• Resolución al límite
  • Atado y bien atado
OpiniónContando píxeles

Cuenta atrás

 
15
JUN 2009

¿Se ven con ánimos para soportar otro artículo sobre el sistema Micro Cuatro Tercios y esa esperada Olympus E-P1 (que así dicen los rumores que se llama) o empiezan a sentirse saturados cual residente en Barcelona y no especialmente forofo futbolero (y en todo caso, no del Barça)?

La verdad es que con este calor y a menos de 24 horas de que se descubra todo el pastel (de hecho, ahora mismo andaremos rumbo a Berlín), no es de extrañar que empiece a dominar cierta sensación de hartazgo.

Más aún cuando la cámara en cuestión todavía no se ha presentado y ya sabemos de ella hasta los detalles más íntimos. Quien más quien menos -los que tienen algo que aportar y los que, como siempre, sólo venden humo- ya ha intentado colar en su web unas cuantas veces eso de "E-P1" para que, llegado el momento, los señores de Google les hagan un poco de caso.

¿Llegará a afectar la E-P1 a la fotografía de ópticas intercambiables tal y como la hemos conocido?

Tal es el revuelo que el otro día nos comentaban los administradores de 4/3rumors -una web relativamente joven pero que estos días ha demostrado manejar buena información- que estaban realmente sorprendidos con el interés creado en torno a esta cámara.

Un buen trabajo por parte de los muchachos de Olympus, que han sabido dosificar poco a poco la información y caldear el ambiente a lo largo de estos casi doce meses que han pasado desde que, junto a Panasonic, desvelaran el sistema Micro Cuatro Tercios.

Ahora, con la cuenta atrás ya casi en números rojos, no basta con hacer apuestas sobre lo que será la E-P1 -eso casi todo el mundo lo sabe-, sino sobre el impacto que ésta tendrá en el mercado y si llegará a afectar a la fotografía de ópticas intercambiables tal y como la hemos conocido hasta ahora.

No se trata de ser un agorero en un día de fiesta, que luego los francotiradores de turno afilan su puntería al grito de "nikonista", "canonista" o cualquier ista -léase chorrada- que se tercie.

Pero no sería de extrañar que en Olympus, tras el lógico entusiasmo con el que se ha acogido el proyecto y se ultiman los últimos detalles del lanzamiento, son conscientes de que tantas expectativas también tienen un doble filo.

La cuenta atrás hacia la E-P1 es posiblemente un paso sin vía de retorno hacia la convergencia del Micro Cuatro Tercios y el Cuatro Tercios

Decir que se ha apostado muy fuerte por esta baza es una evidencia. Hablar de órdago tal vez sea un exceso, porque la firma ha procurado mantener también vivo el escaparate Cuatro Tercios con tres nuevos modelos en pocos meses.

Pero tal y como ya percibimos en Photokina, la cuenta atrás hacia la E-P1 es también -posiblemente- un paso sin vía de retorno hacia la desaparición del espejo y la futura convergencia del Micro Cuatro Tercios y el Cuatro Tercios en un único sistema.

Esta vez, si como está previsto tenemos la oportunidad de charlar con Akira Watanabe, uno de los responsables del departamento SLR de Olympus, tal vez no debamos preguntarle si las cámaras Cuatro Tercios sobrevivirán, sino hasta cuándo lo harán.

Pero los efectos no se dejarán notar sólo en Olympus. De entrada, habrá que ver en qué lugar quedan ahora las Sigma DP1 y DP2, cuya gran baza -sensor grande en cuerpo compacto- pierde mucha fuerza con una cámara como la que está al caer.

Y ya puestos, ¿se resentirán también en Leica ahora que -adaptadores mediante- el camino hacia las ópticas Leica M puede ser mucho más asequible, o se confirmará que la firma germana juega en otra liga (o galaxia) y se rige por sus propias normas?

El sistema Cuatro Tercios comenzó con rebeldía, pero la competencia ya ha asimilado muchas de sus ventajas

¿Y el resto de grandes firmas? Excepto Samsung, que ya ha desarrollado un sistema NX que planta cara sin disimulo al Micro Cuatro Tercios, el resto de compañías posiblemente sigan esa archiconocida estrategia: ignorar primero, ningunear un poco después y, al cabo de un tiempo, si se demuestra que ése es el camino, tomar la misma vía aduciendo que -en efecto- eso es lo que el mercado pide.

Lo comentaba el otro día Thom Hogan, aguerrido gurú nikonista: la E-P1 es una gran baza, pero Olympus debería ser consciente de que el día que alguien consiga desarrollar algo parecido pero con un sensor más grande ese gran hito acabará diluyéndose en la historia de la fotografía.

Por eso, en un claro alarde de no enterarse muy bien de qué va la filosofía Cuatro Tercios, proponía que Panasonic y Olympus crearan una versión parecida pero con full-frame. Como lo oyen.

Delirios al margen, parte de razón no le faltaba. Ha pasado con los sistemas de limpieza del sensor y previsualización en pantalla: durante un tiempo fueron los ases en la manga de Olympus frente a la competencia, pero ahora que todo el mundo los tiene -con mejor o peor acierto- sólo queda el orgullo de recordar a quien quiera escuchar que "oiga: todo eso lo inventamos nosotros".

El sistema Cuatro Tercios comenzó con esa agradable rebeldía que destila quien hace borrón y cuenta nueva al romper con todo lo establecido. Al principio funcionó como argumento indiscutible, pero pasado el tiempo, la competencia acabó por asimilar muchas de sus ventajas y dejar en evidencia sus puntos débiles.

¿Pasará lo mismo con el Micro Cuatro Tercios? La cuenta atrás ha comenzado.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar