Crónica

¿Te comprarías una cámara del siglo pasado?

 
23
MAR 2010
Iker Morán   |  Barcelona

Coincidiendo con la llegada de la E-PL1 a los escaparates, Olympus decidió ayer celebrar por todo lo alto el bautismo de fuego de la más pequeña y asequible de las Pen. Lo hizo en un espectacular entorno modernista en pleno Passeig de Gràcia de Barcelona, tras haber pasado unos cuantos días de gira por Madrid para lucir palmito ante la prensa y los distribuidores.

Y es que tras la tibia acogida comercial de las E-P1 y E-P2, sobre esta E-PL1 recae la dura responsabilidad de arrasar en los escaparates.

Para ello tendrá que tentar no sólo a los aficionados que siguen con interés el devenir de la actualidad fotográfica, sino también a todos esos a los que les da exactamente igual si hay o no un espejo en el interior de esa cámara. Potenciales compradores que buscan un modelo pequeño, fácil de manejar, bonito... y si es posible, que iguale los resultados de esas cámaras grandes de toda la vida. Ni más ni menos.

Aunque la E-PL1 fue ayer la reina indiscutible de la jornada, puesto que en QUESABESDE.COM ya hemos tenido ocasión de jugar con ella, llegamos a la cita con una larga lista de preguntas bajo el brazo para ver si conseguimos aclararnos sobre el futuro del catálogo de Olympus. ¿Habrá o no una E-5?

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Ni más ni menos que tres generaciones posando para la cámara: la E-1, la primera SLR digital de Olympus; la E-PL1, última incorporación de la firma al sistema Micro Cuatro Tercios, y la Pen EE, un modelo de los años sesenta.

Pero el tercer grado queda aplazado -por suerte para los portavoces de la firma- con la llegada de Andreu Buenafuente, que inexplicablemente parece ser más conocido que un servidor. "Pero si él no hace apasionantes vídeos explicando como funciona tal o cual cámara", comento para intentar llamar la atención.

Resignado a ocupar un papel secundario -o terciario cuando también Manel Fuentes acude al acto de Olympus-, compartimos con el susodicho "showman" la primera parte del tour organizado por la compañía para presentar al gran público su E-PL1.

Dispuesto a recuperar de nuevo el protagonismo, aprovecho el primer despiste para cumplir la misión del día. ¿Seguirá fabricando Olympus cámaras réflex del sistema Cuatro Tercios?, pretendo espetarles a los responsables de la firma. Pero el vídeo que han preparado para presentar la nueva cámara responde todas las preguntas antes incluso de plantearlas.

¿Te comprarías una cámara del siglo pasado? ¿Te comprarías ahora una máquina de escribir? ¿Te imaginas un iPod con transistores? He aquí algunas de las retóricas cuestiones que se formulan en este breve pero revelador vídeo.

Cada vez está más claro que las SLR de Olympus tienen los días contados, por mucho desmentido y E-5 que se interponga en el camino

Aunque el bueno de Andreu no parece impactado por el notición que acaba de producirse ante sus ojos, el titular ya está escrito. Tampoco es que haya un cartel que lo indique ni conseguimos que nadie nos lo certifique, pero para quien quiera entenderlo cada vez está más claro: las réflex de Olympus tienen los días contados, por mucho desmentido y E-5 que se interponga en este inevitable camino.

Como si de materializar esta idea de pasado y futuro se tratara, la E-PL1 luce en el centro de una mesa que haría las delicias de cualquier aficionado a la fotografía en general y fiel seguidor olímpico en particular. En ella, las veteranas Pen de película comparten espacio con las SLR de la marca y un tremendo surtido de ópticas Cuatro Tercios.

Colocamos una de estas antiguas Pen junto a la reluciente E-PL1, pero no podemos vencer la tentación de incorporar a este improvisado bodegón metafórico la E-1 o incluso la E-3. Borrón y cuenta nueva. O micro-cuenta mejor dicho.

O no tanto. Porque además de insistir en la facilidad de manejo de la nueva Micro Cuatro Tercios -sus menús en el modo automático son ciertamente muy intuitivos- y en sus amplias opciones creativas, desde Olympus destacan la posibilidad de usar casi cualquier óptica que podamos imaginar.

Empezando, obviamente, por las Cuatro Tercios mediante un adaptador que mantiene los automatismos y el enfoque. Aunque la combinación de la E-PL1 con el colosal Zuiko 35-100 mm f2 se nos antoja un cóctel bastante peculiar, pronto un adaptador Novoflex junto a un objetivo Canon FD nos obliga a desviar la mirada.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La E-PL1 empequeñece aún más cuando forma tándem con el Zuiko 35-100 mm f2 (arriba) y el Canon FD 200 mm f2.8. En ambos casos, es indispensable el uso de un adaptador.

Tan ensimismados estamos con este interminable puzle que, sin darnos cuenta, Buenafuente se ha escapado sin escuchar nuestra genial propuesta para incluir una sección de fotografía en su Late Show. Y lo que es peor, casi pasamos por alto el nuevo M.Zuiko 9-18 mm f4-5.6.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
El nuevo zoom M.Zuiko de 9-18 milímetros. En la foto inferior, colocado en la E-PL1.

Aunque nos quedamos con las ganas de disparar alguna foto de muestra -es todavía una unidad de preproducción, nos advierten-, la verdad es que sorprenden los reducidísimos tamaño y peso de este objetivo.

Sorprenden los reducidísimos tamaño y peso del nuevo M.Zuiko de 9-18 milímetros, que saldrá a la venta por 650 euros

Utiliza, como el zoom de 14-42 milímetros, ese sistema de retracción que permite minimizar aún más sus dimensiones cuando no se utiliza. Pero incluso desplegado no parece gratuito hablar del zoom angular más compacto del momento, con una cobertura equivalente a 18-36 milímetros.

Mientras lo anotamos ya en la lista de pruebas pendientes para QUESABESDE.COM, desde Olympus nos confirman su precio: unos 650 euros.

Con estos datos y las dudas iniciales más que aclaradas (como nos imaginábamos, Olympus no parece tener intención de seguir fabricando cámaras con tecnología "del siglo pasado"), nos vamos, dejando a la E-PL1 con unos cuantos días de intenso trabajo por delante y pensando un epitafio para sus compañeras réflex.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar