Actualidad

Idean una nueva tecnología de lentes líquidas con gotas de agua y ondas acústicas

 
9
OCT 2008

Pese a que el desarrollo de ópticas basadas en lentes líquidas se remonta a hace varios años, el uso de fuertes cargas eléctricas para cambiar la focal o el enfoque ha sido uno de los principales obstáculos. Un nuevo estudio -por el que Samsung ya ha mostrado interés- abre ahora la puerta al uso de ondas acústicas en su lugar y vuelve a poner de actualidad la futurible aplicación de esta tecnología en cámaras y teléfonos móviles.

Sustituir la compleja estructura óptica de los objetivos actuales por un sistema basado en elementos líquidos capaz de cambiar su forma -y con ello la focal y el enfoque- mediante una corriente eléctrica es un terreno que ya se venía tanteando últimamente.

Aplicando esta misma idea de las lentes líquidas, que se plantea como una alternativa de futuro para los dispositivos de captura de imagen más pequeños, un estudio del Instituto Politécnico Rensselaer de Troy, en el Estado de Nueva York, ha ido un paso más allá al utilizar ondas acústicas en lugar de cargas eléctricas.

Según se explica en un artículo publicado por Technology Review -un medio editado por el prestigioso MIT, el Insitituto Tecnológico de Massachusetts-, este cambio supone un interesante paso adelante en el desarrollo de esta tecnología, puesto que el consumo energético necesario para alterar la forma de las lentes líquidas era uno de los principales escollos.

Las gotas de agua colocadas en un cilindro de teflón -en la imagen- actúan a modo de lentes. | Foto: Inside Rensselaer

Amir Hirsa, uno de los profesores responsables del proyecto, defiende que el uso de tan sólo dos gotas de agua dentro de un cilindro de teflón de menos de 2 milímetros de diámetro en lugar de otros líquidos empleados hasta ahora también reduce notablemente la cantidad de energía necesaria para forzar el cambio de la forma de la lente.

Escasa resolución
Aunque en las primeras pruebas las cámaras armadas con estas lentes han sido capaces de disparar hasta 250 imágenes por segundo con cambios de focales y enfoque, el propósito no parece centrarse tanto en la velocidad de disparo sino en disponer de decenas de imágenes para luego quedarse sólo con las que aparezcan enfocadas.

Esta idea -que la lente esté en continuo movimiento y luego se seleccionen sólo las fotografías correctas- no acaba de convencer a otros investigadores, que critican la pérdida de luz que se genera con este sistema, así como la escasísima resolución conseguida hasta ahora.

Por el momento, Philips y Varioptic son dos de las compañías que con más fuerza han apostado por el desarrollo de esta tecnología. Con todo, su uso en cámaras digitales o dispositivos de captura -especialmente los más pequeños y con mayores problemas de espacio para usar un objetivo convencional- no parece un proyecto a corto plazo.

En cualquier caso, desde el Instituto Politécnico Rensselaer ya se baraja la posibilidad de continuar las investigaciones en colaboración con alguna compañía de electrónica. Samsung, aseguran, ya se ha mostrado interesada en las posibilidades que ofrece esta tecnología.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar