• Casio Exilim TR150: toma de contacto y muestras
  • Amazon Kindle Touch: toma de contacto
Prueba de producto
24 MEGAPíXELES PARA EMPEZAR

Nikon D3200: toma de contacto

 
20
ABR 2012

¿Necesita alguien que da sus primeros pasos en el mundo de las cámaras de óptica intercambiable 24 megapíxeles? Posiblemente no, pero como es ésta una discusión bastante estéril y muy manida, mejor dejarla a un lado y centrarnos en lo que aporta la nueva Nikon D3200. Y es que, más allá de su elevada resolución, esta SLR trae consigo ligeras mejoras en lo tocante a diseño y prestaciones y un interesante adaptador que abre las puertas a la transmisión inalámbrica de imágenes (aunque por ahora sólo es compatible con dispositivos Android). Pocas horas después de su anuncio oficial, QUESABESDE.COM ya ha podido tener entre las manos esta nueva réflex nikonista de gama básica.

No es la réflex con mayor resolución del mercado. Tampoco la más pequeña de entre los modelos armados con un sensor de 24 megapíxeles. ¿Cuál es entonces el titular para la Nikon D3200? Puestos a elegir uno, posiblemente sea la combinación de un captor potente en un cuerpo dirigido a fotógrafos noveles.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pese a la sorpresa inicial que puede provocar esa cifra de megapíxeles, en realidad es un paso bastante lógico. Tras los 14 y 16 megapíxeles de la anterior generación, el más reciente CMOS de tamaño APS-C con 24 millones de puntos (muy posiblemente el mismo que emplean las Sony A77 y NEX-7) se abre camino en modelos más sencillos y de otras firmas.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pero dejando a un lado la inevitable contextualización, ¿qué aporta la D3200 respecto a su predecesora, la D3100? Eso es lo que vamos a trata de descubrir con un modelo de preproducción de esta pequeña SLR entre las manos.

Ligeros retoques

Aunque aparentemente la nueva réflex es idéntica a la D3100, si nos fijamos bien encontraremos más de una diferencia en el diseño de estos dos modelos. Se mantiene, eso sí, la idea fundamental: un cuerpo pequeño y ligero que, pese a todo, consigue ofrecer una consistencia bastante decente.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sin cambiar demasiado la ubicación de los mandos principales ni el aspecto de los menús de pantalla, sí se ha optado por un diseño más limpio con menos botones y palancas. Desparece así el interruptor para el Live View con el botón de vídeo integrado -una lástima, porque nos parecía muy práctico- y se sustituye por un botón trasero para activar la previsualización y otro para el vídeo en la empuñadura.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La palanca que en la D3100 permitía elegir el tipo de disparo (simple, ráfaga o temporizador) también ha pasado a mejor vida en el diseño de la nueva D3200, que cuenta ahora con un botón de acceso rápido a esta función.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La empuñadura también ha sufrido ligeros cambios y ahora brinda una sujeción más firme de la cámara. Lo mismo ocurre con la pantalla, que amplía su resolución hasta los 960.000 puntos pero mantiene la diagonal de 3 pulgadas. Una mejora que percibiremos sobre todo si ampliamos la imagen a la hora de encuadrar a través del monitor.

Manejo guiado

Tal y como ya ocurría en los modelos anteriores, la D3200 quiere ponerles las cosas fáciles a sus usuarios mediante el llamado "Modo guía". Se trata de una modalidad de manejo en la que se va orientando paso a paso al fotógrafo tanto para realizar una toma como a la hora de configurar la cámara o revisar las fotos.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Teniendo en cuenta el poco apego que muchos usuarios tienen a los manuales de instrucciones, nunca está de más contar con una completa guía en la propia cámara para que nadie pueda decir que no sabe manejar tal o cual función. Ya no hay excusas.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Así que con esta orientación y con el acento puesto en la facilidad de manejo, no deberíamos extrañarnos de que no haya demasiados accesos directos a funciones. De todos modos, es interesante recordar que se mantiene un botón configurable de función -para controlar la sensibilidad, por ejemplo- y que pulsando el botón "i" es posible manejar todos los ajustes de la cámara desde un solo menú de pantalla.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Desgraciadamente, si estamos trabajando con el modo Live View cualquier cambio implica tener que perder durante unos momentos la previsualización de la imagen para acceder a este menú de ajustes.

Otro pequeño tirón de orejas: también hemos echado de menos en una cámara con esta filosofía un mayor protagonismo de los filtros de retoque de la imagen. Aunque la D3200 -como los modelos anteriores- permite editar las fotos con numerosas funciones, sería interesante ofrecer estos filtros también en el momento de realizar la toma, tal y como ya hacen la D5100 y otras cámaras de la competencia.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En el visor óptico (correcto de tamaño y luminosidad para este segmento) nos sigue faltando un indicador para la sensibilidad, puesto que la cifra sólo aparece en el momento en el que se está modificando. Claro que, teniendo de nuevo en cuenta el tipo de usuario al que va dirigida, tal vez se trate de un detalle muy menor.

Más rápida

Tras ese aspecto inofensivo y de réflex sencilla se esconde un potente sensor de nada menos que 24 megapíxeles. Aunque nos hemos propuesto no entrar en el debate de si es o no excesiva esa resolución -se trata de una batalla perdida, asumámoslo-, sí es importante tener en cuenta dos aspectos.

El primero de ellos es el tamaño de los archivos generados. Según hemos podido comprobar, trabajando con la máxima resolución, la D3200 genera unos archivos JPEG de entre 7 y 10 MB y unos RAW que rondan los 20 MB.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque son cifras asumibles gracias a la imparable caída del precio de las tarjetas de memoria, hay un asunto que nos tiene más inquietos: ¿Podrán las ópticas más sencillas estar a la altura de un sensor como éste? Empezando, claro está, por el Nikon 18-55 mm f3.5-5.6 DX G AF-S VR que forma el kit básico con esta D3200.

Dejando a un lado los temores, nos ha sorprendido gratamente la agilidad general de la cámara. Pese al incremento de la resolución (de 14 a 24 megapíxeles, nada menos) el procesador Expeed 3 no parece tener problemas para mover semejante cantidad de datos.

Así, la D3200 dispara hasta 4 fotogramas por segundo y, según hemos podido comprobar, es capaz de mantener esta ráfaga en JPEG sin ningún problema. Si complicamos las cosas y configuramos la cámara para disparar en RAW y JPEG simultáneamente, la cadencia se mantiene durante casi una decena de imágenes.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Respecto al vídeo, también hay aquí buenas noticias. Además de disponer de una entrada para micrófonos externos, la D3200 cuenta con controles manuales (antes y durante la grabación), así como indicadores en pantalla para controlar la entrada de audio. Prestaciones, por tanto, más que suficientes para dar los primeros pasos -y muchos más- en el terreno del vídeo.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El enfoque automático, eso sí, sigue siendo un poco renqueante en el modo de vídeo y al encuadrar con la pantalla. A su favor hay que decir que la modalidad de enfoque continuo AF-F consigue unas transiciones bastante más suaves y fluidas, aunque las dudas del objetivo para dar con un punto de foco no ayudan.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Menos problemas hay si se trabaja con el visor óptico. La D3200 ofrece el mismo sistema de enfoque de 11 puntos visto en la generación anterior, con un comportamiento más que correcto si no perdemos de vista la gama en la que nos encontramos.

Conectividad Android

Dejamos para el final una de las prestaciones estrella de la D3200 que, ello no obstante, nos ha dejado cierto sabor agridulce. En lugar de apostar por una solución integrada en el cuerpo, finalmente Nikon ha optado por dejar la conexión inalámbrica de la cámara en manos de un accesorio externo que se conecta a su puerto USB.

Primera pega: para poder conectar dicho transmisor, al que Nikon ha bautizado como WU-1a, hay que dejar abierta la tapa que protege las conexiones de la cámara, con la consiguiente pérdida en la ergonomía -y estética- del conjunto.

Aunque no hay por ahora muchos detalles sobre el funcionamiento de este accesorio ni hemos tenido ocasión de probarlo, en la información técnica disponible se aclara que no se trata de un transmisor Wi-Fi propiamente dicho, sino de una especie de puente que permite enlazar la cámara con un dispositivo móvil para, desde allí y aprovechando la conexión a Internet de éste, enviar o compartir las fotos on-line. Es interesante también la posibilidad de disparar y controlar de forma remota la cámara desde un móvil o un tablet.

Segundo problema: por ahora esta opción sólo estará disponible para dispositivos basados en el sistema operativo Android de Google, por lo que los usuarios del iPhone, el iPad y el iPod touch tendrán que esperar unos meses (Nikon habla de este mismo año pero no da más detalles) para poder acceder a dichas opciones.

Aunque es cierto que las soluciones integradas en el cuerpo de la cámara pueden afectar al precio del conjunto y a la duración de la batería, en realidad este accesorio no parece ofrecer mucho más de lo que ya es posible realizar con una tarjeta Eye-Fi.

Potencia y fácil manejo a buen precio

Pese a que no somos muy dados a esa fórmula basada en el "cuanto más, mejor", hay que reconocer que la receta de la Nikon D3200 es de esas a las que cuesta resistirse: facilidad de uso y prestaciones que, en muchos casos, poco tienen que envidiar a modelos mucho más ambiciosos y caros. Y todo ello por un precio bastante moderado.

Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D3200
Nikon D3200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A la espera de ver los previsiblemente buenos resultados de ese sensor de 24 megapíxeles -insistimos en que a estas alturas no es ya un desconocido-, la D3200 es posiblemente sólo el primer paso en una nueva generación de réflex nikonistas.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar