COMPARTIR
  • Olympus µ 720 SW: toma de contacto
  • Sony Cyber-shot DSC-T30: toma de contacto y muestras
PRIMERAS MUESTRAS CON LA úLTIMA SLR DE OLYMPUS

El sensor Live MOS de la Olympus E-330, a prueba  

22
MAR 2006

Ópticas intercambiables, calidad réflex y previsualización en pantalla como las cámaras compactas. Con esta combinación bajo el brazo, Olympus ha estrenado en su E-330 un nuevo tipo de sensor denominado Live MOS, que se perfila como una de las mejores armas del revitalizado sistema Cuatro Tercios. Llega el momento de ver el rendimiento de esta tecnología en comparación con los captores clásicos, como el de la E-500.

Justo antes de que la Olympus E-330 se haga un hueco en los escaparates, QUESABESDE.COM ha tenido la posibilidad de efectuar una primera valoración de los resultados ofrecidos por la última SLR de la marca aprovechando las jornadas de formación que la compañía realizó la semana pasada en Barcelona.

Olympus E-330
Olympus E-330
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este medio ha puesto a prueba el nuevo sensor Live MOS de la E-330, realizando muestras a máxima resolución y altas sensibilidades. Y lo que posiblemente sea aún más interesante: ha tenido la oportunidad de comparar su comportamiento con el de la E-500, dotada de un sensor convencional.

Olympus E-330
Olympus E-330
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque hace tiempo ya se publicó en QUESABESDE.COM una toma de contacto con la entonces recién presentada E-330, no se pudieron capturar muestras que permitieran valorar su rendimiento porque se trataba de un modelo de preproducción. Es ahora, con el firmware definitivo instalado, el cuerpo a pleno rendimiento y una amplia gama de ópticas Zuiko disponibles, el momento idóneo para echar un primer vistazo a las imágenes realizadas.

Live MOS frente a CCD
Detrás de la revolucionaria prestación que permite previsualizar la imagen en la pantalla de una cámara réflex, y a la que Olympus ha llamado Live View, se esconde un nuevo tipo de sensor.

Olympus E-330
Olympus E-330
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Denominado Live MOS, su principal característica es que a diferencia de lo que hasta ahora se ha visto en las cámaras SLR, puede enviar una señal a la pantalla LCD posterior, reproduciendo lo que ve el sensor antes de la captura de la imagen.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No obstante, no hay que olvidar que esta funcionalidad sólo se da en la E-330 cuando se trabaja en el denominado Modo B del sistema Live View. En estos casos, el espejo réflex se levanta, el obturador se abre y el captor entra en funcionamiento como si de una cámara compacta se tratase.

Muestras: Live View B
Las capturas se han realizado con una Olympus E-330, en el Modo B de la función Live View y con un objetivo Zuiko 50 mm Macro
las capturas se han realizado con una olympus e-330, en el modo b de la función live view y con un objetivo zuiko 50 mm macro
las capturas se han realizado con una olympus e-330, en el modo b de la función live view y con un objetivo zuiko 50 mm macro
Aunque podría pensarse que el continuo funcionamiento del sensor principal podría provocar un aumento del ruido electrónico por calentamiento, las muestras obtenidas en esta modalidad con el objetivo Zuiko 50 mm Macro ofrecen un buen resultado en este sentido.

Olympus E-330
Olympus E-330
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ni qué decir tiene que la comodidad del sistema de previsualización y enfoque mediante zoom en este Modo B representa un avance muy importante respecto a la captura fotográfica tal y como hasta ahora se concebía.

Reparto de luz
El resto del tiempo -Modo A- la señal del monitor la produce un segundo sensor de 5 millones de píxeles al que le llega parte de la luz que va dirigida hacia el ocular tradicional. Concretamente, y según los técnicos de Olympus, sólo el 30% de la luz va dirigida hacia este captor, mientras que el 70% restante sigue su ruta habitual.

Olympus E-330
Olympus E-330
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En cualquier caso, la transición realizada es sumamente importante, puesto que hasta ahora todas las cámaras del E-System de Olympus habían apostado por un sensor de tipo CCD-FFT (Full-Frame Transfer), que aún a día de hoy pasa por ser una de las mejores tecnologías de captura existentes.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tampoco hay que olvidar que, según los datos proporcionados por Panasonic durante la pasada feria PMA, esta compañía es la corresponsable del desarrollo del sensor Live MOS. De hecho, la Lumix DMC-L1 llegará dotada -salvo cambios de última hora- de este mismo captor de 7,5 millones de píxeles. Evidentemente, los distintos procesadores utilizados por Olympus y Panasonic marcarán las diferencias entre ambos modelos.

Superficie sensible
Las matemáticas dicen que si en un sensor con la misma superficie (22,3 milímetros de diagonal, tal y como manda el estándar Cuatro Tercios) se aumenta el número de fotodiodos, el espacio que se puede dedicar a cada uno de ellos es menor.

Olympus E-330
Olympus E-330
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No obstante, parece que el avance tecnológico de los últimos años ha permitido contrarrestar la lógica de estas leyes físicas. Según lo explicado por los técnicos de Olympus, la superficie sensible de su E-500 de 8 megapíxeles es equiparable a la de la veterana E-1, que emplea 5 millones de fotodiodos.

Olympus E-330 y E-500
Olympus E-330 y E-500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En el caso de la E-330 -aseguran- se ha conseguido dar un paso más en este sentido para optimizar la zona fotosensible y conseguir que sea equivalente a la de la E-500. Para ello, se ha reducido ligeramente la resolución (de 8 a 7,5 megapíxeles) y se ha empleado un nuevo sistema de transferencia y amplificación de la señal.

Olympus E-330 y E-500
Olympus E-330 y E-500
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sin adentrarse en más cuestiones técnicas, y según los datos manejados por la firma, estas innovaciones (tecnología NMOS) se traducen en un sensor con un 140% más de superficie sensible -la parte útil del fotodiodo- que un CMOS corriente.

Rango dinámico
Cabe preguntarse, por tanto, la incidencia práctica que el sensor Live MOS y sus innovaciones tecnológicas han tenido en la calidad final de las imágenes.

A la vista de los resultados obtenidos durante una breve sesión con la cámara, parece que se cumplen las expectativas despertadas en cuanto a la cantidad de información capturada y el rango dinámico de las imágenes (directamente relacionado con la superficie sensible).

Muestras: 7,5 MP
Las capturas se han realizado con una Olympus E-330, la primera de ellas con un objetivo Zuiko 35-100 mm f2 y la segunda con un Zuiko 150 mm f2
las capturas se han realizado con una olympus e-330, la primera de ellas con un objetivo zuiko 35-100 mm f2 y la segunda con un zuiko 150 mm f2
las capturas se han realizado con una olympus e-330, la primera de ellas con un objetivo zuiko 35-100 mm f2 y la segunda con un zuiko 150 mm f2
Así, en las imágenes realizadas se aprecia un completo rango tonal, desde las luces más altas hasta las zonas más oscuras, con textura en ambos casos.

Cabe destacar asimismo la excelente reproducción de los tonos de piel, tanto con luz de día como con luz artificial de flash. Una característica en la que, sin duda, el rendimiento del Zuiko 150 mm y del Zuiko 35-100 mm empleados tiene mucho que ver.

Muestras: comparativa
Las capturas se han realizado con una Olympus E-330 y una E-500, en ambos casos con un objetivo Zuiko 35-100 mm f2
las capturas se han realizado con una olympus e-330 y una e-500, en ambos casos con un objetivo zuiko 35-100 mm f2
E-330
las capturas se han realizado con una olympus e-330 y una e-500, en ambos casos con un objetivo zuiko 35-100 mm f2
E-550
Si comparamos una imagen captada en idénticas condiciones con la E-500 y la E-330, además de un mejor resultado del balance de blancos con luz de día de la segunda de ellas y de visible "moiré" en ambos casos, también es significativa la diferencia en cuanto al rango dinámico conseguido por la combinación de sensor y procesador de la nueva cámara.
Ruido controlado
Otra gran cuestión que se plantea con la E-330 entre las manos se refiere al ruido que la incorporación de este nuevo sensor podría producir en las imágenes tomadas en condiciones complejas. Un detalle que, no lo olvidemos, hay que tener muy presente al hablar de sensores "pequeños".
Muestras: sensibilidad elevada
Las capturas se han realizado con una Olympus E-330 y un objetivo Zuiko 7-14 mm f4
las capturas se han realizado con una olympus e-330 y un objetivo zuiko 7-14 mm f4
400 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-330 y un objetivo zuiko 7-14 mm f4
800 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-330 y un objetivo zuiko 7-14 mm f4
1600 ISO
Viendo las muestras a 800 y 1600 ISO, parece que el procesador hace un buen trabajo en cuanto a la limpieza de la fotografía, aunque a costa de algo de nitidez. Hay ruido, evidentemente, y éste es perceptible sobre todo en las tomas a 1600 ISO, pero los resultados se enmarcan dentro de lo tolerable.
Muestras: sensibilidad elevada
Las capturas se han realizado con una Olympus E-330 y una E-500, en ambos casos con un objetivo Zuiko 7-14 mm f4
las capturas se han realizado con una olympus e-330 y una e-500, en ambos casos con un objetivo zuiko 7-14 mm f4
E-330: 400 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-330 y una e-500, en ambos casos con un objetivo zuiko 7-14 mm f4
E-330: 800 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-330 y una e-500, en ambos casos con un objetivo zuiko 7-14 mm f4
E-330: 1600 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-330 y una e-500, en ambos casos con un objetivo zuiko 7-14 mm f4
E-500: 400 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-330 y una e-500, en ambos casos con un objetivo zuiko 7-14 mm f4
E-500: 800 ISO
las capturas se han realizado con una olympus e-330 y una e-500, en ambos casos con un objetivo zuiko 7-14 mm f4
E-500: 1600 ISO
Si se comparan imágenes obtenidas con la E-500 y la E-330 en estas condiciones, el comportamiento es muy parecido en ambos casos, con un procesado que también coincide en su dureza.

Si nos fijamos con más detalle, pese a la similitud -sobre todo- en las zonas de sombra, el resultado de la E-330 es superior en las partes mejor iluminadas, con un ruido cromático más controlado.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque sólo se trate de una primera aproximación práctica a una de las cámaras más innovadoras del sector, queda constancia de que estas novedades técnicas no han ido en detrimento de la calidad final de la imagen y que incluso han colaborado en su mejora. Faltará por ver ahora el comportamiento de esta E-330 y su Live MOS con más calma y su posición respecto a las propuestas de la competencia.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar