• Olympus 15 mm f8: análisis
  • Canon EOS 6D: análisis
Prueba de producto
COMPACTA 2.0

Nikon Coolpix S800c: análisis

 
7
ENE 2013

Por sus prestaciones fotográficas sería una compacta más. Pero la Nikon Coolpix S800c es especial. Más allá del GPS y el Wi-Fi que lleva integrados -ninguna novedad a estas alturas-, es una de las primeras compactas basadas en Android. A medio camino entre una cámara y un tablet, sus posibilidades a la hora de compartir imágenes abren una nueva vía para el futuro de todas esas compactas que ven una amenaza en el avance de los teléfonos móviles. Pero más allá de Instagram o de poder leer el correo y jugar a "Angry Birds" en la pantalla de una cámara... ¿tiene sentido una apuesta como ésta?

A principios del pasado año Polaroid daba la campanada con la primera cámara propiamente dicha con Android. Poco más se supo de aquel experimento, así que a la Coolpix S800c de Nikon le corresponde el mérito de ser la primera cámara de verdad basada en este sistema operativo de Google (una semana después Samsung presentaría su Galaxy Camera). Una cámara de verdad no sólo por llegar a los escaparates, sino también por tener mucho más que ver con una compacta de zoom largo que con un simple teléfono móvil.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, es evidente que no estamos ante un modelo más. Juzgarla simplemente por sus prestaciones fotográficas sería absurdo. Olvidarlas para hablar sólo de su vertiente androide tampoco tendría sentido, porque la idea es vencer a los móviles abanderando precisamente su ADN fotográfico.

Con la sombra de la mencionada Galaxy Camera -más potente pero también más grande y más cara-, la S800c nos enfrenta a un nuevo reto: juzgar un dispositivo que no tiene muy claro si quiere ser cámara o tablet. ¿O quizás las dos cosas a la vez?

Control táctil

La S800c sigue la estética de muchos otros modelos de la saga Coolpix S: tamaño comedido, diseño colorido -el blanco le pega bien, la verdad-, pocos mandos y facilidad de manejo.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque su zoom óptico de 10 aumentos (25-250 mm f3.2-5.8) no se sale de lo habitual en este segmento de compactas, sí es cierto que supone una de sus grandes bazas si jugamos a compararla con un teléfono móvil.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A falta de mandos (más allá del interruptor, el disparador, la palanca del zoom y tres botones en la parte trasera), todo el protagonismo es para la pantalla OLED de 3,5 pulgadas y control táctil, que responde realmente bien. En lo que respecta a la velocidad de respuesta al manejo táctil, la cámara no tiene mucho que envidiar a los últimos smartphones del mercado.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Es fácil de manejar? Una pregunta básica que requiere numerosas matizaciones. Si nos centramos únicamente en la parte fotográfica, sus controles y opciones de disparo no se diferencian demasiado de las de cualquier compacta automática. Pero lógicamente ésa es sólo una parte de la interfaz de la cámara: basta con tocar el botón "menu" para acceder a la pantalla principal de Android.

En este sentido, la experiencia que podamos tener con dispositivos basados en este sistema operativo determinará lo fácil y complicado que nos resulte su manejo. En cualquier caso, es evidente que la curva de aprendizaje de esta cámara será algo más compleja de lo habitual.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por ejemplo, nada más ponerla en marcha por vez primera habrá que pasar por un proceso de configuración tanto de la conexión Wi-Fi como de la cuenta de usuario de Google para poder acceder a las aplicaciones Android de la tienda Google Play. Son sólo unos minutos, pero es un trámite al que no estamos acostumbrados en una cámara.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otro detalle a tener en cuenta es que el encendido de la S800c resulta un poco lento. Aunque la cámara y el zoom sí están activos, durante casi un minuto la mayoría de los menús permanecen inactivos mientras -suponemos- se va cargando el sistema operativo. Precisamente por eso, igual que ocurre en los teléfonos móviles la S800c en realidad no se apaga cuando tocamos el botón de encendido, sino que queda en modo de reposo.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La buena noticia es que la puesta en marcha desde esta posición es mucho más rápida. La mala es la autonomía. Si nos limitamos a usarla como una cámara convencional no es muy dramático, pero si pretendemos exprimir Android es posible que, si nos descuidamos, apenas quede batería para sacar un centenar de fotos.

Las fotos

La S800c utiliza un sensor CMOS de 16 megapíxeles y 1/2,33 de pulgada. Es decir, un captor bastante pequeño pero que no sólo es el habitual en este tipo de modelos de gama media y zoom largo, sino que -y esto es lo importante- es mayor que el usado por el 99% de los móviles. Y ya sabemos que, en líneas generales, un sensor más grande suele suponer una mayor calidad de imagen.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que los resultados son correctos en comparación con los obtenidos con otras compactas de su segmento y bastante buenos si se enfrentan a los de la inmensa mayoría de los móviles. No obstante es cierto que, habida cuenta de su precio (más de 300 euros), la S800c cuesta lo mismo que unas cuantas compactas de gama alta capaces de ofrecer resultados notablemente mejores.

Muestras: zoom
Las fotografías se han realizado con una Nikon Coolpix S800c
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix s800c
25 mm
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix s800c
250 mm

El zoom es, como decíamos, su mejor arma. Tanto el angular de 25 milímetros como el teleobjetivo de 250 milímetros marcan distancias con los móviles a los que, en teoría, hay que derrotar. El enfoque es rápido y ágil y la estabilización de imagen funciona bastante bien, pero la calidad de la óptica en las focales más largas no nos ha convencido demasiado.

Muestras: 16 MP
Las fotografías se han realizado con una Nikon Coolpix S800c
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix s800c
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix s800c
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix s800c
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix s800c
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix s800c
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix s800c
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix s800c
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix s800c
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix s800c

Y es que en general la S800c tropieza con los clásicos baches de las compactas más sencillas: imágenes demasiado procesadas, resultados a los que les falta un punto de nitidez si abusamos del zoom, presencia de ruido en cuanto nos pasamos de 200 ISO, luces altas "quemadas"...

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el apartado del vídeo, esta Coolpix ofrece grabación Full HD con sonido estéreo gracias al micrófono incorporado. Los resultados son -como ocurre con las instantáneas- decentes, haciendo de la posibilidad de usar el zoom óptico una de sus mejores bazas.

Android 2.3

Pero ya hemos dicho que la S800c no es una cámara al uso. Aunque es cierto que estar basada en Android también tiene sus inconvenientes (manejo, autonomía...), las ventajas son evidentes: acceder a aplicaciones y juegos de la tienda Google Play así como disponer de herramientas para navegar por Internet, consultar el correo electrónico, escuchar música (desgraciadamente la cámara carece de una conexión para auriculares) o ver películas.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A los más curiosos les gustará saber que la S800c tiene una memoria RAM de 248 MB (propia de terminales Android sencillos), una memoria interna de 1,7 GB y unos 800 MB dedicados a aplicaciones.

Pero más allá de las curiosidades, lo interesante en este caso es la integración de aplicaciones fotográficas y la posibilidad de compartir imágenes desde la propia cámara. Para cualquiera de estas funciones necesitaremos -claro- una conexión a Internet.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La S800c cuenta con conexión Wi-Fi, pero si no tenemos un punto de acceso a mano -aquí no hay 3G como en la Galaxy Camera de Samsung-, podemos recurrir a otras dos opciones: compartir la red desde nuestro smartphone o bien vincular estos dos dispositivos a través de la aplicación "Connect to S800c", disponible para Android e iOS.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En ambos casos, eso sí, se hace necesaria la presencia de un móvil, con lo que si nuestro plan era ir con un único dispositivo encima (¿de verdad íbamos a dejar el móvil en casa?), el invento se nos va al traste.

Curiosamente la citada aplicación es mucho más limitada que otras vistas en dispositivos con una filosofía más conservadora. Más allá de lo engorroso que resulta vincular los dos aparatos (al menos la primera vez), sólo podemos ver y copiar las fotografías de la cámara al teléfono. La posibilidad de control remoto que sí ofrecen otros modelos con Wi-Fi brilla aquí por su ausencia. Una pena.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si disponemos de conexión en la cámara, compartir fotos en redes sociales mientras las visualizamos resulta bastante sencillo y práctico. El uso de algunas aplicaciones fotográficas tampoco tiene mucho misterio, aunque ha resultado un poco decepcionante comprobar que con Instagram no podemos usar el zoom de la cámara.

Al menos no desde la interfaz directa de la aplicación, con lo que una vez allí tenemos que salir al "modo cámara", tomar la fotografía -ahora sí con todas las opciones activas- y volver a Instagram para recortarla, editarla y compartirla.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La ausencia de filtros en la cámara es otra de sus carencias, aunque es cierto que con la cantidad de aplicaciones que hay para aplicar todo tipo de efectos éste es un problema con fácil solución.

¿El futuro?

Que la Coolpix S800c no es una compacta más ni un modelo para todos los públicos es más que evidente. También que por su precio pueden encontrarse opciones mejores desde un punto de vista fotográfico. Pero no es nada que no dedujéramos ya al oír hablar por primera vez de esta singular compacta con Android.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se trata de uno de esos experimentos que hará las delicias de los usuarios para los que resulta tan importante sacar fotos como poder compartirlas. Y que por supuesto estén dispuestos a tener un poco de paciencia con una cámara que, a veces, tiene que hacer malabarismos para integrar las funciones de un móvil en una cámara de fotos.

Los modestos resultados fotográficos, la limitada autonomía de la cámara -sobre todo si queremos jugar con las aplicaciones-, algún que otro error puntual que nos ha obligado a reiniciar el modelo y las escasas opciones de control remoto desde el móvil son lo peor de una S800c que juega a adelantarse a su tiempo.

Nikon Coolpix S800c
Nikon Coolpix S800c
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más manejable y económica que la Galaxy Camera de Samsung, estamos ante una de esas cámaras pensadas para quienes tienen muy claro lo que buscan y están dispuestos a pagar el precio por ser los primeros en llevar en el bolsillo una compacta con la que poder "tuitear", subir fotos a Instagram o enviar imágenes a Facebook. Una cámara que sueña con ser un pequeño tablet. O viceversa.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (2)
Prueba de producto
25 / SEP 2012
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar