• HTC Desire HD: análisis
  • HTC Smart y Nokia X3 Touch and Type: frente a frente
ARREGLADA PERO INFORMAL

Nikon D7000: análisis  

14
DIC 2010

Sin duda uno de los estrenos más sonados de este otoño, la esperada Nikon D7000 ha aterrizado por fin en los escaparates -y en nuestra manos- dispuesta a proclamarse reina indiscutible de la gama media. Heredera de la exitosa D90 pero con unas prestaciones mejoradas que incluso ponen en jaque a la D300s, esta nueva SLR de 16 megapíxeles nos pone en un auténtico aprieto a la hora de intentar buscar los puntos débiles a su rendimiento. La ráfaga -veloz pero limitada- es uno de los contados detalles que nos recuerdan que nos encontramos ante una réflex de poco más de 1.000 euros y no ante un modelo con aspiraciones profesionales.

Es tal el entusiasmo despertado por la Nikon D7000 y su demanda -o el limitado suministro, claro-, que ha habido que remover cielo y tierra para conseguir una. Finalmente, y gracias a la colaboración de Casanova Foto, que nos ha cedido el modelo de muestra que se puede ver y tocar en su tienda en Barcelona, hemos podido pasar casi una semana trasteando con la réflex más buscada del momento.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Exactamente igual que como ocurre con la Pentax K-5 -dura competidora de esta réflex-, son tantos los piropos que esta SLR ha recibido antes incluso de llegar a los escaparates que es imposible no acercarse a ella con un punto de escepticismo. ¿Realmente es tan buena como dicen?

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Para esta prueba hemos optado por uno de los kits con los que se comercializa la D7000: el formado por este cuerpo y el polivalente zoom 18-105 mm f3.5-5.6 DX VR. Conscientes de antemano de las lógicas limitaciones que tienen este tipo de ópticas y pensando en quienes estén dispuestos a estirar un poco más el presupuesto, hemos añadido al conjunto un sencillo pero infalible Nikon 35 mm f1.8 DX.
El diseño de la D90 puesto al día
Equilibrio es la palabra mágica que todos los diseñadores buscan a la hora de esbozar las líneas de una cámara. La Nikon D90 puede presumir de ser una de las réflex de gama media que mejor encontró este punto intermedio a la hora de conjugar peso, tamaño, ergonomía, manejabilidad...

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Partiendo de esta base, no es de extrañar que la D7000 no defraude. Ya lo dijimos al acercarnos a un prototipo de esta cámara días antes de su anuncio oficial: pese a la profunda remodelación interna y en su construcción, la nueva réflex es a primera vista muy fiel a su predecesora.

De su cuerpo de magnesio y de su sellado no podemos sino remitirnos a los datos oficiales del fabricante. Sólo el uso continuado de la cámara podrá certificar su resistencia real al paso del tiempo o ponerla en tela de juicio.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De lo que sí podemos hablar es de un aspecto y una construcción que claramente marcan distancias respecto a los modelos de gama inferior (D3100, D5000, etcétera) y que remarcan su posición un peldaño por encima.

El agarre es bueno, aunque la empuñadura nos ha parecido -y no somos los únicos- algo menos profunda que la de la D90, y con ello, menos cómoda para los usuarios con manos de tamaño considerable.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Entre las diferencias de este relevo generacional que primero saltan a la vista -y que ya citamos en su momento- cabe mencionar la pantalla de 3 pulgadas y más de 900.000 píxeles de resolución, la palanca para accionar la previsualización Live View y comenzar la grabación de vídeo o el nuevo mando situado bajo el dial principal y que concentra las opciones relacionadas con el disparo en ráfaga.

Detalles que gustan (y otros que no tanto)
Aunque perder de vista el segmento real de la cámara y compararla con la D300s es una tentación constante al ver sus prestaciones, no sería del todo justo trasladar este ejercicio al diseño y manejo de la cámara.

Dentro de su categoría y precio, la D7000 merece una nota general en este apartado que ronda el sobresaliente. O incluso lo alcanza cuando colocamos el ojo en el ocular y nos encontramos con un visor con una cobertura del 100% comparable sólo a la de la ya citada K-5 de Pentax en este mismo segmento.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero, como siempre, hay detalles con un notable margen de mejora. La D7000 no anda mal servida de accesos directos, la verdad. Además de una completa hilera a la izquierda de la pantalla, dispone de otros dos mandos configurables situados en el frontal de la cámara: el identificado como "Fn" y el que originalmente se encarga de la previsualización de la profundidad de campo.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a ello, tras unos cuantos días con la cámara arriba y abajo, pronto nos percatamos de que esa posición de los accesos directos no es demasiado cómoda, puesto que obliga a separar la cámara de la cara para operaciones tan básicas y habituales como cambiar la sensibilidad o el balance de blancos.

Ningún problema, pensamos. Asignamos el ajuste de ISO a uno de los citados mandos configurables, y problema resuelto. Inexplicablemente, eso no es posible, puesto que la sensibilidad no figura entre las opciones de estos botones. Confiemos en que no sea nada que una actualización de firmware no pueda resolver.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Justo cuando estábamos a punto de ejecutar otro tirón de orejas al comprobar que la sensibilidad elegida no aparecía ni en el visor ni en la pantalla de la zona superior, descubrimos que dentro del menú de configuración personal figura esta opción. Si renunciamos a la información sobre el número de fotos que caben en la tarjeta, en este mismo lugar aparecerá el indicador con el número ISO. Falsa alarma, por tanto.

Hablando de la información del visor, aunque resulta algo pobre -ni tamaño de imagen ni formato ni balance de blancos-, sí podemos disponer de un práctico nivel electrónico. Mientras está presente, eso sí, el resto de datos desaparecerán de nuestra vista, con lo que una vez enderezada la cámara lo mejor será volver a ocultarlo.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También es posible ver el nivel en el LCD al trabajar con el modo Live View. La D7000 dispone de varias guías de encuadre. Especialmente útil será activar la panorámica 16:9 antes de comenzar la grabación de secuencias de vídeo; si no, sólo veremos el encuadre final de la toma al pulsar el botón de grabación.

Ráfaga veloz pero limitada
Otro de los datos estelares de esta réflex nikonista es su ráfaga de hasta 6 disparos por segundo. En este sentido, la D7000 ofrece dos modalidades de ráfaga: una más lenta (CL), que permite establecer capturas de entre 1 y 5 disparos por segundo, y la más rápida (CH), con esa media docena de fotografías cada segundo.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tras estos prometedores datos (incluso hay una opción en el menú que nos pregunta si queremos limitar la duración del disparo continuo a 100 fotogramas), se esconde una de las contadas limitaciones de la D7000: las ráfagas están limitadas a poco más de una decena de disparos seguidos en la máxima velocidad.

Trabajando con tarjetas SanDisk Extreme con una velocidad de escritura de 30 MB por segundo (para asegurarnos de que la limitación no se debe a la tarjeta) y en formato RAW (tanto a 12 como a 14 bits de profundidad de color), la cadencia de la ráfaga pierde fuelle tras 7 disparos, aunque sin llegar a detenerse.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
En JPEG (máxima calidad y tamaño), el número de disparos ronda la decena, para después continuar ininterrumpidamente, aunque a una velocidad menor. Seleccionando una cadencia de disparo menor, la duración de la ráfaga en este mismo formato y tamaño puede mantenerse hasta unos 20 disparos.

En todos los casos, eso sí, la velocidad de escritura en la tarjeta es muy rápida, con lo que la recuperación al levantar el dedo del disparador también es muy ágil. De hecho, la cámara no espera a agotar su "buffer" para comenzar a volcar datos, de modo que el disparo no llega a detenerse.

Aun así, se trata de una clara limitación. Asumible si pensamos en la resolución de la cámara y en su segmento, pero en cualquier caso un dato discordante con el resto de prestaciones. Incluidas sus dos ranuras para tarjetas de memoria, por ejemplo. Un indiscutible punto a favor que, sin embargo, parece más pensado para los pesados archivos que generará la grabación de vídeo de 1080 puntos que para estas ráfagas.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sea como sea, teniendo en cuenta los 7 u 8 MB que pesa de media cada imagen JPEG y los más de 20 MB de los archivos en formato RAW, no nos vendrá nada mal disponer de estas dos tarjetas simultáneamente y con todas sus opciones de configuración: copias de seguridad, grabación de fotografías en una y de vídeo en la otra, envío de las imágenes RAW a una ranura determinada...

Por otro lado, la D7000 ofrece velocidades de obturación de 30 a 1/8000 de segundo, con una vida útil de 150.000 ciclos. La sincronización con el flash, por su parte, es de 1/250 de segundo. Datos todos ellos más que aceptables para una cámara de gama media.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de la agilidad general en la puesta en marcha y el disparo, el sonido de la obturación resulta especialmente agradable: ni agónico como en otros modelos más sencillos ni estruendoso como en algunas de sus hermanas mayores.

Precisamente de ellas hereda también un modo silencioso ("Q") que amortigua el golpe del espejo (no hace milagros, pero algo sí que reduce la sonoridad), así como una posición para dejar el espejo elevado, cuyo accionamiento se realiza cómodamente mediante este mismo dial situado bajo la rueda de modos.

Marcando diferencias con el enfoque
Otro de los fuertes de la cámara es su renovado sistema de enfoque automático de 39 puntos bautizado como Multi-CAM 4800DX. Se trata, probablemente, de uno de los sistemas más avanzados de los vistos hasta ahora en una cámara con sensor de tamaño APS-C.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque no hay que sobrevalorar la importancia real del número de puntos de enfoque, lo cierto es que los datos de la D7000 suponen un revés para el sistema de 11 puntos de la Pentax K-5 y el de 9 puntos de la Canon EOS 60D. Pero dejaremos a un lado las estériles comparaciones teóricas y esperaremos a poder enfrentar todos estos modelos para ver cómo se comportan sus diferentes mecanismos de enfoque.

Centrándonos por ahora en la D7000, su sistema de autofoco funciona realmente bien, incluso con ópticas que, como este zoom de 18-105 milímetros o el objetivo fijo de 35 milímetros, no son un primor en este terreno.

Pero más allá de la agilidad y precisión general -con luz escasa la cosa empeora, claro-, el dato que más agradablemente nos ha sorprendido es el funcionamiento del sistema de enfoque continuo. Activando el área dinámica de 39 puntos en modo 3D y el enfoque continuo, lo cierto es que la cámara hace gala de un comportamiento excelente y una tasa de acierto elevadísima a la hora de seguir sujetos en movimiento.

Como suele ocurrir con muchas tecnologías, tras años en el inalcanzable olimpo de los modelos profesionales, el sistema de enfoque visto en lasD3, D3s y D300s se asoma ahora a una versión diseñada para una cámara mucho más humilde, pero que poco tiene que envidiar a sus ascendientes en este punto.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a los tipos de enfoque al trabajar con previsualización en pantalla, merece la pena destacar el nuevo modo continuo AF-F. De todos modos, al estar especialmente pensado para la grabación de vídeo, lo abordaremos más adelante.

Un detalle a tener en cuenta con el enfoque de la D7000 es el nuevo mando integrado en el interruptor del sistema de enfoque, situado en uno de los laterales del barril de la óptica. Pulsando ese botón y combinándolo con los dos diales de la cámara, es posible controlar el modo de enfoque, así como el área y los puntos a cubrir. Una buena idea, sobre todo una vez que el usuario lo descubre tras no leerse el manual de instrucciones y volverse loco buscando esas funciones.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El enfoque manual también dispone de un sistema de ayuda muy práctico (mejor incluso que el de la D300s) que, a través del visor, nos indica con tres símbolos el movimiento necesario para conseguir un foto correcta, y llegado el momento, la confirmación de foco.

Pero, como siempre, nada es perfecto: las imágenes captadas con el zoom de 18-105 milímetros (insistimos, uno de los objetivos que se venden junto a la cámara en uno de los kits más económicos) no pueden presumir de una nitidez rabiosa.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además del procesamiento algo blando del que luego hablaremos, también hemos detectado una ligera tendencia al "backfocus" en la unidad probada, con lo que es recomendable pasarse por el menú de microajustes de enfoque (algo escondido, por cierto, entre las opciones generales de la cámara, cuando esperábamos hallarlo en el menú de configuración personal).

16 excelentes megapíxeles
Tras ver el excelente rendimiento del sensor CMOS de tamaño APS-C y 16 megapíxeles que utilizan la Sony A55V y la Pentax K-5 (especialmente bueno en esta última), pocas dudas cabría tener a priori respecto al captor de esta D7000. Y efectivamente, la presunta geneaología común de estos tres sensores y sus consiguientes buenas expectativas se confirman al ver las muestras obtenidas con la cámara.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pocas pegas podríamos ponerles a los resultados, y en todo caso y vistas las diferencias entre las tomas realizadas con el zoom de 18-105 milímetros y el 35 mm f1.8, éstas parecen más achacables a las limitaciones del un objetivo polivalente y económico que al propio sensor.

16 MP
Las capturas se han realizado con una Nikon D7000 y objetivos Nikon 18-105 mm f3.5-5.6 DX VR y Nikon 35 mm f1.8 DX
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dx
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dx
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dx
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dx
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dx
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dx
El ligero procesamiento que aplica Nikon a los archivos JPEG en modo estándar puede dar lugar a imágenes que, sobre todo en el caso de usar este zoom, nos pidan un poco más de nitidez. Si ese es el caso, bastará con ajustar las opciones de la imagen ("Picture Control") y elevar el nivel de nitidez, situado en 3 dentro de un abanico de valores que alcanza el 9.
16 MP
Las capturas se han realizado con una Nikon D7000 y objetivos Nikon 18-105 mm f3.5-5.6 DX VR y Nikon 35 mm f1.8 DX
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dx
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dx
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dx
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dx
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dx
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dx
Trabajar en RAW también nos permitirá estirar más el nivel de detalle, aunque hay que reconocer que el procesador ya entrega unos JPEG más que aceptables. En este formato también será posible abusar algo más del rango dinámico de la cámara, sin duda otro de sus mejores valores.
RAW
Las capturas se han realizado con una Nikon D7000 y objetivos Nikon 18-105 mm f3.5-5.6 DX VR y Nikon 35 mm f1.8 DX. Fotografías tomadas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 3.3. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original en formato NEF
Si preferimos disparar en JPEG, la de sobra conocida función "D-Lighting activo" puede ser útil. Gracias a la excelente respuesta del sensor tanto en luces como en sombras, esta modalidad -poco más que un adorno en las cámaras compactas, por ejemplo- se muestra capaz en esta D7000 de recuperar información de zonas aparentemente "quemadas" de la imagen sin sacrificar las sombras ni perder demasiado contraste en el proceso.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otra función útil es el sistema de corrección automática de la distorsión. Aunque tanto el 18-105 mm f3-5-5.6 como el 35 mm f1.8 muestran un visible efecto de barril, en las imágenes en JPEG éste aparece bastante bien minimizado. Lástima que no pueda decirse lo mismo de las aberraciones cromáticas que genera el zoom en zonas de alto contraste o contraluces pronunciados.

rango dinámico
Las capturas se han realizado con una Nikon D7000 y un objetivo Nikon 18-105 mm f3.5-5.6 DX VR, utilizando diversos ajustes de la función "D-Lighting activo"
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr, utilizando diversos ajustes de la función d-lighting activo
DL desactivado
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr, utilizando diversos ajustes de la función d-lighting activo
DL bajo
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr, utilizando diversos ajustes de la función d-lighting activo
DL normal
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr, utilizando diversos ajustes de la función d-lighting activo
DL alto
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr, utilizando diversos ajustes de la función d-lighting activo
DL extra alto
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr, utilizando diversos ajustes de la función d-lighting activo
RAW procesado
Para los que no quieren acercarse demasiado al ordenador, la D7000 también dispone de un interminable surtido de opciones de retoque para los JPEG (incluidos algunos filtros curiosos, como el de ojo de pez o el efecto maqueta) y de la posibilidad de revelar los RAW en la propia cámara, con media docena de ajustes para personalizar el archivo resultante.
Ruido bajo mínimos
Aunque hemos aguantado muchos párrafos sin hablar del siempre recurrente tema de la sensibilidad y el ruido, lo cierto es que la D7000 merece una apartado exclusivo para abordar esta cuestión.

Como era de imaginar, los resultados son sencillamente excelentes. Tendremos que esperar a enfrentarlos a los obtenidos con las ya citadas Pentax K-5 y Canon EOS 60D, pero si nuestra memoria no nos engaña, esta Nikon se sitúa ligeramente por encima de aquéllas en lo que a control de ruido en condiciones extremas se refiere.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Siempre sin perder de vista -a veces pasa- que esto no es una cámara de formato completo y que, por tanto, hay otros modelos capaces de mejorar estos resultados. Mucho más caros, claro.

Lo que salta a la vista es que el buen trabajo del procesador Expeed remata las ya conocidas buenas maneras del sensor al elevar el ajuste de sensibilidad. Así, no es ninguna locura decir que hasta 6.400 ISO podemos trabajar casi con total despreocupación, a no ser que estemos en un entorno realmente oscuro.

sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Nikon D7000 y un objetivo Nikon 35 mm f1.8 DX. Haz clic en la imagen para ver un recorte
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 35 mm f1.8 dx. haz clic en la imagen para ver un recorte
100 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 35 mm f1.8 dx. haz clic en la imagen para ver un recorte
200 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 35 mm f1.8 dx. haz clic en la imagen para ver un recorte
400 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 35 mm f1.8 dx. haz clic en la imagen para ver un recorte
800 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 35 mm f1.8 dx. haz clic en la imagen para ver un recorte
1.600 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 35 mm f1.8 dx. haz clic en la imagen para ver un recorte
3.200 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 35 mm f1.8 dx. haz clic en la imagen para ver un recorte
6.400 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 35 mm f1.8 dx. haz clic en la imagen para ver un recorte
12.800 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y un objetivo nikon 35 mm f1.8 dx. haz clic en la imagen para ver un recorte
26.600 ISO
El ruido empieza a hacerse visible a 1.600 y 3.200 ISO, pero sólo es a 6.400 ISO cuando el ruido cromático puede empezar a resultar molesto. El procesamiento poco agresivo que aplica la cámara resulta aquí muy interesante, con esa fórmula que ha demostrado ser la que mejor funciona: implacable con el ruido de color y más suave con el de luminancia, para respetar el detalle fino de la imagen y conseguir una textura granulada muy agradable a la vista.

Foto: Quesabesde
Fotografías realizadas con una Nikon D7000 y un objetivo Nikon 35 mm f1.8 a 6.400 ISO y utilizando diferentes niveles de reducción de ruido. Haz clic en la imagen para ver el cuadro a tamaño real.

El sistema de reducción de ruido ofrece tres niveles, todos ellos con esta fórmula muy presente y con unos efectos sobre la imagen que no resultan demasiado intrusivos. Por tanto, optar por el modo estándar ("NR normal") y olvidarse del tema no es una mala idea.

Pasar de los 6.400 ISO y adentrarse en la zona de valores forzados ("Hi.1" y "Hi2", equivalentes a 12.800 y 25.600 ISO, respectivamente) queda reservado a situaciones extremas. Aunque, pensando en tamaños de impresión moderados o en tomas en blanco y negro, saldremos airosos sin ningún problema.

sensibilidad alta
Las capturas se han realizado con una Nikon D7000 y objetivos Nikon 18-105 mm f3.5-5.6 DX VR y Nikon 35 mm f1.8 DXm utilizando ajustes de 800 a 25.600 ISO
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dxm utilizando ajustes de 800 a 25.600 iso
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dxm utilizando ajustes de 800 a 25.600 iso
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dxm utilizando ajustes de 800 a 25.600 iso
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dxm utilizando ajustes de 800 a 25.600 iso
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dxm utilizando ajustes de 800 a 25.600 iso
las capturas se han realizado con una nikon d7000 y objetivos nikon 18-105 mm f3.5-5.6 dx vr y nikon 35 mm f1.8 dxm utilizando ajustes de 800 a 25.600 iso
Tras este baño de elogios, menos entusiasmados estamos con el sistema automático de sensibilidad que propone la cámara y que, aunque efectivo cuando se le coge el truco, resulta más lioso y menos práctico que el visto en las réflex de Pentax (que, por cierto y para que tome nota quien corresponda, también permite personalizar el nivel de reducción de ruido para cada valor de sensibilidad).

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este caso, el ISO automático permite configurar un valor máximo y una velocidad mínima de disparo. Si lo activamos, en los modos de trabajo PASM seguimos siendo nosotros los que elegimos el valor de sensibilidad, con lo que el automatismo de la cámara sólo entra en acción si no se respeta alguno de esos dos criterios marcados.

Así, por ejemplo, si disparamos a 200 ISO y con prioridad al diafragma pero la velocidad de exposición resulta muy baja, la cámara se encarga de elegir otro valor de sensibilidad más adecuado.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En lo que respecta a la autonomía de la cámara, tras más de 900 disparos -sin apenas uso del flash y con una utilización moderada del Live View- y varias decenas de secuencias de vídeo, el indicador de la batería aseguraba disponer aún de un 10% de carga.

Ahora, a 1080p
Aunque en este caso el despliegue de novedades fotográficas puede dejar en un segundo plano la grabación de vídeo, no podemos pasar por alto que la D7000 viene a representar la mayoría de edad de Nikon en este terreno.

Y es que, pese a ser la compañía que inauguró la grabación de vídeo en las cámaras réflex con la D90, Nikon se había quedado un poco rezagada en este sentido respecto a otras firmas cuya apuesta por el vídeo ha sido mucho más intensa.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La D7000 se encarga de recortar esta desventaja gracias a la incorporación de controles manuales completos durante la grabación y a la llegada, tras la D3100, del vídeo de 1080p.

El enfoque automático continuo ("AF-F") durante la grabación de vídeo es otra de las mejoras incorporadas. El rendimiento de esta nueva modalidad de enfoque por contraste es superior a la mayoría de réflex de gama media, pero sigue quedando un paso por detrás del mecanismo visto en las Lumix G de Panasonic.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, conviene tener cuidado con este sistema si se trabaja con ópticas de gran luminosidad, dada la limitada profundidad de campo de la que dispondremos. Esta circunstancia, unida al movimiento de la escena, puede generar vaivenes de foco bastante desesperantes.

También hay que tener en cuenta que, al no tratarse de objetivos diseñados específicamente para vídeo, la sonoridad del mecanismo de enfoque también puede llegar a arruinarnos alguna toma.

La cámara ofrece varios modos de grabación con distintas cadencias de fotogramas. Así, podemos capturar vídeo con un tamaño de 1920 x 1080 píxeles y 24 cuadros por segundo, o de 1280 x 720 y 24,25 ó 30 fotogramas por segundo. Se echa mucho de menos un modo de grabación a 50 ó 60 fotogramas progresivos por segundo que nos permitiría obtener secuencias a cámara lenta en posproducción, algo que sí ofrece alguna de sus competidoras más directas.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este salto adelante del vídeo también ha supuesto la desaparición del poco optimizado y obsoleto formato M-JPEG para echar mano, al igual que Canon, del mucho más eficiente códec de compresión H.264.

Hay que tener en cuenta que, al ser éste un formato con una arquitectura muy compleja y una ratio de compresión muy elevada, los vídeos de la D7000 requieren de ordenadores potentes para su visionado y edición.

Varias secuencias de vídeo grabadas con una Nikon D7000 y objetivos Nikon 18-105 mm f3.5-5.6 DX VR y 35 mm f1.8 DX, editadas y sometidas a un proceso optimizado de compresión. Puedes reproducir el vídeo a pantalla completa y en alta definición haciendo clic en el rótulo "HD".

En cuanto a la calidad de imagen, no hay mucho nuevo que decir. La fluidez, la reproducción de color, el rango dinámico y la nitidez de los vídeos capturados con la D7000 son parejos a lo que hemos visto en otras réflex con sensor APS-C y precio similar. Un vez más, serán los objetivos utilizados los que se encarguen de marcar distancias.

Secuencias de vídeo de 1920 x 1080 puntos y 24 fotogramas por segundo grabadas con una Nikon D7000 y un objetivo Nikon 18-105 mm f3.5-5.6 DX VR. Haz clic en la imagen para descargar los archivos originales
El efecto "rolling shutter" sigue estando presente, aunque no aparece en la mayoría de condiciones habituales de grabación. En este sentido, resulta alentador observar la evolución desde la D90, cuyos problemas con el llamado efecto gelatina eran francamente molestos.

Respecto a los problemas relacionados con la aparición de puntos luminosos en las secuencias de vídeo grabadas en entornos muy oscuros, Nikon ya ha prometido una actualización de firmware capaz de solventarlos.

Éxito seguro
Cuando allá por la primavera de este año surgieron las primeras pistas extraoficiales sobre la renovación de la D90 y supimos algunas de las prestaciones del futuro modelo, lo cierto es que no acabamos de entender en qué lugar quedaría la D300s cuando aquello se materializara. Ahora que ya hemos podido probar la cámara, esa pregunta nos sigue rondando, aunque la estrategia ya comienza a verse algo más clara.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La nueva D7000 es una excelente réflex, posiblemente la más completa y mejor resuelta a día de hoy en su segmento. Su probada calidad de imagen, unida a unas prestaciones muy completas, un vídeo decente y una lista de prestaciones que parece heredada directamente de modelos de gama profesional, no pone fáciles las cosas a la competencia.

Ni tampoco a modelos como esa D300s a las que nos referíamos. Sin embargo, algunos detalles nos recuerdan que la D90 roza la gama semiprofesional con la punta de los dedos, pero sin alcanzarla. O sin querer alcanzarla, porque sus limitaciones -empezando por la ráfaga - parecen más un freno autoimpuesto por Nikon para segmentar su oferta que un lastre real.

La D7000 es una cámara para los llamados aficionados avanzados, y estas limitaciones -reales o creadas- están ahí para recordarnos que, pese a sus espectaculares prestaciones, no está pensada para -por ejemplo- irse a un campo de fútbol con ella.

Pero son, como decíamos, pequeñas manchas dentro de una hoja de servicios que luce casi impoluta, por mucho que uno se empeñe en buscarle las vueltas a la cámara o elevar a otra categoría detalles (como el citado problema con la configuración de algunos mandos o la falta de información en el visor) que en otros casos pasarían casi desapercibidos.

Nikon D7000
Nikon D7000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por todo ello y teniendo en cuenta su precio, la D7000 es una de esas cámaras que tienen absolutamente todo -y más- lo que un usuario avanzado va a buscar, pero en un recipiente muy manejable y asequible. Arreglada pero informal, que decíamos al principio.

Así que, como después de todo esto recomendarla es poco más que certificar una evidencia, ahí va una propuesta colateral: acompañarla de una óptica como el 35 mm f.18 con el que hemos estado jugando estos días (o la versión equivalente de otras firmas, claro). Eso nos permitirá disfrutar aún más de una gran cámara.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar