• Valerio Bispuri: "Las cárceles son un reflejo de la sociedad"
  • Bernat Armangué: "Era uno de esos momentos en los que a uno le toca irse"
Con texto fotográfico

"Desahucian a una persona y luego vuelven a vender ese piso para que alguien se hipoteque" Olmo Calvo

 
Foto: Olmo Calvo
4
JUL 2013
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Los desahucios. Olmo Calvo fijó su objetivo durante año y medio en este dramático fenómeno. Lo hizo en Madrid, contando la historia desde dentro, durmiendo en ocasiones en el inmueble que a la mañana siguiente sería desalojado. El fotoperiodista cántabro narra en diez imágenes una tragedia en la que entran en juego jueces, policía, entidades bancarias, vecinos, organizaciones como la PAH? y las auténticas víctimas de este proceso: los desahuciados.

Olmo Calvo

Esta serie de diez fotos es un intento de contar la injusticia social y el drama que son los desahucios. Cubrí lo que es la pura protesta, metiéndome en las casas. La idea era narrar con fotos muy concretas los momentos clave de un desahucio. En muchos casos se para. En otros, como en éste, se ejecuta y la persona se va a la calle con sus cosas. Y de nuevo el piso vuelve al circuito del mercado.

La última imagen [de esta serie] muestra la venta otra vez de los pisos embargados por desahucio. Se cierra el círculo: desahucian a una persona y luego vuelven a vender ese piso para que alguien se hipoteque y quizá vuelva a sufrir las mismas circunstancias. Esto ha pasado muchas veces. El mismo piso vendido cinco veces -es una forma de hablar- con cinco familias pagándolo mientras la propiedad es del banco.

Esta foto la hice en Leganés, en noviembre de 2011. La policía bloqueaba las calles porque sabía que iba a ir mucha gente a protestar, y no te podías acercar. Este señor vivía con su familia, pero ese día la mujer y los dos hijos ya no estaban. Estaba él con unos compañeros con los que compartía el piso.

La noche anterior al día del desahucio dormí en su casa y hablé con un compañero para cubrirlo con dos cámaras: él desde fuera y yo desde dentro. La foto es de cuando entra la policía nacional con la comisión judicial detrás en el momento que van a desahuciarles.

La familia que me invitó quería que hiciera fotos para documentar su situación, pero la comisión judicial ordenó a la policía que no me dejase tomar imágenes. Así que ésta es la última foto que hice. La siguiente ya es una mano tapándome el objetivo, y luego prácticamente me empujaron escaleras abajo. No podían hacer esto, como tantas muchas otras cosas que no pueden hacer y hacen.

Mi intención era llegar al espectador, así que busqué los momentos clave del desahucio: cuando reciben la orden y la están leyendo en su casa; cuando está la comisión judicial diciéndole a la persona que se tiene que ir; el momento en que entra la policía... En esta edición tan corta de diez imágenes he buscado momentos impactantes, algunos de espera en los que no ocurren tantas cosas. Se trata de que todas lleguen.

También tengo un montón de fotos de abrazos de cuando se han parado los desahucios. Ésa es la otra cara, la más positiva, la que ojalá fuera siempre así. Pero yo aquí quería contar la parte negativa, esa que, por decirlo de alguna manera, es más noticia. Si quería contar ese drama, meter una foto positiva desviaba la atención de la historia que quería denunciar.

Para esta foto entré en contacto con el dueño del piso a través de la PAH [Plataforma de Afectados por la Hipoteca]. Te enteras de estos desahucios y tienes acceso a las personas para explicarles que quieres contar su historia gracias a la PAH o a asambleas barriales, que son las que de alguna manera los hacen públicos. Hay cientos de miles de desahucios de los que nadie se entera. Suceden. Ya está. Se enteran de ellos la policía, la comisión judicial y los afectados.

Uno puede contar las historias desde muchos puntos de vista, y aunque se sea lo más honesto posible, lo más objetivo posible, está claro que siempre nos posicionamos. Yo estoy claramente posicionado del lado de las víctimas. Quiero contar su drama, contar la injusticia. Empatizo con la causa y me gustaría que se pararan todos los desahucios. Me parece que la PAH y todas las asambleas hacen un trabajo increíble que hay que reconocer, pero yo no voy a dejar la cámara para abrazar a nadie, para bien o para mal. Yo estoy allí para hacer las fotos.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar