• Samsung Galaxy S5: análisis
  • Panasonic Lumix FZ1000: primeras muestras
Prueba de producto
Nikon D4s
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nikon D4s: prueba de campo

12

Un paseo nocturno por Barcelona nos permite comprobar hasta dónde es capaz de llegar esta cámara, que ofrece una sensibilidad máxima de 409.800 ISO

10
JUN 2014

Por calidad de imagen, construcción y enfoque, la Nikon D4 ha sido durante unos años el referente para el fotoperiodismo profesional en sano equilibrio con la Canon EOS-1D X. Así que preguntarnos ahora si la D4s es o no una buena réflex significaría que estamos más fuera que dentro de este planeta.

Por esta razón, en lugar de dedicarnos a recordar las elevadísimas prestaciones de este modelo de más de 6.000 euros, hemos optado por centrarnos en lo que en el momento de su presentación ocupó todos los titulares. Y es que si la D4 ya presumía de ser la reina de la noche con sus sensibilidades estratosféricas, la nueva generación sube el listón para atreverse con un ajuste máximo de 409.600 ISO.

Por eso, además de llevárnosla a la playa para las fotos del rodaje del anuncio del verano –sí, la mayoría están hechas con la D4s-, se nos ha ocurrido que nada mejor para poner a prueba su comportamiento que un paseo nocturno por Barcelona.

Enfoque sin problemas

Las cifras de la D4s son realmente espectaculares, pero en realidad no suponen una gran novedad respecto a lo ya visto en la generación anterior. Además de ganar un paso en sensibilidad –luego hablaremos de eso- la velocidad también crece de 10 a 11 fotogramas por segundo al trabajar con el enfoque continuo.

De todos modos, en nuestra particular aventura nocturna lo que sí hemos podido comprobar es el excelente rendimiento del enfoque automático en escenas con luz muy escasa. La teoría habla de un sistema capaz de operar hasta -2 EV, lo que en el terreno se traduce en que cuesta encontrar un rincón suficientemente oscuro como para poner a la D4s en apuros en este sentido.

nikon d4s
Nikon D4s
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En nuestra particular aventura nocturna también hemos comprobado el excelente rendimiento del autofoco en escenas con muy poca luz

De hecho en su momento ya pudimos comprobar que, pese a que la D800 y la D4 compartían los 51 puntos de enfoque, era en situaciones como ésta donde la más potente de la saga nikonista justificaba –al menos en parte- su notable diferencia de precio.

El excelente visor réflex o la iluminación de los mandos también se agradecen especialmente al trabajar en estas condiciones, aunque son dos características que ya estaban presentes en la D4. Sí es nueva la posibilidad de trabajar en formato RAW con una resolución menor, tal y como Canon ya ofrece desde hace muchos años en sus cámaras.

En el caso de la D4s, dentro de las opciones de configuración del archivo RAW, ahora, además de la compresión o la profundidad de color (12 o 14 bits), también podremos elegir el tamaño de la imagen: máxima resolución (16 megapíxeles) o esta nueva modalidad que reduce la cifra a 4 millones de puntos.

Está claro que los 25.600 ISO que ofrece la D4s no son un farol. Incluso en JPEG, donde la cámara es bastante conservadora en cuanto a nitidez y reducción de ruido, las imágenes aguantan el órdago de forma muy solvente

nikon d4s
Nikon D4s
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque es una resolución muy limitada, hay que tener en cuenta que así se consigue un archivo mucho más ligero (unos 12 MB frente a los más de 30 MB habituales) y que ese RAW de 4 megapíxeles tiene calidad suficiente como para poder estirarlo sin demasiados problemas si hiciera falta. También podemos trabajar simultáneamente con archivos JPEG de máximo tamaño, teniendo así una copia a máxima resolución.

25.600 ISO calibrado

Pero si hemos hecho tiempo hasta que anocheciera es precisamente para poder comprobar el rendimiento de la D4s con sensibilidades altas. O más que altas, extremas y combinadas con escenas muy oscuras y sin flash. Unas condiciones que no son las habituales y con las que buscábamos llevar esta réflex al límite.

Y para demostrarlo nada mejor que echar un vistazo a la galería de fotos en RAW y JPEG con ajustes de sensibilidad bastante extremos combinados con escenas nocturnas.

Muestras: sensibilidad
Fotografías realizadas con una Nikon D4s y un objetivo Nikkor 24-70 mm f2.8 AF-S
fotografías realizadas con una nikon d4s y un objetivo nikkor 24-70 mm f2.8 af-s
20.000 ISO
fotografías realizadas con una nikon d4s y un objetivo nikkor 24-70 mm f2.8 af-s
33.280 ISO
fotografías realizadas con una nikon d4s y un objetivo nikkor 24-70 mm f2.8 af-s
7.200 ISO
fotografías realizadas con una nikon d4s y un objetivo nikkor 24-70 mm f2.8 af-s
43.250 ISO
fotografías realizadas con una nikon d4s y un objetivo nikkor 24-70 mm f2.8 af-s
87.040 ISO
fotografías realizadas con una nikon d4s y un objetivo nikkor 24-70 mm f2.8 af-s
174.080 ISO
fotografías realizadas con una nikon d4s y un objetivo nikkor 24-70 mm f2.8 af-s
11.400 ISO
fotografías realizadas con una nikon d4s y un objetivo nikkor 24-70 mm f2.8 af-s
174.080 ISO
fotografías realizadas con una nikon d4s y un objetivo nikkor 24-70 mm f2.8 af-s
9.000 ISO

Optar por la sensibilidad automática y situar el límite en 25.600 ISO puede ser una buena forma de trabajar

Es cierto que ese valor de 409.600 ISO del que tanto hablamos tiene un carácter puramente anecdótico -en el vídeo puede verse algún ejemplo, por si alguien tiene curiosidad- porque nadie espera una foto decente a esa sensibilidad y casi a oscuras. Pero también es cierto que, como ya se sabe, si no tenemos otra cosa y pasada a blanco y negro, esa foto podría servir para ilustrar la exclusiva de nuestra vida. Mejor ruido y todo tipo de artefactos que quedarnos sin foto.

Si bajamos el listón hasta límites más normales, está claro que los 25.600 ISO que ofrece la D4s no son un farol. Incluso en JPEG, donde la cámara es bastante conservadora en cuanto a nitidez y reducción de ruido, las imágenes aguantan el órdago de forma muy solvente.

Muestras: RAW S
Fotografías realizadas con una Nikon D4s y un objetivo Nikkor 24-70 mm f2.8 AF-S

Hay ruido, claro, pero en su mayoría de luminancia, con un granulado bastante agradable y con pocos rastros de ruido de color, que siempre resulta más molesto en las copias. Así que optar por la sensibilidad automática y situar el límite en 25.600 ISO –o un poco menos si es de noche y queremos optimizar la calidad- puede ser una buena forma de trabajar sin tener que preocuparnos por este parámetro.

A partir de este punto, el uso de los cuatro pasos forzados hasta ese 409.600 ISO que tanto llama la atención queda en manos del fotógrafo y sus circunstancias. Procesando con algo de cuidado el RAW, el valor de 51.200 ISO puede ser perfectamente utilizable, e incluso nos atreveríamos a ir más allá si estamos pensando en copias pequeñas o en blanco y negro.

Récord (por ahora)

La D4s es mucho más que una cámara con una cifra récord para el titular de turno. Estamos hablando de un modelo enfocado a los profesionales del fotoperiodismo y la fotografía de deporte, para los que el enfoque y la fiabilidad de la construcción son temas elementales.

La Nikon D4s y la Canon EOS-1D X siguen reinando en un segmento en el que llaman a la puerta nuevas cámaras como la Sony A7S

nikon d4s
Nikon D4s
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un segmento en el que este modelo y la citada EOS-1D X siguen reinando en solitario pero al que -es cierto- pretenden asomarse nuevos aspirantes. Salvando distancias en cuanto a precio, tamaño, enfoque, filosofía, sistema de ópticas...

No son por tanto modelos directamente comparables, pero a estas alturas parece claro que la esperada Sony A7S aspira a convertirse en la nueva reina de la noche destronando a esta Nikon. Su sensor de formato completo y 12 megapíxeles y esa cifra de 409.600 ISO hacen pensar que el combate será reñido.

12
Comentarios
Cargando comentarios