• Canon PowerShot G12: toma de contacto
  • Casio Exilim EX-H20G: toma de contacto
Prueba de producto
UN INTRUSO EN PHOTOKINA

Nokia N8: primer acercamiento fotográfico y muestras

 
28
SEP 2010
Iker Morán   |  Colonia / Barcelona

Hace tanto que algunos móviles pugnan por ser considerados como uno más en la familia fotográfica que a nadie debería extrañar toparse con uno de estos terminales infiltrado entre las novedades de la ya concluida Photokina 2010. Eso debieron de pensar en Carl Zeiss, que no dudaron en hacer un hueco en su stand de la feria germana para, entre ópticas de primer nivel, colar el móvil con mayores aspiraciones fotográficas del momento: el Nokia N8. Una ocasión perfecta para improvisar un rápido acercamiento a este smartphone e ir decidiendo si nos tomamos en serio o no las promesas de Nokia.

Sus prestaciones como actual buque insignia de Nokia ya son de sobra conocidas. También su completa hoja de especificaciones fotográficas, que incluso en algunos aspectos debería ruborizar a más de una cámara compacta. Pero a la hora de la verdad, ¿qué resultados ofrece ese sensor de 12 megapíxeles con el que Nokia ha dotado a su flamante N8, dispositivo que pretende mirar cara a cara a algunas de las cámaras compactas más reputadas del momento?

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A la espera de que la compañía finesa nos haga llegar una unidad totalmente operativa de este smartphone para poderla someter a una prueba en condiciones, qué mejor escenario que Photokina para improvisar una cata de sus cacareadas virtudes fotográficas.

Configuración fotográfica
Aunque a la hora de diseñar un teléfono móvil las funciones fotográficas ocupan -evidentemente- un lugar secundario, no estaría de más -dado el interés que desde Nokia se ha mostrado en esta faceta- pedirle al N8 algún guiño que deje claras sus aspiraciones.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a ello, los mandos físicos dedicados a la cámara no se salen de lo habitual: un disparador al alcance del dedo índice que, además, también activa la cámara directamente desde el menú principal, y un mando dedicado a poner en marcha el zoom digital durante la toma o ampliar las imágenes en el momento de la revisión.

No es mucho, cierto, pero sí más de lo que ofrecen muchos otros terminales que, por ejemplo, obligan a disparar mediante un botón táctil en la pantalla.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las opciones en pantalla tampoco se salen de lo habitual: a la izquierda, un deslizador por si queremos prescindir del ya citado mando del zoom; a la derecha, tres botones táctiles para pasar de la toma de fotos a la grabación de vídeos, activar o desconectar el flash y configurar las opciones de la cámara.

Es en este último punto en el que se concentran la inmensa mayoría de los ajustes, como la sensibilidad (automática, baja, media o alta), el balance de blancos, la nitidez o la compensación de la exposición.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Curiosamente, el tamaño de la imagen está algo más escondido, y habrá que pasar por el menú "option" para poder elegir la resolución de cada captura.

Queda claro, por tanto, que pese a las elevadas prestaciones del módulo fotográfico, los menús del N8 no están pensados para andar cambiando continuamente las opciones de la toma.

Los primeros resultados
Como ya es sabido, este teléfono emplea un sensor de 5,25 x 7 milímetros con una resolución de 12 megapíxeles. Una combinación poco habitual en un segmento en el que abundan -más que en las compactas, si cabe- las resoluciones excesivas embutidas en captores diminutos.
Muestras: 12 MP
Las capturas se han realizado con un Nokia N8 de preproducción
las capturas se han realizado con un nokia n8 de preproducción
las capturas se han realizado con un nokia n8 de preproducción
las capturas se han realizado con un nokia n8 de preproducción
las capturas se han realizado con un nokia n8 de preproducción
las capturas se han realizado con un nokia n8 de preproducción
las capturas se han realizado con un nokia n8 de preproducción
Según puede apreciarse en los menús del N8, esa docena de megapíxeles son a priori suficientes para obtener copias de hasta 50 x 40 centímetros. Ya lo comprobaremos en su momento, pero por ahora lo que sabemos es que los ficheros resultantes rondan los 2 MB.

Por tanto, cabe deducir que se aplica por defecto una compresión considerable a las imágenes JPEG, puesto que los archivos que generan las cámaras digitales de esta misma resolución suelen superar los 3 MB en su configuración de mayor calidad.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque salta a la vista que las condiciones en las que está realizada esta primera -e improvisada- prueba no dejaban mucho margen a la variedad en el tipo de muestras, en líneas generales el N8 nos ha sorprendido gratamente.

Pese a la limitada iluminación del stand de Carl Zeiss en Photokina, seleccionando la sensibilidad automática el N8 se las arregló para no subir de 100 ISO y así apenas mostrar síntomas de ruido. Sólo en las zonas más oscuras -casi negras- de las capturas se adivina algo de ruido cromático, pero en general todo se resuelve con un aspecto granulado bastante agradable a la vista.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No obstante, ese límite autoimpuesto en la sensibilidad hace que algunas de las fotos muestren claros síntomas de trepidación que afectan a la nitidez de la imagen. Una lástima, porque tanto en este aspecto como en el contraste tampoco parece tener el N8 demasiados problemas.

Si lo que buscamos son fallos, por ahora señalaremos un par: el exceso de procesamiento que afecta a las texturas y los detalles más finos de las tomas (aun así, el tono y detalle de las pieles no está nada mal), y la tendencia a "quemar" las zonas más iluminadas. Nos sorprende este último detalle, puesto que cabría esperar un buen rango dinámico de este modelo.

Nokia N8
Nokia N8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El enfoque automático es rápido y el sistema de detección facial, por su parte, funciona de manera más que correcta. Las aberraciones cromáticas y la distorsión del objetivo también parecen estar bajo control, e incluso el nivel de detalle en las esquinas es pasable teniendo en cuenta que hablamos de un teléfono.

Se echa de menos un zoom óptico, claro, pero si hay que renunciar a él, al manos que sea -como es el caso- a cambio de un angular de 28 milímetros y una luminosidad de f2.8.

Una cámara que promete
Después de este rápido repaso y de echar un vistazo a las primeras muestras obtenidas con el Nokia N8, no parece que haya que desconfiar de la compañía escandinava cuando sitúa su terminal como el mejor preparado -fotográficamente hablando- del momento.

Si pensamos en los usos habituales de las fotografías tomadas con un teléfono, es más que evidente que este N8 aprobará sin problemas. En realidad, como la mayoría de ellos.

Pero no se trata de eso. Ahora el listón está más alto. Tanto, que se supone que este teléfono será capaz de plantar cara -esgrimiendo su objetivo de 28 milímetros y f2.8 y su prometedor sensor- a compactas de cierto nivel y hacernos olvidar que hubo un tiempo en que necesitábamos salir a la calle con una cámara y un teléfono.

Esperemos que Nokia nos lo permita constatar pronto.

Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (7)
Prueba de producto
23 / NOV 2010
Prueba de producto
25 / OCT 2010
OpiniónContando píxeles
03 / MAY 2010
Más artículos relacionados
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar