• Historias para no dormir
  • Gangas

Visión de futuro  

5
MAR 2007

Si los dioses de la aeronáutica nos son propicios, a estas horas un equipo de QUESABESDE.COM debería estar cruzando el Atlántico rumbo a Las Vegas. Con todas las novedades -o casi todas, que siempre hay alguien más original que los demás- desveladas, Olympus acaba de sacar a la luz su doble pasaje para la feria PMA: las E-510 y E-410, con las que tenemos prevista un cita nocturna dentro de pocos días.

Las tres réflex digitales anunciadas este año apuestan por la previsualización en pantalla

Repasando el agitado calendario de presentaciones de este aún joven 2007, nos topamos con que el 100% de las nuevas réflex digitales anunciadas hasta ahora -un total de tres- apuestan por la previsualización en pantalla.

Un dato que no sería relevante si la firma de Olympus -o de algún otro miembro del estándar Cuatro Tercios- fuera la única. Por el contrario, la presencia de una Canon de gama profesional, la EOS-1D Mark III, en el trío convierte este pequeño detalle en una auténtica primicia.

A principios del año pasado, la E-330 rompió una de las insalvables fronteras entre las réflex y las compactas al ofrecer un sistema de previsualización en pantalla, combinado con el clásico visor réflex.

No fueron pocos los que miraron con desconfianza el Live View y lo tildaron de juguete

Superada la sorpresa inicial, seguro que no fueron pocos los que miraron con desconfianza a este futurista mecanismo y lo tildaron de juguete o de mera arma propagandística sin ninguna utilidad real.

Cierto o no, lo que es irrefutable es el argumento de quienes lo defendieron: el Live View no implicaba la desaparición del visor réflex, sino que lo complementaba. El usuario es, por tanto, quien tiene que decidir cuál de los dos sistemas de encuadre es el más adecuado.

Panasonic secundó esta iniciativa con la Lumix DMC-L1, pero ha tenido que pasar un año para que llegaran los refuerzos capaces de consolidar lo que sólo parecía una aventura. La E-410 y la E-510 han dejado bien claro que Olympus sigue apostando por esta tecnología.

La Mark III de Canon se ha sumado a la corriente y obliga a preguntarse si todas las SLR tendrán Live View

La Mark III de Canon se ha sumado sorpresivamente a esta corriente. Y lo que es más importante: obliga al resto de marcas a preguntarse si, tal y como ya pronosticaba Olympus, todas las SLR acabarán por adoptar la previsualización en pantalla.

Hablar de seguidismo sería tan discutible como ponerse a comparar esta situación con los razonable parecidos entre ciertos sistemas operativos. Sin conocer las complejas interioridades empresariales y económicas de este sector, visto desde fuera da la sensación de que, en efecto, las marcas ejecutan sus movimientos en dos tiempos, y a Olympus le ha tocado asumir el papel más innovador.

A diferencia de las firmas más tradicionales, los aspirantes al podio SLR hacen malabarismos

El caso de la limpieza del sensor es, posiblemente, el mejor ejemplo. Han pasado más de tres años desde que la E-1 estrenara el filtro SSWF hasta que la inmensa mayoría de marcas han optado por implementar sus propios sistemas de limpieza. Sistemas que repiten, en mayor o menor medida, la propuesta original: un filtro que, sacudido con la suficiente intensidad y velocidad, consigue evitar la acumulación de polvo delante del sensor.

Es, por tanto, una situación paradójica, pero no por ello carente de una buena dosis de lógica mercantil. Mientras los aspirantes al podio de la fotografía réflex realizan sus malabarismos tecnológicos para aportar cosas realmente nuevas, las compañías con más tradición apuestan por una política conservadora.

Subidos a ese tren, las marcas más establecidas del sector sólo parecen dispuestas a bajarse cuando el terreno es suficientemente firme, o cuando el murmullo de los clientes podría llegar a convertirse en un problema, como en el caso de la suciedad en el sensor.

Hagan lo que hagan Nikon, Pentax o Sony, la decisión de Canon plantea una nueva situación

Independientemente del camino que tomen Nikon, Pentax o Sony en este sentido, la decisión de Canon -y la progresiva implantación de esta tecnología en todo su catálogo- plantea una nueva situación y un buen número de preguntas.

Nos consta que en Olympus se ha acogido con entusiasmo la decisión de Canon, que supone un reconocimiento a su apuesta por esta tecnología de previsualización. Pero más allá del lógico orgullo, cabe preguntarse si está la marca dispuesta a seguir ejerciendo el papel de faro tecnológico del sector.

Si hasta hoy el binomio con Canon era sostenible, su desmarque deja a Nikon en una situación comprometida

Aunque marcar tendencias es una propuesta a la que cualquier marca se sumaría sin pensarlo, la rentabilidad económica o el triunfo comercial no van necesariamente ligados. Tampoco los potenciales usuarios de ese relevo de la E-1 que no acaba de llegar saciarán toda su impaciencia a base de dosis de orgullo tecnológico.

Pero, más allá del papel de Olympus, interesante será también ver el rol que asume Nikon en este ecosistema cambiante. Si hasta ahora el eterno binomio con Canon era aparentemente sostenible, el desmarque de ésta en cuanto a la limpieza y el Live View deja a la casa nipona en una comprometida situación de soledad.

Tal vez desde Las Vegas se vea todo con más claridad. En cualquier caso, es el momento de que cada marca enseñe las cartas y haga sus apuestas de futuro.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar