• Panasonic Lumix DMC-FZ18: toma de contacto
  • Panasonic Lumix DMC-L10: toma de contacto
Prueba de producto
PUNTO DE INFLEXIóN NIKONISTA

Nikon D3 y D300: primer acercamiento

 
24
AGO 2007
Iker Morán   |  Tokio

Al final hubo réflex de formato completo de Nikon. Tras muchas cábalas y no pocos rumores, la compañía destapaba ayer a primera hora su flamante D3 y la D300, concebida como la hermana pequeña y valedora del formato DX. Aunque el tamaño y la resolución de los nuevos CMOS copan todos los titulares, las dos SLR llegan dotadas de muchas e innovadoras soluciones a las que QUESABESDE.COM ya ha podido echar un primer vistazo en Japón.

Pocas veces una semana ha concentrado novedades tan significativas en el panorama réflex digital como ésta. Si el lunes Canon atacaba con la EOS-1Ds Mark III y la EOS 40D, ayer Nikon hizo lo propio desde Tokio presentando sus dos nuevos modelos de gama profesional: la D3 y la D300.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Las nuevas D3 y D300, juntas el día de su presentación internacional, ayer en la capital nipona.

Aunque todavía faltan unos dos meses para su lanzamiento comercial (ya habrá tiempo, por tanto, para las comparaciones con la eterna competencia y con los nuevos modelos de otras marcas), QUESABESDE.COM ya ha tenido la oportunidad de conocer de primera mano las dos nuevas réflex nikonistas.

FX y DX
Más allá de sus parecidos y de las prestaciones que luego abordaremos, el eje central del lanzamiento es el nuevo formato FX de Nikon, que convivirá con el tamaño APS-C (el llamado formato DX) que hasta ahora empleaban todas sus cámaras, incluida la D300.

Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Una convivencia que, según aseguran los responsables de la compañía, también se producirá entre la tecnología CMOS y los sensores CCD.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Reza la teoría que la nueva D3, aunque llega preparada para trabajar con objetivos de cuadro completo, acepta la amplia gama de ópticas DX. Al detectarlas, activa automáticamente el recorte acorde con este formato, tal como hemos podido comprobar al insertar en la bayoneta un Nikkor 18-200 mm.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El visor muestra una zona oscurecida, de manera similar a lo que la D2X hacía al activar el recorte de alta velocidad. Aunque el sistema es bastante claro, sí se aprecia dentro de esa parte oscura -fuera de imagen, por tanto- el lógico viñeteo que los objetivos DX producen sobre un sensor de 24 x 36 milímetros.

Interesante es también la argumentación de Nikon al defender una resolución comedida de 12 megapíxeles.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De esta forma, no sólo es posible conseguir una mayor velocidad de disparo, sino que se pueden utilizar fotodiodos de mayor tamaño (8,2 micrones respecto a los 6,2 de la nueva EOS-1Ds Mark III). Esto, sobre el papel, debería repercutir en una mejor sensibilidad y rango dinámico.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El espectacular 6400 ISO y, por supuesto, ese valor forzado de 25.600 ISO son buen ejemplo de ello. Evidentemente, habrá que esperar a disponer de unidades operativas para comprobar si la realidad pinta tan interesante como la teoría.

Continuismo ergonómico
Con casi 1,2 kilogramos de peso, la D3 se deja sentir entre las manos, mientras que la D300 opta por un cuerpo muy similar en tamaño y peso al de su predecesora. Contundencia en la hermana mayor; equilibrio en la D300.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Si bien esos 400 gramos -aproximadamente- de diferencia con respecto a la predecesora D2X no son tantos, la aparición de un pentaprisma de generosas dimensiones motivado por el sensor full-frame hace que el cuerpo de la D3 gane en prestancia.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Las estructuras de aleación de magnesio de la D3 -arriba- y D300.

No obstante las dos cámaras mantienen, en líneas generales, el diseño, la ergonomía y la distribución de los mandos que ya lucían sus predecesoras.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De hecho, a diferencia de la pequeña pantalla que la D3 incorpora en su parte inferior trasera para mostrar ajustes como la sensibilidad o el formato del archivo, los dos modelos guardan parecidos más que razonables en cuanto al manejo.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Resulta interesante ver, eso sí, pequeñas mejoras respecto a sus predecesoras, tanto en la D300 como en la D3.

Tal es el caso de la incorporación de la información sobre la sensibilidad en el visor, o el nuevo sistema de tapas que cubre las conexiones frontales de la cámara. Basta echar un vistazo a alguna D200 o D2 para comprobar que, efectivamente, aquellas pequeñas tapas a rosca siempre acababan perdiéndose.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque la D3 que ha pasado por nuestras manos tenía la tapa para las tarjetas sellada, detrás de ella -el mecanismo es seguro, pero un tanto enrevesado hasta que uno no se acostumbra-, conviven dos ranuras para tarjetas CompactFlash.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Según Nikon, a través de este doblete se puede configurar la grabación continua y simultánea, copiar imágenes de una a otra y separar el almacenamiento de los archivos JPEG y RAW.

Llama la atención, por cierto, que ambos modelos sigan manteniendo el formato TIFF entre sus opciones de grabación.

Ráfaga mejorada
La mejora en la velocidad de disparo es otra de las novedades más destacadas de la D3 (9 fotogramas por segundo u 11 en el modo de recorte DX) y de la D300 (6 imágenes por segundo u 8, si se recurre a la empuñadura opcional).

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Con esta cadencia de disparo no es de extrañar que apretar el disparador y escuchar el sonido -tremendo, en el caso de la D3- haya sido una de las primeras reacciones al tener la cámara en la mano.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La operación también ha servido para comprobar en vivo el límite de esa ráfaga, aunque habrá que entrecomillar los datos, al no saber el tipo de tarjeta que se estaba empleando y dado el carácter no definitivo de los modelos exhibidos en la presentación de ayer.

Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En cualquier caso, la D3 fue capaz de disparar (según la información mostrada a través del visor) 26 imágenes consecutivas en JPEG y 16 en NEF. La D300, por su parte, presentaba unos valores muy similares, con 24 tomas continuas en JPEG y 17 en NEF.

Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Todo ello gestionado por un nuevo procesador de imagen, que ha sido bautizado como Expeed. (Nos consta que hace tiempo que desde Nikon se venía pidiendo a sus ingenieros que se buscara un nombre para el motor de imagen, tal y como lo han hecho el resto de marcas.)

Limpieza configurable
Superada la sorpresa de ver un sistema de limpieza de sensor integrado en una Nikon y preguntándonos aún por qué la D300 lo incorpora y la D3 no (nos la apuntamos para futuras entrevistas), llega el momento de ver cómo funciona este mecanismo.

Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Como era de esperar, la función dispone de un apartado propio en el menú de opciones de la cámara. Basado en el ya conocido método de hacer vibrar el filtro de paso bajo para deshacerse del polvo acumulado, el mecanismo puede activarse en cualquier momento o programar su ejecución al encender o apagar la cámara.

Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pese a que aún es pronto para poder hablar de su efectividad (en realidad, Nikon plantea un sistema más amplio que incluye conceptos como no generar suciedad, no atraerla, no acumularla, reducirla y, en último lugar, eliminarla), sí nos ha llamado la atención que el mecanismo no produce ninguna vibración perceptible en el cuerpo de la cámara.

Previsualización a dos bandas
Más completas son las opciones que se refieren al sistema de previsualización en pantalla que incorporan tanto la D3 como la D300, y que aparecen por primera vez en el catálogo de la marca.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Con ello, Nikon se convierte en la cuarta marca en introducir una prestación abanderada inicialmente por Olympus, apoyada después por Panasonic y que más tarde llegó a algunas réflex de Canon.

Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Acostumbrados, precisamente, a los sistemas de estas marcas, cuesta encontrar el mando de activación en los modelos de Nikon. En lugar de un botón propio, se ha integrado la función en la rueda que controla el tipo de disparo: simple, ráfaga, temporizador...

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque el modo estándar -pensado para sujetar la cámara a pulso- requiere los mismos movimientos de espejo ya conocidos en otras cámaras para realizar el enfoque, Nikon va un paso más allá al introducir un segundo modo que recurre al sistema Contrast AF, reservado hasta ahora a las compactas.

Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Activada esta modalidad desde el menú principal, el enfoque se realiza a través de la pantalla, seleccionando un punto y presionando el mando AF-ON.

Cierto que hubiera sido más práctico activarlo con el propio disparador -como el AF tradicional- y que el enfoque es algo lento, pero hay que tener muy en cuenta el desarrollo de este sistema como posible evolución de los sistemas de enfoque algo engorrosos que proponen otros Live View.

Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

También relacionado con el autofoco, y pese a que el sistema de 51 puntos resulta sencillamente espectacular, se echa de menos un dial trasero más grande -en las dos cámaras, pero sobre todo en la D3- que permita agilizar la selección del punto de enfoque.

Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Vinculado igualmente al tema del Live View, la pantalla de 3 pulgadas y 920.000 puntos de resolución es otra de las exclusivas que comparten las nuevas réflex.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque la diferencia no se aprecia a simple vista al revisar una imagen, sí se nota una gran calidad al contemplar las miniaturas, ampliar una zona de la toma y -sobre todo- alejar el visor y colocarse en alguna posición angular.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A falta de poder probarlo a pleno sol, la visibilidad del monitor -por lo que hemos podido ver- también ha salido ganado notablemente con la actualización.

A esperar
Con una de las listas de especificaciones más completas del panorama SLR profesional y con la D300 dispuesta a reforzar el papel de la D200, pocas dudas cabe tener de que este otoño va a ser uno de los más interesantes en el sector.

Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Algunos ya han puesto sus cartas sobre la mesa y otros aún tienen tareas pendientes. De momento, la D3 y la D300 tendrán que quedarse en Tokio, y habrá que esperar hasta el mes de noviembre para poder verlas en los escaparates.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Confiamos en que no haga falta esperar tanto para someterlas a una prueba más detallada.

Productos relacionados (2)
Artículos relacionados (19)
Prueba de producto
11 / FEB 2008
Prueba de producto
29 / OCT 2007
OpiniónEnfoque diferencial
24 / SEP 2007
Actualidad
03 / SEP 2007
Crónica
24 / AGO 2007
Más artículos relacionados
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar