COMPARTIR
  • Fujifilm FinePix S9500: toma de contacto y muestras
  • Sony Cyber-shot DSC-T9: toma de contacto y muestras
LA RéFLEX MáS ESPERADA DE NIKON

Nikon D200: toma de contacto

 
1
NOV 2005

Por fin. La D200, la cámara que más expectación, rumores y filtraciones ha generado durante su larga espera, ya está aquí. Las pocas sorpresas en cuanto a prestaciones -de incuestionable calado profesional- hacen que el veloz CCD de 5 fotogramas por segundo se convierta en protagonista. QUESABESDE.COM ha tenido la oportunidad de conocer de primera mano la réflex que puede suponer el inicio de la remontada de Nikon.

Acostumbrados como estamos a los nuevos ritmos imperantes en el mercado fotográfico profesional, dos años y medio es un espacio de tiempo definitivamente muy amplio. Ése es el tiempo, precisamente, que se ha tomado Nikon para dar el relevo de su veterana D100 a la recién llegada y esperadísima D200.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Muchos meses que han estado repletos de rumores, filtraciones de última hora y unos cuantos fotógrafos que han puesto a prueba su paciencia. Ha llegado finalmente el momento de coger la D200 entre las manos y dar un rápido repaso a sus prestaciones para comprobar si la espera -excesiva para unos, perfecta para otros- ha merecido la pena.

Cuerpo profesional
Las características de la D200 dejan poco margen de dudas sobre la posición que ha de ocupar dentro de la actual oferta de Nikon: entre la D70s y la saga D2. Afortunadamente, el diseño y la construcción del cuerpo se han hecho de acuerdo a estos criterios, y la nueva SLR luce unas líneas eminentemente profesionales que recuerdan mucho a las de la analógica F100.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La aleación de magnesio empleada se traduce en un cuerpo no muy grande, pero que se muestra contundente y pesado, en el sentido más robusto de la palabra.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La empuñadura vertical opcional MB-D200 no hace sino reafirmar el carácter de la heredera de la D100, al igual que los relieves y curvas, que se distribuyen con bastante estilo.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La empuñadura, tal y como asegura la marca, no sólo permitirá albergar dos baterías, sino también pilas estándar mediante un adaptador. Un detalle de esos que los profesionales sabrán apreciar.

Una D2X en miniatura
La distribución de los controles refuerza esta idea de profesionalidad, con unas similitudes más cercanas a la gama más alta de las réflex de Nikon que a las D70 o D50.

Nikon D200 y D2X
Nikon D200 y D2X
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque en este caso no se cuenta con las tres pantallas empleadas por las máquinas de la familia D2, tanto el LCD de 2,5 pulgadas como el monitor de la parte superior -con unas dimensiones realmente destacables- parecen suficientes para asegurar un buen control de todas las opciones.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La zona de la empuñadura y el disparador sigue el ejemplo de otras Nikon: el interruptor principal se encuentra junto al disparador, acompañado del botón "MODE" (se sacrifica, por tanto, el dial de modos de la D100), mientras que otro pulsador permite compensar la exposición. Sendas ruedas en el frontal y la parte trasera se encargan de facilitar la mayoría de las operaciones fotográficas de la cámara.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Al otro lado del visor, nos encontramos con una agradable sorpresa: la rueda que en las D2 controla el bracketing y el flash, en este caso se ha utilizado para concentrar los tres accesos directos básicos en cualquier SLR digital: sensibilidad, balance de blancos y calidad de la imagen.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

También integrado en este mismo mando se puede seleccionar el modo de disparo simple o en ráfaga, así como la posibilidad de levantar el espejo. Una opción, esta última, que tal vez debiera estar menos escondida.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque rara vez suele ser motivo de análisis, el espejo también merece en este caso una pequeña pausa. Tal y como nos aseguran los responsables de la marca, consta de un mecanismo que ha variado respecto a otros modelos -es "más pequeño", aseguran- y que produce un sonido más amortiguado, aunque tal vez menos profesional que el de sus hermanas mayores. El obturador también ha cambiado el color plateado de anteriores modelos por el negro.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Este cambio implica que los flashes DX ya no podrán funcionar en TTL, según explica la propia marca, y que la D200 sólo ofrecerá esta opción con los modelos compatibles con i-TTL, esto es, los SB-600 y SB-800.

De 100 a 1600 ISO en 5 fps
Ya hemos comentado que la apuesta por el CCD -frente al CMOS de la D2X- es uno de los aspectos más sorprendentes de la nueva D200. Un sensor que aúna una resolución de más de 10 millones de puntos con una velocidad desconocida hasta ahora en un captor de tecnología CCD.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La clave -nos explican- está en la lectura de cuatro canales utilizada. La plasmación práctica de este dato es una cadencia de 5 disparos por segundo y una ráfaga que, a primera vista y sin emplear tarjetas especialmente veloces, muestra un comportamiento excepcional.

También hay que destacar la velocidad de reacción en el encendido, que permite disparar instantáneamente -así lo comprobamos- nada más poner en marcha la cámara.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Como siempre, las capacidades de la D200 para enfrentarse a las altas sensibilidades y a la luz escasa será uno de lo puntos sobre los que recaerá una especial atención. Por ahora, no hemos podido tomar ninguna muestra, puesto que el modelo probado es una versión no definitiva, así que habrá que conformarse con los datos que luce la cámara.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La sensibilidad se presenta con una de las gamas más amplias del mercado: de 100 a 1600 ISO calibrados y una posición no calibrada (Hi-1) que se aproxima a 3200 ISO. Además, cuenta con dos pasos intermedios entre ambos valores, equivalentes a 1600 ISO x 0,3 y 1600 ISO x 0,7.

Mandos renovados para el autofoco
Aunque en la parte trasera la pantalla de 2,5 pulgadas se lleva toda la atención -sin olvidar el protector que Nikon suele incorporar y que resulta realmente práctico-, hay que destacar la profunda renovación de los mandos de la cámara respecto a su predecesora, la D100.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De nuevo, las similitudes con las SLR de gama más alta son evidentes, sobre todo en lo que se refiere a los controles del enfoque automático. El autofoco de 11 zonas se dirige desde el mando situado a la derecha del LCD -con cuatro posiciones, según el tipo de enfoque deseado- y con el joystick central.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Algo menos cómodo resulta el paso de autofoco a foco manual a través del clásico mando situado en un lateral de la empuñadura. Tampoco parece pensado para manos grandes o de uñas poco resistentes el control para la selección del tipo de medición, localizado junto al ocular.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A través del visor puede seguirse la selección del punto o zona de enfoque seleccionado. Junto a la clásica información sobre la toma proporcionada a través de este renovado visor, Nikon ha incluido el valor de sensibilidad. No ocurre lo mismo, desgraciadamente, con el balance de blancos.

Aunque el breve contacto con el nuevo 18-200 mm VR no permite evaluar sus resultados, el comportamiento de la óptica con la D200 en cuanto al enfoque se muestra más que correcto.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Una óptica en la que, a la espera de conocer el precio oficial, destaca por su polivalencia y el mejorado sistema VR. Sólo las abultadas dimensiones al desplegar el zoom o la dureza de este anillo podrían ponerse en la lista de los "peros".

Menús de optimización
La clara orientación hacia el segmento medio profesional no impide que la D200 cuente con algunos detalles propios de cuerpos dedicados al usuario aficionado. Así, por ejemplo, se ha incluido una unidad de flash -cuyo sonido y apariencia no son demasiado consistentes- y programas de optimización de imagen en la propia cámara.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Por tanto, es posible encontrar a través de los coloridos y sencillos menús de la D200 opciones para ajustar los parámetros de color de la fotografía (vívido o suave, por ejemplo) similares a los que utilizan cámaras como la D50. Un guiño que recuerda al fotógrafo que también es posible utilizar esta cámara sin demasiadas complicaciones.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La D200 utiliza tarjetas CompactFlash para la grabación de las imágenes. El compartimento, de considerable tamaño, se sitúa en un lateral del cuerpo, con un aspecto bastante consistente. Para acceder a él hay que accionar previamente el mecanismo de apertura, como en las D2, aunque en este caso está localizado bajo los mandos del autofoco anteriormente mencionados.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De apariencia y posición similar a otras réflex, desde Nikon se comenta que la batería y el sistema de alimentación de la D200 están también basados en los utilizados por las D2: una batería inteligente -que proporciona información sobre la carga y su vida útil- y con una autonomía estimada de 1.800 disparos.

Demostrado el potencial exterior de la cámara, sólo queda esperar la llegada de un modelo final para comprobar si, efectivamente, los guiños y formas profesionales se corresponden con la calidad de imagen esperada.

Nikon D200
Nikon D200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Mientras tanto, del amplio listado de preguntas pendientes, son dos las cuestiones que pueden aupar definitivamente a este modelo: la confirmación de un precio en torno a los 2.000 euros y la llegada al mercado antes de finales de año. Estaremos atentos.

Etiquetas
Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar