• LG Optimus 7 E900: análisis
  • Panasonic Lumix DMC-FZ100: análisis
Prueba de producto
SYMBIAN^3 A EXAMEN

Nokia N8: análisis

 
25
OCT 2010

Aparte de llevar la cámara mejor dotada hasta ahora en un móvil (con un sensor de 12 megapíxeles cuyo tamaño supera al de muchas compactas), la importancia del N8 radica en que supone el estreno de Symbian^3, la última versión del sistema operativo apadrinado por Nokia. Todo ello dentro de una carcasa de aluminio y formas caprichosas que rodea a una pantalla AMOLED de 3,5 pulgadas y con tecnología táctil capacitiva. ¿Suficiente para reflotar las ventas de smartphones del gigante finlandés? Aunque la pregunta la tendrán que responder los usuarios, en este análisis adelantamos las ventajas y desventajas de la última gran apuesta de Nokia.

Para lo bueno y para lo malo, Symbian^3 sigue siendo Symbian. Al menos en este Nokia N8, su manejo táctil es mucho más amigable que el propuesto por S60 en los anteriores buques insignia de la compañía escandinava (véanse el 5800 o el N97). Pero la filosofía es básicamente la misma, y por desgracia el equipo sufre muchos de los cuelgues y bajones repentinos de rendimiento que vienen acompañando a los terminales de Nokia desde hace ya demasiado tiempo.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque la experiencia de uso siga sin colocarse a la altura de la del iPhone o de los smartphones equipados con Android, al N8 no le faltan atractivos para un buen número de compradores potenciales.

Cámara aparte, no hay que olvidar que tiene a su disposición la navegación GPS gratuita de Ovi Maps y un completo apartado de conexiones físicas, incluyendo una salida mini-HDMI y un puerto de transferencia que le permite explorar el contenido de otros equipos por USB, como si de un ordenador se tratase.

Aspecto exótico
El diseño del N8 rompe radicalmente con todo lo que le habíamos visto a Nokia hasta ahora. La carcasa está hecha de aluminio anodizado, se presenta en acabados tan poco habituales como el verde limón del modelo que hemos podido probar (también hay versiones de color azul, gris oscuro, naranja y plata) y no lleva ningún tipo de tapa para acceder a la batería (sin la ayuda de un destornillador de los pequeños, se entiende).

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, ya lo miremos de frente o de perfil, las partes superior e inferior del equipo dibujan curvas que desembocan en dos superficies negras y completamente planas, donde se integra algún que otro control o conector. El grosor de la carcasa se queda en todo momento por debajo de los 13 milímetros, excepto en el saliente habilitado para el objetivo de la cámara, el flash de xenón y una fina hendidura que constituye el único altavoz integrado del terminal.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Presenta un tacto bastante agradable y se asienta muy bien en la mano, quedándose con un peso relativamente manejable de 135 gramos. Si se sujeta con la mano derecha, uno siempre tiene al alcance del pulgar la pestaña para encender y apagar la pantalla y el control de volumen, pudiendo estirar el mismo dedo hasta la parte superior para pulsar el botón que de encendido, apagado y cambio de modo.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Las salidas de 3,5 milímetros y mini-HDMI están en la parte superior del equipo, junto al botón de encendido y apagado.

A pesar del aspecto del puerto de transferencia (que tiene esta forma para permitir la función USB-On-the-Go con un cable adaptador suministrado en la caja), acepta cables micro-USB estándar para conectar el N8 al ordenador.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El puerto micro-USB (arriba), el botón frontal y la entrada del cargador del Nokia N8.

Nos ha sorprendido, eso sí, que Nokia haya rescatado el viejo conector de 2 milímetros (sito en la cara inferior del teléfono) para el cargador de pared, pero siempre está la opción de cargar la batería por USB.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Tanto la tarjeta SIM (arriba) como la microSD cuentan con ranuras de acceso externo en el lateral izquierdo del equipo.

El único botón del frontal (en la esquina inferior izquierda y pensado para varias funciones, como veremos más adelante) hace las veces de indicador LED para las llamadas perdidas y otro tipo de notificaciones.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia realiza así, por fin, una propuesta acorde a los tiempos que corren para un terminal táctil de diseño monobloque, desmarcándose de las carcasas de plástico y las formas clásicas de anteriores modelos.
Pantalla mejorada
Algo parecido sucede con la pantalla táctil de 3,5 pulgadas y 360 x 640 píxeles del N8. Por un lado, se abraza a las mejoras de brillo y contraste de la tecnología AMOLED (no parece que a Nokia le afecten los problemas de suministro de este tipo de paneles en la misma medida que a HTC). Por el otro, posee tecnología capacitiva. No es que sea la primera pantalla de este tipo de un móvil de Nokia, pero sí la única que se comporta de una forma medianamente lógica (con el permiso de los nuevos E7, C7 y C6-01).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Aunque la pantalla del N8 tenga algo más de brillo y la del iPhone 4 resulte algo más nítida, la diferencia más notoria entre ambas está en la relación de aspecto 16:9 por la que opta Nokia.

Primera buena noticia: ya se puede hacer scroll vertical arrastrando el dedo como el que le da vueltas a una rueda. Un paso que se hacía ya muy necesario respecto a la raquítica barra lateral que vimos en el Nokia X6 16 GB. La sensibilidad es más que correcta (el terminal lleva activada por defecto la respuesta vibratoria, pero se puede prescindir de ella desde el menú de ajustes), aunque algunas órdenes del dedo dan lugar a resultados gráficos extraños.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algunos son de los que uno no se espera, como las transiciones laterales entre las distintas pantallas del escritorio principal. No es gran cosa, pero en lugar de arrastrar los elementos de forma gradual, el gesto se interpreta más bien como un comando que lanza una animación para pasar de una pantalla a otra. Serán cosas de Symbian, pero sorprende que luego en la galería de imágenes sí que haya un pase de elementos mucho más natural.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El zoom multitáctil, por desgracia, tiende a retrasarse la mitad de las veces que hacemos el gesto de la pinza, trabajando más bien a tirones. En el teclado QWERTY virtual, Nokia sigue cometiendo el mismo error de siempre: al tener todas las teclas el mismo tamaño (sólo la barra espaciadora se permite ocupar más espacio), las de las letras acaban resultando más pequeñas de lo deseable. Incluye, eso sí, una tecla propia para la letra eñe.

Symbian^3 versus S60

La pantalla hace mucho, pero a decir verdad la interfaz grafica de Symbian^3 tiene un 90% en común con las distintas versiones táctiles de S60. La mayor novedad está en la inclusión de tres pantallas principales (que pueden tener fondos distintos), ya que la posibilidad de recurrir siempre y por defecto a la visualización apaisada con la ayuda del acelerómetro ya se podía configurar así en el N97 y el N97 Mini.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Dos pantallas principales de Symbian^3, una de ellas (abajo) en modo apaisado.

La filosofía de los widgets, todos dispuestos en formato horizontal, no ha variado en nada respecto a los citados teléfonos. Y la forma de convocarlos y reubicarlos también es la misma: se añaden desde una lista dispuesta en scroll vertical y luego se pueden arrastrar con el dedo dentro de una misma pantalla (nada de transportarlos a otra).

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Para añadir un widget al escritorio, tiene que haber un espacio vacío; luego se selecciona el elemento desde una lista, y finalmente se ubica en el lugar deseado.

De serie vienen una quincena de widgets de funcionalidad variada, algunos de los cuales permiten cierta interacción (como la tira deslizable de contactos o las flechas para pasar a la siguiente actualización de estado en Facebook). Luego hay un elemento más que, sencillamente, se encarga de proporcionar iconos de acceso directo de cuatro en cuatro.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Aplicaciones para vídeos que, agrupadas bajo la etiqueta Internet TV, cuentan con su propio widget de escritorio.

En Ovi Tienda hemos encontrado algún elementos más, pero la mayoría vienen a ser también accesos directos que ocupan una fila horizontal entera (caso de la aplicación para Wikipedia). Hay contadas excepciones, como algunas aplicaciones de TV por Internet que incluyen un widget de escritorio al estilo de los de CNN o National Geographic (en español sólo está la Agencia EFE), pero el listado se reduce a cuatro descargas gratuitas y una de pago.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El menú principal (izquierda) marca los programas y menús abiertos con una rueda verde, mientras que la vista multitarea lo hace mediante previsualizaciones.

El botón de la cara frontal sirve para abrir el menú principal de Symbian de toda la vida, con sus iconos de carpetas y aplicaciones dispuestas en cuadrícula. También hace las veces de atajo para volver a la pantalla principal y, con una pulsación prolongada, acceder la vista multiaterea. Aquí, en lugar de recurrir también a una cuadrícula de iconos, Symbian^3 muestra las aplicaciones previsualizadas en una tira que se desliza lateralmente.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Symbian^3 tiene algunos controles contextuales integrados en los iconos de la parte superior (imagen de la izquierda) y también en apartados como la galería de imágenes.

Al pulsar la esquina superior derecha de la pantalla, surge un rectángulo adicional de atajos para gestionar la conectividad, consultar el estado de carga de la batería o acceder a mensajes sin leer. En cuanto a los contactos, se pueden vincular con perfiles de Facebook y Twitter en la misma agenda, aunque ésta sólo guarda en caché las fotos identificativas, teniendo que invertir unos segundos en acceder a la aplicación correspondiente para acceder a su último feed.

Cal y arena

Por mucho que el saliente Anssi Vanjoki insista en que "el N8 no es cuestión de megahercios o gigahercios", hay una perceptible diferencia entre el rendimiento del procesador ARM 11 a 680 MHz del equipo y lo que uno luego se encuentra en smartphones con chips Snapdragon (caso del HTC Desire) o procesadores Cortex de última generación (como el Samsung Galaxy S o el mismo iPhone 4). Y más en este caso, pues el equipo se queda algo apurado con 256 MB de RAM.
Características aparte, lo cierto es que en la práctica nos encontramos con una fluidez algo limitada en la interfaz gráfica, incluyendo "congelamientos" momentáneos como el que se produce cada vez que intentamos cancelar el acceso a la tienda de aplicaciones de Ovi (proceso este último que a veces tarda unos diez segundos en completarse). Iniciar o cerrar la cámara también toma a veces más tiempo de lo deseado, especialmente si tenemos muchos programas abiertos a la vez en multitarea.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En nuestras pruebas, el terminal incluso ha llegado a reiniciar su interfaz por las buenas y sin previo aviso, retirando los widgets con los que habíamos personalizado su aspecto y recolocándolos según la configuración inicial. Y no estamos ante una unidad de preproducción para testeo, sino que se trata de un modelo completamente final, así que no valen excusas al respecto.

Como contrapartida, el N8 saca pecho en aspectos como la conectividad física. Es el caso de la función USB On-the-Go, que permite explorar el contenido de algunos dispositivos de almacenamiento con la ayuda de un cable adaptador incluido en la caja del producto. Ya sea para copiar y añadir archivos o incluso reproducir vídeos a 720p y con sonido Dolby Digital Plus en un televisor de alta definición, aprovechando en este caso la salida mini-HDMI del equipo.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para esto último, Nokia también proporciona un adaptador a HDMI estándar junto al terminal, por si tenemos ya en casa un cable de este tipo. Como pasa en muchas cámaras digitales y también en algunos móviles, eso sí, el cable mini-HDMI no viene con el producto.

Pero volviendo al USB-On-the-Go, conviene matizar que no es una función que vayamos a poder usar siempre. Para empezar, la conexión sólo soporta una corriente máxima de 200 mA, por lo que cualquier disco duro externo tendrá que estar conectado también a una fuente de alimentación externa . Y como sucede en todos los equipos que disponen de dicha tecnología, se dan casos en los que el N8 no reconoce el dispositivo y nos insta a desconectarlo.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Explorando el contenido de un pendrive con la función USB On-the-Go.

En una rápida prueba de campo, esta prestación nos ha funcionado sin problemas con un disco duro externo de LaCie, dos sencillos pendrives (elegidos al azar de entre los que nos suelen entregar los fabricantes en sus ruedas de prensa) y un par de móviles de Nokia (N95 y E71). No nos ha funcionado, en cambio, con otros dos pendrives del mismo palo que los anteriores, una cámara compacta de Canon y un móvil con Android de LG (el nuevo Optimus One del que hace poco os contamos nuestras primeras impresiones, por cierto).

De todas formas, y teniendo presente que el USB-On-the-Go es más bien un recurso para cierto de situaciones que una alternativa práctica de almacenamiento fijo, la capacidad del N8 para transportar archivos está más que salvada con sus 16 GB integrados (aunque en la práctica tendremos una unidad de 14,2 GB y otra de 256 MB) y su ranura para tarjetas microSD, que acepta modelos de hasta 32 GB.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El dispositivo tiene además sus conexiones inalámbricas bastante actualizadas, con Wi-Fi en versión 802.11 b/g/n, HSDPA para descargar datos de la red telefónica a un máximo teórico de 10,2 Mbps (la subida se queda en 2 Mbps) y Bluetooth 3.0. Sin olvidarnos del GPS integrado y la inevitable presencia de Ovi Maps, un software de navegación completamente gratuito incluso en modo fuera de línea.

El navegador GPS de Nokia mantiene todas las fortalezas y debilidades que destacamos en nuestra comparativa con Google Maps Navegador, con el añadido de herramientas como Map Reporter (para notificar fallos en rutas y ubicaciones) o la posibilidad de descargar los mapas directamente desde el teléfono, sin necesidad de pasar por el programa de escritorio Nokia Ovi Suite. Sigue siendo incapaz, eso sí, de mantener la vista satelital durante una ruta de coche.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Empezando por la captura de arriba a la izquierda: el menú principal de Ovi Maps; las opciones adicionales; una ruta peatonal con vista satelital, y una ruta para coches mostrando el indicador de carril.

No faltan tampoco las posibilidades clásicas para abrir archivos ofimáticos (con la suite QuickOffice y el lector PDF de Adobe) y una calidad de recepción de llamadas bastante correcta, incluyendo cancelación de ruido a través de un sistema de doble micrófono. En este aspecto y a modo de curiosidad, destacar que el N8 no es sólo un GSM cuatribanda, sino también uno de los primeros teléfonos 3G pentabanda del mercado (pues tiene acceso a las frecuencias 850, 900, 1700, 1900 y 2100 MHz del estándar WCDMA).

Internet aún por mejorar
"Surfear" por páginas web con el N8 no es tan tedioso como hacerlo con cualquier S60. Pero la mejoría se debe básicamente a la mayor sensibilidad de la pantalla, porque el navegador web ofrecido es el mismo de siempre. Casi siempre se mueve a tirones, suele retrasarse si le exigimos mucha velocidad y, como Symbian^3, también se cuelga de vez en cuando.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La portada de QUESABESDE.COM vista con distintos niveles de zoom y mostrando los controles básicos del navegador web.

El zoom multitáctil no reajusta la anchura de los párrafos, mientras que el zoom por doble pulsación tiende a acercarse a los textos cortando las líneas por un lado y dejando un espacio innecesario por otro. Sigue sin haber un sistema para copiar y pegar texto y tampoco es posible tener varias páginas abiertas a la vez. Nokia debería haberle hecho serias reformas al navegador web de Symbian, pero lo ha dejado tal como estaba.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El modo apaisado es la opción más recomendable para usar el zoom y colocar las letras a un tamaño legible.

En el apartado de puntos a favor, hay que señalar que el soporte Flash implementado permite la reproducción de vídeos de YouTube incrustados. Siempre y cuando, eso sí, no se produzca un error durante el proceso de carga. Sucede de cuando en cuando, pero se suele solucionar reiniciando el teléfono.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

No hay quejas en el apartado de correo electrónico, donde uno puede configurar fácilmente cualquier cuenta de webmail y también hay soporte para Microsoft Exchange. El Push Email es casi instantáneo (además de los clásicos intervalos de tiempo para la comprobación de la bandeja de entrada también hay una opción llamada "En cuanto antes") y la recuperación de mensajes y adjuntos es lo suficientemente fluida.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La aplicación de Facebook del N8 incluye una interfaz tan sencilla como práctica.

De cara a las redes sociales, tanto Facebook como Twitter se pueden integrar en un widget de escritorio y disponen de sus respectivas aplicaciones proporcionadas de serie, mientras que en la Ovi Store encontramos soporte para algunas más.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

La tienda de aplicaciones de Nokia dispone ya de unas 16.000 descargas (según estima la propia compañía), pero sigue sin ser rival para Apple y Android ni en cantidad ni en calidad. Ha sufrido un notable rediseño, aunque sigue tomándose su tiempo para arrancar y todavía incurre en algunos fallos de legibilidad (podría mostrar directamente la descripción entera de una aplicación en lugar de cortarla si sobrepasa un número concreto de caracteres, por ejemplo).

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Habrá que ver si la plataforma Qt potencia o no el buen hacer de los desarrolladores. Y también estaremos pendientes de qué tal se desarrollan iniciativas más simples como Ovi App Wizard, con la que Nokia pretende lograr lo que ya pasa en el iPhone y en menor medida en Android: que páginas web de toda clase creen una aplicación propia pensada para instalarse en un sistema operativo concreto, en este caso Symbian^3.

Insistencia multimedia
Software y aplicaciones aparte, si algo define a todos los terminales de Nokia matizados con un a ene mayúscula en su nombre es el equipamiento multimedia. La estupenda cámara de 12 megapíxeles del N8, como ya hicimos con la del iPhone 4, nos la reservamos para un análisis propio que pronto tendrán listo los compañeros de la sección "Fotografía digital", ampliando así el primer acercamiento y las muestras obtenidas durante la última edición de Photokina. Nosotros, mientras tanto, abordaremos otro tipo de materias.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de lo señalado anteriormente respecto a la salida mini-HDMI, el N8 conserva la salida AV de 3,5 milímetros que sirve tanto para auriculares estándar como para un cable RCA con el que llevar sus imágenes a cualquier televisor. Reproduciendo vídeo, el terminal se comporta de forma muy satisfactoria e incluso acepta archivos contenidos en MKV, ya estén en definición estándar o en HD.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El reproductor musical del N8 posee distintos modos de visualización que incluyen la portada de los discos.

Cabe destacar la presencia en la caja del equipo de unos auriculares de diseño intra-auricular, que aíslan muy bien del sonido ambiente e incluyen el habitual panel de mandos para movernos entre las canciones, controlar el volumen o pasar de una emisora de radio a otra. Y no sólo dispone de sintonizador FM, sino también de un transmisor que, como vimos en el N900, resulta muy útil para reproducir las canciones en la radio del coche (aunque también le pega un buen bocado a la batería).

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por supuesto, el terminal tiene acceso a Ovi Música, una tienda que funciona muy bien en países tan dispares como Brasil, Finlandia, India, Méjico o Sudáfrica, pero que en España parece que está pasando con más pena que gloria. Al menos, siempre está ahí para buscar alguna canción y comprarla.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia N8
Nokia N8
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

En cuanto a los videojuegos, lo cierto es que en casos como Need for Speed Shift Symbian (completamente gratuito en Ovi Tienda) uno se encuentra con un rendimiento gráfico 3D muy bien resuelto y un sistema de control basado en el acelerómetro. Para encontrar resultados similares, y dejando a un lado enganchantes títulos de corte sencillo como Angry Birds, ya sí que hay que pasar por caja.

Autonomía clásica
De antemano, no nos fiábamos mucho de la batería de 1200 mAh que lleva el N8. Pero aunque los fríos números indiquen que tiene una capacidad inferior a la de los terminales mejor resueltos en esta materia, la verdad es que uno se encuentra con la autonomía habitual en la mayoría de smartphones. Que no es que sea mucha, pero de momento es lo que hay.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Combinando las conexiones HSDPA y Wi-Fi para tener constantemente actualizados el correo electrónico y la actividad en redes sociales, bastará con recargar el dispositivo cada 24 horas, aproximadamente. Prescindiendo del Wi-Fi y con una comprobación de correo menos intensiva (pongámosle una frecuencia de media hora), la autonomía sube hasta las dos jornadas completas o incluso algo más, en función del uso que hagamos de las llamadas de voz o la reproducción de música con auriculares.

Pocos cambios en el guión
El N8 reúne la mejor cámara hasta ahora montada en un móvil (al menos técnicamente hablando) y unas estupendas posibilidades de conectividad, con la tara de un sistema operativo que sigue imponiendo una experiencia de uso algo limitada. Es básicamente la misma fórmula que Nokia viene usando en los últimos tiempos, aunque hay que concederle a la firma que el diseño del equipo está ahora mucho mejor resuelto y que la pantalla es más manejable.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nos quedamos con la sensación de que Symbian, sencillamente, ya no puede dar más de sí, y que la compañía finesa no propondrá algo de verdad a la altura del resto de smartphones hasta que lance el año que viene los primeros terminales con MeeGo, la plataforma resultante de la fusión entre Maemo y Moblin (que pronto se dejará ver en el N900, dicho sea de paso).

Y más después de que, durante el acto que Nokia organizó en Madrid hace un par de semanas, representantes de la firma nos insinuasen que en las futuras actualizaciones de software del terminal no se contempla la entrada de Symbian^4. La compañía escandinava incluso ha decicido prescindir definitivamente de dicha denominación, por mucho que en los foros y wikis de la fundación Symbian se hable abiertamente de él e incluso se proyecte su aterrizaje durante 2011.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Quienes se sientan a gusto con la interfaz de Symbian y no necesiten un terminal de rendimiento exquisito, eso sí, tienen en el N8 una de las mejores opciones del mercado en lo que a equipamiento multimedia se refiere. Habrá que estar atentos a qué operadoras se hacen con él y qué planes de precios le imponen, ya que de momento sólo se vende en versión libre por 500 euros en la tienda on-line de Nokia.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar