Opinión

Nikon D40: la primera de su clase

 
16
NOV 2006

Parece que, finalmente, la fotografía digital se va a equiparar a la química. Hay quienes sostenemos que el gran logro de las marcas de fotografía había sido convencernos a los consumidores que pagar 1.500 euros por una cámara réflex digital era un buen precio. 3.000 euros la D100 de Nikon en su día; 2.000 la EOS 10D de Canon; 5.000 la Nikon D2X; 3.000 la EOS 5D... son precios enormemente elevados que, si se hubieran dado en el mundo del haluro de plata, nos habríamos llevado las manos a la cabeza.

Toca plantearnos qué supone una D40 nikonista, una réflex digital que saldrá, dicen los rumores, por 400 euros

La irrupción de las réflex digitales para aficionados, pero especialmente la llegada de los modelos para los muy aficionados -la EOS 350D de Canon y la D50 de Nikon, e incluso la Sony Alpha A100 o la Olympus E-400- es lo que ha revolucionado, por enésima vez en pocos años, el mundo fotográfico.

Y ahora llega el momento de plantearnos qué supone una D40 nikonista, una réflex digital que saldrá con un precio competitivo, tal vez -dicen los rumores- cercano a los 400 euros. Nikon, por lo menos, lo sitúa por debajo del de la D50, que en el momento de su aparición podía adquirirse por 800 euros y a estas alturas ya está disponible -sin objetivo- por poco más de 500.

Una cámara para neófitos
Asumiendo una calidad aceptable -mal pintaría para Nikon si no fuera así-, la llegada de una réflex digital de tan bajo presupuesto tendrá consecuencias.

En primer lugar, aquellos fotógrafos de campo y playa que antes usaban sus réflex de película para las vacaciones y que habían migrado -o pensaban hacerlo- a una compacta digital, tendrán por fin la ocasión de pasarse a este mundo sin apenas notar el cambio. Con un desembolso moderadamente aceptable, la funcionalidad de esta D40 será idéntica a la de los modelos equiparables de película.

Nikon D40
Nikon D40

Por ello, habrá que plantearse -o replantearse- el segmento de las compactas de altos vuelos, porque para tener una cámara que no se puede meter en un bolsillo, una réflex parecía ser la mejor opción para los que no miraban el dinero y ahora puede serlo para todos los demás.

Las limitaciones en la compatibilidad óptica representan un lastre que la competencia usará en su contra

Esperemos que, a partir de ahora, estas compactas con aires de réflex espabilen. Precios más competitivos y superzooms más potentes, luminosos y estabilizados son aspectos que necesariamente tendrán que mejorar.

Ahora bien, la D40 lleva inherentes unas limitaciones que también habrá que tener en cuenta. Aunque a primera vista da la sensación de que son "handicaps" menores para un aficionado, el hecho de que sea compatible sólo con objetivos Silent Wave es un lastre que la competencia usará en su contra.

La incógnita de la competencia
Pero, aparte de criticar, ¿qué harán el resto de marcas? Canon o Sony, por ejemplo, o Pentax e incluso Olympus, tenían hasta ahora en los aficionados un gran mercado para sus réflex. Sus cámaras de gama media-baja eran una perita en dulce para los fotoaficionados-de-un-solo objetivo, es decir, esos fotógrafos que jamás quitan la óptica que viene de serie.

Todos esperábamos este pequeño gran paso, sobre todo quienes queremos que la fotografía llegue a todo el mundo

Ahora, con una cámara réflex realmente económica en el mercado, el nivel de ventas de estas otras marcas puede disminuir. ¿Se beneficiará la D40 del éxito de ser la primera de una nueva clase? Cuando hay monturas de por medio, ser la primera en nacer es algo que marca.

Pero es Nikon quien da el golpe. Y Nikon es como una montaña rusa, capaz de hachazos triunfadores como la D50 y de fiascos como la D2H.

¿Será capaz la marca japonesa de afinar el tiro con esta nueva D40? ¿Estará la cámara lista -esperemos que sí- para la campaña de Navidad? ¿Tolerará el mercado aficionado otra SLR nikonista sin sistema de limpieza? ¿Será capaz de competir esta D40 con una Canon EOS 400D que va a copar las tiendas -ya está en ellas- de cara a fin de año y que ya ha demostrado su potencial?

Como el agua de mayo

Si nos felicitábamos hace tres años cuando salió la EOS 300D por 1.000 euros, la D40 es una nueva revolución

Sea como fuere, todos estábamos esperando este pequeño gran paso desde hacía mucho tiempo: tanto los aficionados que no podían -o no querían- gastarse 700 euros por algo que antes tenían en película por 300, como también los fotógrafos en general, que lo único que queremos es que la fotografía llegue a todos los rincones del mundo, y cuanto antes, mejor.

Si nos felicitábamos hace tres años cuando salió la EOS 300D por 1.000 euros y, más tarde, cuando llegaron las primeras réflex digitales por 800 euros, la D40 supone una nueva revolución. El resto de marcas estarán atentas para mover su ficha. Esta vez, ganan los fotógrafos.

Actualización: la división británica de Nikon ha informado que la D40 estará disponible a partir del 1 de diciembre. Por ahora, la compañía se ha pronunciado únicamente sobre el precio de la cámara con el nuevo objetivo Nikkor 18-55 mm f3.5-5.6 DX, que será de 680 euros.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar