• Sony RX1: análisis
  • Olympus 15 mm f8: análisis
Prueba de producto
UN PESO PESADO

Nokia Lumia 920: análisis

 
20
DIC 2012

Todavía tiene mucho que demostrar, pero el Lumia 920 llega con la vitola de marcar el definitivo renacer de Nokia en el segmento de los smartphones de gama alta. Empleando reclamos como el sello PureView para una cámara de 8 megapíxeles que no pasa de correcta y un vídeo estabilizado que sí sorprende gratamente, también apuesta por funciones poco habituales como la recarga inalámbrica y por poner sobre la mesa la original estética de Windows Phone 8. ¿Es el nuevo buque insignia de la firma escandinava una buena alternativa en un mercado hegemonizado por Android y el iPhone?

Cuando Microsoft presentó Windows Phone 8, dio entrada en su plataforma a mejoras bastante necesarias y nuevas prestaciones muy interesantes. Pero al mismo tiempo obsequió con una mala noticia a quienes ya habían confiado en este sistema operativo: los terminales lanzados hasta la fecha no tendrían acceso a la nueva versión, sino a una entrega intermedia numerada como 7.8 que no soportaría todas las aplicaciones que se desarrollasen a partir de entonces. Teniendo en cuenta que la venta de smartphones va camino de convertirse en un duopolio entre Android e iOS, no es ésta la mejor forma de cuidar a los usuarios.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hecho este tirón de orejas a modo de sugerencia para que no se repita el precedente, Nokia vuelve a ser el fabricante que más repercusión está logrando con sus teléfonos basados en el software de la compañía de Redmond. Especialmente en el caso del Lumia 920, de cuyas virtudes se viene hablando largo y tendido desde que se presentó el pasado mes de septiembre. Ahora, con un ejemplar entre las manos, llega la hora de dictaminar cuánto hay del dicho al hecho.

Bonito pero pesado

Si hay algo que Nokia está haciendo bien en líneas generales desde sus primeros Windows Phones, es el diseño. El elegante aspecto del Lumia 900, con su carcasa de policarbonato de tipo "unibody" (sin posibilidad de extraer la batería) y su tapa superior para la ranura micro-SIM (que se abre introduciendo por un estrecho orificio un alfiler que viene en la caja del producto), se repite en este nuevo modelo con un estilo ligeramente retocado.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Manteniendo los bordes completamente planos arriba y abajo pero redondeados en los laterales, el Lumia 920 opta por curvar toda su parte trasera como principal signo de distinción respecto a su predecesor. Con él comparte también ese frontal completamente negro (con su correspondiente cobertura Gorilla Glass de segunda generación, con una contrastada resistencia) que juega a ocultar a simple vista los bordes de la pantalla cuanto está apagada, brindando una buena gama de acabados para el resto de la carcasa (además del blanco de la unidad empleada en este análisis, también existen versiones en amarillo, gris, negro y rojo).

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El principal "pero" que se le puede poner es que, si el Lumia 900 ya era un equipo algo pesado aun tratándose de un modelo con pantalla de más de 4 pulgadas, el Lumia 920 no mejora en esta parcela. Al contrario: de los 160 gramos del primero se pasa a 185 gramos en este caso. Es incluso más pesado que el 808 PureView.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
De izquierda a derecha: el Lumia 920, el Samsung Galaxy S III y el iPhone 5.

Tampoco es el smartphone más fino del mercado (su grosor es de 10,7 milímetros), y le pasa algo parecido a lo que ya vimos en su día en el Sony Xperia S: la citada curvatura trasera contribuye a una buena sujeción con la mano, pero también crea cierta sensación de ser un teléfono algo más voluminoso de la cuenta.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Comparando el grosor del Lumia 920 con el del Samsung Galaxy S III (imagen superior) y el iPhone 5.

No son los mejores argumentos para presumir frente a un iPhone 5 o un Samsung Galaxy S III en cuestiones de portabilidad. Especialmente en el caso del peso, cuya subida se hace notar bastante tanto en la mano como en el bolsillo en comparación con éstos y otros modelos (véase también el HTC One X) que compiten con el Lumia 920 en la gama alta.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dejando esto claro a quienes sean muy exigentes en este tipo de materias, también es cierto que es una de esas taras a las que uno puede acabar acostumbrándose con el paso de los días. Superado ese periodo de adaptación, el equipo hace valer virtudes como su tacto suave y agradable o la acertada disposición de los botones físicos, todos en el lateral derecho y al alcance del pulgar (disparador para la cámara incluido), aunque habrá quienes echen en falta un LED externo para dar cuenta de las llamadas perdidas o los mensajes no leídos sin tener que encender la pantalla.

Una pantalla para echarle el guante

Probablemente de aquí a unos años será una prestación habitual, pero de momento el Lumia 920 es uno de los pocos smartphones cuya pantalla puede ser manejada con guantes gracias a una tecnología de la firma Synaptics. Y no hace falta que sean guantes especiales de esos especialmente adaptados pero que al final abrigan más bien poco, sino guantes bien gruesos e impermeables, de esos para ir a la nieve.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Para asegurarse de que esta opción está activa, conviene acceder a la configuración de la pantalla táctil y colocar la sensibilidad en "Alta". Si la tenemos en "Normal" y la cambiamos, es posible que la pantalla tarde unos segundos en empezar a responder a las órdenes de unos dedos enguantados, pero a partir de ahí funciona a la perfección.

Afortunadamente la calidad de visionado de la pantalla también raya a gran altura. Con una resolución de 768 x 1.280 píxeles, el panel IPS de 4,5 pulgadas de este Lumia tiene una densidad de puntos por pulgada (332) incluso algo superior a la de la pantalla Retina del iPhone 5 (326), logrando una nitidez como siempre muy apreciable al leer texto.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nokia incluso ha acuñado el término PureMotion para referirse a la capacidad del equipo de mantener dicha nitidez con imágenes en movimiento. Y lo cierto es que el panel se comporta de forma estupenda al reproducir vídeos de HD o movernos por la interfaz gráfica de Windows Phone, pero tampoco hemos llegado a percibir una diferencia especialmente sustancial respecto a otros smartphones de gama alta.

Sí que está más justificado el sello ClearBlack Display para certificar la buena visibilidad de la pantalla bajo la luz directa del sol (sin que los resultados sean milagrosos, eso sí), así como su gran solvencia para mitigar los reflejos. En términos generales, y tocando otras parcelas como el brillo, el contraste o los ángulos de visión, el Lumia 920 integra una gran pantalla que además trata los colores de forma algo más neutra que modelos como el Galaxy S III, aunque quizás no logre unos blancos tan puros como el iPhone 5.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto a su solvencia táctil, y aparte de lo ya señalado sobre el uso de guantes, el comportamiento de la pantalla es prácticamente intachable, sin que falte algo que ya hemos señalado anteriormente en otros Windows Phones: aunque el teclado virtual no aproveche ni de lejos todo el espacio disponible en pantalla, es sorprendentemente fácil escribir con él con precisión. Y el dictado de voz, una vez instalado el paquete de idioma correspondiente, funciona medianamente bien.

Otra vuelta de tuerca

Un mosaico de accesos directos que van mostrando detalles de su contenido interior a base de animaciones; aplicaciones de fondo cambiantes que fusionan en un mismo espacio contenidos almacenados en el teléfono y colgados en Internet; integración de servicios de Microsoft como Office, Outlook o Xbox Live... son algunos de los ingredientes que ya habíamos visto en modelos anteriores como el Lumia 800 y que vuelven a repetirse en Windows Phone 8. Pero, ¿qué ha cambiado?

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La primera novedad que salta a la vista la encontramos en el mismo mosaico. Hasta ahora sólo había dos formatos distintos (cuadrado o rectangular) y cada aplicación optaba por uno de los dos sin que el usuario pudiese elegir. Con la nueva pantalla de inicio se introduce una tercera opción (un cuadrado más pequeño, carente de animaciones) y se permite al usuario elegir en cada caso (aunque no siempre, pues los accesos directos de Internet Explorer y la tienda de descargas, entre otros, no pueden mostrarse en forma de rectángulo a toda anchura).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Al editar la pantalla de inicio, se puede cambiar el tamaño de los elementos pulsando en el icono con forma de flecha que aparecen la esquina inferior derecha de éstos.

No es la panacea en cuestiones de personalización, pero es un paso adelante: ahora es el usuario quien decide cuánto protagonismo se lleva cada panel. Y si lo que le gusta es tener muchos accesos directos a la vieja usanza concentrados en poco espacio en la pantalla de inicio, no tiene más que convertirlos en cuadrados pequeños.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sigue sin haber un elemento que muchos pueden echar de menos: un apartado para ver de un golpe todas las notificaciones pendientes de atender. Lo más parecido a esto es la pantalla de bloqueo, donde aparecen contadores numéricos para cinco tipos de notificaciones distintas (llamadas, SMS, correos electrónicos, Facebook y juegos) y se puede elegir que uno de estos avisos aparezca de forma destacada. Pero no se da cuenta aquí de las notificaciones de otras aplicaciones, como WhatsApp o Twitter.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
En la pantalla de bloqueo del Lumia 920 pueden aparecer controles de reproducción junto a una imagen del intérprete cuya música suena (izquierda) e imágenes aleatorias extraídas de las galerías que el usuario tiene en Facebook.

Precisamente la pantalla de bloqueo tiene ahora algunas posibilidades más. Unas en la línea de lo que ya hace tiempo que permiten otros sistemas operativos (como ir mostrando imágenes de los intérpretes mientras funciona el reproductor de música) y otras más diferenciadoras. Desde la aplicación de Facebook, sin ir más lejos, se puede configurar una pantalla de bloqueo en la que aparezcan aleatoriamente fotos que tengamos colgadas en dicha red social. Lástima que sólo puedan filtrarse como mucho por carpetas, y no foto a foto para evitar que aparezca alguna imagen en concreto que pueda resultar comprometida.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La pantalla de bloqueo del rincón infantil (izquierda) y su menú de configuración.

También en la pantalla de bloqueo puede establecerse una contraseña de entrada al sistema. Y es el sitio desde donde se accede (deslizando el dedo hacia la derecha) al "rincón infantil". Como su propio nombre indica, éste está pensado para que podamos dejar el teléfono en manos de un menor de edad sin temor a que vea contenidos poco apropiados o borre cosas sin querer, pues el usuario elige a qué archivos y aplicaciones se puede acceder, sin posibilidad de que el niño en cuestión realice cambios. No es como el soporte multiusuario de Android 4.2, pues no permite configurar una misma aplicación para dos usuarios distintos (nada de tener configurada nuestra cuenta de Facebook en el modo normal y la de nuestro hijo en el rincón infantil, por ejemplo), pero no deja de tener su utilidad.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Varios puntos de una misma ruta de coche monitorizada con Nokia Conducir.

En la receta de este terminal no falta el acostumbrado buen hacer de Nokia en cuestiones cartográficas. Sus mapas forman ya parte del núcleo de Windows Phone 8, pero sólo modelos como el Lumia 920 disponen de aplicaciones de mapas programadas en última distancia por la firma escandinava, como Nokia Conducir (como siempre, una gran solución para la navegación GPS asistida) o Nokia Transportes (para planificar recorridos en transporte público de forma clara y ordenada).

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Un par de detalles de la interfaz de Nokia Vista Urbana.

La aplicación para localizar puntos de interés mientras se explora el mundo con la cámara, por cierto, se ha traducido al castellano como Nokia Vista Urbana (la fórmula inglesa que le sonará a más de un usuario es Nokia City Lens). La compañía completa su surtido de herramientas exclusivas con otras aplicaciones que vienen preinstaladas (como Nokia Música) o que se pueden descargar manualmente (como Nokia Reading, centrada en los libros electrónicos).

La estabilidad

Como ya pasaba en las versiones anteriores, todos los terminales con Windows Phone 8 deben seguir las pautas marcadas por Microsoft. Esto corta las alas al nivel de personalización (ahí está por ejemplo la poca flexibilidad con los colores: sólo negro o blanco para el fondo y una veintena de tonos dominantes), pero puede resultar interesante para quienes no quieran complicarse mucho la vida a la hora de darle un toque personal a la interfaz gráfica, pues ésta ya viene bastante ordenada per se.

Otro punto a favor de esta estrategia es que permite una mayor optimización entre software y hardware. Ni este Lumia 920 ni otros modelos de gama alta como el HTC Windows Phone 8X tienen las especificaciones más potentes del mercado. Pero con componentes bastante decentes (1 GB de RAM y un procesador de doble núcleo a 1,5 GHz firmado por Qualcomm), pueden presumir de una gran estabilidad, sobre todo en comparación con muchos modelos basados en Android.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pulsando en el icono táctil inferior con forma de flecha se accede a la vista multitarea.

La jugada, eso sí, no sale completamente redonda. Aunque la mayor parte del tiempo el Lumia 920 se comporte con una fluidez gráfica semejante a la del mismo iPhone, todavía hay algunos momentos en los que se producen esperas demasiado largas, especialmente al moverse por la tienda de descargas o al volver a entrar a aplicaciones que habían quedado temporalmente pausadas desde la vista multitarea.

La antes descrita opción de usar las fotos de Facebook en la pantalla de bloqueo, en este sentido, es especialmente problemática cuando realizamos cambios en su configuración. Y en las dos semanas durante las que hemos probado el equipo se ha producido un fenómeno que tarde o temprano le acaba sucediendo a cualquier smartphone, pero que no por ello deja de ser reseñable: la pantalla deja de responder a nuestras pulsaciones y hay que reiniciar forzosamente el sistema. Sólo nos ha sucedido en una ocasión, eso sí.

Con muchas otras aplicaciones, en cambio, apenas se producen cuelgues ni retrasos, destacando en este sentido Internet Explorer 10. Bastante rápido y ágil, el navegador de Microsoft carga sin grandes dificultades las páginas web en sus versiones pensadas para equipos de escritorio. Y como ya hemos dicho en anteriores análisis, la incompatibilidad con Flash dejó de ser una ausencia a tener en cuenta el pasado verano, cuando Adobe retiró el soporte oficial para dicha tecnología en dispositivos móviles.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Volviendo a lo que comentábamos sobre el control que ejerce Microsoft sobre su plataforma, también es cierto que ahora no es tan cerrado como antes. Este modelo de Nokia no se beneficia de posibilidades introducidas en Windows Phone 8 como el soporte para tarjetas microSD extraíbles (con 32 GB de almacenamiento integrado, que en la práctica se quedan en 29,1 GB, tampoco es que haga demasiada falta), pero sí de otras, como la desaparición de Zune.

Se acabó eso de tener que usar obligatoriamente un software intermediario hasta para volcar al ordenador por USB las fotos tomadas con la cámara del teléfono. Sigue habiendo un programa de sincronización para PC y Mac similar al antiguo Zune, sí, pero ahora también es posible copiar y pegar imágenes o canciones entre el terminal y el ordenador arrastrando entre carpetas. El Lumia 920 incluso reproduce sin mayores problemas vídeos DivX añadidos así a la vieja usanza, aunque no hay la misma suerte con clips MKV ni con archivos de subtítulos.

También es posible realizar este tipo de labores a través de SkyDrive, que proporciona 7 GB de espacio gratuito en la "nube" y el correspondiente servicio de copias de seguridad automáticas, así como la posibilidad de subir manualmente algún archivo en concreto para recuperarlo rápidamente en el ordenador (también hay en este caso software de escritorio para PC y Mac, e incluso una práctica versión web y aplicaciones para iOS y Android).

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El menú desde el que se configuran las copias de seguridad en la nube (izquierda) y la opción para guardar en SkyDrive un vídeo grabado con la cámara.

Como es habitual, Nokia incluye en la caja del teléfono unos auriculares de tipo "in-ear" que proporcionan una calidad de sonido bastante decente. Lo malo es que se ha prescindido de una prestación que más de un usuario echará en falta: el sintonizador de radio FM.

Cámara PureView sólo en el nombre

Aunque la denominación PureView incluida en el nombre de este terminal podría llevar a pensar que se trata de un modelo en el que la fotografía juega un papel importante, mucho nos tememos que no es así. De hecho los parecidos con el 808 PureView se limitan al nombre: ni el tamaño del sensor (1/1,3 de pulguda) ni la resolución (8,7 megapíxeles) tienen nada que ver con lo visto en el citado 808.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Comparado con terminales de su gama los resultados no desentonan, con imágenes luminosas y muy saturadas (demasiado, la verdad) que lucen de maravilla en la pantalla del teléfono pero pierden fuelle al ser revisadas en el ordenador. Si acercamos la lupa, la cosa queda más clara aún: nos encontramos ante un teléfono con una cámara correcta pero que no sobresale.

Ni sensor de gran tamaño ni tecnología de interpolación para conseguir un auténtico zoom... ése es el problema. Vista la denominación PureView nos esperábamos algo excepcional, y con esas expectativas tan elevadas es lógico que unos resultados más bien normales sepan a poco.

Muestras: 8 MP
Las fotografías se han realizado con un Nokia Lumia 920:
las fotografías se han realizado con un nokia lumia 920:
las fotografías se han realizado con un nokia lumia 920:
las fotografías se han realizado con un nokia lumia 920:
las fotografías se han realizado con un nokia lumia 920:
las fotografías se han realizado con un nokia lumia 920:
las fotografías se han realizado con un nokia lumia 920:
las fotografías se han realizado con un nokia lumia 920:
las fotografías se han realizado con un nokia lumia 920:
las fotografías se han realizado con un nokia lumia 920:

No obstante hay que reconocer que la incorporación de un estabilizador en la óptica también tiene ciertas ventajas más allá de las evidentes. Así, en escenas con poca luz el Lumia 920 se defiende algo mejor que la competencia al ser capaz de disparar a velocidades más lentas sin que la trepidación arruine la foto. Pese a ello, los resultados en cuanto al ruido y el procesamiento de la imagen dejan mucho que desear más allá de 200 ISO. Es, simplemente, algo mejor que la mayoría de terminales de este segmento.

A su favor también hay que decir que la cámara es realmente ágil tanto a la hora de enfocar como de disparar, tanto si pulsamos directamente sobre el monitor como al usar el botón dedicado, que por cierto también permite acceder de forma directa a la función de cámara en cualquier momento.

Otro detalle que nos ha gustado es la cobertura angular de la óptica (26 milímetros) y su luminosidad (f2). Combinada con la distancia mínima de enfoque de 8 centímetros, podemos llegar a conseguir tomas con un aspecto bastante fotográfico gracias al desenfoque del fondo que se produce.

Vídeo estabilizado

En lo que respecta al vídeo, el Lumia 920 es capaz de capturar secuencias de 1920 x 1080 píxeles a 30 fotogramas por segundo con un flujo de datos máximo de unos 21 Mbps, un cifra nada desdeñable para tratarse de un móvil. A pesar de lo mucho que Nokia ha publicitado esta prestación, lo cierto es que su rendimiento no difiere mucho de lo visto en otros smartphones de gama alta, al menos en cuanto a nitidez, nivel de detalle o gestión del movimiento.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Eso sí, igual que ocurre con las instantáneas, las secuencias gozan de un contraste y una saturación de colores muy acusadas. Aunque el resultado final de la grabación no se corresponde mucho con la realidad y las secuencias pueden parecer a priori más espectaculares de lo que luego resultan tras un análisis más pausado y objetivo, sin duda esto gustará mucho a algunos usuarios.

La cámara viene armada con un enfoque automático continuo del que se puede destacar su velocidad y buena precisión. El problema es que se trata de un sistema demasiado inquieto que se pasa toda la grabación realizando pequeños ajustes de foco a poco que algo se mueva en el encuadre, lo cual provoca que acabe siendo un poco molesto.

Varias secuencias de vídeo grabadas con el Nokia Lumia 920 (incluida una comparativa con el estabilizador del iPhone 4S y el Samsung Galaxy S III) y sometidas a un proceso de compresión optimizado. Puedes reproducir el vídeo a pantalla completa y en alta definición.

En cuanto al estabilizador de imagen, otro de los aspectos en los que Nokia ha hecho mucho hincapié, la verdad es que funciona bastante bien. Aunque no es comparable con el estabilizador óptico que emplean las videocámaras, es lo mejor que hemos visto hasta ahora en un móvil y su rendimiento supone un punto claro a favor del Lumia 920 a la hora de grabar secuencias de vídeo.

Sin cables

Gracias al estándar Qi el Lumia 920 integra de serie una prestación especialmente interesante por la comodidad que brinda: la posibilidad de recargar de forma inalámbrica su batería de 2.000 mAh. Lástima que Nokia no suministre el terminal junto con un cargador preparado para esta función, sino con el clásico enchufe de pared que se conecta al equipo mediante un cable USB.

Nokia DT-910
Nokia DT-910
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con todo, y si uno está dispuesto a rascarse el bolsillo, por unos 80 euros puede hacerse con cargadores tan elegantes como el DT-910, que también permite sacarle partido a otra conexión inalámbrica del teléfono: el NFC. Así, si acercamos a la base de este pedestal la parte superior trasera del teléfono, aparecerá un aviso para que con este gesto se abra siempre una aplicación en concreto a elegir por el usuario (aunque siempre tendremos que darle a "aceptar", eso sí).

Así, por ejemplo, se puede emplear este gesto para que se abra directamente el reproductor de música y acto seguido depositar el teléfono en la plataforma para que comience a cargarse al instante. Mediante este sistema, eso sí, la recarga completa se demora más de dos horas y media, mientras que con el cable de toda la vida se queda en una dos horas.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto a la autonomía en sí, el Lumia 920 ofrece el rendimiento últimamente habitual en la gama alta (si exceptuamos rarezas como el Motorola Razr Maxx). Es decir, aguanta un día de uso intermedio con la solvencia suficiente como para cubrir parcialmente una segunda jornada. Siempre y cuando no se abuse de aplicaciones especialmente exigentes con la batería.

En este sentido, y además de recordar el gran ritmo al que suelen consumir la batería funciones como la navegación GPS, cabe destacar que la cámara tampoco es precisamente eficiente en este sentido. No tanto al tomar fotos, pero grabar unos 20 minutos de vídeo HD -por ejemplo- puede llegar a suponer una bajada del 30% en la carga disponible.

Segundo asalto

Tras una primera apuesta conjunta que despertó bastante interés pero no logró las ventas que a Nokia y Microsoft les hubiese gustado, ahora ambas lo intentan de nuevo con este Lumia 920 y Windows Phone 8. Manteniendo los puntos fuertes ya desplegados en el mismo Lumia 900, las dos compañías demuestran que han aprendido algunas lecciones durante el último año.

La experiencia de uso sigue siendo en general bastante fluida y lo suficientemente distinta de la que proporcionan los dos grandes sistemas operativos móviles de actualidad: iOS y Android. Sobre esta base, se han ampliado las opciones de personalización, y al mismo tiempo se han corregido algunas imperfecciones, dando de paso entrada a varios rasgos de modernidad para atraer a los amantes de lo sofisticado, como la recarga inalámbrica o el manejo con guantes de la pantalla táctil.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Precisamente uno de estos rasgos es el que provoca quizás el mayor desequilibrio del terminal: la cámara. Como intuíamos, sus resultados (bastante buenos para tratarse de un móvil, en cualquier caso) no llegan al nivel de la primera versión de la tecnología PureView. Quizás Nokia debería haber acompañado esta bajada de calidad con una reducción de peso, pero ha sido más bien al contrario: el Lumia 920 pesa incluso unos gramos más que el 808 Pureview.

Al menos, estamos en esta ocasión ante un smartphone de diseño más atractivo y bastante más delgado. Y aunque Symbian mantenga todavía una flota de seguidores bastante fieles, Windows Phone es a día de hoy una opción mucho más recomendable, especialmente si uno busca una plataforma con proyección de futuro.

Nokia Lumia 920
Nokia Lumia 920
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Justo al tener esto en cuenta aparece el otro escollo que puede suponer hacerse con un Lumia 920: la tienda de aplicaciones. Poco a poco Windows Phone se está convirtiendo en una opción a tener en cuenta para los desarrolladores, y casi todas las herramientas más populares ya tienen su versión para este sistema operativo. Pero si uno es muy exigente en esta materia (especialmente en los juegos), notará que aún no es una opción tan apetecible como iOS y Android.

Puede ser cuestión de tiempo que esta situación cambie. Por las ventas que el Lumia 920 parece estar cosechando en países como Estados Unidos, igual lo hará más temprano que tarde, aunque nunca se sabe. En el caso español, el equipo aterrizará durante la primera quincena de enero tanto en el mercado libre (por 670 euros) como en el catálogo de Vodafone.

Fuentes y más información
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar