• Samsung Galaxy Camera: primeras impresiones
  • Fujifilm X-E1: toma de contacto
MEGAPíXELES DE OFERTA

Nikon D3200: análisis 6

4
SEP 2012

Aunque la temporada de rebajas veraniegas ya ha concluido, si se trata de poner en una balanza resolución (24 megapíxeles) y precio (unos 600 euros), nadie da más por menos en el escaparate réflex que la Nikon D3200. Tras esas cifras se esconde una SLR básica, pequeña y tan fácil de manejar como su predecesora, y entre cuyas novedades se encuentra el control y la transmisión vía Wi-Fi con un adaptador opcional. Más allá de sus puntos fuertes y algunas de las carencias que esta saga viene arrastrando generación tras generación, ¿merecen la pena esos 10 megapíxeles de más respecto a la D3100? Sólo si estamos dispuestos a colocar delante una óptica en condiciones.

Justo cuando empezábamos a respirar aliviados al intuir que la guerra de los megapíxeles había terminado, la batalla se amplía a otros frentes. Aunque no es comparable con la absurda histeria que en su momento se vivió en el segmento de las compactas, también las réflex han empezado a hinchar el casillero de la resolución para no quedarse atrás. A veces con movimientos tan peculiares como el de esta D3200, la réflex más sencilla de Nikon y una de las que más resolución tiene de su actual catálogo.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más pensada como una versión situada por encima de la D3100 que como un relevo generacional (con 14 megapíxeles y un buen precio, seguro que esta cámara se sigue vendiendo sin problemas), la resolución es el eje central del discurso de esta nueva réflex, que de todos modos también aporta novedades interesantes en otros ámbitos.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a que no ha sido posible conseguir el transmisor WU-1 para dotar de conexión Wi-Fi a esta réflex (una lástima, porque es una de sus novedades más interesantes), durante unos cuantos días nos hemos escapado con ella para ver de qué son capaces sus 24 megapíxeles con el zoom de 18-55 milímetros estabilizado que la acompaña de serie.

A la búsqueda de novedades

Después de tantas generaciones desde aquella Nikon D40 de 2007 y pese a los lógicos cambios, lo cierto es que la D3200 es una vieja conocida en lo que respecta a tamaño, manejo y ergonomía.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que para saber cómo es esta cámara bastaría con señalar lo dicho en su día sobre la D3100 o la D3000. Los cambios son mínimos, pero si nos fijamos un poco no tardaremos en detectarlos. De la parte trasera, por ejemplo, desaparece la palanca para activar la previsualización en pantalla y el botón para la grabación de vídeo que ésta incluía, y que se sitúa ahora en la empuñadura, cerca del disparador.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El espacio que queda libre en la zona posterior lo ocupan un botón que activa el Live View y otro para el control del disparo en ráfaga. Una función que antes se manejaba desde una palanca situada en torno al dial de modos.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Hemos salido ganando? Lo cierto es que no cuesta mucho acostumbrarse a la nueva posición de los mandos y visualmente el diseño es más limpio, pero aquellos dos controles en forma de palanca resultaban bastante prácticos para poder cambiar ajustes sin tener siquiera que mirar la cámara.

Más resolución (también en la pantalla)

La pantalla posterior de 3 pulgadas mantiene las dimensiones de la integrada en la D3100, pero mejora notablemente su resolución, que pasa de 230.000 puntos a 920.000. Pese a que esta mejora se nota al revisar las fotos o encuadrar desde el monitor, menos satisfechos nos ha dejado su calibración de color: las imágenes se muestran en este panel más "quemadas" de lo que están en realidad y con una tonalidad fría (tanto en la revisión como en Live View) que no se corresponde con el resultado final que luego vemos en el ordenador.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los menús de pantalla tampoco albergan cambios, con una presentación muy gráfica que facilita el trabajo a los fotógrafos noveles. Más allá del "Modo guía", que como su nombre indica nos conduce paso a paso hacia la toma de fotos o vídeos, desde la pantalla es posible controlar todos los ajustes de una forma bastante intuitiva.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal como sucede en modelos anteriores, el botón "-i-" (no muy bien situado en la parte posterior izquierda) nos permite navegar a través de los menús de pantalla y modificar todos los valores de la toma. En el lateral, el botón de función puede configurarse para acceder directamente a un ajuste (la sensibilidad, por ejemplo) y ahorrarnos así esa doble pulsación y los malabarismos con los dedos, a los que -eso sí- no tardaremos en acostumbrarnos.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más allá de este botón, no es posible configurar ningún otro mando. Es una pena, por ejemplo, que al botón dedicado a la ráfaga no se le pueda adjudicar otra función.

Espejo arriba, espejo abajo

Pese al notable incremento de la resolución, la D3200 ha mejorado la velocidad de disparo respecto a la D3100. La marca actual se sitúa en 4 fotos por segundo (un registro correcto para estas gama y resolución), si bien hemos podido comprobar que esta cadencia sólo se mantiene durante los primeros 15 disparos en JPEG para después ralentizarse (pero sin llegar a pararse). La grabación y la recuperación son, eso sí, muy rápidas.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Trabajando en RAW la cifra baja hasta los 10 disparos consecutivos, con una reducción más acusada de la velocidad a partir de este punto. Si se combinan los dos formatos, no es posible llegar a la decena, y después la cámara queda prácticamente detenida.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si se activa el modo de previsualización en pantalla, el retorno del espejo tras cada disparo es inexplicablemente lento. Tanto, que hay que esperar casi 2 segundos entre toma y toma. Al menos en el modo de disparo simple, porque con la ráfaga todo se agiliza más. Un detalle que nos lleva a recomendar tener siempre activa la ráfaga (en el modo Live View, insistimos) y controlar nosotros mismos con el disparador la cantidad de fotos que queremos capturar.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otra curiosidad del Live View de esta cámara: al trabajar con el modo manual la sensibilidad no puede bajar de 200 ISO y la apertura del diafragma tampoco se deja modificar respecto al ajuste elegido antes de activar la previsualización.

6.016 x 4.000 píxeles

Pero la principal novedad de la D3200 y la que -hasta cierto punto- podría justificar su llegada a los escaparates es sin duda su resolución. Concretamente su CMOS de tamaño APS-C y 24 megapíxeles, que la convierten en la SLR de mayor resolución en el segmento de iniciación.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Se nota la diferencia respecto a la D3100 y sus más modestos 14 megapíxeles? Lupa en mano, queda claro que el nivel de detalle de las imágenes ha salido ganando y que detrás de esos JPEG de 12 MB (y esos RAW de más de 20 MB) hay un gran potencial.

Muestras: 24 MP
Las fotografías se han realizado con una Nikon D3200 y un objetivo Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 VR.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.

Pero hay un problema: la óptica. O más que un problema, una condición imprescindible para que esta cámara tenga sentido. El zoom de 18-55 milímetros que acompaña al cuerpo de la cámara en el kit más sencillo se defiende como puede, pero salta a la vista que no está a la altura de las circunstancias y limita la capacidad del captor.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Nikon D3200 y un objetivo Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 VR. Imágenes realizadas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 4. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.

Disparando en RAW podremos arañar algo más de nitidez en las imágenes (algo suaves en JPEG) y sobre todo explotar mejor el más que correcto rango dinámico que ofrece el sensor a la hora de rescatar las luces altas.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Nikon D3200 y un objetivo Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 VR.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
100 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
200 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
400 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
800 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
6.400 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
12.800 ISO

El ruido tampoco es un problema. Con ajustes que se sitúan entre 100 y 12.800 ISO, aunque los resultados no son tan espectaculares como los vistos en otras cámaras con una resolución algo más comedida tampoco nos darán quebraderos de cabeza, permitiéndonos trabajar sin problemas hasta 3.200 ISO o incluso un poco más allá, si la luz es buena.

Muestras: sensibilidad alta
Las fotografías se han realizado con una Nikon D3200 y un objetivo Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 VR.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.
las fotografías se han realizado con una nikon d3200 y un objetivo nikon 18-55 mm f3.5-5.6 vr.

Puesto que estamos hablando de una cámara para usuarios que, en principio, no querrán complicarse demasiado la vida, es una buena noticia comprobar que la medición y el balance de blancos automático funcionan muy correctamente (ni caso a la pantalla y sus tonos fríos).

Vídeo con micrófono externo

Esencialmente la D3200 ofrece las mismas prestaciones y rendimiento durante la grabación de vídeo que su precursora, aunque hay en este modelo un par de novedades bastante importantes en este terreno.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La primera es que permite ajustar manualmente la velocidad de exposición o el diafragma durante la grabación de vídeo, mientras que la D3100 tan sólo nos ofrecía la posibilidad de fijar el iris antes de iniciar la captura. La otra gran novedad es la incorporación de una conexión mini-jack para micrófonos externos, una ausencia sonada en la anterior generación que los entusiastas del vídeo sabrán valorar.

Vídeo

Varias secuencias de vídeo grabadas con la Nikon D3200 y sometidas a un proceso de compresión optimizado. Puedes reproducir el vídeo a pantalla completa y en alta definición.

En relación con esta última característica merece la pena señalar que la D3200 también permite controlar el nivel de la entrada de audio y cuenta con unos "vúmetros" sobreimpresos en pantalla para su monitorización.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El resto de prestaciones se mantienen inalteradas. Así, la D3200 es capaz de grabar vídeo Full HD a 30, 25 o 24 fotogramas por segundo, o secuencias de 1280 x 720 píxeles a 50 o 60 cuadros progresivos. El formato de compresión vuelve a ser el omnipresente H.264, que genera archivos con extensión MP4 bastante manejables. La D3200 no cuenta con un modo de vídeo específico en su dial, por lo que para iniciar la captura es necesario activar la previsualización en pantalla. Hasta que no empieza la grabación la cámara no muestra cómo queda el encuadre final en proporción 16:9.

Lo dicho: el rendimiento de la D3200 a la hora de grabar vídeo es, grosso modo, el mismo que vimos en su predecesora y el que podríamos esperar de cualquier cámara con sensor APS-C. Las secuencias muestran un buen nivel de detalle y rango dinámico, y la cámara realiza además un buen trabajo en las tomas con sensibilidades elevadas.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Eso sí, la D3200 no se libra de los típicos defectos de imagen producidos por el "rolling shutter", así como de la presencia de patrones muaré en las zonas de detalle fino.

No hay megapíxel que valga sin una buena óptica

No es nada nuevo: por muy impresionantes que sean las credenciales de un sensor, de nada sirven si delante de éste no hay una óptica en condiciones. El progresivo aumento de la resolución en los modelos más sencillos está evidenciando esta desequilibrada balanza, que se ejemplifica perfectamente en el caso de la reciente D3200.

Armada con un excelente CMOS de 24 megapíxeles capaz de hacer grandes cosas, el 18-55 mm f3.5-5.6 que acompaña de serie desde hace años a las réflex nikonistas más sencillas se queda corto en esta D3200. No es que la cámara sea una mala opción o no pueda competir -y vencer en muchas áreas- a los modelos de la competencia, pero si no estamos dispuestos a invertir un poco más en cristalería de cierto nivel, dar el salto de la D3100 a la D3200 no tiene demasiado sentido.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, su elevada cuenta de megapíxeles ha dejado en segundo plano la que podría haber sido su gran novedad: la posibilidad de disfrutar de conexión Wi-Fi mediante un módulo externo relativamente barato pero que, por desgracia, no nos ha sido posible conseguir. Sin duda hubiese sido un buen añadido a una cámara que compite en precio con muchos de los últimos cuerpos sin espejo y su amplia y moderna lista de prestaciones.

Tras los avisos, algún que otro estirón de orejas por los deberes no hechos respecto a la D3100 y las correspondientes palmaditas en la espalda por los buenos resultados tanto en foto como en vídeo, la D3200 es una buena opción para los amantes de los espejos y los visores réflex dispuestos a pagar por buenas ópticas. O sencillamente para quienes quieran presumir de megapíxeles. Nosotros recomendamos la primera opción.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
6
Comentarios
Cargando comentarios