COMPARTIR
  • Panasonic Lumix G X 12-35 mm f2.8: análisis
  • Canon EOS-1D X: primeras muestras
Prueba de producto
LOS úLTIMOS COLETAZOS DE SYMBIAN

Nokia 808 PureView: análisis

 
11
JUL 2012

Vistas ya las virtudes de su cámara, queda claro que el 808 PureView es con diferencia el mejor smartphone fotográfico hasta la fecha. En cuanto al resto de sus prestaciones, Nokia ha sabido al menos acompañar la jugada con una pantalla de buena visibilidad y un equipamiento bastante completo. Sin embargo, hasta que la firma finesa no adapte su nueva tecnología de imagen a Windows Phone, este 808 PureView debe ser considerado más bien como un eslabón perdido, un pionero en la parcela fotográfica que, como contrapartida, sufre la tara de un moribundo Symbian.

Las primeras muestras que obtuvimos con él ya dejaban claro que se trataba de un privilegiado en la función fotográfica. Tanto, que no sólo se le puede comparar con otros smartphones, sino también con muchas cámaras compactas. Pero dejando a un lado las posibilidades de su sensor de generoso tamaño y 41 megapíxeles, el Nokia 808 PureView también es un teléfono.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un teléfono con Symbian, y más concretamente con su última versión Nokia Belle. Un sistema operativo que da ahora sus últimos coletazos tras no haber sido capaz de soportar el envite con iOS y Android durante los últimos años, y cuyas limitaciones quedan patentes en la experiencia de uso del terminal.

Es la paradoja a la que debe enfrentarse quien se haga con un PureView: tendrá la mejor cámara actualmente disponible en un smartphone, pero también un software en claro retroceso. Con todo, Nokia logra sacar pecho en algunas facetas y cubrir bien el expediente en otras, como iremos viendo en este análisis elaborado sobre tres ejes: lo peor, lo aceptable y lo mejor del 808 PureView más allá de su cámara. Quienes estén interesados en esta faceta, sin duda su razón de ser, en nuestra prueba fotográfica encontrarán todas -o casi todas- las respuestas que andan buscando.

Lo malo: el diseño y las torpezas de Symbian

Es consecuencia de sus virtudes fotográficas, pero no deja de ser una tara en comparación con otros smartphones. Hablamos de los 169 gramos que pesa este 808 PureView, así como de su grosor de 13,9 milímetros, cifras que están bastante por encima de la media habitual del mercado y que se dejan notar en la práctica.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No sólo se asemeja más a una cámara compacta que a un teléfono por las fotos que puede lograr, sino también por su porte y el espacio que ocupa en el bolsillo. Además, no le hubiese venido mal un protector para la óptica, montada en un saliente de la carcasa trasera, si bien esto posiblemente se hubiese traducido en más grosor todavía.

Al menos la ergonomía es bastante correcta, y estéticamente tiene su propio encanto, con acabados en negro, rojo y blanco. Sobre esta última versión, que es precisamente la que hemos probado, a la gente de Nokia siempre le gusta comentar que se parece un poco a Eve, el robot femenino de la película "Wall-E". Un airecillo sí que tiene, pero el símil tampoco es perfecto.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El usuario que valore la cámara por encima de todo puede tolerar el excesivo volumen que ocupa el terminal. Más difícil se nos antoja no perder de vez en cuando la paciencia por defectos ya habituales en los Symbian de Nokia y que, por desgracia, se vuelven a repetir en el PureView.

En muchos casos el problema está en la lentitud, como cuando tenemos que esperar varios segundos para que se abra por completo la tienda de descargas de Nokia o alguna de sus aplicaciones para redes sociales. En otras ocasiones son pequeños fallos, como cuando la descarga de alguna aplicación se queda trabada y tenemos que reiniciar el proceso.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero también hay situaciones en las que el terminal, sencillamente, no hace caso a las órdenes del usuario. Sucede especialmente al accionar la palanca lateral que sirve para encender y apagar la pantalla. En ocasiones tendremos que accionarla varias veces antes de que la pantalla obedezca. Tampoco faltan a la ocasión esos reinicios automáticos que de vez en cuando sufre todo teléfono Symbian que se precie.

El navegador web era otra de las asignaturas pendientes de Symbian, y muchos de sus problemas persisten. Ahora se pueden tener varias páginas web abiertas a la vez y el soporte para Flash funciona con algo más de estabilidad, pero se siguen produciendo esos incómodos tirones al moverse por una página web, especialmente si andamos reajustando el zoom.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco termina de ser convincente el teclado virtual, que sufre el mismo problema que viene arrastrando desde los tiempos de Symbian^3: es demasiado cuadriculado y casi todas las teclas tienen el mismo tamaño (con la excepción de la barra espaciadora), por lo que no resulta muy ergonómico a la hora de escribir. Pero no todo son malas noticias, como veremos a continuación.

Lo aceptable: el sabor a Android y las aplicaciones de serie

El 808 PureView mantiene muchas de las señas de identidad de los terminales con Symbian, incluyendo elementos como las tres características teclas a los pies de la pantalla (integradas en un único botón alargado) o detalles de la interfaz gráfica como la vista multitarea (a la que como siempre se accede haciendo una pulsación prolongada sobre la tecla central). Pero la última versión de este sistema operativo, Nokia Belle, introduce algunos cambios que lo acercan un poco a la filosofía de uso de Android.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El rasgo más evidente es el de la pestaña de notificaciones que se despliega arrastrando el dedo desde la parte superior de la pantalla, ya sea en posición vertical o apaisada. No muestra el mismo tipo de informaciones que en Android (por ejemplo, echamos de menos que informe de los nuevos correos electrónicos recibidos), pero su filosofía es similar y permite comprobar en cualquier momento y en un solo espacio las llamadas perdidas, la red WI-Fi a la que está conectado el equipo o la hora a la que tiene que sonar la próxima alarma.

La mejor parte de este pequeño lavado de cara es que trae consigo la desaparición de algunas torpezas de Symbian. Pasar de un escritorio principal a otro (cada uno, por cierto, sigue pudiendo optar por su propia imagen de fondo) se hace ahora de forma gradual acompañando el movimiento de arrastre del dedo, cuando en modelos como el mismo N8 ya vimos que dicho gesto se interpretaba sólo como un comando para realizar el pase.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También se ha puesto fin al torpe sistema para añadir elementos a los escritorios principales. Además de aumentar el número de celdas a nada menos que 70 por escritorio, los iconos de acceso directo se pueden añadir ahora de uno en uno y arrastrándolos desde una lista, jubilando así ese incómodo menú de las anteriores versiones de Symbian en el que había elegir cuatro aplicaciones para incluir cuatro iconos en bloque.

La lista de "widgets" disponibles es bastante amplia y todos los elementos se pueden reubicar sobre la marcha (incluso pasarlos de un escritorio a otro) y eliminarse pulsando sobre la "x" que aparece cuando hacemos una pulsación prolongada. A veces, eso sí, el terminal tiende a abrir aplicaciones cuando queremos realizar un pase lateral, malinterpretando el gesto de arrastre como si fuese una pulsación.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a lo anteriormente dicho sobre la lenta velocidad de apertura de muchas aplicaciones, al menos éstas se comportan de forma bastante más fluida de lo acostumbrado una vez que han sido completamente lanzadas. El procesador ARM 11 a 1,3 GHz y la RAM de 512 MB, puntos en los que el 808 PureView mejora bastante la dotación habitual en los anteriores Symbian de Nokia, tienen seguramente buena parte de la culpa.

Esto se nota especialmente, por ejemplo, al abrir Nokia Mapas. Hasta ahora, terminales como el mismo N8 nos tenían acostumbrados a explorar los mapas a base de tirones, mientras que el PureView logra una fluidez casi más propia de los Windows Phone de Nokia que de sus modelos con Symbian.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Precisamente las aplicaciones que vienen preinstaladas de serie logran compensar en parte una de las principales carencias del terminal: la tienda de descargas de Nokia, cuyo catálogo se ha quedado ya estancado al dejar de ser el sistema operativo preferente para la compañía finesa.

El PureView no es precisamente el smartphone ideal para descubrir los programas y los juegos más novedosos, pero al menos cubre muy bien el expediente de las herramientas suministradas de serie. Especialmente en el apartado cartográfico, con navegación GPS asistida y gratuita, ya sea en modo peatonal, para coches o mediante transporte público (e incluso sin conexión a Internet). Pero también en parcelas como la ofimática, donde el terminal cuenta de entrada con la suite Microsoft Office Mobile.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otra faceta en la que el equipo logra un rendimiento aceptable aunque no sobresaliente es el de la autonomía. Como es habitual, hacer un uso muy intensivo de funciones como la cámara o la misma navegación GPS puede hacer que la batería de 1.400 mAh se agote en pocas horas, pero con un uso intermedio (y siempre conectado a Internet por 3G y W-Fi para atender la mensajería y las redes sociales) se suelen cubrir las primeras 24 horas sin grandes complicaciones.

Lo bueno (cámara aparte)

Parte de los inconvenientes hasta ahora destacados se deben precisamente al enfoque tan fotográfico que tiene este smartphone (y del que, insistimos, ya dimos cuenta en este otro análisis). No sólo porque las condiciones de su sensor sean las principales culpables del exceso de grosor, sino porque la presencia de Symbian también se justifica precisamente por la tecnología PureView, que llevaba años gestándose sobre los cimientos de dicho sistema operativo.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, cabe destacar un curioso punto sobre la cámara frontal de 0,3 megapíxeles: no hay forma de usarla para realizar autofotos o autovídeos, sencillamente entra en acción al realizar videollamadas. Con las llamadas de voz, por cierto, el terminal hace buena su condición de 3G pentabanda, logrando una calidad de recepción bastante buena en ciertas ubicaciones donde otros terminales suelen quedarse sin cobertura, como un garaje o algunas viviendas.

Si hay otras facetas en las que este PureView también destaque por encima de la media habitual, entre éstas se incluye su buen rendimiento multimedia. Su reproductor de vídeo suele aceptar clips DivX y MKV, incluye soporte para subtítulos y puede mover vídeos a 1080p, si bien en estos últimos casos es habitual que el software requiera algunos segundos de carga previa antes de iniciar una reproducción.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No faltan a la ocasión las salidas micro-HDMI y el puerto micro-USB compatible con USB On-the-Go, si bien en este punto Nokia da un paso atrás respecto al N8 al no incluir en la caja del producto los convenientes cables adaptadores.

El equipo sí que se acompaña de unos auriculares de tipo "in-ear", y dispone de una función que gasta mucha batería pero que puede resultar útil en ciertas situaciones: un transmisor FM para crear una emisora de corto alcance y sintonizarla con la radio del coche, para amplificar la música sin necesidad de conexión Bluetooth. El altavoz integrado es resultón sin dejar de proporcionar sonido monoaural, aunque es sorprendentemente limpio y profundo al trabajar con poco volumen.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Nokia 808 PureView cubre además bastante bien la materia del almacenamiento, pues proporciona 13,7 GB integrados y ranura para tarjetas microSD. Manipular tanto esta última como el compartimento habilitado para la tarjeta micro-SIM, por cierto, requiere retirar la batería.

Y si bien no es todavía algo que sirva para mucho en países como España, la tapa trasera del equipo lleva integrado un chip NFC que debería servir para cubrir la compatibilidad con los futuros avances en la materia.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por último, merece la pena mencionar el buen papel que desempeña la pantalla AMOLED de 4 pulgadas. Pero dependiendo de para qué. En lo que a definición se refiere, sus 360 x 640 píxeles no soportan el envite con un iPhone o un Samsung Galaxy S III. No es el PureView un terminal especialmente apto para leer e-books o consumir mucho texto en el navegador web (y menos en este caso por las carencias del software).

Otro gallo canta en materias como los ángulos de visión, bastante amplios y acompañados de la tecnología antirreflejos Clear Back Display de Nokia. La pantalla del PureView no sirve para darse cuenta de si una foto lucirá bien o no en el monitor del ordenador, pero ayuda mucho a componer el encuadre en exteriores gracias a la buena visibilidad que mantiene en casi todo momento.

Sobresaliente como cámara, soportable como smartphone

No es el Nokia 808 PureView un terminal para ese usuario medio que renueva cada dos años su smartphone basándose en criterios como el recorrido de futuro de su software o la vistosidad de su diseño. Está descaradamente pensado para el público fotográfico, e incluso dentro de este segmento requiere del propietario ciertos sacrificios.

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hay que estar concienciado para soportar los lentos arranques de Symbian y sus fallos, demasiado habituales. Tampoco es apto este smartphone para quienes valoren mucho el tema de las aplicaciones, a no ser que uno ya satisfaga estas necesidades con otro equipo, como un iPad. En este sentido, el terminal está al menos bien preparado en parcelas como la cartográfica y la ofimática y cumple a la perfección el resto de opciones multimedia.

De todas formas, hay que estar realmente convencido para hacerse con él, tanto por sus carencias como por algo que ya preocupaba a la propia Nokia el pasado mes de febrero: que las operadoras no lo ofertaran con subvenciones en España. Pues dicho y hecho: mientras se escriben estas líneas, sólo puede comprarse libre por 635 euros o través de The Phone House (que lo ofrece para Orange, por 100 euros y con una tarifa de 80 euros mensuales, y Yoigo, por 480 euros y con una tarifa de 30 euros).

Nokia 808 PureView
Nokia 808 PureView
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No pasará a la historia como un teléfono con ventas espectaculares, pero seguramente se le recordará como el modelo pionero de lo que logre Nokia en sus próximos Windows Phone con tecnología PureView.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Fuentes y más información
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar