Actualidad

El corazón se postula como el próximo mecanismo de desbloqueo de contraseñas

1

Nymi es una pulsera cuantificadora que utiliza el ritmo cardíaco de cada persona para desbloquear teléfonos móviles y cuentas protegidas por contraseña

Nymi
Nymi
18
SEP 2014

Desde los albores de la humanidad, el corazón ha sido considerado universalmente uno de los pilares de la vida y el origen de las emociones. Y en el siglo XXI podría convertirse además en la herramienta de protección de datos más segura gracias al trabajo de Bionym, una compañía canadiense que ha desarrollado una pulsera diseñada para desbloquear dispositivos y todo tipo de cuentas usando los patrones cardíacos de cada usuario.

A diferencia de las huellas dactilares, que pueden ser fácilmente falsificadas y presentan sus propios problemas de reconocimiento debido a la tecnología utilizada por los lectores, la pulsera cuantificadora de Nymi aprovecha la circunstancia de que no hay dos seres humanos con un corazón del mismo tamaño, orientación ni capacidad de bombeo.

Los datos biométricos de cada persona son recogidos y analizados por la pulsera, que posteriormente los interpreta en clave alfanumérica para generar e introducir contraseñas seguras e individuales. De acuerdo con los responsables del proyecto, la pulsera Nymi es capaz de identificar a cada usuario aunque su corazón se encuentre en pleno reposo o en un momento de gran actividad.

Vídeo promocional de Nymi.

Una de las características más singulares de la tecnología desarrollada por Bionym para su pulsera es que no hace falta que el usuario proporcione su identificación biométrica cada vez que desee interactuar con un dispositivo bloqueado o una cuenta protegida mediante contraseña. Y es que a diferencia de los lectores de huellas dactilares, los sensores de Nymi monitorizan la actividad cardíaca del usuario de forma continua. El usuario, por tanto, siempre está identificado.

Anunciada inicialmente el año pasado, Nymi será lanzada al mercado "en los próximos meses". La compañía encontró inicialmente algunos problemas técnicos que redundaron en varios retrasos, pero tras celebrar un primer hackatón con programadores independientes para estimular la creación de aplicaciones, se encuentra ya en la recta final de su desarrollo. El precio de reserva de la pulsera es de 80 dólares, unos 60 euros al cambio.

Fuentes y más información
1
Comentarios
Cargando comentarios