• Nikon Df: primeras muestras
  • Sony NEX-3N: análisis
Prueba de producto
Nikon Df
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nikon Df: análisis

30
10
DIC 2013
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Si de lo que se trataba era de no dejar a nadie indiferente, Nikon lo ha conseguido. La Df es probablemente la cámara más mediática del momento, y tanto su diseño como su precio provocan pasión y odio con igual intensidad. Cuesta casi 3.000 euros, lo que para muchos la convierte en poco más que un capricho. Otros verán en ella la puerta de acceso a la calidad de imagen que sólo la D4 –que cuesta el doble- ofrecía hasta ahora. Tras pasar unos días con ella, su calidad y filosofía nos convence, y aunque hay que reconocer que no es la réflex más práctica y competitiva del momento, sí es la más carismática.

Superada la histeria inicial por desempaquetar la Nikon Df y salir corriendo a probarla, ahora llega el momento de repasar con más atención los detalles y el rendimiento de esta cámara. Y es que la nueva réflex nikonista es de esas que necesita un tiempo para mostrar todo su potencial entre las manos, o mejor dicho, para hacernos recordar cómo eran las cámaras hace unos años.

¿Funciona bien la combinación del formato digital con unos mandos de la vieja escuela? ¿Es la Df algo más que un simple capricho? ¿Estamos ante la cámara definitiva de reportaje como sueñan algunos?

Herencia F

A estas alturas se ha escrito ya tanto sobre el diseño de la Df que cualquier cosa suena a antigua y repetida. Pero es que el diseño juega un papel clave en esta réflex de aires clásicos que se sustenta en dos pilares: la herencia del catálogo de Nikon y lo que la firma llama “fotografía pura”. Un concepto muy en línea con Leica y todos esos modelos en los que las prestaciones están al servicio de la foto, y no al revés.

Bautizada por muchos como la FM2 digital, en realidad basta poner las dos cámaras cerca para darse cuenta de que el parecido es razonable pero lejano. El gesto de decepción es automático, porque somos de esos que consideran que, después de la Nikon F original, la FM2 es de lo mejor que ha salido de las factorías de la firma.

nikon df nikon fm2 nikon f3nikon fm2nikon df y fm2nikon df nikon f3
¿La FM2 digital?

Basta poner la Df junto a una vieja FM2 para darse cuenta de que el parecido es razonable pero lejano. Por volumen y tamaño, las F3 (también en la imagen) serían el antecedente más cercano

nikon df nikon fm2 nikon f3
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon fm2
Nikon FM2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon df y fm2
Nikon Df y FM2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon df nikon f3
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Frente a la moda de modelos cada vez más compactos, la Df saca músculo incluso más allá de lo técnicamente necesario. Es grande porque quiere serlo, no porque tenga que serlo

En realidad, y puestos a buscar parentesco, por volumen y tamaño la F3 –o las F3, en plural, porque hubo muchas versiones- parecen el antecedente más cercano de esta voluminosa réflex digital, aunque muchos señalan a la sencilla y popular FE como su parienta más cercana.

Frente a la moda de modelos cada vez más compactos, la Df parece sacar músculo incluso más allá de lo técnicamente necesario. Dicho de otro modo: es grande porque quiere serlo, no porque tenga que serlo.

Pese a ello, hemos de reconocer que entre las manos nos ha parecido más ligera de lo esperado. Y la verdad es que en una cámara como ésta y con las expectativas creadas eso no es del todo bueno. No es que las sensaciones no sean buenas, pero esperábamos un tanque y nos hemos encontrado con un camión.

Mandos como los de antes

La ergonomía es buena en líneas generales, aunque seguramente algunos echarán de menos algo más de empuñadura y otros –nosotros mismos- se quejarán por la posición frontal de los anclajes para la correa: molestan al disparar y no resultan nada cómodos para llevar la cámara al cuello (y ahora que no nos oye nadie: la Df es una de esas cámaras que más de uno llevará al cuello de paseo).

nikon df
Nikon Df
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El dial de modos es pequeño y su sistema de bloqueo es poco práctico. Las ruedas para la sensibilidad y la compensación son perfectas para dejarse el dedo, igual que el interruptor principal, muy duro e incómodo

Capítulo aparte merecen los mandos: numerosos y a grandes rasgos muy bien resueltos. En realidad no se trata de inventar nada, sino de aplicar un poco de historia y sentido común fotográfico. Algo que se traduce en muchos diales y ruedas, accesos directos y botones configurables, una pequeña pero útil pantalla superior… En resumidas cuentas, casi nos podemos olvidar de la pantalla trasera y sus menús, porque prácticamente todos los ajustes se pueden controlar directamente a través de estos mandos.

Algo que puede parecer una tontería, pero que ayuda a recuperar viejas sensaciones. Y por cierto: parece que la batería lo agradece mucho, porque la Df utiliza la misma que la D5300 –algo que a priori no suena bien-, pero tras más de 500 disparos sigue sin necesitar pasar por el cargador. De hecho, atendiendo a los datos oficiales, la autonomía se sitúa en torno a los 1.400 disparos.

nikon dfnikon dfnikon dfnikon dfnikon dfnikon df
No faltan mandos

Casi nos podemos olvidar de la pantalla trasera y sus menús, porque prácticamente todos los ajustes en la Df se pueden controlar directamente a través de sus mandos físicos

nikon df
Nikon Df
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon df
Nikon Df
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon df
Nikon Df
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon df
Nikon Df
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon df
Nikon Df
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon df
Nikon Df
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero no todo son aplausos para los mandos. El dial de modos es absurdamente pequeño –no será por falta de espacio- y su sistema de bloqueo levantando la rueda es muy poco práctico. Además, tanto la rueda dedicada a la sensibilidad como la de la compensación de la exposición son perfectas para dejarse el dedo mientras intentamos pulsar el botón de bloqueo y girarlas al mismo tiempo. Igual que el interruptor principal, muy duro e incómodo también. ¿Será que nos hemos acostumbrado a cámaras de juguete?

Más allá de acabar con algún callo en las manos, el problema es que resulta complicado operar con estos mandos mientras estamos con el ojo pegado al visor de la cámara. Tras una semana de uso, y aunque le hemos ido cogiendo el truco, la verdad es que no nos parece una solución demasiado práctica.

Visor de formato completo

Además de estas ruedas, la cámara cuenta con dos botones configurables en su parte frontal y dos diales para controlar el diafragma y la velocidad. Porque no hay que olvidar que hace ya mucho tiempo que los objetivos Nikkor modernos carecen de anillo de diafragma, así que toca reprimir el instinto de buscar esa rueda en el objetivo nada más coger la cámara.

Respecto a la velocidad, en realidad la gran rueda de la parte superior es la que se encarga de esta tarea. No obstante, en ella sólo aparecen pasos completos, por lo que si se quieren escoger velocidades intermedias habrá que colocarla en la posición correspondiente (“1/3 STEP”) y controlar la velocidad desde la rueda trasera.

Con una cobertura del 100% y una magnificación de 0,7x, el visor de la cámara es excelente, si bien no es posible intercambiar la pantalla de enfoque

nikon df
Nikon Df
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No es una mala solución una vez que nos hemos acostumbrado a ello, aunque corremos el peligro de acabar trabajando siempre así e ignorar la bonita y clásica rueda de velocidades. En ella, por cierto, también hay espacio para los modos T (para exposiciones largas) y X (sincronización de flash), raros de ver en estos tiempos.

Otro detalle que nos gusta es el botón de disparo con una rosca para disparador de cable. No nos hace tanta gracia que la tarjeta de memoria esté en el compartimento de la batería –a diferencia de cualquier otra réflex de Nikon de gama media o alta- y que haya una sola ranura. ¡Si hasta la D7100 ya incorpora dos!

nikon dfnikon dfnikon dfnikon dfnikon dfnikon df
Más ligera de lo esperado

Entre las manos la Df es batante más ligera de lo que parece. No es que las sensaciones no sean buenas, pero esperábamos un tanque y nos hemos encontrado con un camión

nikon df
Nikon Df
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon df
Nikon Df
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon df
Nikon Df
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon df
Nikon Df
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon df
Nikon Df
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon df
Nikon Df
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Menos quejas tenemos del excelente visor de la cámara, con una cobertura del 100% -faltaría más- y una magnificación de 0,7x. Por cierto: como ocurre en todas las réflex de la firma, si queremos tener información de la sensibilidad a través del visor, habrá que activar esta opción en el menú de pantalla.

Lo que no nos ha gustado mucho es que la Df no permita intercambiar la pantalla de enfoque. Es cierto que se trata de una prestación que sólo interesará a un pequeño grupo de usuarios, pero si se trataba de hacer guiños clásicos, éste era uno de los que muchos reclamaban.

No nos hace mucha gracia que la tarjeta de memoria esté en el compartimento de la batería –a diferencia de cualquier otra réflex de Nikon de gama media o alta- y que haya una sola ranura. ¡Si hasta la D7100 ya incorpora dos!

nikon df
Nikon Df
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Calidad D4

Aunque pueda resultar curioso, en realidad el diseño y manejo de la Df requieren más párrafos que su calidad de imagen. Y es que esta Nikon incorpora el mismo sensor que la D4, con lo que casi todo queda dicho.

Se trata de un CMOS de formato completo y 16,2 megapíxeles que brinda unos resultados realmente excelentes que se convierten en excepcionales al enfrentarse a escenas nocturnas y sensibilidades extremas.

Con la excepción de la D4 y el permiso de la Canon EOS-1D X, el rendimiento de la Df en el apartado de la sensibilidad no tiene competencia. Es por tanto una opción muy interesante para aquellos reporteros que por tamaño, precio o discreción no estén interesados en la D4

nikon df
Nikon Df
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con ajustes desde 50 hasta 205.600 ISO (incluyendo los valores forzados), la Df es una de esas cámaras en las que podemos activar la sensibilidad automática, situar el límite en 25.600 ISO y prácticamente olvidarnos del tema. Su rendimiento en este apartado no tiene competencia, y además de la D4 –claro- sólo la Canon EOS-1D X podría acercársele. Algo que hace de esta réflex una opción muy interesante para aquellos reporteros que por tamaño, precio o discreción no estén interesados en la D4.

Muestras: 16 MP
Fotografías realizadas con una Nikon Df y un objetivo Nikkor 50 mm f1.8 AF-S
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s

Esta Nikon incorpora el mismo CMOS de formato completo y 16,2 megapíxeles que la D4, con lo que casi todo queda dicho: los resultados son excelentres

En el extremo contrario, la velocidad de obturación limitada a 1/4.000 de segundo puede ser un problema si queremos aprovechar la luminosidad de las ópticas fijas que tan bien le sientan a esta cámara. Empezando por la edición especial del 50 mm f1.8, idéntico en estructura y rendimiento al objetivo original, pero con un acabado que hace juego con el cuerpo de la cámara.

Por lo demás, la Df reproduce los patrones de la D4. Así, no nos ha extrañado encontrarnos con imágenes que piden algo más de nitidez en JPEG. Y es que, como ya sabrán los veteranos, el ajuste número 3 que trae de serie la cámara para controlar la nitidez de estos archivos se queda un poco corto en comparación a lo que podemos obtener a partir del RAW.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Nikon Df y un objetivo Nikkor 50 mm f1.8 AF-S

La Df es una de esas cámaras en las que podemos activar la sensibilidad automática, situar el límite en 25.600 ISO y olvidarnos del tema

Los tonos algo fríos de las imágenes disparadas con balance de blancos automático también son algo más que una sensación o fruto de las fechas en las que estamos. Prueba de ello es que la Df incluye un segundo modo de balance de blancos automático en el que se asegura que se preservan más los tonos cálidos de la escena.

¿Son suficientes 16 megapíxeles? Aunque la D800 y su excelente sensor ya han demostrado que no siempre hay que elegir entre resolución y sensibilidad, en este caso la balanza se ha inclinado radicalmente hacia el segundo concepto. Y para eso una resolución moderada es la mejor opción.

Muestras: sensibilidad
Fotografías realizadas con una Nikon Df y un objetivo Nikkor 50 mm f1.8 AF-S
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
50 ISO
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
100 ISO
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
200 ISO
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
400 ISO
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
800 ISO
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
1.600 ISO
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
3.200 ISO
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
6.400 ISO
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
12.800 ISO
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
25.600 ISO
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
52.600 ISO
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
102.400 ISO
fotografías realizadas con una nikon df y un objetivo nikkor 50 mm f1.8 af-s
204.800 ISO

Así que, sí, esos 16 millones de puntos serán suficientes para la inmensa mayoría de aplicaciones para las que está pensada la Nikon Df, una cámara que se mueve a gusto sobre el terreno, pero no en el estudio.

El único problema vendrá si queremos utilizar alguna óptica DX, porque con el sistema de recorte para poder emplear estos objetivos, la resolución de 7 megapíxeles sí que se puede quedar un poco corta.

Enfocando

Pese a que esta coincidencia con la D4 nos puede hacer pensar en la Df como una versión reducida de esa réflex –y en parte lo es-, hay que matizar que muchos otros componentes no tienen nada que ver con el buque insignia de Nikon.

Además de la ya mencionada batería, que ya hemos visto que no es un problema, lo que más nos preocupa es el enfoque. Los 39 puntos (9 de ellos en cruz) son suficientes para una cámara como ésta, y su cobertura del encuadre es una limitación común a muchos otros modelos.

nikon df
Nikon Df
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El autofoco flaquea cuando la luz cae. Y es que, pese a compartir sensor con la D4, el sistema de enfoque no es el mismo que en el buque insignia de la firma japonesa

El problema es que el sistema de enfoque automático flaquea cuando la luz cae. Algo lógico, pero que en cierto modo choca con el excelente rendimiento a sensibilidades extremas de la cámara. Y es que el sistema de enfoque de la Df (Multi-CAM 4800) no es el usado por la D4, y no es capaz de mantener su rendimiento prácticamente intacto con muy poca luz.

Sin duda una cruz a poner en el expediente de una cámara de casi 3.000 euros. No es que sea un modelo que necesite un enfoque como el de la D4 –ciertamente no está pensada para ir a cubrir un campeonato de Fórmula 1-, pero la caída de su rendimiento con poca luz no nos ha gustado.

No tenemos quejas sobre el funcionamiento del sistema de seguimiento 3D con enfoque continuo, prestación que, combinada con las ráfagas de hasta 5,5 fotogramas por segundo, puede sernos útil para -por ejemplo- realizar alguna toma de fotografía de naturaleza.

Compatibilidad óptica

Otro detalle de la Df que a muchos les dará igual pero que a otros interesará es la compatibilidad de su montura F con todos los objetivos Nikkor, incluidos los más antiguos, desprovistos de sistema Ai. Algo que, por cierto, no es posible en ninguna otra réflex digital de la firma y que incluso tampoco era del todo habitual en los últimos modelos de película.

Gracias a una pequeña pestaña en la bayoneta que podemos levantar u ocultar es posible montar estas antiguas ópticas, muy luminosas y disponibles por precios interesantes (al menos por ahora). En estos casos, trabajando en los modos A o M es posible seguir teniendo datos de medición si previamente introducimos la información de la óptica empleada a través del correspondiente menú de la cámara.

nikon df
Nikon Df
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La montura F de la Nikon Df es compatible con todos los objetivos Nikkor, incluidos los más antiguos, desprovistos de sistema Ai. Algo que no es posible en ninguna otra réflex digital de la firma

Además del disparo en ráfaga con una cadencia de hasta 5,5 fotogramas por segundo que se mantiene intacta en JPEG hasta llenar la tarjeta –aunque podemos limitarla- y que soporta 20 disparos en RAW, la Df también cuenta con un modo de disparo silencioso que amortigua el golpe del espejo. Y grabación en formato TIFF, por cierto, toda una reliquia que Nikon se empeña en mantener.

Otro detalle que a muchos les encantará conocer es que el sonido de la obturación de la Nikon Df es exquisito. Nada que ver con el estruendo de algunos sistemas sin espejo. El obturador, por cierto, tiene una vida útil de 150.000 disparos, según las especificaciones oficiales.

¿Y el vídeo? ¿Nos hemos olvidado de él? En absoluto. Lo que sucede es que, como todo el mundo ya sabrá a estas alturas, Nikon ha optado por prescindir de esta prestación en su Df. Una decisión que, evidentemente, tiene más que ver con la filosofía de la cámara que con ninguna limitación práctica real.

Nikon ha optado por prescindir del vídeo en su Df. Decisión un tanto absurda, pues nunca está de más un botón rojo por si ante nosotros se produce la noticia del siglo

nikon df
Nikon Df
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es cierto que no hemos echado de menos el vídeo. También es cierto que es igual de fácil ofrecer esta opción y que sea el usuario el que decida si desea ignorarla. En cualquier caso, hay que reconocer la valentía de una decisión que, de momento, ya se ha ganado unos cuantos titulares.

De lo que no nos olvidamos es de la previsualización en pantalla. Bueno, en realidad sí, porque apenas la hemos utilizado. Será la filosofía clásica, la lentitud del sistema de enfoque por contraste o el excelente visor, pero el caso es que no tiene demasiado sentido ponerse a encuadrar usando la pantalla con una cámara como ésta.

Una gran cámara, pero no para todos

Preguntarse a estas alturas si la Nikon Df es o no una buena cámara es no haber entendido nada. Y es que estamos ante un modelo con una calidad de imagen incuestionable, que ofrece los resultados de la D4 pero en un formato más pequeño y por la mitad de precio.

Visto así se desmonta una de las críticas más recurrentes al hablar de ella: es cara. Lo es, pero dependerá mucho del tipo de usuario que se acerque a ella. Exactamente lo mismo ocurre con su tamaño y sus formas, exageradas para la mayoría pese a que solemos pasar por alto un dato curioso: tal y como recuerda Nikon, ésta es su cámara FX –de formato completo- más pequeña y ligera.

nikon df
Nikon Df
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El comportamiento del sistema de enfoque con poca luz es, con diferencia, lo que más nos preocupa. ¿De qué sirve una cámara capaz de sacar imágenes perfectas a 12.800 ISO si no puede enfocar?

Si por calidad y rendimiento con sensibilidades altas la Df no genera ninguna duda, hay otros detalles que no están tan bien resueltos y que ya hemos ido mencionando. El comportamiento del sistema de enfoque con poca luz es, con diferencia, lo que más nos preocupa. ¿De qué sirve una cámara capaz de sacar imágenes perfectas a 12.800 ISO si no puede enfocar? Sí, cierto, siempre podemos enfocar de forma manual para seguir con el discurso clásico.

Pero que sea una gran cámara no significa que esté pensada para todos los públicos. Pese a que nosotros también teníamos nuestras dudas, lo cierto es que no estamos ante un modelo para coleccionistas o una joya de esas que si tienes que preguntar el precio es que no vas a poder pagarla.

Cierto que los caprichosos y nostálgicos también se interesarán por ella, y seguramente representarán un porcentaje alto de sus compradores, pero tras pasar más de una semana con la Nikon Df a cuestas estamos convencidos de que ésta es una réflex pensada para trabajar y viajar. Su autonomía, robustez, buenos resultados y manejo –los menos veteranos necesitarán un tiempo para hacerse con ella- la convierten en una candidata perfecta para esta misión.

Ojalá fuese más barata, o más pequeña, o más parecida a esa añorada FM2. De momento la Nikon Df es lo más parecido a una réflex de las de toda la vida. Y eso es algo que muchos llevaban años esperando

nikon df
Nikon Df
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es verdad que la D610 e incluso la D800 son más asequibles, pero se trata de cámaras muy diferentes. Y con vídeo, por cierto, una de las carencias de la Df que, más allá del chiste, resulta un poco absurda. Si se está pensando en el profesional o en el reportero, nunca está de más un botón rojo por si delante nuestro ocurre la noticia del siglo y hace falta también vídeo. ¿Tanto distrae un botón más?

En cualquier caso, ojalá fuese más barata, o más pequeña, o más parecida a esa añorada FM2. Pero de momento es lo más parecido a una réflex de las de toda la vida. Y eso es algo que mucha gente llevaba años esperando.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y Quesabesde.

Productos relacionados (1)
30
Comentarios
Cargando comentarios