Actualidad

OAK Stories: el nacimiento de una agencia

8
Foto: Arianna Giménez (OAK Stories)
23
MAY 2016
Calvin Dexter   |  Barcelona

A finales del año pasado me cité con el joven fotógrafo Javier Corso para entrevistarle. Fueron varias horas de conversación, y hubieran sido varias más de no ser porque tanto él como un servidor teníamos otros compromisos. Ya entonces me pareció que Corso era una persona con mucho por contar. Sobrado de energía, pasión y ganas de cambiar las cosas, Corso es un creador, un narrador nato. Y afortunadamente tiene la habilidad -que trabaja y cuida a diario- de contar historias al ritmo que deben ser contadas.

Así que cuando supe que volveríamos a hablar me alegré. El motivo en esta ocasión era el nacimiento de OAK Stories, una agencia para la realización de documentales creada por el propio Corso, la periodista y productora Neus Marmol y el cineasta Lautaro Bolaño. El equipo que hay detrás del proyecto “Essence du Benin”.

"Essence du Bénin", un reportaje sobre el tráfico ilegal -pero consentido por las autoridades- de gasolina en el país africano. | Foto: Javier Corso (OAK Stories)

Nos encontramos en el mismo lugar que en la anterior ocasión: el Centre Cívic Can Déu de Barcelona. A la reunión ha venido todo el equipo. Incluso Àlex Rodal, criminólogo e investigador privado que recientemente se ha unido a OAK Stories. La que no ha podido venir es Elena Hermosa, la relaciones públicas del grupo, que reside en Nueva York. Presentaciones, saludos y preguntas. ¿Qué es OAK?

“OAK nace justo después de que volvamos del viaje de nuestra primera producción”, explica Corso. “Con el proyecto ‘Essence du Bénin’ nos juntamos Neus, productora y periodista, Lautaro, cámara y montador, y yo, que me ocupo de la vertiente fotográfica. Cuando vemos lo que tenemos entre manos nos damos cuenta de que queremos seguir trabajando en estos temas, darle cuerpo y estructura al asunto. La intención es trabajar de forma independiente, como hemos hecho con nuestro primer proyecto, pero también que a medio plazo sea algo que podamos hacer de forma continuada.”

OAK Stories se centra en producir proyectos personales, pero también es una agencia abierta a producir otros proyectos que lleven a cabo otros equipos, siempre supervisados por Corso, Marmol y Bolaño. “Si a alguien le gusta lo que hacemos y cómo trabajamos, nos puede proponer un tema que le parezca interesante”, aclara Marmol. Añade Corso que lo ideal sería crecer y contar con nuevos equipos de fotógrafos, periodistas y cineastas, siempre que aporten esa excelencia visual e informativa que la agencia busca. Tienen que ser personas que se acoplen a su filosofía.

Foto: Javier Corso (OAK Stories)

"Nos denominamos agencia transmedia porque creamos un proyecto mediante distintas partes, como piezas de un puzle"

La mirada de OAK Stories -explica Marmol- está centrada ahora en historias de nivel internacional desconocidas por el gran público pero que responden a una problemática local enquistada desde hace mucho tiempo, como el tráfico de gasolina ilegal en Benín. “Queremos tratar temas que sorprendan desde el punto de vista de las personas implicadas”, explica. “Con proyectos como ‘Essence du Bénin’ queremos ubicar en la mente de las personas una realidad importante, un problema global. Esta es la línea que queremos seguir”, dice Corso.

Y la línea propuesta promete. El mencionado reportaje sobre el país africano ya ha llamado la atención de los editores de grandes cabeceras y medios de todo el mundo, desde Time hasta TV3, la cadena autonómica catalana, que emitió recientemente una versión coproducida con OAK Stories del documental de Benín dentro de su prestigioso espacio dominical “30 minuts”.

Marmol toma la palabra para explicar que con OAK Stories, más que denunciar y posicionarse con sus proyectos, lo que se pretende es explicar un mismo suceso desde las dos caras de la misma moneda. “No queremos mostrar la realidad como si fuera algo blanco o negro. Simplemente mostramos lo que sucede, tal como sucede. ¿Es esa la solución? No lo sabemos. Cada uno puede sacar sus propias conclusiones. En el caso de Benín estábamos tratando un problema que lleva años esperando una solución. Nosotros mostramos lo que está pasando allí.”

Foto: Javier Corso (OAK Stories)

“Lo fácil hubiera sido señalar con el dedo a los buenos y a los malos de la historia, pero no lo hicimos”, prosigue Corso. “Nos centramos en narrar una realidad muy compleja y mostrar toda su gama de grises, desde la vertiente periodística y la cobertura visual. Cuando ves el resultado, lo que tú recibes como espectador es toda la información sobre el asunto. Ese es nuestro trabajo como equipo periodístico y audiovisual. Poner en manos de la gente la información para que entiendan la problemática.”

“Al espectador no se le puede dar todo masticado”, explica Bolaño. “Hay que pensar un poco. Dispones de los distintos puntos de vista, y es así como puedes crear tu propia opinión al respecto.”

¿Qué diferencias hay entre OAK Stories y otras agencias o equipos de realización de documentales?, pienso en voz alta. Es Javier Corso quien me lo aclara: “Lo que nos diferencia es que los documentales de denuncia social hacen demasiado hincapié en lo que interesa denunciar. Esa suele ser solo una de las caras del asunto. Nosotros queremos mostrar todas las caras de la historia.”

“Con las fotos enseñamos una ruta, una parte de información. Con el documental conseguimos la parte testimonial para entender mejor la problemática”, explica Corso a la pregunta de por qué juntar medios como la foto, el texto y el vídeo. Añade además que OAK Stories está abierta a utilizar nuevas herramientas como los videojuegos o la realidad virtual, siempre que la historia las requiera. “Ahora está muy de moda hacer fotolibros, pero ‘Essence du Bénin’, por ejemplo, no lo necesitaba. Aun así es un formato que podemos incluir en futuros proyectos.”

Foto: Javier Corso (OAK Stories)

“Es vital discernir cómo se puede transformar toda la información en un producto periodístico y audiovisual”, dice Rodal, que se suma a esta especie de lluvia de ideas. “En mi caso me uní a OAK porque me permitía explicar fenómenos criminales muy complejos desde un punto de vista muy humano.” En el siguiente proyecto de OAK el trabajo de investigación de Rodal junto al de Marmol será esencial para que el equipo que luego pise el terreno pueda trabajar como es debido.

“Además de la investigación, parte de nuestra tarea es también elegir cómo mostramos la información. No hay que saturar al espectador”, dice Corso para añadir luego que “hay que dosificar para que la historia se pueda consumir como es debido. Según el tema podemos elegir distintos formatos, de mayor o menor envergadura.” Rodal añade: “Nuestro trabajo es investigar y documentarnos hasta el más mínimo detalle, pero no hay que soltarlo todo luego. También hay que saber ser selectivo.”

“En cuanto a nuestro modo de trabajar, nosotros nos denominamos agencia transmedia, un concepto que aquí todavía no está muy implementado pero que sí se utiliza en países anglosajones. Consiste en crear un proyecto mediante distintas partes, que funcionan independientemente y que juntas crean algo nuevo, más complejo. Son como piezas de un puzle que una vez juntas ayudan a entender mejor la realidad de la problemática”, explica Corso.

Hay que vigilar que un medio no pise al otro, no ser reiterativo y que cada parte aporte su granito de información, coinciden en afirmar los miembros de OAK. “La suma de los medios tiene que aportar un mayor conocimiento sobre la historia”, concluye Corso.

Foto: Javier Corso (OAK Stories)

"Para recuperar el dinero invertido en un proyecto hay que publicarlo 20 veces, pero entonces quemas el tema. Por eso buscamos coproducciones"

“Todo el mundo de los documentales está cambiando mucho, y OAK está allí, en ese cambio”, dice Bolaño. “Hoy en día se pueden crear distintas cápsulas que aporten distintas partes de información. Puedes hacer un vídeo de tres minutos y enganchar al espectador pero perderlo en un documental de una hora y media.”

“También depende del canal en el que distribuyas tu proyecto”, añade Corso, explicando que una de las piezas que más éxito ha tenido de su documental es precisamente el teaser, su tráiler promocional. La gente tiene poca paciencia hoy en día a la hora de consumir contenido audiovisual, reflexiono para mis adentros mientras recuerdo las muchas veces que no he aguantado ni dos minutos de vídeo en YouTube.

“Las siguientes generaciones serán aún más radicales en ese sentido”, sostiene Bolaño. "Hay gente que descarta información dependiendo del tiempo que eso les va a quitar”, explica Corso, para añadir que la información se está convirtiendo en comida rápida y eso es un problema muy grave.

“La gente se siente informada navegando por Facebook, a muchos les suena todo pero no se profundiza en nada. Nosotros queremos que la gente se informe, que lea, que profundice en un tema y aguante los 30 o 60 minutos que nosotros pensamos que esa historia merece”, dice Corso. “El peligro está en no repetirse en los distintos medios que utilizas”, añade Marmol.

Foto: Javier Corso (OAK Stories)

Preguntados por la cantidad de información contenida en sus proyectos que llegará al espectador, explica el equipo que su función es hacer bien su trabajo. Es importante tener en cuenta el número de personas que se interesan por lo que haces, pero no puedes estar todo el día pensando en ello.

“Nos dedicamos a esto para conocer realidades paralelas y porque nos interesan los temas internacionales”, explica Corso. “La información ayuda a estar prevenido.” Toma la palabra Marmol, y explica que la manera de consumir información hoy en día ha cambiado mucho. Las distintas piezas con las que trabajan en OAK forman un conjunto, pero individualmente se entienden y aportan las pinceladas necesarias para entender qué está pasando y animan al espectador –eso es lo más importante- a profundizar en el tema.

Toca hablar de dinero. Financiar este tipo de proyectos no debe ser fácil. “El coste de producción es elevado. Nosotros trabajamos por iniciativa privada, y la idea es que a medio plazo podamos trabajar con apoyo externo. Actualmente, si llevas a cabo un proyecto e inviertes tu dinero en él, para recuperarlo hay que publicar lo que has hecho 20 veces al menos. Al publicarlo tantas veces quemas el tema. No puedes vender tantas veces la misma historia sin que esta se resienta de ello”, dice Corso.

“Nosotros buscamos un plan B. Buscamos coproducciones siempre y cuando tengamos la libertad para trabajar desde nuestro punto de vista”, dice Corso. Las coproducciones no nos pueden imponer nada. En el caso de ‘Essence du Bénin’, propusimos el tema a TV3, les interesó y decidieron apoyarlo con medios económicos.”

Me quedo pensando en lo que están haciendo en OAK Stories. No va a ser una empresa fácil. Será un camino lleno de baches y dificultades de todo tipo, pero con un cofre enorme al final repleto de satisfacción personal y buenas historias. Tienen los conocimientos necesarios, les sobra pasión y ganas para dar un vuelco a la situación fotoperiodística y audiovisual actual. Y no me cabe ninguna duda de que lo conseguirán.

Artículos relacionados (2)
Con texto fotográfico
Javier Corso
29 / SEP 2016
8
Comentarios
Cargando comentarios