Opinión

¿Rectificación tardía u oportuno contraataque?

 
27
AGO 2007

Desde que Nikon presentara sus flamantes D3 y D300 hace cuatro días, ya hay dos refranes que se repiten profusamente a lo largo de la red con todas las variaciones que la diversidad cultural nos brinda. Una variedad de gustos que va desde la exaltación inicial por el torbellino de información recibida en Tokio durante la semana pasada, hasta la visión más sosegada y fría que se puede tener a este lado del mundo.

En cualquier caso, "más vale tarde que nunca" o aquello de "rectificar es de sabios" se están convirtiendo, casi sin querer, en los nuevos lemas nikonistas.

La apología hecha del formato DX había convertido en indisoluble el matrimonio entre Nikon y los sensores APS-C

No se trata de algo irrelevante. Que haya un buen número de usuarios que crea que con la D3 -y en menor medida la D300- Nikon ha rectificado y que más vale hacerlo tarde que nunca tiene más implicaciones que las que se ven a primera vista.

Aunque, claro está, donde unos adivinan rectificación tardía otros sólo aprecian lógica evolución. Y los más políticamente correctos diagnostican adaptación a las nuevas circunstancias del mercado.

¿Acaso alguien dudaba de que, tarde o temprano, Nikon sucumbiría a los encantos del 24 x 36?

Lo cierto es que Nikon nunca ha descartado -de forma oficial y para toda la eternidad- el formato completo. A pesar de ello, la contundente apología ejercida del formato DX había convertido en indisoluble y casi excluyente el matrimonio entre Nikon y los sensores APS-C. Abonan esta percepción, sin ir más lejos, las declaraciones vertidas por representantes de la firma con motivo del lanzamiento de la D200 en España.

Pero seamos sinceros: ¿acaso había alguien que no diera por hecho que, tarde o temprano, cuando la tecnología o el abaratamiento de los sensores lo permitiera, Nikon acabaría sucumbiendo a los encantos profesionales del 24 x 36?

Puestos a buscar polémica, resulta mucho más espinosa que el nuevo formato FX la repentina apuesta por las tecnologías de previsualización en pantalla y de limpieza del sensor.

Puñetazo sobre la mesa
Partiendo de ahí, las novedades de Nikon suponen ese puñetazo sobre la mesa que desde hace tanto tiempo muchos esperaban. Sólo tres días después de que Canon descubriera sus convincentes EOS-1Ds Mark III y EOS 40D, su eterno rival parece haberse puesto las pilas.

Empatar al final del partido cuando se está eternamente a remolque ofrece un sabor a victoria casi tan dulce como la propia victoria. Aun así, este golpe de efecto puede resultar insuficiente para no pocos fotógrafos.

Nikon D3
Nikon D3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A pesar de que Nikon regresa rejuvenecida y con más brío que nunca, los que han cambiado de marca difícilmente volverán, y no son pocos los que se preguntan si las ventas de la D3 serán suficientemente contundentes como para mantenerse en un segmento tan exigente como el profesional. Un sector del que nadie dice nada si las cosas funcionan, pero que no tarda en cosechar críticas cuando algo no acaba de estar enfocado.

Sería interesante que Nikon mostrara la capacidad real de la D3 con las sensibilidades altas

Sea como fuere, la semana pasada los responsables de la compañía destilaban optimismo y entusiasmo mientras contemplábamos cómo se montaban y ensamblaban manualmente los cuerpos de la D3 en la factoría de Sendai, en Japón.

No obstante, habrá que esperar un par de meses para ver el recibimiento que tiene esta nueva SLR de formato completo, con menos resolución y un precio más asequible que la Mark III.

A modo de aperitivo, sería interesante que Nikon mostrara pruebas reales de las capacidades de la D3 al trabajar con sensibilidades altas. Más que del valor de 6400 ISO calibrado -la Mark III también lo ofrece, aunque forzado-, habrá quien dude de la efectividad real de esos 25.600 ISO que esgrime. ¿Será que las estrategias mercadotécnicas urdidas en el segmento de las compactas nos han vuelto desconfiados?

Limpieza (aunque no para todos)
Aunque durante la presentación de las nuevas SLR ni el sistema de limpieza de la D300 ni la previsualización en la pantalla de ambas recibieron demasiada atención por parte de los portavoces de Nikon, son éstos dos de sus detalles más significativos.

No cabe sino celebrar la aparición de un sistema de limpieza en las réflex nikonistas. Una asignatura pendiente que incluso había llegado a provocar cierta polémica entre algunos actores del sector.

Nikon D300
Nikon D300
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Llama poderosamente la atención, eso sí, que sólo se haya implementado en la D300, despojando de limpieza por ultrasonidos -nuevamente- a la SLR de corte profesional. Es de suponer que la idea, o bien llegó tarde, o bien resultaba demasiado compleja y cara de implementar en el CMOS full-frame de la D3.

La única verdad irrefutable es que los profesionales que se quejaban de la suciedad en las réflex de la saga D2 ahora lo harán por triplicado en la D3 mientras miran con envidia la D300.

Los que se quejaban de la suciedad en las SLR de la saga D2 lo harán por triplicado en la D3 mientras miran con envidia la D300

Con la tecnología de previsualización en la pantalla, por otro lado, ocurre lo mismo que cuando Canon la adoptó en su EOS-1D Mark III. Es evidente que Olympus es la compañía más innovadora -y también la más imitada- en lo que a limpieza automática del sensor y Live View se refiere. Y con algunos años de ventaja.

Sin embargo, el homenaje que ahora le brinda la competencia deja a Olympus en una posición no muy cómoda (sobre todo teniendo en cuenta esa segunda modalidad de previsualización de las Nikon que, basándose en el sistema Contrast AF, podría aupar la tecnología Live View a un segundo nivel).

Cierto que su filtro SSWF seguirá siendo -probablemente- el más eficaz. Pero los argumentos que antes eran exclusivos quedan ahora diluidos en el escaparate. La esperada SLR de gama profesional de Olympus tendrá que hacer los deberes para no pasar desapercibida.

Rápida y mortal
La velocidad de captura en las nuevas D3 y D300 es brutal. Alucinados ya con la ráfaga de 10 disparos de la EOS-1D Mark III, Nikon ha sorprendido con una máxima velocidad de 11 fotogramas por segundo con recorte y de 9 a formato completo en la D3. Doble récord, se mire por donde se mire... a no ser que uno se fije en la resolución, claro.

La D3 ha sorprendido con una máxima velocidad de 11 fps con recorte y de 9 a formato completo

Habrá que ver cómo encaja el público ese factor de recorte, que ciertamente pasó algo desapercibido en la D2X. Y veremos también cómo sientan esos 12 megapíxeles ahora que Canon conjuga las dos decenas.

Que son más que suficientes parece evidente, pero también lo eran los 6 megapíxeles de la D40, y apenas cuatro meses después aparecían en escena los 10 de la D40x. ¿Cuánto tardarán en aflorar los primeros rumores o bulos sobre una versión de la D3 dotada de un CMOS de mayor resolución?

¿Cuánto tardarán en aflorar los primeros rumores sobre una versión de la D3 con un CMOS de mayor resolución?

En cualquier caso, y retomando el recorte y la compatibilidad del formato FX con el DX, es éste un detalle que puede ser fundamental para marcar el éxito -o el fracaso- de la D3.

La idea de utilizar un sensor grande con una montura que sirve también para objetivos de sensor pequeño es muy oportuna, pero tiene un reverso que -visto con frialdad- resulta cuestionable.

El recorte y la compatibilidad del formato FX con el DX son detalles fundamentales para el éxito de la D3

Imagínense un fotógrafo de interiores que atesore un nutrido arsenal de objetivos DX y que pretenda seguir usándolos con la D3. ¿Se conformará con la resolución que ofrece esta réflex en el modo de recorte o tendrá que dar el salto a las ópticas de cuadro completo?

¿Y qué cuerpo de reserva usará quien adquiera la D3 con estas ópticas de 24 x 36? ¿Otra D3 o una D300 -o cualquier otra- con la consiguiente mutación de las focales? Efectivamente, esta misma pregunta cabría hacérsela a Canon, que desde hace tiempo convive con nada menos que tres tamaños de sensor.

El último empujón
Espoleada por la cada vez más acérrima competencia, Nikon ha dado un considerable golpe de timón al escaparate acercando las cualidades de las sagas X y H. La unión hace la fuerza, dicen, y los ecos de los primeros problemas experimentados por la EOS-1D Mark III seguro que saben a gloria en las filas nikonistas.

La D300 podría convertirse en una de las competidoras más consistentes de la D3

Así las cosas, la D300 podría convertirse en una de las competidoras más consistentes de la D3, teniendo en cuenta que ambas llegan dotadas del mismo sistema de enfoque y de Live View, y que la D300 presume -además- de sistema de limpieza.

Las respuestas del resto de actores no se harán esperar. Además de la citada SLR de gama profesional de Olympus -¿llegará realmente en octubre?-, Sony tiene pendiente un par de cuerpos más para su catálogo Alpha y hace bien poco anunciaba un CMOS de 12 megapíxeles y 9 fotogramas por segundo. Si no lo ha adoptado la D300, como muchos esperábamos, parece cada vez más claro que será la SLR semiprofesional de Sony la que lo acoja.

Con el segmento profesional revolucionado y el sector medio reforzado con las EOS 40D y D300 -y las que están por caer- se avecinan meses de mucho trabajo.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar