Actualidad

Nivell 10: esta vez no fue la crisis

26

La conocida tienda de fotografía y electrónica del centro de Barcelona anunció hace unos días su cierre. Una jugosa oferta por el local está detrás de la decisión

Liquidación de existencias por cierre en Nivell 10. La tienda de la calle barcelonesa de Pelai apura sus últimos días.
6
MAR 2014
Iker Morán   |  Barcelona

“Nivell 10 cierra por la crisis.” Así titulaba hace unos días uno de los diarios catalanes más importantes. Crisis que en este caso parece ser del periodismo, porque un par de llamadas y averiguaciones habrían sido suficientes para descubrir que, en esta ocasión, la omnipresente crisis económica no tiene la culpa. O al menos no es la única responsable.

Y es que desde que se anunciara el inminente cierre de esta céntrica tienda de Barcelona, es un secreto a voces que detrás de la decisión se encuentra una cuantiosa oferta por el local. Un espacio de unos mil metros cuadrados en una de las calles más codiciadas de la ciudad condal que hace unos años era la meca del comercio fotográfico pero que ahora está tomada por cadenas de ropa.

Nivell 10 ocupa un local de mil metros de una codiciada calle de Barcelona que hace unos años era la meca del comercio fotográfico y que ahora está tomada por cadenas de ropa

Todas las fuentes consultadas dan por buena esta versión, aunque ninguna se atreve a apostar por un nombre concreto. ¿Inditex? Los chistes e insinuaciones van en esa dirección, pero es cierto que la presencia de tiendas de la cadena de Amancio Ortega es ya masiva en los alrededores.

Quesabesde ha intentado ponerse en contacto con la dirección de la tienda –que nos consta ha rechazado hablar con cualquier medio de comunicación-, pero ésta ha preferido no hacer declaraciones.

Las cifras

Aunque los recientes cierres de tiendas históricas en el centro de Barcelona por la aplicación de la Ley de Arrendamientos Urbanos y la subida de las rentas antiguas llevó a pensar en que ésta era la causa del cierre, esta vez no fue así. El local es propiedad de la familia Massot, dueña del negocio. Más concretamente –nos recuerdan las fuentes consultadas dando por hecho que se trata de algo de sobra sabido en el sector- es uno de los varios locales en su haber.

Los números alrededor de esta operación son un mero ejercicio de especulación, porque no hay cifras públicas sobre la mesa. Pero, como siempre, un poco de historia puede ser una buena pista: hace unos cinco años otra tienda de fotografía situada en esta misma calle vendió su local con un traspaso de unos 3 millones de euros.

A partir de ahí empiezan las quinielas sobre los números y la cantidad de ceros que se pagarán por este traspaso y por el alquiler del local de tres plantas en el número 10 de la calle de Pelai. Las cifras que se escuchan andan entre los 40.000 y los 50.000 euros mensuales, pero de nuevo no hay ninguna pista que lo certifique.

¿Y la crisis? Aunque evidentemente el sector de la electrónica de consumo no pasa por sus mejores momentos y en los últimos años las ventas han caído, la tienda de Nivell 10, inaugurada en 1988, siempre ha sido un negocio con beneficios. Y lo sigue siendo, nos aseguran fuentes conocedoras de este asunto.

25 trabajadores

Pero más allá del misterioso nombre tras la oferta o de las multimillonarias cifras del acuerdo, lo único seguro es que 25 trabajadores perderán su empleo en los próximos días. No hay fecha para el cierre, pero a la vista de las estanterías desiertas y de un almacén sin apenas productos, puede ser cuestión de sólo una o dos semanas.

Ahora llega el momento de la negociación entre la empresa y los trabajadores. Un proceso que está a punto de comenzar y en el que la pregunta que todos se hacen es si la dirección optará por resolver el tema con la mayor indemnización posible o utilizará algún recurso para reducir la cifra a pagar por los despidos.

¿Por qué no un traslado para mantener el negocio? Otra de las preguntas que muchos de los clientes y proveedores de Nivell 10 se están haciendo en voz alta durante estos días. Pero es aquí donde muy posiblemente las perspectivas a la baja del sector, la crisis económica y también la propia estructura del negocio pueden haber jugado un papel decisivo a la hora de optar por poner el punto y final. De hecho, nos aseguran que ofertas por ese local ya las había desde hace años.

En pocos años la calle de Pelai se ha quedado sin dos de sus grandes tiendas de fotografía: Casanova Foto también abandonó su local y se trasladó a la cercana Ronda Universitat

En cualquier caso, por ahora sólo cabe esperar y acabar de vender lo poco que queda. El desfile de clientes es casi continuo. Alguno pasan a despedirse. La mayoría en busca de una ganga en plena liquidación, aunque ya esta tarde: casi todo el producto salió durante los dos primeros días tras anunciarse el cierre y los descuentos para vaciar el almacén.

Un vistazo a lo que queda ahora mismo por vender podría ser un buen análisis rápido de cuales son los productos con menos éxito. Pero no es el momento.

Cuando eche definitivamente la persiana y se apague su característico luminoso morado, además de 25 parados más Barcelona ganará posiblemente un nuevo local de alguna cadena y perderá una de las tiendas de fotografía y vídeo más conocidas del país. En pocos años, la calle de Pelai se ha quedado sin dos de sus grandes tiendas de fotografía: Casanova Foto también abandonó su local para trasladarse a la cercana Ronda Universitat.

Una calle, la de Pelai, que hace no mucho era punto de referencia para los aficionados a la fotografía que se acercaban por Barcelona. Por Nivell 10 solía pasar a comprar alguna cámara –nos cuentan que la última fue una Pentax- el mismísimo Lou Reed cuando visitaba la ciudad.

26
Comentarios
Cargando comentarios