• Panasonic TZ100: toma de contacto
  • Nikon D500: primeras impresiones
Prueba de producto
Nikon D5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Nikon D5: toma de contacto

19
7
ENE 2016
Iker Morán   |  Las Vegas

¿Para qué necesito una pesada réflex si las cámaras sin espejo ya hacen lo mismo y son más pequeñas y ligeras? Una pregunta que cada vez resuena con más frecuencia y que parece que también ha llegado a oídos de Nikon. Tanto, que resulta complicado no pensar en la recién anunciada D5 como una de esas repuestas que incluyen un puñetazo en la mesa o un “y ahora qué” bien sonoro.

Es verdad que la nueva SLR de grama profesional no es para todos los públicos. De hecho su precio (7.000 euros solo el cuerpo, algo lejos de los 6.000 dólares de los que se ha llegado a hablar) y sus prestaciones dejan claro que estamos ante un modelo para aquellos fotoperiodistas -y sobre todo agencias- que puedan pagarlo.

Nikon D5
Nikon D5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nos hemos venido hasta el desierto de Las Vegas para probar la Nikon D5.

Pero ya se sabe que la tecnología siempre sigue un camino descendente en el catálogo, así que lo que hoy parece imposible pasado mañana estará en una cámara de poco más de mil euros.

Porque dejando a un lado la clásica corrección política japonesa, esta vez Nikon no se ha andado con rodeos: en el primer minuto de la presentación de la D5 ya dejaba bien claro que hay dos cosas que todavía las cámaras sin espejo no son capaces de hacer como una réflex: el visor sin retardo y un enfoque que realmente funcione en las escenas de acción. Así de claro y contundente.

Entre indirectas –en realidad muy directas- y unas cifras muy contundentes, el mensaje está claro: las réflex están vivas y van a estarlo por mucho tiempo. Esa es la teoría, pero para comprobar hasta qué punto la respuesta de Nikon es contundente o hay en ella algo de farol, nos vamos de excursión a las afueras de Las Vegas con las primeras unidades de esta cámara.

3 millones ISO

Son modelos de preproducción, así que de momento nada de llevarse muestras para valorar los resultados. Para eso habrá que esperar y conformarse con pasar un rato con una de las cámaras más potentes del mundo en El Dorado Canyon, un curioso lugar a medio camino entre una mina abandonada, un set de rodaje y un inmenso almacén de reliquias de otras épocas.

Llueve (sí, en Las Vegas también llueve), hace frío, hay niebla, la luz es pésima… La cosa no pinta bien, aunque es verdad que el espectacular sonido de la ráfaga a 12 fotogramas por segundo con sus acompasados golpes de espejo ayuda a entrar en calor.

nikon d5
Nikon D5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
nikon d5
Nikon D5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tal vez sea la pantalla (que por primera vez en esta gama es táctil) y sus 2,4 megapíxeles, pero lo que vemos nos gusta

Aunque la lista de novedades hace que muchas importantes queden relegadas a un segundo plano, al ver en pantalla los primeros disparos recordamos los comentarios de los ingenieros de Nikon sobre el nuevo procesador Expeed 5 y su mejora en el tratamiento del color y las pieles. Tal vez sea la pantalla y su resolución de 2,4 millones de puntos, pero lo que vemos nos gusta.

Por cierto, un monitor que por primera vez en esta gama es táctil. Algo que se agradece sobre todo al trabajar con el modo Live View y al revisar y ampliar las imágenes tal y como lo haríamos en la pantalla de nuestro smartphone.

Solo con mirar a pantalla ya vemos que ese ajuste máximo de 3 millones ISO (probado aquí con una luz muy pobre) es poco más que un adorno. El nivel de ruido es tan exagerado que cuesta pensar en una imagen utilizable

nikon d5
Nikon D5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pero por mucho que el renovado sistema de enfoque pretende copar toda la atención, hay una cifra que sin duda es la que más comentarios está despertando en las últimas horas: la sensibilidad máxima de 3 millones ISO. Es verdad que en ese número hay mucho de sacar pecho ante la competencia (Sony se estaba acercando demasiado), pero como suele ocurrir en estos casos, si se ofrece ese valor es porque posiblemente usando dos por debajo tendremos fotos utilizables.

Porque, efectivamente, solo con mirar a pantalla ya vemos que ese ajuste máximo es poco más que un adorno. El nivel de ruido es tan exagerado que cuesta pensar en una imagen utilizable, por muy pequeña que se reproduzca e incluso en blanco y negro. Es verdad que estamos probándola en una mina abandonada con una iluminación realmente pobre, pero aun así no parece una mala idea.

Así suena la ráfaga de 12 fotogramas por segundo de la Nikon D5.

La buena noticia es que nos gusta lo que vemos a 102.400 ISO. Hay ruido, claro, pero el nivel de detalle y color que se mantienen son suficientemente pasables como para pensar en un parámetro que, en determinadas circunstancias, se puede utilizar y nos salvará más de una foto.

Enfocando

El sistema de enfoque automático de 153 puntos con 99 de ellos en cruz es otro de los titulares de la presentación de esta D5. De nuevo cifras espectaculares que vienen a mejorar un terreno en el que, la verdad, costaba imaginar mucho margen de mejora. Y es que las D4 y D4s ya contaban con un sistema de autofoco excelente que lucía en todo su esplendor en el modo de seguimiento para escenas de acción.

No es que la rápida prueba sobre el terreno resulte especialmente orientativa, aunque también en este caso lo que vemos a través del visor –amplia cobertura del área de enfoque y agilidad en el seguimiento de sujetos- y los resultados en pantalla parece que invitan a ser optimistas.

nikon d5
Nikon D5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
nikon d5
Nikon D5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Espectacular, por cierto, la capacidad de la cámara para enfocar con poca luz. Un apartado en el que la generación anterior ya destacaba pero que esta D5 mejora hasta el punto de ser capaz de dar con un punto de foco en lugares en los que a nuestro ojo ya le cuesta distinguir formas.

La ausencia de Wi-Fi no convence tanto, aunque el puerto de red ya presente en generaciones anteriores nos recuerda que estamos ante un producto muy específico. Todos hablaremos y opinaremos de esta D5, pero en realidad ella tiene muy claro y definido su público.

Nikon comercializará dos versiones de la D5: una compatible solo con tarjetas XQD (en la imagen) y otra con CompactFlash. En ambos casos, con doble ranura

nikon d5
Nikon D5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un detalle interesante es que la D5 se presente en dos versiones: con ranura para tarjetas CompactFlash o para XQD, en ambos casos con un doble zócalo compatible con uno de estos dos formatos. ¿Por qué la insistencia en la apuesta por una tarjeta tan poco extendida como la XQD hasta el punto de crear una versión exclusiva solo por eso?

Aunque en nuestra cabeza ya empiezan a crearse teorías conspiranoicas sobre algún acuerdo comercial entre Nikon y Sony, los responsables del desarrollo de esta D5 nos lo explican de forma mucho más sencilla: a día de hoy las tarjetas XQD no solo son las más veloces, sino también las que más margen de mejora tienen. “En unos años será un estándar”, nos aseguran.

La nueva cámara de referencia

Desveladas las cartas y tras pasar unas horas con una D5 entre las manos (sí, pesa bastante), es evidente que, salvo sorpresas o fallos de última hora, estamos ante la cámara con la que se medirán muchas otras a partir de ahora.

Hablar de la competencia no tiene mucho sentido, porque en este segmento no hay demasiada. Es verdad que las Sony A7S se habían acercado desde el lado de la alta sensibilidad, pero más allá de eso cuesta mucho imaginar a un fotógrafo profesional que sustituya una réflex de este nivel por ese otro modelo.

nikon d5
Nikon D5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sección de la Nikon D5 expuesta en el CES de Las Vegas.

Sin duda Canon es la principal afectada por una novedad que sobre el papel supera por todos lados a su EOS-1D X

¿Y la Canon EOS-1D X? Sin duda Canon es la principal afectada por una novedad que sobre el papel supera por todos lados a su buque insignia: en puntos de enfoque, en sensibilidad, en vídeo 4K… Y sin duda habrá que esperar un movimiento de la firma a lo largo de este 2016.

Anochece y nos retiramos de vuelta a Las Vegas con sus luces infinitas. Las luces del autobús iluminan la carretera. Acercamos el ojo al visor, ¡clic!, y ahí está una foto que, pese al fotógrafo, técnicamente es más que decente. Hacer fotos que hasta ahora no se podían hacer. Un lema que llevamos muchos años escuchando pero que a veces es muy real.

Productos relacionados (3)
19
Comentarios
Cargando comentarios