• Ubuntu y la duda existencial
  • Esclavos del retoque
OpiniónEnfoque diferencial

Y Canon volvió a temblar

 
24
SEP 2007

Hace unos días llegaba a Madrid procedente de Osaka un compañero de la Agencia EFE. Era uno de los afortunados fotógrafos que habían podido ver y tocar la nueva Nikon D3 en el reciente mundial de atletismo.

A los miembros de Canon presentes en la Pasarela Cibeles no les hizo gracia tanta buena palabra sobre la D3

Canonista por imperativo laboral (tras una etapa nikonista), cantó las alabanzas del asombrosamente bajo nivel de ruido de la D3, así como de la excepcional calidad de las imágenes que genera. Haciendo el sándwich de cortesía -que diría Stewie Griffin-, también me dijo que el enfoque continuo era mejorable, aunque la pantalla era estupenda. En pocas palabras, nos puso a todos los dientes largos.

Estos días he tenido la oportunidad de probar -fugazmente, eso sí- la D3 en la Pasarela Cibeles, y he podido constatar las sensaciones de mi compañero. Al compartirlas con los miembros de Canon que por allí pululaban, me pareció entrever que tanta buena palabra referida a la competencia no les hacía precisamente gracia.

Me cuesta entender por qué Nikon todavía no ha abierto la veda a la publicación de muestras de esos modelos de preserie... Los resultados son increíblemente buenos (¡menudo 8.000 ISO que gasta!) y no tienen nada de que avergonzarse.

La D3 es una evolución casi perfecta de la serie D2, eliminando lo malo y quedándose con lo excelente

Un servidor, que ha vivido en ambos ecosistemas fotográficos (el nikonista y el canonista), puede dar fe de que la D3 es una evolución prácticamente perfecta de la serie D2. Elimina lo malo, se queda con lo excelente y refina lo que "sólo" es bueno.

Nikon ha construido una cámara que, visto lo visto y polémicas full-frame al margen, ofrece una calidad de imagen excepcional, un nivel de ruido a altas sensibilidades que ya quisieran muchos modelos a 100 ISO y una pantalla digna del mejor cine digital.

Todo ello puede suponer, para empezar, un frenazo brusco en las intenciones de más de un profesional que veía en Canon prestaciones necesarias que Nikon no ofrecía. Difícilmente la D3 invertirá la sangría (posiblemente tampoco la detendrá del todo), pero al menos la va a disminuir fuertemente.

La nueva SLR puede suponer un frenazo brusco en las intenciones de más de un profesional

También supone un toque de atención a Canon, que después de romper el mercado con su EOS-1D Mark II -que machacó a la D2H- flotaba en el Olimpo de los dioses.

En la práctica, los fotógrafos, especialmente los paparazzis, se están frotando las manos. O eso me dicen algunos. Aunque están un poco molestos por volver al formato completo -no todos, por supuesto-, no son pocos los que reconocen que ese 25.000 ISO les va a suponer pingües beneficios en lo que a robados nocturnos se refiere.

También están contentos los fotógrafos de naturaleza, que a partir de ahora podrán tomar mejores fotografías nocturnas sin recurrir a los faros de sus vehículos... aunque tengan que volver a portar los pesadísimos 600 mm f4, en lugar de conformarse con los 400 mm f2.8.

Los fotógrafos, sobre todo los paparazzis, se están frotando las manos con ese 25.000 ISO

También supone la D3 el fin -casi fin- de los flashes. ¿Rematará este modelo lo que comenzó la EOS-1D Mark III? ¿Hablaremos de estas unidades de luz portátil como piezas de museo dentro de cinco años?

Posiblemente el cambio no sea tan radical, pero está claro que, en igualdad de condiciones, una toma sin flash es periodísticamente hablando más atractiva que otra con un pelotazo en la cara y una horrible sombra en el fondo.

Pero... ¿y si el mercado no encaja la D3? ¿Que ocurrirá con Nikon, si los profesionales, freaks de la fotografía y ahorradores no ven en la D3 su herramienta idónea? 5.000 euros son muchos euros para una cámara que flota un poco en tierra de nadie, ofreciendo demasiados fotogramas por segundo y quizás pocos megapíxeles para trabajos de estudio.

5.000 euros son muchos para una réflex que flota un poco en tierra de nadie

Al mismo tiempo, el formato del sensor no acaba de gustar a muchos fotoperiodistas, especialmente a aquellos que han gastado sus buenos cientos de euros en objetivos tan emblemáticos como el 17-55 mm f2.8 DX o el 10,5 mm f2.8 DX.

De no triunfar la D3, podría descalabrarse definitivamente el segmento profesional nikonista, dejando a Canon en una posición privilegiada que ni los mas acérrimos defensores de las EOS desean. Esperemos que el aldabonazo nikonista sirva para que algunos se pongan las pilas, que a estas alturas de partido cualquier error, por pequeño que sea, se paga caro.

Y a todo esto... ¿alguien sabe algo de la D300?

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar