• ¿Y tú de quién eres?
  • Cualquier tiempo pasado fue anterior
OpiniónContando píxeles

Esperando a la D7000

 
18
OCT 2010

Ni estudios de mercado, ni análisis de audiencia, ni detallados gráficos de ventas. La mejor forma para conocer el grado de impacto de un nuevo producto -en el sentido más amplio del concepto- entre el respetable es comprobar si alguien le ha dedicado ya una versión subtitulada de esa archiconocida secuencia de la película "El hundimiento".

Seguro que navegando por la red se han topado con ella alguna vez. Encerrado en su búnker y rodeado por la plana mayor, Hitler se enfurece durante unos interminables minutos de estrepitosos aullidos en alemán.

A partir de aquí, con los subtítulos y un poco de tiempo libre -poca vida social, lo llamarán algunos- han ido surgiendo versiones de lo más variopintas, algunas de ellas francamente muy divertidas. Seguro que los seguidores de "Lost" ya han visto la dedicada al final de esta serie.

El mercado fotográfico no ha sido menos, y unas cuantas cámaras y compañías ya han tenido su minuto de gloria en versión Tercer Reich. La dedicada al vídeo de la Canon EOS 5D Mark II es, posiblemente, una de las versiones más conocidas. Entre los más "friquis" de la cosa fotográfica, se entiende.

Pero el último hit corresponde a la Nikon D7000. "Si lo sé, me compró una Micro Cuatro Tercios", grita enfurecido Adolf ante su plana mayor. "No lo dice en serio; esas cámaras son para niños", murmura alguien al otro lado de la puerta.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que, tal es la expectación despertada desde su reciente presentación en Photokina que, mientras por la red ya proliferan los primeros desempaquetados -absurdo ejercicio blogosférico donde los haya, por cierto-, no faltan las quejas de los más impacientes al enterarse de que la cámara no estará disponible de forma masiva hasta mediados de noviembre.

Así que, con su propia versión cinematográfica y todo, esta nueva réflex posiblemente ya puede presumir de ser el modelo más esperado de la temporada (con el permiso de la Fujifilm FinePix X100, claro, aunque para ésta tendremos que esperar aún más).

Sobre las prestaciones de este sonado relevo de la Nikon D90 ya hemos hablado largo y tendido, pero como suele ocurrir siempre que una cámara se hace esperar, con algo hay que matar el tiempo.

La verdad es que el listón está muy alto. Tanto el que ha colocado Nikon con una hoja de especificaciones realmente muy completa como el que se está creando entre los usuarios de la compañía y de otras (así nos consta).

La EOS 60D no queda en muy buen lugar al enfrentarla a la D7000: su precio es parecido, pero la réflex nikonista está situada un peldaño por encima

Porque más allá del masivo entusiasmo que siempre despiertan las cámaras de Canon y Nikon merced a ese eterno bipartidismo que parece imposible de romper fuera de los modelos más sencillos, de vez en cuando surge un modelo que se convierte en una especie de epicentro del mercado y en improvisada vara de medir para el resto.

Éste es, incluso antes de que llegue al mercado, el caso de la D7000 de Nikon. En Pentax, por ejemplo, llevan semanas escuchando cómo todo el mundo tilda de cara su nueva K-5. ¿Por qué? Sencillamente, porque el precio es similar al de la D7000 y sus prestaciones ligeramente inferiores en algunos detalles.

O que se lo digan si no a Canon. Aunque es cierto que la EOS 60D no ha despertado un especial entusiasmo, para colmo las comparaciones no la dejan en muy buen lugar al enfrentarla con la susodicha D7000. Su precio es peligrosamente parecido, pero la réflex nikonista está claramente situada un peldaño por encima.

Y es que, a la espera de poder echarle el guante, la D7000 parece uno de esos contados -contadísimos- modelos que se conciben poniendo en práctica eso que todas las firmas aseguran hacer pero que rara vez demuestran: escuchar al usuario.

Este segmento medio, a caballo entre los simples aficionados y aquellos con pretensiones más serias, ha demostrado ser desde hace años un punto clave del mercado para definir futuras fidelidades.

Nikon no ha inventado nada; en realidad es Pentax quien lleva años lanzando cámaras tan buenas como el resto pero mejor construidas y con un precio más ajustado

Pero seamos justos. Nikon no ha inventado nada. En realidad es Pentax quien lleva años defendiendo con más claridad esta estrategia y poniendo sobre la mesa cámaras tan buenas como las de la competencia en la mayoría de puntos, pero con una construcción más decente y un precio muy ajustado.

Bastaba tomar buena nota, dar una vuelta de tuerca más a la idea y listo: la D7000 es una cámara casi como la D300s (incluso mejor en algunos puntos) y que está disponible por poco más de 1.000 euros.

¿Cómo reaccionará el resto de marcas ante el previsible éxito de esta réflex? ¿Ajustará Pentax el precio de la K-5 y Canon hará lo propio con las EOS 60D y 7D para plantar cara en igualdad de condiciones y euros? ¿Estará atenta Sony para cuando se decida a presentar -de una vez- el relevo de la A700?

Seguiremos de cerca el estreno de la Nikon D7000 -todavía esperamos nuestra unidad de prueba- y la reacción del resto de fabricantes. Por ahora, ninguna de ellas tiene su propia versión subtitulada, así que tendrán que ponerse las pilas.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (3)
Prueba de producto
14 / DIC 2010
Prueba de producto
15 / SEP 2010
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar