• Motorola Moto X (2014): análisis
  • Lomo Instant: análisis
Prueba de producto
Nokia Lumia 830
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nokia Lumia 830: análisis

3
8
DIC 2014
Texto: Alberto Ballestín  |  Fotos: Álvaro Méndez

La idea de un buque insignia asequible puede resultar contradictoria en un mercado donde cuesta encontrar teléfonos decididamente premium por menos de 500 euros, pero ésta es la orientación que Microsoft ha querido dar al nuevo Lumia 830. Esencialmente un teléfono de gama media con ciertas pretensiones, el último Lumia en lucir el logotipo de Nokia integra una cámara de calidad superior a la media en un dispositivo atractivo a la vista y realmente bien hecho. Un terminal que parece dispuesto a convencernos de que no es un Windows Phone del montón.

Probablemente pasará a la historia como el último Lumia en lucir tatuada en su carcasa la rúbrica de Nokia. Con el acuerdo de licencia de marca entre Microsoft y el exfabricante de teléfonos finlandés, los futuros miembros de la familia Lumia prescindirán de la denominación Nokia, dando paso a una nueva era en la cosmología de Windows Phone.

El Lumia 830 ha llegado al mercado con la intención de convertirse en el mejor representante de lo que debería ser la gama media de Windows Phone. Armado con el omnipresente procesador Snapdragon 400 de Qualcomm, ofrece un rendimiento extraordinariamente fluido junto a varias peculiaridades que lo diferencian de la oferta Android.

Nokia Lumia 830
Nokia Lumia 830
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con un precio oficial de 420 euros (aunque se puede encontrar por entre 80 y 100 euros menos a través de Internet), el Lumia 830 no es sin embargo un móvil precisamente económico. Lanzar un teléfono con un Snapdragon 400 con semejante tarifa es una maniobra arriesgada, algo que sin embargo no ha amilanado a una Microsoft que parece sentirse segura de su hardware y del funcionamiento de la última versión de Windows Phone, que en el caso del Lumia 830 llega con la actualización Denim incorporada.

Vistoso como pocos

Tres son los pensamientos que acuden a la mente cuando se tiene un Lumia 830 en las manos por primera vez: es bastante ligero para ser un Lumia, resulta engañosamente delgado y es colorista como pocos teléfonos actuales. A Microsoft no le ha temblado el pulso a la hora de experimentar con este terminal difícil de situar.

A pesar de su nombre, por diseño y características poco tiene que ver con el antiguo Lumia 820, incrementando su pantalla hasta las 5 pulgadas (lo que supone una ganancia de 0,5 pulgadas frente al modelo precedente) al tiempo que ha logrado reducir su peso hasta unos más razonables 150 gramos.

nokia lumia 830nokia lumia 830nokia lumia 830nokia lumia 830nokia lumia 830nokia lumia 830
Esbelta coraza

El Lumia 830 hace gala de una construcción en aluminio que aporta solidez y transmite calidad. Contrasta con una llamativa carcasa trasera elaborada en plástico mate

nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Estéticamente el Lumia 830 hace gala del nuevo lenguaje de diseño empleado por Nokia en teléfonos de gama alta como el Lumia 930, combinando un fino chasis de aluminio con una colorista carcasa trasera de plástico. El uso de una estructura metálica no solo aporta rigidez al dispositivo, sino que incrementa de forma considerable la calidad percibida por el usuario. Los botones exteriores, incluyendo el dedicado a la aplicación de cámara, también han sido realizados en aluminio y poseen un tacto excelente: sólido, pero sin ofrecer una resistencia excesiva.

A diferencia de lo que sucede con otros teléfonos modernos firmados por Nokia, el Lumia 830 posee el conector de audio y el puerto de carga USB situados en la parte superior de la carcasa, lo que a su vez ha permitido dejar el fondo totalmente liso.

Cabe señalar que la aparente delgadez del móvil no es en realidad tal. A pesar de que se siente extraordinariamente delgado en las manos gracias a su fino chasis metálico de aproximadamente 5 milímetros de grosor, la tapa trasera de plástico presenta una ligera curvatura que eleva el grosor del dispositivo hasta unos más convencionales 8,5 milímetros, que sin embargo siguen pareciendo comedidos si se comparan con los 9,9 milímetros del rotundo Lumia 820.

nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La tapa se puede desmontar para retirar la batería y acceder a la ranuras nano-SIM y microSD, compatible con tarjetas de hasta 128 GB

La tapa trasera del Lumia 830 es todo un imán para los ojos, y no solo por la viveza de los colores disponibles. Este elemento está presidido por una gran pieza de color negro que alberga una cámara PureView de 10 megapíxeles, que al parecer justifica su protuberante perfil no por el simple capricho de los diseñadores, sino por la inclusión de un estabilizador óptico, el más delgado jamás montado en un Lumia.

Realizada en plástico ligero de acabado mate, esta tapa integra en su cara interior la tecnología de carga inalámbrica Qi, gracias a la cual es posible cargar el Lumia 830 en virtualmente cualquier base compatible. Es un punto muy interesante y que conviene tener en cuenta, especialmente si se considera lo prácticos que son este tipo de cargadores (sobre todo en combinación con la pantalla de información Glance de Nokia).

Una pantalla más que aceptable

Mal hubiera empezado Nokia (¿o deberíamos hablar ya de Microsoft?) si hubiera dotado a un móvil de orientación presuntamente fotográfica con una pantalla de pobre rendimiento. Afortunadamente, éste no ha sido el caso.

El Lumia 830 hace uso de un panel de 5 pulgadas de tipo LCD IPS con una resolución de 720 x 1280 píxeles. Aunque la densidad de puntos en pantalla no es la más elevada del mercado, las imágenes se muestran nítidas hasta que el usuario se dedica a la inevitable caza de píxeles a corta distancia.

El Lumia 830 hace gala de una pantalla muy solvente bajo condiciones de iluminación poco amables, como en exteriores

nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo cierto es que menos de esa resolución hubiera sido decepcionante, tanto por el precio del dispositivo, como por las dimensiones y la propia dinámica del mercado, que por fin comienza a desterrar la resolución qHD en los teléfonos de 200 euros para arriba.

La pantalla del Lumia 830 exhibe una luminosidad relativamente elevada y colores bastante fidedignos, sin que en apariencia la representación se escore excesivamente hacia los tonos cálidos ni fríos.

Una pantalla AMOLED de alta calidad hubiera sido más atractiva si lo que se buscaba era atrapar la vista del consumidor con un mayor contraste, pero probablemente también hubiera hecho más difícil diferenciarlo del más caro Lumia 930. Los ángulos de visión también son buenos, sin que la imagen se torne borrosa hasta que el teléfono se ase de forma incómoda y poco natural.

nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin exhibir unos negros tan profundos como los de una pantalla AMOLED, el panel IPS del Lumia 830 ofrece un rendimiento óptimo

El Lumia 830 se beneficia de las mejoras en contraste y brillo dinámico implementadas por Nokia en algunos de sus teléfonos desde los tiempos del innovador Lumia 920. Gracias al procesamiento de la imagen en pantalla y de su propia luminosidad, es posible leer el contenido de páginas web y todo tipo de documentos bajo la luz del sol mejor incluso que con muchos teléfonos dotados con pantalla AMOLED. Es un punto a tener en cuenta si se prevé un frecuente uso de este Lumia en exteriores.

Siguiendo los pasos de dispositivos más caros, el Lumia 830 protege su pantalla de golpes y arañazos fortuitos con una lámina de cristal Gorilla Glass 3. Curiosamente esto no impide que en ocasiones la pantalla muestre las pequeñas ondulaciones propias de la tecnología LCD cuando se toca con fuerza con los dedos, especialmente cerca del marco. Es un detalle algo desagradable y que afea un apartado que, por lo demás, hace mucho más que limitarse a cumplir el expediente.

Rendimiento todoterreno

Que Windows Phone funciona con mayor fluidez que Android usando hardware menos potente es ya casi un truismo. Lo que muchos usuarios no perciben es que Microsoft ha enmascarado hábilmente los tiempos de carga usando las animaciones del propio sistema operativo; un ladino recurso que estaba comenzando a perder efectividad con la llegada de aplicaciones más grandes y exigentes a nivel de recursos.

Con Android 4.4, Google introdujo además notables mejoras en el rendimiento de su plataforma, restando así peso a uno de los grandes argumentos de Windows Phone. Afortunadamente para el Lumia 830 y sus usuarios, las optimizaciones incorporadas a la actualización Denim han resultado ser muy importantes.

Las pruebas de rendimiento no arrojan resultados espectaculares, pero gracias a las optimizaciones realizadas en el sistema operativo, el funcionamiento del Lumia 830 es inmaculado

nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

El hardware del Lumia 830 es todo menos impresionante. Armado con un procesador Snapdragon 400 a 1,2 GHz, 1 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento interno, no se diferencia sobre el papel de una miríada de teléfonos basados en Android mucho más asequibles como el exitoso Moto G. Los datos de rendimiento obtenidos en los benchmarks, de hecho, refrendan que no es un terminal especialmente destacable.

Con 11.237 puntos en la versión de Windows Phone de AnTuTu y 246 en WP Bench, el Lumia 830 no muestra unas prestaciones muy diferentes a las del venerable Lumia 920 (10.996 y 252 puntos, respectivamente), pero lo cierto es que las notas obtenidas en los benchmarks no son representativas de su funcionamiento en el día a día. Esto debería ser especialmente evidente para los propietarios del antiguo buque insignia de Nokia.

Así como el Lumia 920 exhibe cierta lentitud a la hora de navegar a través de páginas web pesadas y alternar entre múltiples aplicaciones abiertas, el Lumia 830, con una potencia aparentemente similar según las pruebas de rendimiento habituales, se muestra mucho más rápido, fluido y veloz en la respuesta a las órdenes del usuario.

nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque es uno de los primeros teléfonos con Denim preinstalado, aún no cuenta con algunas de las funciones avanzadas de esta revisión de Windows Phone

Esta disparidad puede explicarse gracias al uso de la versión Denim de Windows Phone, que es como Microsoft denomina a la actualización para Windows Phone 8.1 creada específicamente para los teléfonos Lumia. Esta revisión hace gala de nuevas funciones como la presencia de carpetas de aplicaciones desplegables (anteriormente solo disponibles mediante una app externa ad hoc), la opción de retraso temporal en la alarma del despertador e importantes mejoras de rendimiento en Internet Explorer 11.

Los usuarios familiarizados con Windows Phone notarán las mejoras de velocidad de forma instantánea, pero es sin duda el lanzamiento de la aplicación de la cámara el punto donde mejor se aprecia el rendimiento superior del Lumia 830. Esta operación tan simple era desesperantemente lenta en versiones anteriores, mientras que la activación con Denim es ahora mucho más rápida, casi comparable a la de un teléfono Android de gama media.

Curiosamente, a pesar de que el Lumia 830 tiene el honor y la ventaja de ser uno de los primeros dispositivos con Denim instalado de serie, no todas las características de esta revisión han sido integradas en el dispositivo. Un buen ejemplo es la nueva aplicación Lumia Camera, que incorporará mejoras de velocidad y llegará próximamente en forma de actualización.

La posibilidad de crear carpetas de distintos tamaños con solo arrastrar los tiles correspondientes es una de las grandes mejoras que aparecen en la actualización Denim

nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

El resto de las aplicaciones habituales de Windows Phone -tal es el caso de Here Maps- también aparentan cargar con mayor rapidez, si bien no cabe esperar un rendimiento excepcional en juegos. Tampoco es que éste sea un problema especialmente grande si se considera el repertorio lúdico de Windows Phone, compuesto por títulos más bien poco exigentes. En cualquier caso, sorprende -e incluso decepciona- que Nokia no haya integrado un procesador Snapdragon 600, que hubiera estado más en línea con la orientación del dispositivo.

La autonomía del Lumia 830 se mueve en la media del segmento: ni muy arriba, ni muy abajo. Haciendo un uso frecuente de las redes sociales y navegando por Internet con cierta asiduidad, es posible sacarle a su batería de 2.200 mAh aproximadamente un día y medio de autonomía. La presencia de carga inalámbrica Qi (sorprendente en un terminal de este perfil) es un extra muy agradecido.

La cámara no decepciona

Microsoft no tiene empacho a la hora de promocionar su Lumia 830 como un buque insignia asequible. Esto, tratándose de un Lumia, implica la incorporación obligatoria de una cámara que dé una mínima calidad. La presencia de la etiqueta PureView está refrendada por un estabilizador óptico y un discreto sensor de 1/3,4 de pulgada con una resolución de 10 megapíxeles que ofrece unos resultados muy aceptables.

Siguiendo los pasos del Lumia 920, el nuevo Lumia 830 integra bajo la joroba de su tapa trasera el que es descrito como el estabilizador óptico más delgado jamás integrado en un teléfono de Nokia. Su efecto va más allá de ayudar a grabar vídeos con buena calidad (y resolución Full HD) sin que importe nuestro mal pulso, puesto que también ayuda a capturar instantáneas de mejor calidad bajo condiciones de luz extraordinariamente complicadas para la típica cámara de un teléfono móvil.

nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con un buen comportamiento nocturno y estabilizador óptico, la cámara es uno de los puntos fuertes de este Lumia pese al errático balance de blancos

A la hora de la verdad, el Lumia 830 puede presumir de ofrecer una calidad fotográfica notable. La cantidad de detalle capturado en las imágenes es elevada, con un nivel de artefactos relativamente bajo y colores generalmente realistas, destacando sobre todo su buen funcionamiento nocturno, donde otros teléfonos de similar categoría realizarían un mejor trabajo si permanecieran guardados en el bolsillo.

Una vez más, las fotografías tomadas con suficiente luz natural muestran el mayor nivel de calidad, aunque el Lumia 830 nos ha sorprendido por su buen rendimiento incluso en un escenario tan extremo como la primera línea de un concierto. Como siempre, es importante acceder a las opciones del software de cámara de Microsoft para obtener los mejores resultados.

Muestras: 8,3 MP
Fotografías realizadas con un Nokia Lumia 830
fotografías realizadas con un nokia lumia 830
fotografías realizadas con un nokia lumia 830
fotografías realizadas con un nokia lumia 830
fotografías realizadas con un nokia lumia 830
fotografías realizadas con un nokia lumia 830
fotografías realizadas con un nokia lumia 830

Lamentablemente, no todo son críticas positivas. El Lumia 830 adolece del ya crónico desbarajuste de blancos exhibido por prácticamente todos sus hermanos de familia, lo que puede resultar excesivamente molesto o incluso problemático si lo que se busca es tomar una foto correcta en el menor tiempo posible, como la clásica instantánea improvisada para capturar un momento fugaz.

En el lado positivo, la activación de la aplicación de cámara es muchísimo más rápida que en otros teléfonos Lumia de gama media, desplegándose en poco más de un segundo en lugar de en media docena.

El Lumia 830 cuenta con un estabilizador óptico y un discreto sensor de 1/3,4 de pulgada y 10 megapíxeles que ofrece unos resultados muy aceptables

nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tras años de cámaras lentas en móviles de carácter supuestamente fotográfico, por fin la familia Lumia cuenta con una cámara de velocidad más adecuada, aunque siga sin ser fulgurante. De hecho, resulta algo lenta si se compara con la competencia. Habrá que ver cómo mejora la situación con la nueva aplicación Lumia Camera.

Quienes busquen una buena máquina para selfies, harán mejor si prestan atención al más económico Lumia 735. El Lumia 830 integra un triste sensor frontal de 0,9 megapíxeles de características estrictamente utilitarias.

El Lumia más recomendable del momento

Con una cámara de 10 megapíxeles de lo más resultona, una elevada calidad de construcción y características no muy habituales en su segmento como la carga inalámbrica mediante Qi, el Lumia 830 incluso puede llegar a aparentar ínfulas de grandeza. Agradable a la vista, bien hecho y con un rendimiento sólido, encarna a la perfección los valores que han distinguido durante años a los (buenos) teléfonos de Nokia.

Pese a su excelente carta de presentación, es difícil que el Lumia 830 se convierta en el superventas que tanto ansía Microsoft. Los 340 euros por los que se puede encontrar a través de Internet (no digamos los más de 400 de su precio oficial) se antojan excesivos para un teléfono de sus características.

nokia lumia 830
Nokia Lumia 830
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sus buenos acabados, una cámara de calidad más que suficiente y detalles como la carga Qi hacen del Lumia 830 uno de los modelos Windows Phone más interesantes

Gramo a gramo, píxel a píxel, el Lumia 830 es un teléfono mejor hecho y de uso más agradable que dispositivos rivales como el nuevo Moto G. Sin embargo, la diferencia de precio es tan sumamente elevada que cuesta recomendarlo por delante del modelo de Moto. Tal vez el nuevo Samsung Galaxy A5 sea un competidor más directo, aunque es difícil ponerlos frente a frente sin conocer el precio del modelo surcoreano.

Con todo, el Lumia 830 puede resultar un teléfono muy atractivo para los propietarios satisfechos con un antiguo Lumia 920 (u 820, incluso) que por algún motivo deseen actualizar su terminal y que al mismo tiempo no se hayan sentido tan sorprendidos por el Lumia 930 como en su día lo fueron por el antiguo buque insignia de Nokia. De hecho, por irónico que suene, incluso puede resultar más deseable si no se busca necesariamente el non plus ultra dentro del ecosistema Windows Phone.

Con un funcionamiento magnífico y una cámara que suele obtener mejores resultados que los ofrecidos por el veterano Lumia 920, el Lumia 830 es un teléfono muy satisfactorio y que permitirá a los fieles de Nokia (y ahora Microsoft) seguir disfrutando de una plataforma que tras las últimas actualizaciones vuelve a sentirse tan fresca como el primer día.

Más que un rival para la competencia basada en Android, contra la cual poco podrá hacer hasta que baje de precio, el Lumia 830 posiblemente sea un excelente parche hasta la llegada de un Lumia de gama realmente alta y genuinamente rompedor.

Fe de erratas: El artículo original señalaba que el Lumia 830 no posee conexión de datos 4G. Este dato es incorrecto.

Productos relacionados (1)
3
Comentarios
Cargando comentarios