• Huawei Watch: primeras impresiones
  • Canon 100-400 mm f4.5-5.6 II: prueba de campo
Prueba de producto
Nikon D5500
Foto: Dani Garcia (Quesabesde)

Nikon D5500: análisis

8
10
MAR 2015
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Dani Garcia

Algunos dicen que el tiempo de las cámaras réflex ya ha pasado y que ahora toca mirar hacia un futuro sin espejo. Un discurso que cuenta con argumentos muy válidos pero que choca con la realidad de un mercado en el que las cámaras SLR de toda la vida siguen teniendo mucho tirón.

A veces es solo cuestión de inercia, pero otras la razón es mucho más sencilla: en el escaparate hay réflex de tamaño y precio comedido con una calidad y unas prestaciones más que competitivas. Cámaras de esas que son fáciles de recomendar y acertar seguro.

Nikon D5500
Nikon D5500
Foto: Dani Garcia (Quesabesde)
La D5500 junto al 18-55 mm f3.5-5.6 VR II, suministrado en el kit básico de la cámara y con el que se ha realizado íntegramente esta prueba.

La gama de las D5000 de Nikon es desde hace años una referencia en este segmento de gama media, y la nueva D5500 no viene a inventar nada sino a afianzar esa posición con una ligera puesta al día que refuerza sus argumentos contra la competencia (con o sin espejo). Durante unos cuantos días nos hemos ido de paseo con ella para ver qué ha cambiado y saber si sigue siendo tan recomendable (o más) que su predecesora.

Menos es más

Pese a que la diferencia de peso es de solo 60 gramos respecto a la generación anterior, la primera sensación al cogerla entre las manos es que estamos ante una de las réflex más pequeñas y ligeras de Nikon.

La clave posiblemente está en la reducción del grosor de la cámara, que en combinación con una empuñadura bastante profunda y unos acabados decentes proporciona un buen equilibrio entre peso y sensación de robustez entre las manos. Dicho de forma clara: no es una de esas cámaras de plástico que parece que se vayan a deshacer entre las manos en cualquier momento.

nikon d5500nikon d5500nikon d5500nikon d5500nikon d5500nikon d5500
Sin muchos cambios

La D5500 hereda el diseño y buena parte de la distribución de los mandos de su predecesora, la D5300

nikon d5500
Nikon D5500
Dani Garcia (Quesabesde)
nikon d5500
Nikon D5500
Dani Garcia (Quesabesde)
nikon d5500
Nikon D5500
Dani Garcia (Quesabesde)
nikon d5500
Nikon D5500
Dani Garcia (Quesabesde)
nikon d5500
Nikon D5500
Dani Garcia (Quesabesde)
nikon d5500
Nikon D5500
Dani Garcia (Quesabesde)

En realidad, un rápido vistazo a los mandos y su distribución evidencian que tampoco ha habido demasiados cambios. El dial de control –sigue habiendo solo uno- pasa a ocupar una zona más elevada frente a la posición trasera anterior, y algunos botones se readaptan al espacio más limitado de la empuñadura. Pero por lo demás, todo sigue en su sitio y colocado con bastante sentido común. Excepto ese botón de “menú” que siempre nos ha parecido un poco fuera de lugar y demasiado escondido.

Puede que también haya tenido algo que ver en la reducción del tamaño la supresión del GPS integrado que llevaba la D5300 y del que prescinde la D5500. ¿Alguien lo usaba? En cualquier caso, si eliminarlo supone aligerar la cámara y mejorar la autonomía (unos 200 disparos más, hasta llegar a una excelente cifra de más de 800 fotografías por carga), no nos parece una mala idea.

Nos parecería incluso mejor si el precio de la cámara (sobre los 850 euros ahora mismo con el zoom estándar) también se hubiera moderado con esta pérdida. Pero parece no ser el caso, aunque como siempre el paso de los meses hará que modere su precio. Ahora mismo, por aquello de situarse un poco, la D5300 con el zoom básico ronda los 600 euros.

Zoom retráctil

Siguiendo con la reducción del tamaño de la cámara, otra de las claves está en el nuevo zoom 18-55 mm f3.5-5.6 VR II. En realidad no es nuevo, porque se presentó hace más de un año junto a la D3300, pero ahora acompaña también a esta saga.

El zoom 18-55 mm f3.5-5.6 VR II debe desplegarse antes de empezar a disparar. Lo que ganamos en reducción de tamaño lo perdemos en agilidad de arranque

nikon d5500
Nikon D5500
Foto: Dani Garcia (Quesabesde)

Se trata de un zoom retráctil que por tanto habrá que desplegar, tal y como advierte la cámara al ponerse en marcha antes de empezar a disparar. Lo que ganamos en tamaño del conjunto lo perdemos en agilidad de arranque. Al menos hasta que nos acostumbramos a su uso y convertimos ese desplegado en un gesto más antes de empezar a disparar.

Al ya conocido zoom de 18-55 milímetros se le suma ahora un 55-200 mm f4-5.6 VR II que apuesta por este mismo esquema plegable. Desgraciadamente no ha sido posible probarlo junto al nuevo cuerpo nikonista.

Pantalla táctil

Si los retoques en el diseño ocupan buena parte de los titulares de esta renovación, el otro apunta a la pantalla. Aparentemente no hay cambios respecto a la generación anterior: un monitor articulado de 3,2 pulgadas y con una resolución de más de un millón de píxeles que se ve realmente bien.

Eso sí, la pregunta es obligatoria: ¿por qué ese marco negro tan grande rodeando a la superficie útil de la pantalla? Aunque es suficientemente grande, provoca cierta decepción al ver que parte del espacio queda desaprovechado.

nikon d5500
Nikon D5500
Foto: Dani Garcia (Quesabesde)

La pantalla es ahora táctil, una prestación útil a la hora de seleccionar el punto de foco

En todo caso, la novedad no es el tamaño ni la resolución, sino el control táctil. Algo que, en realidad, percibiremos sobre todo al trabajar en modo Live View, tanto para el manejo de algunos ajustes, como para seleccionar un punto de enfoque en la escena (lo más útil en nuestra opinión).

Una solución que nos convence, puesto que la implementación del monitor táctil al fin y al cabo puede ser ignorada por aquellos no interesados en este tipo de manejo, pero aporta cosas realmente útiles para los que se animen a probarla. Suponiendo que a estas alturas y tras años de teléfonos táctiles en nuestro día a día todavía haya quien dude de su utilidad.

El visor tampoco registra cambios en su cobertura del 95%, aunque ahora se presenta con una magnificación algo mayor que los más atentos notarán al acercar el ojo a él.

Sin grandes cambios

Pero más allá de estas novedades, el núcleo de la D5500 sigue siendo el mismo que el de su predecesora: un sensor APS-C de 24 megapíxeles desprovisto de filtro de paso bajo y con ajustes de sensibilidad que van de 100 a 25.600 ISO.

Tampoco hay cambios en el procesador de imagen Expeed 4 ni en la velocidad de disparo en ráfaga: hasta 5 fotogramas por segundo o algo menos si se trabaja en formato RAW de 14 bits. Todo ello se traduce en unos resultados prácticamente idénticos a los vistos en la D5300, con un rendimiento excelente que la coloca entre las mejores cámaras del momento en el segmento APS-C de este precio.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Nikon D5500 y un objetivo Nikkor 18-55 mm f3.5-5.6 VR II

Como su antecesora, el excelente rendimiento coloca a la D5500 entre las mejores cámaras APS-C de este precio

El nivel de detalle es altísimo gracias a la eliminación del filtro de paso bajo, el rango dinámico permite un gran margen de juego con luces y sombras y el control del ruido admite pocas pegas hasta 6.400 ISO. Puestos a buscarle las cosquillas a la cámara, solo podemos criticar cierta tendencia a sobreexponer algunas tomas en escenas muy contrastadas.

Algo que, durante nuestra experiencia de uso, tal vez nos ha llevado a pecar de precavidos, subexponiendo en algunos casos más de lo necesario. En cualquier caso tampoco es mucho problema, porque los archivos RAW dejan un gran margen de mejora, tal y como se puede comprobar por ahora con Capture NX a la espera de que Lightroom se entienda con los RAW de este modelo.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Nikon D5500 y un objetivo Nikkor 18-55 mm f3.5-5.6 VR II
Enfoque y vídeo

Puesto que las diferencias no afectan a las principales prestaciones de la cámara, hablar de la D5500 es casi volver a hablar de la D5300. No es que eso sea malo, porque se trata de una réflex que nos gustaba –nos gusta- mucho, pero posiblemente no resultará muy estimulante para los cazadores de novedades.

Así, la lista de similitudes continúa con el sistema de enfoque. Aunque sus 39 puntos no son ninguna novedad, no hay que perder de vista que estamos ante el mejor enfoque de este segmento con diferencia. No solo por número de puntos y cobertura de la escena, sino también por rendimiento general y sobre todo a la hora de poner en funcionamiento el modo 3D de seguimiento.

nikon d5500
Nikon D5500
Foto: Dani Garcia (Quesabesde)

Aunque sus 39 puntos no son ninguna novedad, estamos ante el mejor enfoque de este segmento con diferencia

Con una buena óptica se pueden conseguir maravillas, aunque –y eso ya es de hace tiempo- la falta de motor de enfoque integrado en el cuerpo obliga a usar objetivos provistos de este mecanismo. Algo nada complicado a estas alturas, la verdad.

Más de lo mismo en el terreno del vídeo, con grabación Full HD de 1920 x 1080 píxeles a 50, 25 y 24 fotogramas progresivos por segundo con controles manuales. Cuenta también con micrófono estéreo incorporado y con conexión para uno externo. Entre las novedades, además de la pantalla táctil, que puede resultar útil para enfocar, figura un modo de imagen plana pensado para aquellos que quieran el máximo rango dinámico y vayan a trabajar después con los clips en la posproducción.

La D5200 graba vídeo Full HD a 50p, 25p y 24p con controles manuales y cuenta con una conexión para micrófono externo como complemento a la unidad estéreo integrada. Entre las novedades en este apartado figura un modo de imagen plana para obtener el máximo rango dinámico

nikon d5500
Nikon D5500
Foto: Dani Garcia (Quesabesde)

Hablando del enfoque, el sistema automático en Live View sigue siendo una asignatura pendiente para esta y todas las réflex. No es que resulte tan desesperante como hace unos años, pero es cierto que aquí la desventaja con los sistemas vistos en las cámaras sin espejo es obvia.

¿Merece la pena?

Habíamos llegado hasta aquí no preguntándonos si la Nikon D5500 era una buena opción (es evidente que lo es), sino si merecía la pena dar el salto desde la D5300 o pagar un poco más por ella. Tras unas semanas y algún que otro viaje juntos, la verdad es que esta réflex nikonista nos convence, pero estamos convencidos de que más que de un relevo se trata de un complemento para la D5300.

Lo mismo que Canon tiene una amplia oferta en la gama media con modelos casi clónicos entre ellos, no parece descabellado pensar en esta D5500 como una opción situada ligeramente por encima de la D5300.

nikon d5500
Nikon D5500
Foto: Dani Garcia (Quesabesde)

Con unos resultados casi idénticos a los de la D5300, la nueva réflex nikonista vuelve a ser una apuesta segura

La calidad y los resultados son prácticamente idénticos, así que quienes quieran pantalla táctil y un diseño algo más estilizado solo tienen que pagar esos 200 euros de diferencia. Para el resto, la D5300 –al menos mientras dure en los escaparates- nos parece una excelente opción Y con el dinero ahorrado, como repetimos siempre, un 35 mm f1.8 para completar el equipo.

Pero no es la D5300 la única competencia aquí. Modelos como las nuevas EOS 750D y 760D se incluyen también dentro de este segmento, lo mismo que la nueva Pentax K-S2, que comparte un sensor muy similar (o idéntico) y gana la batalla en cuanto a visor y resistencia. Ya en el terreno sin espejo, la nueva Olympus OM-D E-M5 Mark II se posiciona por delante en muchos sentidos (pese a que ciertamente se va un poco de precio).

Con todo, tal y como ya imaginábamos, la D5500 nos gusta. Es verdad que no está sellada, que se echan de menos algunos mandos y que no es tan rápida como nos gustaría. Pero para eso ya está la D7100 o la más reciente D7200.

El caso es que, dentro de su gama y su segmento, estamos ante una de esas réflex que, igual que sus predecesoras, vuelve a ser una apuesta segura. No es la más barata ni la más resistente ni la más pequeña, pero su calidad de imagen y sus prestaciones hacen que podamos recomendarla sin ningún temor a equivocarnos.

Productos relacionados (2)
Artículos relacionados (1)
8
Comentarios
Cargando comentarios