• Casio y la alta velocidad: el acelerón aplazado
  • Sony A700: toma de contacto y primeras muestras
Prueba de producto
IFA 2007: REPORTAJE

Nikon Coolpix P50: toma de contacto

 
5
SEP 2007
Iker Morán   |  Berlín

Pese a no ser la más fulgurante de las compactas de Nikon, la recién llegada Coolpix P50 se planta en el escaparate de la saga Coolpix P con interesantes prestaciones. Concebida como una versión a la baja de las Coolpix P5000 y P5100, opta por una resolución comedida, un cuerpo realmente compacto, un diseño sobrio, controles manuales y -sobre todo- un angular de 28 milímetros. Una combinación suficientemente atractiva como para brillar con luz propia en el stand nikonista de la berlinesa IFA 2007.

Con la Coolpix P5100 luciendo novedades más bien menores respecto a la P5000 (entre otras cosas, no ha añadido el formato RAW que Canon sí ha colocado a su PowerShot G9), no es de extrañar que, una vez toqueteadas las nuevas réflex, uno se decante por la Coolpix P50 y no por su hermana mayor.

Nikon Coolpix P50
Nikon Coolpix P50
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Y es que, sin unas prestaciones espectaculares, esta pequeña Coolpix puede acabar siendo una interesante alternativa a la P5000, sobre todo para quienes den prioridad a temas como la cobertura angular o el tamaño de la cámara, frente a otras cuestiones como la resolución.

Cuerpo recortado
Precisamente el tamaño y la manejabilidad son dos de las bazas más interesantes de la P50. Con unas líneas bastante cuadriculadas y recubierta por el siempre sobrio color negro, esta compacta puede presumir de un aspecto bastante serio.

Nikon Coolpix P50
Nikon Coolpix P50
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon Coolpix P5000
Nikon Coolpix P5000
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Manteniendo la misma esencia que la P5000 o la P5100, la nueva Coolpix ha sufrido un recorte considerable en su línea horizontal, y podría pasar perfectamente por un modelo de bolsillo.

No abandona, eso sí, la empuñadura en uno de los laterales, que pierde algún punto en ergonomía debido a las menores dimensiones del cuerpo.

Mejoras focales
Si la reducción de su tamaño suscitará reacciones encontradas entre los usuarios, es posible que haya un mayor consenso respecto al cambio sufrido por las focales. Y es que la P50 mantiene los 3,5 aumentos ópticos, pero en lugar de ofrecer un zoom de 36-136 milímetros, se decanta por uno mucho más interesante de 28-102 milímetros.

Nikon Coolpix P50
Nikon Coolpix P50
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Es cierto que el teleobjetivo se queda algo corto, pero resulta mucho más interesante -e inusual- esa focal angular de 28 milímetros.

Desgraciadamente, la nueva configuración también se ha llevado por delante el sistema de estabilización óptica VR, colocando en su lugar un estabilizador electrónico (designado igualmente VR).

No sólo la desaparición del estabilizador óptico invita a pensar en la P50 como una versión concentrada y más asequible de las P5000 y P5100. La idea se sustenta también en los numerosos recortes sufridos por esta cámara.

Nikon Coolpix P50
Nikon Coolpix P50
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon Coolpix P50
Nikon Coolpix P50
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Además de la cómoda rueda de control que incorpora la P5100 y que aquí se ha esfumado, la P50 tampoco dispone de zapata para flashes externos ni permite emplear conversores ópticos.

Nikon Coolpix P50
Nikon Coolpix P50
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

También la pantalla ha sido sometida a una estrategia de aparente abaratamiento: conserva las 2,5 pulgadas de diagonal, pero reduce considerablemente la resolución hasta los 115.000 puntos. Un aspecto que se nota, sobre todo al comprobar la visibilidad lateral del monitor.

Control manual
Afortunadamente, las limitaciones con las que llega el nuevo modelo no afectan a otras prestaciones, como el visor óptico o los modos manuales de trabajo, que sí hacen acto de presencia en la P50. Pese a ser menos versátil que en las compactas de gama superior, los usuarios avanzados siguen disponiendo de un modo de exposición totalmente manual.

Nikon Coolpix P50
Nikon Coolpix P50
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Por lo demás, la P50 luce una disposición de mandos y un manejo general muy similares a los de sus hermanas mayores. Sólo el pequeño mando encargado de controlar el zoom ha visto modificada su ubicación original, situándose ahora en la parte trasera y resultando su manejo algo más incómodo.

A primera vista, se siguen echando de menos accesos directos a las funciones más esenciales de la cámara que no obliguen al usuario a adentrarse en los menús de la pantalla.

Nikon Coolpix P50
Nikon Coolpix P50
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En esta misma línea, y aunque tal vez sea pedir demasiado, nos preguntamos por qué Nikon no implementa en esta saga de compactas el cómodo dial circular que emplean algunas Coolpix S. El manejo de la P50 ganaría muchos puntos con el cambio.

Recortes soportables
Pese a que, en comparación con los modelos de gama superior, la Coolpix P50 se presenta algo desnuda de prestaciones, lo cierto es que puede llegar a cautivar a no pocos usuarios. Más aún si el precio final lleva a pensar que el sacrificio de funciones ha merecido la pena.

Nikon Coolpix P50
Nikon Coolpix P50
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tras pasar unos minutos con la cámara entre las manos, investigando las interioridades de sus menús y los pormenores de su manejo, nos reafirmamos en la idea inicial. Si la calidad de imagen está a la altura de las circunstancias y el coste es comedido, esos 28 milímetros pueden ser un pilar suficiente para justificar el lanzamiento de esta nueva Coolpix.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar