• iPhone 6: análisis
  • Sony A7 II: primeras impresiones
Prueba de producto
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nikon D750: análisis

44
1
DIC 2014
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Si algo se le da bien a las compañías fotográficas es crear segmentos donde la mayoría no vemos espacio posible. La nueva Nikon D750 es un buen ejemplo de ello. ¿Hay espacio entre la D610 y la D810? Por supuesto que sí, aunque a priori todo parecía indicar que con esas dos réflex de formato completo ya estaban cubiertas las demandas de la inmensa mayoría de usuarios.

Nikon D750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que jugando con las especificaciones de uno y otro modelo, Nikon se ha sacado de la manga otra SLR que se sitúa a medio camino de ambas –aunque ya veremos que no exactamente- para convertirse en una opción bien equilibrada y que no se va demasiado de presupuesto.

Receta mixta

Pese a que inicialmente la denominación pueda despistar un poco al hacernos recordar aquella ya casi mítica D700, situar la nueva D750 dentro del árbol genealógico nikonista es bastante sencillo. Basta con coger la D610 como base, añadirle unas cuantas prestaciones de la D810 y estrenar en ella alguna nueva función.

Así, la cámara luce la misma resolución de 24 megapíxeles que la D610, si bien la firma japonesa asegura que el CMOS de formato completo utilizado es nuevo. También el diseño es -a grandes rasgos- similar, aunque entre las manos la D750 se presenta mucho más robusta.

nikon d750nikon d750nikon d750nikon d750nikon d750nikon d750
Pequeñas mejoras

Aunque el diseño y la ergonomía recuerdan mucho a la D610, la nueva réflex nikonista mejora algunos detalles y es más consistente entre las manos

nikon d750
Nikon D750
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Álvaro Méndez (Quesabesde)

La D810, por su parte, aporta al cóctel su mecanismo de enfoque de 51 puntos, además del sistema de medición y exposición RGB de 91.000 píxeles. A este enrevesado rompecabezas solo hay que añadir la conexión Wi-Fi y la pantalla abatible para completar la receta. Dos prestaciones que, por cierto, se dejan ahora ver por primera vez en un cuerpo Nikon de formato completo.

Entre las manos
Quienes se quejaban de que la D600 y luego la D610 parecían un poco endebles entre las manos, pueden estar tranquilos. Lo mismo puede aplicarse a los que protestaban por el peso y volumen de la D810. La D750 también se encuentra en este sentido a medio camino de ambas, si bien por aspecto y tamaño estaría más cerca de la citada D610.

De hecho, ni nos remitimos a las cifras, sorprende comprobar que la D750 es algo menos gruesa que la D610, y con un peso de 840 gramos es también algo más ligera. Pese a ello, la sensación que transmite entre las manos es de mayor robustez. Algo en lo que los acabados y sobre todo la nueva empuñadura más profunda tienen mucho que ver.

nikon d750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La pantalla abatible de 3,2 pulgadas (especialmente útil para grabar vídeo) es una de las novedades de esta D750

Por lo demás, la ergonomía y distribución de los mandos son prácticamente iguales que en la D610, con pequeños cambios menores o botones reubicados. En la parte posterior la pantalla es la protagonista indiscutible, con el mismo tamaño (3,2 pulgadas) pero con más resolución (1,2 millones de puntos) y con un mecanismo que permite abatirla.

Hasta ahora Nikon -igual que otras firmas- había reservado esta prestación para modelos más sencillos, pero sin duda es algo que quienes se planteen grabar vídeo con la D750 agradecerán. Y lo mismo ocurre con el Wi-Fi, que llega integrado por primera vez en una cámara de formato completo de Nikon. Una conexión que, por cierto, en su momento despertó cierta polémica por la configuración que traía de serie.

51 puntos de enfoque

En lugar de optar por el zoom 24-70 mm f2.8 o por una óptica fija o luminosa (probablemente las alternativas prioritarias para quienes quieran aprovechar la calidad de imagen de la cámara), esta vez hemos tirado por el camino más cómodo para realizar esta prueba: el Nikon 24-120 mm f4. Un zoom todoterreno con el que podemos cubrir la mayoría de situaciones sin cambiar de óptica y cuyo precio es relativamente moderado: en el momento de publicarse este texto anda entre los 900 y los 1.000 euros.

La D750 comparte el sistema de enfoque de 51 puntos de la D810, pero su área de cobertura es algo más pequeña

nikon d750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal y como ya comentamos hace tiempo al probar este objetivo con la D700, estamos ante una estupenda opción para presupuestos moderados. La calidad aguanta el tipo pese a lo exigente que es el sensor, y solo el viñeteo (visible incluso cerrando un par de pasos) y la distorsión geométrica pueden representar un problema. La solución, no obstante, es bastante sencilla: basta con activar los sistemas de corrección automática de la cámara si trabajamos en JPEG o corregirlo a mano en RAW.

El nuevo sistema de enfoque Multi-CAM 3500FX II AF comparte el número de puntos con el de la D810 (un total de 51), pero no es exactamente el mismo. Basta acercar el ojo al visor para darse cuenta de que la distribución o (mejor dicho) el tamaño de la zona de cobertura de los puntos es ligeramente más reducido.

nikon d750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algo que, según explican los propios ingenieros de la compañía, se debe a la reducción del tamaño de la cámara y la apuesta por un módulo de enfoque algo más pequeño. Según estas mismas fuentes, lo mismo ocurre con el obturador, que se conforma con una velocidad de 1/4.000 segundos frente a los 1/8.000 que ofrece su hermana mayor.

-Más allá de estos detalles técnicos y de esa concentración de todos los puntos en la zona central de la escena, lo cierto es que el renovado mecanismo de enfoque funciona realmente bien y deja la puerta abierta a que los fotógrafos de acción y naturaleza contemplen esta D750 como una muy interesante candidata a formar parte de su equipo.

nikon d750nikon d750nikon d750nikon d750nikon d750nikon d750
Wi-Fi integrado

Esta réflex es la primera de formato completo y de gama alta de Nikon que llega con conexión Wi-Fi integrada

nikon d750
Nikon D750
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de un comportamiento más que digno en el modo de seguimiento (tampoco es que el zoom de 24-120 milímetros sea el objetivo perfecto para esto), el comportamiento del enfoque automático con poca luz es otro de los datos que se destacan desde la compañía. Y lo corroboramos, aunque se nota la pérdida de agilidad cuando la luz es realmente escasa. De hecho es algo que en su día ya notamos con la D800 al compararla con la D4 (y que se mantiene en las D810 y D4s) siendo esta última la que mejor se adapta a la oscuridad.

24 megapíxeles

Con idénticas cifras en lo que respecta a su sensor (un CMOS de formato completo y 24,3 megapíxeles), pese a que desde Nikon se habla de mejoras en su captor, revisando las imágenes nos encontramos con unos resultados prácticamente idénticos a lo que ya vimos en la D610. Algo que, por otra parte, es una gran noticia, puesto que hablamos de uno de los sensores que mejor responde en cuanto a resolución, rango dinámico y control del ruido.

Sí es cierto que en este caso se ha optado por una vía más conservadora, manteniendo el filtro de paso bajo que se ha eliminado en la D800E y posteriormente en la D810. Algo que se nota en el detalle fino de las imágenes, pero que, como veremos al hablar del vídeo, también ayuda a mantener bajo control el muaré.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Nikon D750 y un objetivo Nikkor 24-120 mm f4

Los resultados son casi idénticos a los de la D610, con un control del ruido y un rango dinámico excelentes

Con ajustes de sensibilidad entre 100 y 51.200 ISO incluyendo los valores forzados (lástima que no dispongamos de un 64 ISO como en la D810), el control del ruido de esta cámara está, tal y como se esperaba, entre los mejores de su segmento, con resultados muy decentes y perfectamente utilizables hasta 12.800 ISO o incluso un poco más dependiendo de nuestro nivel de exigencia.

La velocidad de disparo también figura entre las novedades, aunque se trata de una mejora discreta. Pese a ello, es cierto que, con una ráfaga de 6,5 fotogramas por segundo, la D750 se pone por delante de la D610 (6 disparos por segundo) y la D810 (5 fotos por segundo). La mala noticia es que el buffer no ha mejorado demasiado, y que si trabajamos en RAW y en la máxima calidad, apenas podremos llegar a las 15 fotos consecutivas. En JPEG la cifra supera los 80 disparos sin problemas.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Nikon D750 y un objetivo Nikkor 24-120 mm f4

Respecto a la autonomía, pese a que la batería es la misma que lleva la D610 (EN-EL15), las cifras oficiales hablan de una mejora en su consumo, que supera con creces los 1.000 disparos. En nuestro caso, tras unas 450 fotos y unas cuantas secuencias de vídeo, el indicador de batería mantenía dos de las cinco muescas, con lo que no cabría desconfiar de estos valores. Excelente nota por tanto en este apartado.

¿Y para vídeo?

A pesar de que fue pionera con la D90 y de que cuenta con algunos de los mejores sensores del mercado, Nikon siempre se ha quedado un tanto rezagada en esto de la grabación de vídeo con cámaras de fotos. Modelo tras modelo, desde la compañía siguen obviando algunas prestaciones que son básicas para los videógrafos y que las cámaras de la competencia sí incorporan.

Un buen ejemplo de ello es el focus peaking, una función tremendamente útil para enfocar manualmente en vídeo que además es casi imprescindible en cámaras de formato completo, donde la profundidad de campo suele ser tan limitada. Sí contamos en esta cámara sin embargo con conexión para micrófono y auriculares, patrón zebra y pantalla abatible.

La D750 ha mejorado notablemente la calidad de imagen respecto a sus predecesoras y ha corregido los graves problemas de muaré y aliasing que arrastraban las últimas cámaras de formato completo de la firma

nikon d750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También nos ha sorprendido la ausencia de un fotómetro durante la grabación de vídeo (o no existe o no lo hemos encontrado), así como la imposibilidad de usar los modos de prioridad a la velocidad o el diafragma. La D750 solo permite grabar vídeo en el modo manual completo o en el programado.

En cuanto a calidad de imagen, se aprecia una mejora importante respecto a las D800 y D600, especialmente en lo tocante a la presencia de muaré y aliasing, que prácticamente desparecen en las tomas de la D750. En este sentido la cámara se acerca más a la calidad mostrada por la Nikon D5300, pero con los beneficios de un sensor de formato completo: buen nivel de detalle, excelente reproducción de color y un rendimiento satisfactorio hasta 3200 ISO.

Muestras: vídeo

Vídeo grabado con una Nikon D750 y un objetivo Nikkor 24-120 mm f4. El color se ha corregido mediante el uso de una tabla LUT y se han ajustado los niveles

A pesar de todo, los clips Full HD grabados con la D750 a 50 fotogramas progresivos por segundo tienen un flujo de datos de unos 36 Mbps, una cifra ampliamente superada por Sony, Panasonic y Canon, que ofrecen modos de grabación más robustos y adecuados para la posproducción.

Una gran opción

Donde pensábamos que no había espacio resulta que sí lo había. Concretamente el suficiente para colocar una de las cámaras de formato completo más equilibradas y apetecibles del momento para presupuestos que se muevan alrededor de los 1.800 euros. Y es que la Nikon D750 lo tiene todo, si bien eso no significa que sea la cámara perfecta. Al menos no para todo el mundo.

La calidad de imagen es prácticamente idéntica a la que ofrece la más económica D610. Así que si la construcción, el enfoque, el Wi-Fi o la pantalla abatible no son importantes para nosotros, podemos ahorrarnos unos euros, invertirlos en buenas ópticas y apostar por esa otra réflex. En el otro extremo, los 36 megapíxeles de la D810 y su sensor sin filtro de paso bajo se imponen si hablamos –lupa en mano- de calidad y detalle de las imágenes.

nikon d750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Jugando con las prestaciones de la D610 y la D810 Nikon ha configurado una D750 muy equilibrada y apetecible

Y ya fuera de territorio nikonista no se pueden obviar otras opciones. La Canon EOS 6D también es más económica, pero como ocurre con todas las réflex de formato completo posiblemente las Sony A7 son su principal enemigo: lucen precios muy competitivos, son mucho más pequeñas y ligeras que las réflex convencionales y presumen de una calidad de imagen suficiente como para plantarles cara sin complejos.

El vídeo y la posibilidad de usar casi cualquier óptica mediante adaptadores serían sus puntos fuertes. El enfoque, la gama de objetivos propia y el visor (para los amantes del visor óptico, al menos) juegan a favor de la D750.

Con todo, y pese a la creciente competencia, esta nueva Nikon es ahora mismo la mejor respuesta para los que quieren seguir acercando el ojo a un visor tradicional, escuchar el ruido del espejo y anden buscando –en definitiva- la réflex de formato completo más equilibrada del momento.

Nota: a la espera de una respuesta oficial por parte de Nikon, y aunque en la unidad probada no detectamos este fallo (tampoco se dieron las circunstancias concretas que, al parecer, provocan su aparición), son diversos los usuarios que han denunciado problemas de reflejos internos en la Nikon D750. Un dato que, mientras se produce la citada aclaración oficial por parte de la compañía, habrá que tener en cuenta y obliga a entrecomillar por ahora nuestra buena nota a esta réflex de formato completo.

44
Comentarios
Cargando comentarios