• Leica M8: primeras impresiones
  • Pentax K10D: toma de contacto
Prueba de producto
LA NUEVA BAZA NIKONISTA

Nikon D80: toma de contacto y muestras

 
22
SEP 2006

Rodeada de un buen número de novedades estivales, la Nikon D80 tal vez ha pasado más desapercibida de lo esperado. Heredera de la D70s y versión recortada de la D200, la nueva SLR traza -o renueva- un interesante puente entre fotógrafos aficionados y profesionales. La próxima semana mostrará sus argumentos para convertirse en una de las protagonistas de Photokina.

Mientras las primeras unidades realizan su desembarco definitivo en los escaparates, QUESABESDE.COM no ha podido esperar a que arranque Photokina 2006 para conocer con más tranquilidad los detalles de la Nikon D80. Presentada a principios de agosto, llega ahora el momento de realizar un primer acercamiento a los resultados que es capaz de ofrecer la más joven del catálogo SLR de Nikon.

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque por su denominación podría parecer que nos encontramos ante la simple y lógica evolución de la gama SLR intermedia de la marca, la D80 supone en realidad un interesante paso adelante respecto a modelos anteriores, tanto en el aspecto técnico como en el diseño. Todo ello, eso sí, sin estridencias ni novedades revolucionarias.

Detalles que importan
La D80 no suscita grandes titulares a primer golpe de vista, pero basta colocarla junto a una Nikon D70s para darse cuenta de que la ergonomía y el cuerpo han sufrido una ligera -aunque importante- metamorfosis. Lo suficiente para que la D80 recuerde más a la D200 que a su propia predecesora.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La Nikon D80 -a la izquierda- y la D70s.

Entre las manos, se presenta algo más pequeña que la D70s. Un detalle que, aunque pudiera parecer mínimo, los usuarios de los modelos anteriores notarán en la altura de la empuñadura. Claro que, si se queda corta, siempre existe la posibilidad de añadir el soporte vertical, que Nikon ha decidido -por fin- ofrecer de forma opcional con este modelo.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La D80 es ligeramente más pequeña que la D70s. En la imagen superior, la nueva SLR aparece colocada a la derecha de la D70s; en la inferior, la D80 es la cámara situada a la izquierda.

Los rasgos generales se han suavizado un poco, y las aristas más puntiagudas ceden espacio a unas líneas más curvas. En la empuñadura, por ejemplo, este pequeño cambio facilita el manejo de la rueda frontal.

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que, además de las evidentes reformas realizadas en su interior, son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. Otro aspecto muy interesante es el botón de función personalizable situado en el frontal de la cámara, junto a la montura de la óptica. Basta con presionarlo para acceder a la herramienta que el usuario haya configurado previamente.

Pantalla renovada
Si la incorporación de estas ligeras modificaciones adquiere cierta relevancia al compararla con diseños anteriores, algo parecido ocurre con la nueva pantalla -de 2,5 pulgadas y 230.000 píxeles- que la D80 acoge en su parte trasera.

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para dejar más espacio en esta misma zona y marcar claramente las diferencias entre un modelo de gama no profesional y la D200 -pese a que ambas equipan sensores casi idénticos-, la nueva SLR elimina la inmensa ranura para tarjetas CompactFlash que se había empleado hasta ahora. En su lugar, una pequeña trampilla lateral da acceso a un compartimento compatible con tarjetas del estándar SD Card.

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Volviendo al monitor, además de insistir una vez más en la feliz idea que supone acompañar la cámara de un protector de plástico, a simple vista queda claro que el salto es considerable. Incluso más allá de lo meramente estético, la navegación por los menús y -sobre todo- la revisión de las imágenes han mejorado considerablemente.

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, entre las novedades que hemos podido constatar cabe destacar el histograma por canales RGB o el sistema para ampliar una zona de la imagen que se está visualizando, mucho más práctico que lo visto en la D70s. Sólo el dial trasero, con cuatro posiciones en cruz, resulta algo pequeño si se quiere manejar deprisa. En algunos menús, no obstante, es posible utilizar en su lugar las ruedas de control.

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Completan los halagos al sistema de visualización el visor réflex, que es notablemente más grande que el empleado en los modelos anteriores.

A por los 10 megapíxeles
Como no podía ser de otro modo, la D80 se encarga de ejercer en nombre de Nikon ese salto que muchas réflex de gama no profesional han dado a los 10 megapíxeles en los últimos meses.

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un movimiento que conlleva la paradójica circunstancia de que la D80 incorpore el mismo CCD -o tal vez uno ligeramente mejorado- que su hermana mayor, la D200. Ésta, sin embargo, se encarga de marcar las distancias en la construcción del cuerpo o en la velocidad de disparo, por ejemplo.

Muestras: 10 MP
Las capturas se han realizado con una Nikon D80 y el objetivo Nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 DX
las capturas se han realizado con una nikon d80 y el objetivo nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 dx
las capturas se han realizado con una nikon d80 y el objetivo nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 dx
las capturas se han realizado con una nikon d80 y el objetivo nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 dx
En este campo, la D80 se conforma con una cadencia de 3 fotogramas por segundo y luce una ráfaga considerable de hasta 23 imágenes en JPEG y de 6 en formato NEF, el RAW de Nikon. El sonido de la obturación es bastante similar al de la D70, aunque tal vez resulte algo más contundente y limpio.

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Volviendo al sensor, idéntico o no al de la D200 (atendiendo a este dato, la Sony A100 o la Pentax K10D también guardarían cierta similitud), mantiene el formato DX, al que Nikon siempre se ha mantenido fiel. Además, ejecuta una doble maniobra que no sólo se atreve con la resolución, sino que también se amplia la sensibilidad en dos valores forzados que alcanzan los 3200 ISO.

A la vista de los primeros resultados, y comparándolos con muestras similares obtenidas con una D70s, queda claro que el nuevo sensor ofrece un rendimiento lógicamente superior al de 6 megapíxeles empleado hasta ahora, tanto en resolución como en los niveles de ruido mostrados.

Muestras: alta sensibilidad, D80
Las capturas se han realizado con una Nikon D80 y el objetivo Nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 DX
las capturas se han realizado con una nikon d80 y el objetivo nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 dx
400 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d80 y el objetivo nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 dx
800 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d80 y el objetivo nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 dx
1600 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d80 y el objetivo nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 dx
3200 ISO
Aunque hará falta un análisis más detallado, a primera vista nos hemos encontrado con una exposición mejor ajustada y un rendimiento optimizado del balance de blancos automático, al menos con luz natural. También el detalle de la imagen e incluso la nitidez parecen haber salido claramente beneficiados con el cambio.
Muestras: alta sensibilidad, D70s
Las capturas se han realizado con una Nikon D70s y el objetivo Nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 DX
las capturas se han realizado con una nikon d70s y el objetivo nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 dx
400 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d70s y el objetivo nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 dx
800 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d70s y el objetivo nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 dx
1600 ISO
Respecto al ruido, la D80 se defiende sin ningún problema hasta 800 ISO, mostrándose superior a su predecesora a partir de 400 ISO. El ruido, no obstante, se hace más evidente a 1600 ISO, sobre todo cuando la luz escasea.

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin embargo, si las condiciones luminosas no son muy malas, las imágenes obtenidas con este valor son perfectamente aprovechables, incluso sin recurrir al sistema de reducción de ruido con los tres niveles que ofrece la cámara.

Sin duda, será interesante comprobar cómo se comporta la D80 en relación a sus más directas competidoras.

18-135 mm
En su presentación, la D80 estuvo acompañada por un nuevo y polivalente 18-135 mm f3.5-5.6 DX. Precisamente ha sido esta óptica la elegida para realizar nuestro primer acercamiento a la cámara y obtener las primeras muestras.

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si era posible establecer una relación entre la D80 y su hermana mayor, la D200, tal vez también se pueda hacer una comparación similar entre este 18-135 mm y el también nikonista 18-200 mm VR.

Muestras: Nikkor 18-135 mm
Las capturas se han realizado con una Nikon D80 y el objetivo Nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 DX
las capturas se han realizado con una nikon d80 y el objetivo nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 dx
angular (18 mm)
las capturas se han realizado con una nikon d80 y el objetivo nikkor 18-135 mm f3.5-5.6 dx
tele (135 mm)
Pese a que el rango de focales hacen del nuevo objetivo una interesante pieza para acompañar a la D80, dotarlo de estabilización VR hubiera servido para compensar una luminosidad un poco ajustada (y también para elevar su precio, es cierto).

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si bien es pronto para valorar su rendimiento óptico, llama la atención su aspecto robusto -no es una pieza de gama profesional, recordemos- y la buena ergonomía de los anillos de enfoque y de zoom.

A medio camino
Tal y como sugeríamos al principio, la D80 planta cara en el cada vez más disputado segmento de aquellos modelos que, con un precio seductor para el aficionado avanzado, traza un camino hacia las prestaciones y el rendimiento de las máquinas de gama profesional.

No obstante, la D80 también incorpora novedades concebidas para los fotógrafos aficionados acostumbrados a los modelos compactos. Así, además de las ya clásicas escenas presentes en la gran mayoría de réflex de este segmento, la nueva SLR de Nikon incluye algunas sencillas herramientas de edición.

Nikon D80
Nikon D80
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal es el caso de los filtros -además del típico blanco y negro, también se incluyen un efecto "skyligtht" y otro cálido- o de la interesante opción que permite modificar el balance de color, otorgando a la fotografía la dominante deseada.

En este mismo menú también es posible realizar una mejora automática de los niveles de la imagen (D-Lighting) o efectuar recortes de zonas concretas.

Opciones para todos los públicos que, equilibradamente combinadas con las funciones que hemos ido desgranando, hacen de la D80 no sólo una buena sucesora, sino un previsible éxito -con el permiso del resto de candidatas- de esta Photokina 2006 que está a punto de empezar.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar