Actualidad

La OCU denuncia a los fabricantes de móviles por publicidad engañosa sobre la capacidad de almacenamiento

4

La organización pretende combatir la táctica de publicitar la capacidad nominal de un smartphone como espacio de almacenaje disponible para el usuario

LG G Flex
LG G Flex
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
El LG G Flex se vende con 32 GB de almacenamiento interno, pero el usuario solo puede acceder a 24 GB
17
DIC 2014

¿Cuándo un teléfono móvil tiene 8, 16 o 32 GB de almacenamiento reales? La respuesta es nunca. El sistema operativo, las capas de personalización incluidas por los fabricantes y las aplicaciones preinstaladas secuestran sin posibilidad de liberación a buena parte de la memoria interna de tablets y teléfonos móviles, hasta el punto de que algunos dispositivos solo permiten que el usuario pueda emplear la mitad del espacio con el que son promocionados. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha decidido poner fin a esta práctica en España.

Haciéndose eco de las críticas de algunos usuarios insatisfechos, la OCU ha denunciado a prácticamente todos los fabricantes de la industria por publicitar sus dispositivos con cantidades de almacenamiento que, no por reales, se corresponden con los utilizables en la práctica. Apple, LG, Samsung, Sony e incluso la española bq son solo algunas de las compañías en las miras de la organización.

En total, la OCU ha denunciado ante las autoridades a 24 marcas de teléfonos móviles y 16 de tablets por incumplimiento de contrato y publicidad engañosa. Los modelos contenidos en la demanda son numerosos (nada menos que 171 terminales y 75 tablets), desde los más caros y sofisticados a los más económicos y prosaicos.

La OCU señala en su comunicado que el iPhone 6 de 16 GB ofrece en realidad 14,7 GB disponibles para el usuario, mientras que el Samsung Galaxy Note 4, con 32 GB, se queda en 24,6 GB debido al espacio ocupado por el software oficial. Más doloso es todavía el caso del LG L64 de 4 GB, de los cuales solo 1,5 GB son aprovechables.

La OCU no solo exige que las marcas acusadas de publicidad engañosa sean sancionadas, sino que también informen de la memoria disponible para el usuario y el reintegro a los consumidores de la parte proporcional del dinero pagado por la memoria no utilizable si no es posible liberarlo.

Fuentes y más información
4
Comentarios
Cargando comentarios