• Olympus E-400: primeras muestras
  • Microsoft Zune: toma de contacto
Prueba de producto
UNA SLR PARA TODOS LOS PúBLICOS

Nikon D40: toma de contacto

 
16
NOV 2006

La más pequeña, la más sencilla y la más económica del escaparate de Nikon. Así podría presentarse la nueva D40, que se asoma con una lista llena de superlativos a la baja, de los que sirven para hacer frente a la competencia en la base del mercado réflex. Muy manejable, ligera y extremadamente fácil de usar, la joven SLR mostró a QUESABESDE.COM sus encantos días antes de su presentación oficial.

Que la lucha en el catálogo réflex no está sólo en las alturas es un secreto a voces. Y qué mejor época para poner toda la carne en el asador que con el navideño mes de diciembre en el horizonte. Es éste el contexto en el que hay que situar la llegada de la Nikon D40, la última réflex de la compañía que lanza el anzuelo sin ningún disimulo a aquellos usuarios que buscan algo más de lo que su compacta puede ofrecer.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque aún es pronto para tomar muestras de referencia con el temprano modelo que hemos tenido entre las manos, son su diseño y su manejo -a fin de cuentas- los ejes centrales en torno a los que gira la idea de esta cámara. A falta de poder comprobarlo, de sus 6 megapíxeles -apuesta que se antoja valiente en un contexto obsesionado por la resolución- cabe esperar un rendimiento que, por lo menos, sea como el de la D50.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sí sería interesante conocer precios de la cámara. Pero desde Finicon, importador oficial de Nikon para España y Portugal, aún no se pronuncian sobre esta cifra, que los primeros rumores situaban incluso por debajo de los 500 euros. Lo que sí parece seguro es que el precio de salida será menor que el que tuvo la D50 en su día (unos 800 euros), y que las primeras unidades deberían estar listas, en principio, para la primera semana de diciembre.

Diferencias notables
La D40 es, efectivamente, la SLR más pequeña construida hasta ahora por Nikon. Aunque el título a la más diminuta es para la Olympus E-400, basta con colocar la D40 junto a su predecesora, la D50, para darse cuenta de un solo vistazo del profundo trabajo de reducción y estilización que se ha dedicado al cuerpo.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La nueva D40 -a la izquierda en ambas imágenes- junto a la D50.

La reducción del tamaño ha afectado también al peso, aunque en este caso la diferencia con la D50 es apenas perceptible entre las manos. Llaman mucho más la atención los cambios realizados en la distribución de los mandos, como la desaparición de la pantalla superior, el nuevo LCD de 2,5 pulgadas o la rueda principal de mandos, que se ha trasladado a la derecha del visor.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Resultan evidentes las diferencias en tamaño y diseño entre la D40 -a la izquierda- y la D50.

Sobre la ergonomía, las opiniones serán variadas, y -cómo no- habrá quienes consideren excesiva la miniaturización y no sepan qué hacer con ese meñique que queda colgando al asir la cámara. En cualquier caso, sí se nota la empuñadura algo más rebajada y puntiaguda. Los acabados, pese a la naturaleza plástica del cuerpo, parecen bastante más consistentes y atractivos que los de la D50.

Montura con restricciones
La construcción de plástico tiene en la montura metálica su única excepción. Fijándonos en esta zona, es posible apreciar una diferencia respecto a la D50, puesto que ha desaparecido la zona abultada bajo la bayoneta que albergaba el motor de enfoque.

En efecto, en su ánimo de simplificar al máximo el cuerpo de la cámara -y reducir el precio, evidentemente- Nikon ha decidido ceder al objetivo toda la responsabilidad del enfoque.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Por eso, al hablar de la montura Nikon F de la D40, hay que matizar que, pese a que todos -o la inmensa mayoría- de los objetivos nikonistas son compatibles con la montura, sólo aquellos AF-S o AF-I dotados de motor SWM podrán enfocar de manera automática.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El enfoque del resto de ópticas AF de tipo G o D será manual, mientras que las Nikkor AF tampoco podrán disfrutar de la medición matricial 3D Color II. En caso de utilizar objetivos sin CPU -señala la marca- habrá que trabajar en modo manual y prescindir del exposímetro.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque no sería de extrañar que este dato despertara alguna que otra queja, la decisión no carece de cierto sentido si tenemos en cuenta que el usuario al que va dirigida la D40 sólo empleará -en la mayoría de los casos- el objetivo que la acompaña en el kit de lanzamiento.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Posiblemente, todos ellos estarán de acuerdo en esta merma de las prestaciones, mientras ello repercuta en el precio -a la baja, se entiende- y a costa de quienes tengan una colección de ópticas Nikon no AF-S y quieran poner en práctica el enfoque manual.

Mandos escasos
La desaparición del monitor situado en la parte superior -cerca del disparador- convierte el LCD de la zona trasera en el centro neurálgico de todas las operaciones con la cámara. Una práctica muy común en modelos de gama baja de otros fabricantes, pero con la que Nikon aún no había comulgado.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tal vez por eso resulte un poco extraño al principio habituarse a las nuevas circunstancias. Sin embargo, pasados 10 minutos, no cuesta demasiado encontrar cada función y acceder a ella sin demasiados rodeos.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La sencillez basada en la economía de mandos ha sido llevada al extremo en esta D40. De hecho, desaparecen todos los accesos directos para concentrarlos en un dial que permite navegar por la pantalla central de ajustes. Para ello, basta con pulsar el botón "info" -junto al disparador- o el botón "i" - a la izquierda de la pantalla- un par de veces y se accede al control de todos las parámetros de la toma.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque tal vez hubiera sido preferible una rutina que requiriese una sola pulsación -sacrificar todos los accesos directos es siempre una decisión cuestionable-, la presencia de un botón personalizable en el lateral izquierdo de la montura, bajo el que acciona el flash, compensa en gran medida la pérdida.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Así, a través del menú principal es posible configurar este mando para que nos permita ir directamente al ajuste de la calidad, el balance de blancos, la sensibilidad o el disparo en ráfaga.

Extremadamente sencilla
Además de eliminar buena parte de los mandos que jalonan cualquier réflex, Nikon no ha reparado en detalles a la hora de facilitar la tarea al fotógrafo novel.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En este sentido, nos encontramos con menús repletos de avisos de ayuda: al pulsar el botón con la interrogación, la pantalla nos muestra una detallada explicación. Los ajustes, por otro lado, están acompañados de imágenes de muestra que pretenden orientar al fotógrafo sobre la sensibilidad o el modo de enfoque más adecuado, por ejemplo, para cada situación.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De hecho, el menú principal de ajustes puede visualizarse de tres maneras (clásico, gráfico y escritorio), tanto si trabajos en los modos clásicos (los llamados PASM) como si se selecciona uno de los modos de escena disponibles.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pasando por alto el modo clásico (fondo negro) y el peculiar modo de escritorio (una imagen seleccionada por el usuario alegra el fondo), resulta especialmente interesante el denominado modo "gráfico". En éste, los ajustes están acompañados por un esquema que explica la acción que se está realizando.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Por ejemplo: en modo de prioridad a la abertura, la imagen de un diafragma va cerrándose según el usuario va escogiendo un número F mayor.

Sin prisa, pero sin pausa
Tal y como era de esperar, la D40 luce unas cifras bastante discretas en cuanto a la velocidad de disparo. Sin embargo, esos 2,5 fotogramas por segundo -con un sonido de obturación bastante flojo- quedan de sobra compensados por una ráfaga de hasta 100 disparos consecutivos en formato JPEG de máxima calidad, tal y como rezan las especificaciones oficiales y hemos podido comprobar con el modelo probado.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

No obstante este dato, que hace pensar que el rendimiento del procesador ha sido mejorado respecto al de la D50, queda limitado a 5 fotografías cuando trabajamos con archivos NEF.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Como es habitual en los modelos de Nikon, la selección de la calidad viene determinada por dos parámetros independientes: tamaño de imagen y nivel de compresión (en el caso de los JPEG). Sin embargo, llama la atención que el menú dedicado a esta función no especifica los megapíxeles empleados en cada nivel; en su lugar, se indica el tamaño en megabytes que tendrá el archivo resultante.

El visor de la D40 ofrece una cobertura del 95%. | Foto: Nikon

El visor es bastante parco en información -tampoco es ninguna novedad- y da la espalda a ajustes como la sensibilidad o el balance de blancos. La cobertura es del 95% y la luminosidad, más que aceptable.

Un nuevo AF-S
El estreno de la D40 será por partida doble. Así, el cuerpo de la cámara no se venderá por separado en Europa: será el nuevo objetivo 18-55 mm f3.5-5.6 el encargado de formar el kit de lanzamiento con la nueva SLR.

Nikkor 18-55 mm f3.5-5.6 AF-S DX G
Nikkor 18-55 mm f3.5-5.6 AF-S DX G

De peso y dimensiones extremadamente contenidas -el plástico llega hasta la montura-, el nuevo AF-S parece dispuesto a seguir la línea marcada por el cuerpo de la D40 en cuanto a diseño y a poner el acento en la relación calidad-precio.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Lo que de momento hemos podido constatar -más allá de la ligereza comentada- es que el objetivo cuenta con un anillo principal de focales de giro bastante cómodo, aunque desgraciadamente no se puede decir lo mismo del impracticable anillo de enfoque manual, situado en el extremo frontal del objetivo.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El enfoque de 3 zonas de la cámara se entiende bien con la óptica, que muestra un funcionamiento no demasiado rápido, aunque sí preciso y acertado al primer intento. También se agradece que el sonido del mecanismo de enfoque sea bastante discreto.

A dos semanas vista
Si los pronósticos realizados sobre la disponibilidad de la D40 no van desencaminados, habrá que esperar poco más de 15 días para ver cómo las primeras unidades de la nueva réflex de Nikon se asoman a los escaparates navideños.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De ser así, la nueva Nikon llegará en un momento estratégico para un mercado, el de consumo, que vive durante el próximo mes su mayor explosión.

Nikon D40
Nikon D40
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A priori, no cabe dudar de la calidad de esos 6 megapíxeles, que ya han demostrado su valía en modelos anteriores. Sólo habrá que comprobar si el eterno tema de la resolución (no olvidemos que la competencia ofrece, en su mayoría, modelos de 8 y 10 megapíxeles, incluso en su gama más básica) tiene efectos en la clientela, o si la D40 consigue arrasar con sus argumentos de calidad, precio y sencillez. Dentro de poco lo sabremos.

Actualización: la división británica de Nikon ha informado que la D40 estará disponible a partir del 1 de diciembre. Por ahora, la compañía se ha pronunciado únicamente sobre el precio de la cámara con el nuevo objetivo Nikkor 18-55 mm f3.5-5.6 DX, que será de 680 euros.

Etiquetas
Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar