidas. También se ha conseguido recortar algo su grosor (la rosca frontal es ahora de 37 milímetros), con lo que este renovado zoom de 14-42 milímetros puede presumir de ser el más pequeño del mercado.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La nueva versión del zoom estándar 14-42 mm (a la izquierda en estas dos imágenes) reduce ligeramente su longitud y volumen respecto a la óptica original.

Sin cambios en las focales ni en la luminosidad, el rendimiento general también ha salido ganando con esta puesta al día. No se trata de un cambio espectacular, pero si nos fijamos con detalle en las esquinas de la imagen veremos cómo los resultados son ligeramente superiores a lo visto en el modelo anterior.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
De izquierda a derecha, el nuevo zoom 14-42 mm II, la versión original y el Panasonic Lumix G 14-42 mm.

Curiosamente, tanto en lo que respecta al viñeteo como a las aberraciones cromáticas, la unidad probada junto a la E-PL2 sale peor parada. Aunque las pruebas se han realizado con el firmware 1.0 instalado en la cámara, todo parece indicar que los sistemas de corrección de estas limitaciones ópticas todavía no están rindiendo al 100%. Confiemos, por tanto, en que se solucionen de cara a la llegada de esta Pen a los escaparates.

Muestras: M.Zuiko 14-42 mm II
Las capturas se han realizado con una Olympus E-PL2 y las versiones original y renovada del M.Zuiko 14-42 mm:
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y las versiones original y renovada del m.zuiko 14-42 mm:
14-42 mm
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y las versiones original y renovada del m.zuiko 14-42 mm:
14-42 mm II
Pero, sin duda, el cambio más relevante afecta el enfoque automático. Aunque la E-PL1 ya había experimentado una notable mejora respecto a la anterior generación, ahora se completa el círculo con un objetivo más ágil y silencioso.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algo que será especialmente útil para las secuencias de vídeo, pero que también se nota en las instantáneas. Su mayor decisión a la hora de seleccionar un punto de enfoque sin esos movimientos tentativos hacia delante y hacia atrás le permiten ganar puntos y situarse muy cerca del sistema de enfoque de los modelos de la competencia.

Velocidad sin cambios
Este aumento de la velocidad del objetivo no tiene su réplica en el resto de prestaciones de la cámara, que se mantienen intactas respecto a lo visto en la E-PL1.

La velocidad de encendido sigue siendo correcta (en torno a 1 segundo), con el aliciente de que este enfoque más ágil nos permitirá ganar alguna décima de segundo para conseguir el primer disparo. Claro que, en esos casos, el mecanismo de plegado de la óptica puede jugarnos una mala pasada al poner en marcha la cámara.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La ráfaga tampoco experimenta cambios, con 3 fotogramas por segundo tanto en JPEG como en RAW. El uso de uno u otro formato, claro está, sí afectará a la duración de estas secuencias. Utilizando una tarjeta SD Card SanDisk Extreme la ráfaga se mantiene hasta unos 15 disparos en JPEG para luego perder algo de velocidad, aunque sin llegar a mantenerse. Su recuperación en este caso es, de hecho, muy rápida.

Disparando en formato RAW, la cifra baja hasta una decena de disparos, aunque también en este caso basta con levantar un poco el dedo del disparador para que el buffer de la cámara nos permita seguir trabajando con la máxima velocidad. La cosa se complica algo más combinando ambos formatos, puesto que el tiempo de escritura se prolongará algo más después de que ráfaga se agote al llegar a los 10 disparos.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sí hay cambios en el obturador de la cámara, que ahora eleva su velocidad hasta 1/4.000 de segundo. En el otro extremo, la cámara permite exponer hasta 60 segundos o más allá mediante la opción "bulb". La sincronización con el flash, por su parte, pasa a 1/180 de segundo.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Igual que todas las cámaras Olympus de ópticas intercambiables (tanto SLR como Pen), esta E-PL2 integra en su cuerpo un estabilizador mecánico. Tal y como ya ocurría con la E-PL1, su rendimiento no es tan bueno como el visto en otros modelos, puesto que en este caso pocas veces supera los dos pasos de mejora respecto a la velocidad de disparo recomendada.

Desde Olympus ya se explicó en su momento que la reducción de tamaño de esta gama respecto a las E-P1 y E-P2 había obligado a apostar por un sistema de estabilización más simplificado y menos eficaz.

6.400 ISO, mal negocio
Decíamos al principio que tanto el CMOS de 12 megapíxeles como el procesador de imagen TruePic V siguen intactos. Pese a ello, parece que Olympus ha decidido retocar algo en el interior de la cámara para alterar los ajustes originales ofrecidos por la E-PL1.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La prueba más evidente es la variación sufrida por la escala de sensibilidades, que pasa de 100-3.200 ISO a 200-6.400 ISO. Aunque se entiende el interés de Olympus por colocar esos 6.400 ISO entre las novedades de la E-PL2, lo cierto es que la decisión resulta un tanto absurda.

Y es que, a cambio de un valor de escasa utilidad real, hemos sacrificado un 100 ISO que nos resultaba mucho más útil. No es que esos 6.400 ISO no se agradezcan en condiciones de luz muy escasa, pero pasar de 1.600 ISO con una Pen digital sigue siendo poco recomendable.

Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Olympus E-PL2 y un objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 II. Haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
200 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
400 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
800 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
1.600 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
3.200 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
6.400 ISO
Este reajuste de las curvas o del procesamiento también se nota en la exposición de la cámara. Basta con comparar dos tomas consecutivas en idénticas condiciones y exposición con la E-PL1 y su sucesora para darse cuenta de que hay una diferencia de, por lo menos, 1/3 de diafragma entre una y otra.

Foto: Quesabesde
Fotografías realizadas con una Olympus E-PL2 y un zoom 14-42 mm f3.5-5.6 II y una Olympus E-PL1 con el zoom 14-42 mm f3.5-5.6. Haz clic en la imagen para ver la imagen a tamaño real.

Esa es, posiblemente, una de las razones que explican el ligeramente mejor rendimiento del nuevo modelo al enfrentarlo con un bodegón a 1.600 ISO y comparar el resultado con el de su predecesora. El nivel de ruido es muy similar, pero la E-PL2 consigue sacar algo más de nitidez en los JPEG directos.

12 MP
Las capturas se han realizado con una Olympus E-PL2 y un objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 II
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii
Pero más allá de estos detalles buscados con lupa, lo cierto es que los resultados del nuevo modelo son idénticos en la mayoría de aspectos a los de la E-PL1. Algo que no es una mala noticia, teniendo en cuenta que ésta ya saldaba con buena nota todo lo referente a la gama tonal y el rendimiento de color.

Si el control del ruido más allá de los 800 ISO es uno de sus puntos débiles respecto a los sistemas de la competencia (las NEX de Sony y las Samsung NX), su capacidad para entregar unos archivos JPEG perfectamente optimizados y el rendimiento de la óptica de serie se sitúan como dos de los mejores argumentos de esta joven E-PL2.

RAW
Las capturas se han realizado con una Olympus E-PL2 y un objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 II. Fotografías obtenidas en formato RAW y procesadas con Olympus Studio 2. Hac clic bajo la imagen para decargar el archivo original
De todos modos, los usuarios más inquietos pueden, por supuesto, recurrir al formato RAW. En el momento de redactar estas líneas, el único programa capaz de entenderse con estos archivos de la E-PL2 es Olympus Studio 2, por lo que nos hemos visto un tanto limitados a la hora de exprimir el potencial de estas imágenes.
Bluetooth opcional
Igual que ocurría con la óptica, otro de los titulares de esta E-PL2 apunta directamente a elementos externos. Concretamente, a una nueva gama de accesorios que Olympus ha presentado como complementos para su nuevo cuerpo Micro Cuatro Tercios.

Olympus PenPal PP-1
Olympus PenPal PP-1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Encabeza esta lista el módulo PenPal, un adaptador Bluetooth (versión 2.1) que se coloca en la zapata de la cámara y se conecta al nuevo puerto AP2. Cabe deducir, por tanto, que no es compatible con modelos anteriores de esta gama de cámaras.

Con un precio de unos 80 euros, su uso no entraña ningún misterio. Una vez configurada la conexión con un teléfono móvil, es posible enviarle las fotografías y, desde allí, subirlas a Internet o incluirlas en un correo. La imagen, eso sí, se redimensiona a un máximo de 1920 x 1440 puntos.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a su compatibilidad, puede trabajar conjuntamente con cualquier dispositivo que disponga de este tipo de conexión inalámbrica (y claro está, que no la tenga capada; descartados, por tanto, el iPhone y el iPad).

Además, también dispone de una memoria interna de 2 GB que puede servir como sistema de almacenamiento secundario o para realizar una copia de seguridad de todas las imágenes enviadas.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Útil? Sin duda hubiera sido mejor verlo incluido de serie en la cámara -ya hay compactas que lo ofrecen-, pero incluso así puede ser práctico para aquellos adictos a la red que quieran compartir al momento las fotografías que han realizado.

A falta de nuevas ópticas, nuevos conversores
Algo más sorprendente es la apuesta de Olympus por lanzar junto a la cámara una gama de conversores ópticos al estilo de los que emplean algunas cámaras compactas. Se trata de accesorios con un precio bastante comedido que pueden servir para ampliar las posibilidades del zoom estándar de 14-42 milímetros sin tener que comprar otra óptica.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Junto a la E-PL2, Olympus ha presentado tres conversores ópticos compatibles con el nuevo zoom 14-42 mm f3.5-5.6 II.

Ni que decir tiene que están pensados para los usuarios más noveles y que no sean especialmente quisquillosos con la calidad óptica. Aquí lo que priman son los efectos creativos que puedan conseguirse.

Con el adaptador macro MCON-P01 (unos 50 euros), por ejemplo, la distancia mínima de enfoque se reduce a 24 centímetros. Su construcción deja mucho que desear, y la verdad es que el factor de ampliación resultante (0,56x) tampoco es para tirar cohetes.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Olympus E-PL2 con el conversor macro MCON-P01 y el sistema de iluminación MAL-1.

El sistema de luces macro MAL-1 (dos brazos articulados con sendas luces LED y tres grados de intensidad regulables de forma independiente) se encarga de completar esta especie de juego para experimentar con la fotografía de aproximación.

Foto: Quesabesde
De izquierda a derecha, fotografías realizadas con el zoom 14-42 mm f3.5-5.6 II, el conversor angular WCON-P01 y el convertidor ojo de pez FCON-P01. Haz clic en la imagen para ver las fotografías a mayor tamaño.

Tampoco nos ha entusiasmado demasiado el conversor angular WCON-P01 (unos 90 euros), que transforma los 28 milímetros del citado zoom estándar en un angular de 22 milímetros. Puestos a jugar y a sacrificar calidad óptica a cambio de obtener fotos impactantes, mejor ir a por el conversor ojo de pez FCON-P01, que permite obtener tomas con una cobertura de 120 grados. En este caso, eso sí, la cuantía de la broma ya sube a los 150 euros.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Escépticos en un primer momento, hemos de reconocer que esta última lente de conversión puede dar mucho juego. Aunque llega a cansar -como cualquier óptica con un carácter muy marcado-, los resultados son muy curiosos. Combinados con los filtros artísticos de la cámara, la verdad es que la E-PL2 tiene arsenal suficiente para ofrecer imágenes resultonas sin complicarse demasiado.

conversores ópticos
Las capturas se han realizado con una Olympus E-PL2 y un objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 II MSC utilizando los nuevos conversores macro (MCON-P01) y ojo de pez (FCON-P01)
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii msc utilizando los nuevos conversores macro (mcon-p01) y ojo de pez (fcon-p01)
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii msc utilizando los nuevos conversores macro (mcon-p01) y ojo de pez (fcon-p01)
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii msc utilizando los nuevos conversores macro (mcon-p01) y ojo de pez (fcon-p01)
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii msc utilizando los nuevos conversores macro (mcon-p01) y ojo de pez (fcon-p01)
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii msc utilizando los nuevos conversores macro (mcon-p01) y ojo de pez (fcon-p01)
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii msc utilizando los nuevos conversores macro (mcon-p01) y ojo de pez (fcon-p01)
No nos olvidamos tampoco del vídeo HD, aunque en este apartado no ha habido grandes cambios. Seguimos disponiendo de controles manuales -antes de comenzar la grabación, no durante ella- y de un botón que permite iniciar la secuencia en cualquier momento.
ojo de pez y filtros artísticos
Las capturas se han realizado con una Olympus E-PL2 y un objetivo M.Zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 II MSC utilizando el conversor ojo de pez (FCON-P01) y diferentes filtros artísticos
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii msc utilizando el conversor ojo de pez (fcon-p01) y diferentes filtros artísticos
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii msc utilizando el conversor ojo de pez (fcon-p01) y diferentes filtros artísticos
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii msc utilizando el conversor ojo de pez (fcon-p01) y diferentes filtros artísticos
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii msc utilizando el conversor ojo de pez (fcon-p01) y diferentes filtros artísticos
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii msc utilizando el conversor ojo de pez (fcon-p01) y diferentes filtros artísticos
las capturas se han realizado con una olympus e-pl2 y un objetivo m.zuiko 14-42 mm f3.5-5.6 ii msc utilizando el conversor ojo de pez (fcon-p01) y diferentes filtros artísticos
También en este caso los filtros artísticos pueden ser un buen recurso si estamos aburridos. Están un poco a desmano, eso sí, y su uso tanto en vídeo como en fotografía ralentiza bastante el funcionamiento de la cámara y pasa factura a la duración de la batería.
Ahora, sí
Es la cuarta (quinta, si contamos la E-PL1s) cámara de la saga Pen de Olympus, pero tras pasar unos días con ella tenemos la sensación de que así es como tendría que haber sido la primera de todas ellas.

La mala noticia es que han hecho falta todos esos modelos y años para concebir un cuerpo al que no se le puede echar en cara casi nada: tiene flash, puede albergar un visor electrónico, es ágil, su enfoque automático ha evolucionado y los resultados admiten pocas pegas.

Olympus E-PL2
Olympus E-PL2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La buena noticia es nada más y nada menos que todo eso. ¿Realmente hacían falta todos esos pasos intermedios y llenar el mercado de modelos que ahora nos parecen inacabados? Seguramente, no, pero el mercado es así y los primeros pasos de un sistema nunca son fáciles.

Llegados a este punto y finiquitada esta primera fase con una E-PL2 preparada para plantar batalla sin complejos, es el momento de que Olympus dé el siguiente paso y suba un peldaño con sus Micro Cuatro Tercios y su sistema de ópticas.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar