• Panasonic Lumix CM1: primeras impresiones
  • Samsung NX1: primeras impresiones y muestras
Prueba de producto
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nikon D750: primeras impresiones

14
17
SEP 2014
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez   |  Colonia

Muchos esperaban novedades en lo más alto de la gama APS-C de Nikon, pero la firma ha decidido presentarse en Photokina con un nuevo cuerpo que refuerza su oferta de formato completo. En realidad lo hizo el viernes pasado, pero ha sido en Colonia cuando por fin le hemos podido echar el guante a la D750 junto al también nuevo 20 mm f1.8. Doble ración de novedades, pues.

Aunque la denominación despista –nos encantaría saber por qué Nikon ha elegido ese nombre-, lo cierto es que la D750 poco tiene que ver con aquella D700 que tanto gustó. De hecho, algunos siguen esperando un relevo en esa misma línea (poca resolución y sensibilidad espectacular), así que no parece una buena idea jugar con sus deseos. Más cuando la Sony A7S apunta directamente a ese terreno (aunque por algunos miles de euros más).

El caso es que resumir la esencia de la nueva D750 es relativamente sencillo echando mano de las comparaciones. Bastaría con pensar en una D610 con pantalla articulada, Wi-Fi y el sistema de enfoque de la D810. Así de sencillo.

Entre las manos

La teoría, que parece tan clara sobre el papel, se mantiene intacta cuando cogemos la D750 entre las manos. Estamos ante una D610 que se pone al día con una conexión Wi-Fi integrada, que a estas alturas parece ya algo obligatorio en cierto rango de cámaras, y una pantalla abatible que da algo más de juego para tomas desde ángulos complicados.

Un monitor que, eso sí, cuenta con una estructura móvil un tanto aparatosa. Suponemos que ello tiene que ver con la necesidad de mantener la estanqueidad y resistencia del conjunto.

nikon d750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La D750 es como una D610 con pantalla articulada, Wi-Fi y el sistema de enfoque de la D810

Con una ergonomía y una distribución de mandos que sitúan la D750 a medio camino entre las citadas D610 y la D810, en su interior se encuentra un sensor CMOS de 24 x 36 milímetros y 24 millones de puntos. ¿Idéntico al de la D610? No queda muy claro, pero si hacemos caso a los datos oficiales, parece tratarse de una versión mejorada, ya sea a través del hardware del propio captor o gracias al procesador de imagen.

Sí resulta curioso recordar que se trata de un sensor de la vieja escuela, si se nos permite el tópico. Y es que, a diferencia de lo visto en los últimos modelos –incluidos algunos más sencillos-, esta réflex mantiene el filtro de paso bajo, lo que se traduciría en una nitidez menos rabiosa de las imágenes.

nikon d750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, la combinación de prestaciones ya presentes en modelos anteriores (excelente visor óptico con una cobertura del 100%, doble ranura para tarjetas, etcétera) con pequeñas novedades (la ráfaga aumentada hasta 6,5 fotogramas por segundo) funciona perfectamente a la hora de confeccionar una réflex que tiene todos los ingredientes para triunfar.

La clave es el enfoque

Tratándose de un modelo de preproducción, y dado el escaso tiempo que siempre se tiene en las ferias para jugar con las cámaras, está claro que es pronto para sacar conclusiones sobre el rendimiento de la D750. No es menos cierto que con un sensor ya conocido y unas prestaciones así no cabe esperar muchas sorpresas. Es lo que tienen las fórmulas conocidas: funcionan sin estridencias.

Pero, entonces, ¿qué diferencia a esta D750 de la D610? ¿Tan solo el Wi-Fi y la pantalla? No, porque en realidad la clave de esta D750 parece estar más en el sistema de enfoque automático que en esos dos detalles.

nikon d750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La D750 hace suyo el sistema de 51 puntos de las D800 y D810 y promete mejoras en cuanto a su agilidad con poca luz

Y es que la nueva réflex nikonista hace suyo el sistema de 51 puntos ya visto en la D800 y su sucesora (se trata de la versión II del Multi-CAM 3500, según los datos oficiales), e incluso promete mejoras en ese apartado en cuanto a su capacidad de reacción en escenas con poca luz.

Por lo poco que hemos podido trastear con la cámara (recordemos, junto al nuevo 20 mm f1.8), el funcionamiento del mecanismo de autofoco nos ha parecido realmente ágil, con un sistema de seguimiento 3D que no tendría mucho que envidiar al de la D4s, el buque insignia de la compañía.

También hay detalles que no se ven a primera vista pero que, revisando las cifras, merecen ser destacados. Y es que el buen funcionamiento del sistema de foco de Nikon está directamente relacionado con su sensor de medición RGB, que en el caso de la D750 recurre a los 91.000 puntos vistos en las D800 y D810.

Más formato completo

Es cierto que la Nikon D750 no se presta a un titular contundente. No tiene ni las cifras de resolución de la saga D800 ni es ya la primera réflex asequible de formato completo, como lo fue en su día la D600. Tampoco hay una novedad llamativa entre sus prestaciones como podría ser –muchos la reclaman- la grabación de vídeo 4K.

Pese a todo ello, estamos ante un modelo con un atractivo evidente, que mezcla lo mejor de dos cámaras ya de por sí buenas y acerca el formato completo a un público más amplio gracias a un precio moderado. Este último dato es todavía un misterio en España, pero en otros países europeos se habla de unos 2.150 euros. Y eso son casi 1.000 euros más que la D610.

nikon d750
Nikon D750
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La D750 recuerda a una D810 algo más barata, con menos resolución y algunas novedades muy interesantes

Decíamos que estábamos ante una suerte de revisión al alza de la D610, pero tras pasar unos minutos con la cámara entre las manos y revisar sus prestaciones, la verdad es que nos recuerda más bien a una D810 algo más barata, con menos resolución y algunas novedades muy interesantes.

Un paso más en ese camino hacia la democratización del formato completo, incluido el de altos vuelos. Un camino que, a la vista de los precios de los cuerpos y la mayoría de ópticas, todavía tiene unos cuantos kilómetros por delante.

14
Comentarios
Cargando comentarios