Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Crónica

¿Y tú, qué óptica elegirías?

18
31
MAR 2015
Iker Morán | Atenas

¿Qué objetivo escogerías si tuvieras delante algunas de las mejores ópticas del catálogo de Nikon? Una pregunta que de entrada haría salivar a cualquier aficionado pero que, llegado el momento, supone un dilema casi existencial. ¿Focal fija o mejor un zoom para asegurar? ¿Angular o focales medias con las que poder resolver algún retrato? ¿Renunciamos al tele?

Ante este dilema se encontraron hace unos días cuatro fotógrafos a los que Nikon retó a improvisar un pequeño proyecto en Atenas con dos premisas: solo tenían dos días para ello y solo podían usar dos objetivos.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Diapositiva con los fotógrafos (Alastair Philip Wiper, Benedicte Kurzen, Elena Chernyshova y Philip Poupin) y los objetivos elegidos para el reto.

Más allá del elegante ejercicio de marketing echando mano del manido recurso de los embajadores de la marca (el evento estaba organizado por Nikon e iba dirigido a la prensa y los fotógrafos de toda Europa, no lo olvidemos), la verdad es que esa elección resultó de lo más interesante porque nos sitúa ante otra pregunta: ¿cada uno escoge la óptica según su estilo propio o el estilo de este breve trabajo vendrá determinado por el objetivo elegido?

Tal vez un pregunta sin respuesta, aunque para otra sí la tenemos: independientemente del objetivo elegido, todos ellos han sido capaces de hacer en apenas 48 horas mejores fotos de las que nosotros haríamos en un mes con un camión lleno de ópticas. Ojalá fuera falsa modestia.

nikon
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
nikon
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Fotografiar el mercado central de Atenas junto a Elena Chernyshova, fotógrafa rusa ganadora -entre otros premios- de un World Press Photo en 2014, es uno de esos lujos que a veces tiene este trabajo. Caminamos cerca y observamos, a ver si se nos pega algo.

Aunque el 35 mm f1.4 parece la elección más polivalente y lógica, Chernyshova opta por el 24-120 mm f4 VR. “Llegué la última y no quedaba otro”, confiesa más tarde mientras reconoce que para ella ha sido toda una experiencia poder trabajar con la comodidad de un zoom como este. Junto al Nikkor 85 mm f1.4, un viejo conocido, Chernyshova trata de buscar la curiosa relación temporal entre la vieja e histórica Atenas y esa ciudad actual de la que tanto se habla por toda Europa.

nikon
Foto: Elena Chernyshova

Para un fotógrafo especializado en arquitectura como Alastair Philip Wiper la capital griega se nos antoja un parque de atracciones. Pero frente a los tópicos, nos sorprende con lo que él mismo ha bautizado como la búsqueda de las nuevas ruinas: las de las instalaciones olímpicas de 2004, muchas de las cuales han quedado abandonadas.

Para ello recurre al Nikkor 24 mm f1.4 (herramienta básica en su día a día, como nos explica mientras degustamos demasiado temprano un ouzo en la taberna más antigua de Atenas) y al 50 mm f1.4.

nikon
Foto: Alastair Philip Wiper

¿Poco tiempo? ¿Mala luz? Ahí va un consejo para apuntar en mayúsculas: fotografías nocturnas y con exposiciones muy largas. Así es como Wiper ha conseguido la mayoría de sus fotos de estadios e instalaciones abandonadas en las que, como por arte de magia, el cielo gris de estos días en Atenas toma cuerpo y el verde de los árboles cobra una gran intensidad.

Ruinas y dioses, los grandes clásicos de Grecia. A buscar dioses se ha dedicado Philip Poupin, fotógrafo documentalista francés que desde hace años se ha centrado en temas medioambientales. Por eso –nos cuenta- todavía sigue trabajando con película en ocasiones, como cuando está en el Amazonas y no hay forma de conseguir electricidad.

nikon
Foto: Philip Poupin

Pero estos días ha usado una Nikon D810 junto a dos angulares: el 28 mm f1.8, que conoce bien, y el 20 mm f1.8, que tenía ganas de probar. Aperturas extremas para centrar la atención y angulares en los que entre mucha información en una solo foto son sus recetas para aprovechar al máximo estos don angulares que, aunque se pisan el terreno, han sabido encontrar su espacio en las fotos de Poupin.

Como fotoperiodista clásica –así se define ella- Benedicte Kurzen no decepciona en su elección: 35 mm f1.4 y 58 mm f1.4, que junto a la Nikon Df parece tenerla enamorada. Francesa pero afincada en África desde hace diez años (“jamás volveré a vivir en Francia”, nos cuenta frente a un café griego a los pies de la Acrópolis), lo suyo son los temas humanos.

nikon
Foto: Benedicte Kurzen

¿Cada uno escoge la óptica según su estilo o el estilo de estas fotos vendrá determinado por el objetivo elegido?

Por eso ha decidido retratar esa Atenas que paga las consecuencias de la crisis y las deudas europeas con la ayuda de una asociación que atiende a personas sin techo. El trabajo con entidades locales que conocen mejor que nadie la realidad y el acercamiento desde el respeto son la fórmula de esta reportera siempre sonriente, aunque confiesa que sus fotos y sus temas suelen ser muy duros.

Cuatro estilos, ocho objetivos y una ciudad por retratar. Tomamos nota del reto para próximos viajes a la hora de llenar la bolsa de trastos. Por cierto, nosotros nos tuvimos que conformar con un único objetivo para vestir a la D810 que nos acompañó durante 24 horas por la capital griega. ¿Y cuál elegimos? Pues el relativamente nuevo 20 mm f1.8, por aquello de buscar los extremos. Pero de eso hablamos otro día.

nikon
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
nikon
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

18
Comentarios
Cargando comentarios