• Postenfoque y posfotografía
  • Pequeñas mentiras fotográficas
OpiniónContando píxeles

"Nikon D800, last call"

 
7
NOV 2011

Hemos caminado por las callejuelas de Shanghái, subido al que presume de ser el tercer edificio más alto del mundo y visitado un templo con su Buda de Jade y todo. Hemos navegado de noche por el río Huangpu, boquiabiertos ante las luces y los rascacielos de Pudong. Hemos probado sopas de textura demasiado extraña, descubierto mil recetas con cilantro, paseado bajo la lluvia por un mercado y regateado en yuanes por algún que otro "souvenir".

Además de jugar a "Blade Runner", también hemos visitado la factoría donde se producen las Nikon 1, descubierto que el proyecto llevaba casi cuatro años gestándose y que el logotipo de cada cámara se rellena con pintura blanca a mano. Hemos comprobado que la Nikon J1 con el 10 milímetros puede ser una buena compañera de viaje para pasar desapercibidos, y hasta le hemos cogido cariño a las "instantáneas de movimiento" y sus musiquitas, convertidas en improvisadas bandas sonoras durante esta última semana.

Seguimos sin saber cuándo demonios presentará Nikon la sustituta de la D700

Pero, como nos temíamos, hemos fracasado estrepitosamente a la hora de intentar arañar algún detalle sobre la Nikon D800. La idea era hablar de las Nikon 1, y nadie se ha saltado el guión. Las tímidas preguntas sobre la situación de las plantas en Tailandia acabaron perdiéndose en las traducciones a tres bandas entre chino, japonés e inglés.

Así que mucho me temo que seguimos sin saber cuándo demonios presentará Nikon la sustituta de la D700. Dicen los expertos en la cosa rumorológica que el 26 de octubre era la fecha elegida, pero que las inundaciones en Tailandia obligaron a cancelarlo todo en el último minuto.

Los sucesivos comunicados de Nikon han ido dando cuenta de la situación de la factoría de la provincia de Ayutthaya, aunque evidentemente sin mencionar ningún modelo concreto ni aclarar si la futurible D800 figura o no en la lista de afectadas. Teóricamente los modelos de gama alta se montan en Japón, pero también es verdad que esta gama comparte -al menos hasta ahora- cuerpo y diseño con las D300 y D300s, y éstas sí se producían en Tailandia.

Puede también que de esta factoría salga alguno de los componentes de la cámara o que, como insinúan otras webs de rumores, el problema esté en el captor de la cámara. Supuestamente fabricado por Sony, podría ser que la fábrica de esta compañía, que también se ha visto afectada, sea la que produce este CMOS de formato completo. Y es que otra de las cosas que hemos aprendido en China es que estos complejos industriales suelen aglutinar a muy poca distancia varias compañías del mismo sector.

Suposiciones al margen, el último comunicado de Nikon no parece muy optimista. Apunta la compañía en una breve nota que la citada fábrica sigue teniendo sumergida bajo el agua su primera parte y que las operaciones continúan suspendidas desde el 6 de octubre.

Sin datos sobre las previsiones de recuperación, ya se habla de traslado de la producción a otras plantas. Un proceso que no estaría en marcha hasta el próximo mes de diciembre, retrasándose la normalización de la producción hasta marzo de 2012.

Aunque por aquí no somos muy dados a apuntarnos a las histerias colectivas a la hora de pedir la remodelación de un modelo -bueno, a veces sí-, no es ningún secreto que la paciencia de muchos usuarios de Nikon empieza a agotarse. Contra los elementos es difícil luchar, que decía aquél, pero empieza a estar muy claro que Nikon necesita un plan B.

A la espera de saber si es cuestión de semanas o meses, por ahora Canon está marcando unos cuantos goles. Cierto que a esas EOS-1D X y sobre todo a la EOS C les quedan todavía unos cuantos hervores antes de llegar al mercado, pero de momento la firma ha conseguido el impacto mediático que buscaba.

Aunque no hay por ahora nada a lo que hincarle el diente, da la sensación de que, al poner sus cartas sobre la mesa, ha recuperado la iniciativa perdida en los últimos años. ¿Se imaginan que ahora coge carrerilla y se anima todo seguido con la EOS 5D Mark III?

La paciencia de muchos usuarios de Nikon empieza a agotarse; cada vez está más claro que la firma necesita un plan B

Nikon, como todas las empresas niponas, se rige por unos criterios a veces difíciles de entender. Suponemos que muchas veces incluso para quienes trabajan en la propia compañía más allá de las fronteras niponas. De hecho, estamos convencidos de que en Nikon Europa estarían encantados de que mañana mismo se anunciara la D800 para ponerse a trabajar con ella y tener que dejar de dar largas.

Es cierto que no anunciar un producto hasta que está listo para salir de fábrica -y sin tener que actualizar su firmare quince veces en las primeras semanas, por cierto- es una actitud admirable. Pero vista la situación actual, ha llegado el momento de jugar la baza del "estamos trabajando en ello".

Pero con las ventas de la D700 y la D3X ralentizadas desde hace ya muchos meses y Canon desplegando su plumaje a largo plazo, hacer esperar a los usuarios nikonistas hasta marzo de 2012 parece una pésima idea.

Más aún si, como dan por seguro muchas webs de rumores, la D800 apuesta por un sensor de 36 megapíxeles y un evidente cambio de filosofía respecto a su predecesora. Sin duda, mucho mejor disponer de algo de tiempo para digerir ese nuevo rumbo en lugar de tener que estar pendientes de un anuncio que no acaba de llegar.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Productos relacionados (3)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar