Opinión

Renovación bajo mínimos

 
29
ENE 2008

Al final tenía que ocurrir. Tanto jugar con las D y los números de dos cifras, Canon y Nikon han conseguido ponerse de acuerdo en algo: el nombre de una réflex digital. La veterana D60 fue una de las primeras réflex canonistas allá por 2002, y Nikon acaba de plantar ahora mismo en el escaparate su nueva D60.

¿Acaso no caben suficientes nombres en las cabezas de los genios del marketing? Ya verán qué divertido es buscar "D60" en Google.

Con la llegada de la D60 la renovación de las réflex de gama baja para esta primera mitad de 2008 ya ha concluido

Coincidencias atemporales aparte, el caso es que con la llegada de la D60 -nos sigue sonando raro ese nombre- y a no ser que Panasonic dé una sorpresa durante la rueda de prensa que celebrará el martes por la mañana en Las Vegas -la tarde en España-, la renovación de las réflex de gama baja para esta primera mitad de 2008 ya ha concluido.

Nikon, Canon, Sony y Pentax han mostrado sus reforzados argumentos para este segmento. Olympus parece que ha preferido pasar esta ronda -aunque sus réflex más asequibles sí han registrado bajadas de precio- y Fujifilm se ha quedado a medio camino con su interesante FinePix S100FS.

Y es que, curiosamente, visto el conservadurismo de todas las compañías a la hora de renovar sus réflex de gama baja, la propuesta más interesante para los fotógrafos avanzados llega precisamente de un modelo compacto.

Habrá que esperar para ver el comportamiento de esta atrevida FinePix respecto a las sensibilidades y el rango dinámico (su "gran sensor" sigue siendo notablemente más pequeño que el de cualquier réflex). Pero por prestaciones, óptica e incluso velocidad de disparo es -en estos momentos- la compacta que más cualidades reúne para retar a las SLR de gama baja.

Visto el conservadurismo imperante, la propuesta más interesante llega de una compacta: la FinePix S100FS

Lo que está claro es que Nikon, Canon y Sony no han querido arriesgar demasiado con sus modelos más sencillos.

Si la EOS 450D nos parecía en un primer momento una renovación bastante modesta con sus 12 megapíxeles, las mejoras en el enfoque del Live View y ciertos detalles de su hoja de especificaciones, en comparación con las propuestas de Nikon y Sony bien podría tildarse de paso adelante.

¿Merece la pena retirar modelos como la D40x o la A100 para ofrecer algo muy parecido en forma de Nikon D60 o Sony A200? En el caso de la D60, si el sistema de limpieza del sensor demuestra una incontestable eficacia, quedaría justificada la renovación. Más complicado de defender es, no obstante, el lanzamiento de esa A200 tan madrugadora y tan parecida a su predecesora.

Pese a la tibia actualización, se ha alcanzado una relación precio-prestaciones muy apetecible

Mención aparte merece Pentax, que pese a tirar de unas especificaciones vistas ya en la K10D, ha ejecutado con la K200D una estratagema bastante ágil: más prestaciones y más robustez por un precio muy competitivo. Lástima que la pésima ráfaga que luce empañe la jugada.

Como consecuencia de todos estos sutiles movimientos nos encontramos con una gama baja ligeramente mejorada y que, a falta de novedades de mayor envergadura, centrará la atención de esta PMA. Queda claro que Photokina sigue marcando la pauta profesional y que este otoño toca reunirse en Colonia.

Con precios instaurados ya definitivamente por debajo de los 800 euros (el cuerpo de la E-410 de Olympus, por ejemplo, puede encontrarse ahora incluso por menos de 400 euros), cada uno de los nuevos modelos se refuerza en algunos aspectos, pero sigue flojeando en otros.

Con disparidades respecto a la estabilización y el Live View, todas las marcas ofrecen ya sistema de limpieza

Y es que pese a la tibia actualización, hay que reconocer que todas ellas han alcanzado una relación precio-prestaciones muy apetecible. Con resoluciones situadas entre los 10 y los 12 megapíxeles (la EOS 450D es la única que pasa de la decena), la limpieza del sensor, por ejemplo, está ya presente en todos los modelos una vez que Nikon ha puesto al día su D40x.

Con la estabilización hay más disparidad. Pentax, Sony y Olympus la ofrecen en el cuerpo, mientras que Canon y Nikon insisten en su integración en la óptica. Es interesante, eso sí, la jugada de Nikon con su nuevo 18-55 mm f3.5-5.6, una óptica asequible y con tecnología VR para tratar de plantar cara a los estabilizadores integrados de la competencia.

Si nuestra prioridad es la previsualización en pantalla, la D60 y la K200D quedarían descartadas, mientras que la EOS 450D se impone mediante su Live View con enfoque por contraste. Lástima que ninguna de ellas se haya animado a usar un LCD móvil y que la Lumix DMC-L10 se aleje de esta franja de precios.

Quienes hayan decidido adquirir ahora su primera SLR digital han elegido un buen momento

Respecto a la construcción, la K200D hereda las buenas impresiones de la K10D y luce un enfoque de 11 puntos que supera el usado por el resto de marcas en esta gama (al que se acercan Canon y Sony con los 9 puntos de sus respectivas EOS 450D y A200).

A pocas horas de que la PMA abra sus puertas y de que podamos corroborar todos estos datos teóricos con las cámaras entre las manos, queda claro que quienes hayan decidido adquirir ahora su primera SLR digital han elegido un buen momento para hacerse con una de las nuevas o aprovechar las ofertas de los modelos prejubilados.

También es cierto que, dada la variedad, la tarea se antoja más complicada que nunca. Intentaremos aportar algo de luz desde el otro lado del Atlántico.

Artículos relacionados (4)
Prueba de producto
02 / FEB 2008
Prueba de producto
31 / ENE 2008
Prueba de producto
31 / ENE 2008
Más artículos relacionados
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar