• Sony A6000: primeras impresiones
  • Nokia Lumia 1020: fotografía móvil con RAW
Prueba de producto
Nikon D5300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nikon D5300: análisis

20
19
FEB 2014
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Aunque la clase media no pasa por sus mejores momentos, al menos en el escaparate fotográfico se mantiene como una de las gamas más populares e interesantes. La reciente Nikon D5300 es una buena prueba de ello: capaz de competir en calidad de imagen con la D7100 –y por extensión con muchos otros modelos- la pareja formada por el Wi-Fi y el GPS es la típica novedad que unos aplaudirán y otros cambiarían por un precio más moderado o un manejo mejorado. La D5300 nos ha convencido, pero su empeño por no salirse del guion de esta familia y mantener algunas limitaciones supone un balón de oxígeno para la competencia.

La pregunta siempre es la misma en estos casos: ¿merece la pena pagar más por la nueva D5300 de Nikon o ahora es el momento perfecto para ir a por la D5200? Es cierto que mientras escribimos estas líneas la diferencia de precio entre ambas es de apenas 200 euros (unos 760 euros cuesta la D5300 con el zoom básico del kit), pero posiblemente al oír hablar de Wi-Fi y GPS muchos pensarán que ésas son justo las funciones de las que se podría prescindir para dedicar ese presupuesto a una óptica mejor.

Nikon D5300
Nikon D5300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero lo cierto es que hay alguna novedad más. Empezando por un captor con el mismo tamaño (APS-C) y la misma resolución (24 megapíxeles) que el de la D5300, pero desprovisto del filtro de paso bajo para potenciar su resolución. Y no es sólo teoría, porque sobre el papel la D5300 demuestra que es capaz de plantar cara a modelos muy superiores en precio y gama.

Aunque lo cierto es que después de haber tenido entre las manos todas y cada una de sus predecesoras no hay motivos para dudar de sus resultados, hemos pasado unas semanas poniendo a prueba la D5300 para asegurarnos de que estamos ante una de esas réflex de gama media que se pueden recomendar casi con los ojos cerrados.

Más pantalla, mejor visor

Si bien los cambios en cuanto a diseño y reparto de los mandos en la D5300 respecto a su antecesora son menores, sí hay algunos detalles que merece la pena destacar.

Posiblemente la novedad más visible se refiere a la pantalla trasera, que crece hasta las 3,2 pulgadas respecto a las 3 pulgadas de la generación anterior. Con una proporción de 3:2, también la resolución sobrepasa ahora el millón de puntos, si bien es cierto que no teníamos ninguna queja al respecto.

nikon d5300nikon d5300nikon d5300nikon d5300nikon d5300nikon d5300
Pocos cambios por fuera

El cuerpo de la D5300 presenta pocas novedades respecto a la D5200. La pantalla es un poco más grande y se ha mejorado el ocular y el sistema óptico

nikon d5300
Nikon D5300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d5300
Nikon D5300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d5300
Nikon D5300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d5300
Nikon D5300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d5300
Nikon D5300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
nikon d5300
Nikon D5300
Álvaro Méndez (Quesabesde)

El control táctil, eso sí, sigue sin aparecer entre las especificaciones de la cámara. Algo que a muchos les parecerá anecdótico y que otros echarán de menos. La verdad es que nosotros hemos llegado a acostumbrarnos a ello, y para ciertas operaciones –elegir el punto de enfoque, realizar algún ajuste rápido- se agradecería disponer de un panel táctil. Más aún en la D5300, donde ciertas opciones de control siguen sin estar bien rematadas.

El visor, por su parte, mantiene una cobertura del 95% que se sitúa en la media de este segmento (una media que, no lo olvidemos, la Pentax K-50 rompe con su visor del 100%). En cualquier caso, sí se ha mejorado el ocular y el sistema óptico, con lo que se amplía el área de visualización al acercar el ojo al visor.

nikon d5300
Nikon D5300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Poco ágil al trabajar en Live View, la D5300 puede presumir sin embargo de un rápido y preciso sistema de enfoque de 39 puntos

Pero, volviendo a la pantalla, estas mejoras no suponen una gran novedad si no están acompañadas de algún cambio en lo que respecta al funcionamiento de la cámara en Live View. Y no es el caso, puesto que en la D5300 nos encontramos con las mismas carencias ya detectadas en la generación anterior: un sistema de enfoque al que le falta agilidad y un retardo en el espejo que hace que el disparo de varias imágenes consecutivas resulte demasiado lento.

Y es que, a diferencia de los modelos de la competencia –incluidas también las réflex de Canon en esta gama-, la D5300 no cuenta con ningún sistema de enfoque híbrido que ayude al sistema por contraste que se usa cuando el espejo está levantado para ver la imagen en pantalla.

Justo lo contrario ocurre si hablamos de su sistema de enfoque de 39 puntos, heredado de la D5200 y que tanto por velocidad, precisión y cobertura en el visor da un buen repaso al resto de opciones existentes en el mercado dentro de este segmento. Sirva como ejemplo la EOS 700D de Canon, una de sus competidoras directas, que emplea un sistema de 9 puntos.

Nikon D5300
Nikon D5300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cuerpo de gama media

La D5300 es la primera réflex nikonista en integrar tanto la conexión Wi-Fi como el GPS. Dos opciones que, es cierto, ya estaban disponibles antes pero mediante adaptadores externos. No obstante, la llegada de estas dos prestaciones –que siempre se agradece y ponen al día su completa hoja de especificaciones- no cambia la filosofía de la D5300 como lo que es: un cuerpo de gama media.

La construcción es correcta y los mandos están donde tienen que estar, pero mejor no llevarse a engaño: la calidad del sensor está por encima del manejo de la cámara. Aunque echamos en falta un segundo dial de control, se agradece comprobar que el botón de función configurable sigue en su sitio. Cambia de posición, eso sí, el botón dedicado a la configuración de la ráfaga, que salta de la zona superior al lateral de la cámara.

La D5300 es la primera réflex de Nikon en integrar tanto la conexión Wi-Fi como el GPS. Dos opciones que hasta ahora sólo podían disfrutarse en una SLR de esta marca mediante el uso de adaptadores externos

nikon d5300
Nikon D5300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco hay cambios en los menús de pantalla. Aunque son fáciles de dominar, pueden resultar poco ágiles para los usuarios más avanzados. Tener que pulsar el botón “i” y combinarlo luego con otros mandos para acceder a algunas funciones no es demasiado práctico, la verdad. El mensaje parece claro: quien quiera algo más, que salte a la siguiente gama.

5 limitados fotogramas por segundo

Hasta aquí las quejas, que en realidad son casi una fotocopia de lo dicho sobre la D5200. Porque, por lo demás, pocos peros se le pueden poner a esta réflex. Su puesta en marcha y su velocidad de disparo son impecables, y las ráfagas de 5 fotogramas por segundo no están mal, si bien es cierto que los modelos sin espejo de precio similar superan esta cifra.

nikon d5300
Nikon D5300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El buffer es un tanto limitado: disparando ráfagas en JPEG apenas es posible llegar a 10 disparos consecutivos

El buffer de la cámara, eso sí, nos ha parecido un tanto limitado porque incluso trabajando en formato JPEG y en la máxima velocidad apenas es posible llegar a una decena de disparos consecutivos. En RAW o combinando ambos formatos la cadencia se ralentiza y el límite de la ráfaga es mayor, llegando sólo a los 5 disparos.

No son números como para lanzar cohetes, pero al menos se ofrece una segunda modalidad de disparo en ráfaga que reduce a 3 fotogramas por segundo la velocidad pero permite ampliar su duración hasta pasar de las 20 imágenes consecutivas. Al menos en JPEG, porque en RAW seguimos sin llegar a los 10 disparos.

CMOS sin filtro de paso bajo

Dejamos casi para el final el que, con permiso del Wi-Fi y el GPS, es el mejor argumento de esta renovación: el CMOS de tamaño APS-C y 24 millones de puntos.

Efectivamente, a primera vista nada parece haber cambiado respecto a lo ya visto en la D5200. Sin embargo, el nuevo captor se suma a la última moda y prescinde en su estructura del filtro de paso bajo para potenciar así el nivel de detalle y resolución. Dicho de otro modo: adopta el mismo sensor usado por la D7100, lo que se traduce en una mejora en la calidad de imagen respecto a la generación anterior.

Muestras: 24 MP
Fotografías realizadas con una Nikon D5300 y los objetivos Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 VR y 50 mm f1.8 G AF-S
fotografías realizadas con una nikon d5300 y los objetivos nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr y 50 mm f1.8 g af-s
fotografías realizadas con una nikon d5300 y los objetivos nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr y 50 mm f1.8 g af-s
fotografías realizadas con una nikon d5300 y los objetivos nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr y 50 mm f1.8 g af-s
fotografías realizadas con una nikon d5300 y los objetivos nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr y 50 mm f1.8 g af-s
fotografías realizadas con una nikon d5300 y los objetivos nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr y 50 mm f1.8 g af-s
fotografías realizadas con una nikon d5300 y los objetivos nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr y 50 mm f1.8 g af-s
fotografías realizadas con una nikon d5300 y los objetivos nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr y 50 mm f1.8 g af-s
fotografías realizadas con una nikon d5300 y los objetivos nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr y 50 mm f1.8 g af-s
fotografías realizadas con una nikon d5300 y los objetivos nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr y 50 mm f1.8 g af-s

El sensor sin filtro de paso bajo arroja una calidad de imagen que para sí hubieran querido muchas réflex de gama profesional hace sólo unos años

Todo ello con uno de los mejores –si no el mejor- control de ruido de esta gama, que nos permite trabajar sin problemas a 6.400 y 12.800 ISO. El rango dinámico y unos JPEG que de entrada son suficientemente buenos como para que los más vagos se resistan a disparar en RAW rematan una carta de presentación que para sí hubieran querido muchas réflex de gama profesional hace sólo unos años.

Pero tanto entusiasmo con la calidad de imagen –siempre sin perder de visto el precio, claro-nos obliga a repetir la monserga de siempre: de nada sirve un buen sensor si la óptica no está a la altura. Y el veterano y conocido 18-55 mm f3.5-5.6 VR que acompaña a esta D5300 no está mal, pero sí queda varios peldaños por debajo del potencial de este captor.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Nikon D5300 y los objetivos Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 VR y 50 mm f1.8 G AF-S

Así que, como siempre, si el presupuesto lo permite, invertir otros 180 euros en el pequeño, sencillo y eficiente Nikon 35 mm f1.8 es más que recomendable. Sólo así sabremos de verdad de lo que es capaz este CMOS.

En lo que respecta al vídeo, aunque las carencias ya citadas del Live View no invitaban en exceso a pensar en la D5300 como un modelo híbrido, cuidado con ella, porque en este apartado también llega con novedades. Y es que esta réflex permite ahora grabar secuencias de 1920 x 1080 puntos a 50p (además de 24p y 25p) con un flujo de datos de 38 Mbps.

Muestras: sensibilidad
Fotografías realizadas con una Nikon D5300 y un objetivo Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 VR
fotografías realizadas con una nikon d5300 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr
100 ISO
fotografías realizadas con una nikon d5300 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr
200 ISO
fotografías realizadas con una nikon d5300 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr
400 ISO
fotografías realizadas con una nikon d5300 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr
800 ISO
fotografías realizadas con una nikon d5300 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr
1.600 ISO
fotografías realizadas con una nikon d5300 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr
3.200 ISO
fotografías realizadas con una nikon d5300 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr
6.400 ISO
fotografías realizadas con una nikon d5300 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr
12.800 ISO
fotografías realizadas con una nikon d5300 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr
25.600 ISO

En este sentido, resulta curioso recordar que se sitúa por delante de la D7100, que sólo permite grabar vídeo Full HD a 50i. Cuenta también con conector para micrófonos externos, aunque deja para la gama superior la salida de auriculares. Otro detalle que sorprende en esta gama es descubrir que ofrece salida de vídeo sin comprimir por HDMI.

Calidad de clase media

Quienes hayan optado por ese viejo truco de saltar directamente a la conclusión saltándose los detalles y pormenores de la prueba de esta cámara pueden quedarse con una idea clara: calidad como la D7100, pero en un cuerpo de clase media que, además, se empeña en dejar bien clara su posición en el catálogo de Nikon, tanto por su limitado buffer como por su filosofía de manejo.

Más allá de este resumen, la D5300 puede presumir de ser la primera réflex de Nikon con Wi-Fi y GPS, lo que le da un punto de ventaja respecto a la mayoría de modelos de la competencia. Usar más o menos estas prestaciones (ojo, porque la conexión Wi-Fi permite controlar el disparo desde el móvil y eso siempre es interesante) ya dependerá de cada uno. Pero visto que ello no afecta en exceso al precio y nada a la ergonomía y el tamaño, bienvenidas sean estas nuevas prestaciones.

nikon d5300
Nikon D5300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a las carencias propias de la gama media, la D5300 ofrece una calidad de imagen que está entre las mejores que se pueden obtener hoy día con un sensor de tamaño APS-C

Las mejoras en cuanto a la grabación de vídeo también son interesantes, pero se quedan un poco cojas con un sistema de enfoque por contraste que va unos pasos por detrás de la competencia. Una asignatura que Nikon sigue teniendo pendiente y que, curiosamente, nos hace pensar en esta D5300 más como una segunda cámara para producciones sencillas de bajo presupuesto que como una videocámara para aficionados.

Lo mismo sucede con el manejo de la cámara para quienes prefieren modificar los parámetros de disparo desde la pantalla. Una opción que, visto el retardo del espejo entre disparo y disparo, da bastante pereza. Optar siempre por la ráfaga puede ser una solución, pero esperábamos algo mejor.

Pero no es el vídeo el punto fuerte de la D5300, ni pretende serlo. Estamos ante una de esas réflex de la vieja escuela, pero puesta al día con casi todo lo necesario. Una cámara pensada para quienes buscan algo de cierta envergadura, gustan de acercar el ojo al ocular y sobre todo quieren tener por un precio moderado (unos 760 euros con el zoom básico) una calidad de imagen que ahora mismo está entre las mejores que se pueden conseguir con un sensor de tamaño APS-C. No está nada mal para ser de clase media.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y Quesabesde.

20
Comentarios
Cargando comentarios