Actualidad
EL VíDEO LLEGA A LAS RéFLEX

No siempre llueve a gusto de todos

 
27
AGO 2008

Puede que permita capturar excelentes fotos, que en sus imágenes apenas se adivine ruido o que dispare con envidiable celeridad. Pero lo que hace especial a la Nikon D90 es, sin duda, su capacidad de grabar vídeo.

Si bien parecía que el relevo de la D80 quedaría eclipsado por la esperadísima sucesora de la EOS 5D de Canon, queda claro que la ausencia de noticias al respecto deja vía libre a la nueva Nikon y su función de grabación de vídeo. Al menos hasta Photokina.

Nikon D90
Nikon D90

La D90 es la primera de su clase, y no parece descabellado calificarla como uno de los avances más relevantes desde el salto del haluro de plata al píxel (con permiso del sistema Micro Cuatro Tercios, que acaba de llevarse por delante la clásica estructura del espejo y el pentaprisma).

Cierto que ya hay centenares de cámaras en el escaparate que graban vídeo (aunque sólo unas pocas aprueban la asignatura con buena nota). Incluso alguna de las más jóvenes lo hacen en alta definición. Pero ahora se ha derribado una de las últimas fronteras entre la imagen fija y la imagen en movimiento al permitir también a las réflex digitales disfrutar de esta opción.

No es descabellado calificar la D90 como uno de los avances más relevantes desde el salto del haluro de plata al píxel

No es ni mucho menos una sorpresa, sino la lógica y previsible evolución de la tecnología de previsualización. Pero, aun así, resulta curioso que venga de la mano de una marca que, hasta hace bien poco, parecía tener reticencias con el Live View y que ha sido de las últimas en sumarse a los avances técnicos más solicitados, como la limpieza del sensor.

Más allá de la curiosidad inicial, los primeros datos de esta nueva funcionalidad son muy interesantes. Sobre todo si se cumplen las promesas oficiales que aseguran que la combinación de un sensor grande y de un amplio surtido de ópticas y focales -no son los angulares una especie muy habitual en el mundo del vídeo, por ejemplo- puede dejar en paños menores a muchas videocámaras tradicionales.

Otros datos, sin embargo, dejan claro que éste es sólo un primer paso y que el camino es largo (no dotar a la grabación de vídeo de autofoco completo es un quiero y no puedo bastante evidente) y enrevesado.

Resulta curioso que la innovación venga de la mano de Nikon, que ha sido de las últimas en sumarse a los avances más solicitados

Pero, por complicado que sea, alguien tenía que dar el paso. Y esta vez ha sido Nikon. Subida a la cresta de la ola de la D3 y con esas imágenes aún frescas de las Olimpiadas de Pekín con casi tantos objetivos negros como blancos, parece que la firma empieza a creerse aquello de dar la vuelta a la tortilla, o por lo menos, de equilibrarla un poco.

¿Cuál será el siguiente movimiento? ¿Dejará Nikon el vídeo para las réflex de gama media y baja o se lanzará también al mercado profesional? ¿Cómo reaccionará ese mercado? ¿Están dispuestas las otras compañías a seguir los pasos de Nikon tal como se hizo antaño con el mecanismo de limpieza del sensor y el modo Live View, ambos estrenados por Olympus?

No todo son buenas noticias
Con tantos interrogantes en el aire, no es de extrañar que algunos no sean tan halagüeños. Todo avance tiene cierto reverso oscuro, y la grabación de vídeo de la D90 no va a ser una excepción.

Del mismo modo que cuando empezaron a proliferar los cajeros automáticos muchos empleados de banca se quedaron en el paro, la profesión fotoperiodística teme que, en un mundo donde las cámaras de fotos graban vídeo, la mitad de la plantilla -bien fotógrafos, bien operadores de cámara- esté de más. ¿Tendremos que prohibir Internet para que no cierren las bibliotecas? Adaptarse o morir.

Foto: Janot (Quesabesde)
© Janot para QUESABESDE.COM

Aunque para los simples mortales esta nueva función pueda ser una prestación interesante o una virguería más que sumar a la lista, para otros es un paso atrás. Incluso un paso por el camino equivocado, si se prefiere.

Algunos fotógrafos creen que con esta fusión de artes se pervierten tanto la imagen fija como en movimiento, y que la esencia de la fotografía puede empezar a perderse. ¿Para qué contentarse con una instantánea si se pueden tener muchas y hacer que se muevan?

En un mundo donde las cámaras de fotos graban vídeo, la profesión fotoperiodística teme que la mitad de la plantilla sobre

¿Qué papel jugarán los periodistas gráficos cuando estén con la cámara -literalmente hablando- al cuello? ¿Harán fotos o grabarán vídeo? Ambas cosas, pero no siempre hay ocasión para duplicar las tomas.

Cuando el apretón de manos dura un segundo, cuando el bombero salva al gato del incendio, cuando el tenista saca su revés ganador... en ese segundo mágico, los periodistas gráficos ¿serán fotógrafos u operadores de cámara?

En pleno siglo XXI la fusión de todos los medios digitales es un hecho inevitable. Sólo el mercado y el afán de las marcas para no reventarlo y hacer que la fiesta dure un poco más ha impedido que esta conversión sea más acentuada.

Ya teníamos los móviles que hacían fotos y ahora llegan las réflex que graban vídeo. Dentro de cien años, todos calvos.

Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (4)
Prueba de producto
10 / OCT 2008
OpiniónEnfoque diferencial
06 / OCT 2008
Prueba de producto
25 / SEP 2008
Más artículos relacionados
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar