• Sony Cyber-shot DSC-G1: toma de contacto
  • Canon PowerShot TX1: toma de contacto
Prueba de producto
APELANDO AL FOTóGRAFO AVANZADO

Nikon Coolpix P5000: toma de contacto

 
12
MAR 2007
Iker Morán   |  Las Vegas

Pese a que otras marcas mantienen su apuesta por las compactas de tipo SLR y zoom largo, Nikon parece encaminar hacia otra dirección su estrategia con las Coolpix más selectas. La nueva P5000 es una buena prueba de ello: diseño cuidado, controles manuales, zapata para flashes externos y 10 megapíxeles han hecho de esta compacta una de las pequeñas joyas de la ya clausurada PMA 2007.

Fueron muchas las miradas que apuntaron a la Canon PowerShot G7 cuando Nikon presentó a finales de febrero su Coolpix P5000. Aunque, a primera vista, los parecidos cromáticos y de formas podrían confirmarlo, basta con tener la nueva compacta entre las manos para percatarse de las notables diferencias entre ambos modelos.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La P5000 fue una de las novedades que Nikon expuso a finales de la semana pasada en la feria PMA de Las Vegas.

Mucho más pequeña y manejable, la P5000 juega la baza del "todo en uno" en su versión más reducida. De hecho, es su abanico de opciones avanzadas, combinada con un diseño con ciertas reminiscencias clásicas, lo que la han convertido en uno de los centros de atención de la avalancha de novedades de las últimas semanas.

Diseño al detalle
Provista de un elegante cuerpo negro, Nikon ha sabido cuidar los detalles al concebir esta P5000. De textura agradable entre la manos -no es metálica, pero se agradece su ligereza-, la empuñadura lateral facilita un agarre rápido y cómodo. Remata esta asignatura una pequeña zona de goma en la parta trasera, situada al alcance del pulgar.

Nikon Coolpix P5000
Nikon Coolpix P5000
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Precisamente es este dedo el encargado de mover el dial que concentra muchos de los ajustes más interesantes de la cámara.

Nikon Coolpix P5000
Nikon Coolpix P5000
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Así, además de la rueda principal de modos -situada en la zona superior de la cámara-, este mando permite modificar los ajustes de exposición al trabajar en el modo manual o en cualquiera de las prioridades. Se agradecería, eso sí, un tacto menos débil y más metálico.

Nikon Coolpix P5000
Nikon Coolpix P5000
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La parte posterior también es de una sobriedad exquisita. Presidida por una pantalla de 2,5 pulgadas y excelente visibilidad -sólo algunas aberraciones verticales empeñaban esta idea en el modelo de preproducción analizado-, la ausencia de accesos directos es, posiblemente, la única pega que puede ponerse a la distribución de los mandos.

En su lugar, la hilera de botones situada a un lado del monitor permite configurar uno de ellos (el llamado "Func") para habilitar la función deseada por el usuario.

Es ésta una posible solución para los más impacientes a la hora de acceder a la sensibilidad (hasta 3200 ISO, con un interesante modo de prioridad a la sensibilidad), el balance de blancos o los ajustes de tamaño que ofrecen los 10 megapíxeles de resolución.

Tampoco hay que olvidar la presencia de un visor óptico, que corona la zona trasera de la cámara.

Corto, pero estabilizado
Alternativa o complemento perfecto para los fotógrafos réflex. En estos términos definía uno de los portavoces de Nikon la nueva P5000 durante la jornada de prensa celebrada el pasado miércoles.

Nikon Coolpix P5000
Nikon Coolpix P5000
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Una definición que -a la espera de poder ver resultados tangibles de la cámara- podría quedar en entredicho por las modestas focales de la P5000. Su objetivo de 3,5 aumentos se convierte en un 36-127 milímetros que suple su mejorable luminosidad en la focal más larga (f2.7-5.3) con la presencia del conocido estabilizador óptico VR de Nikon.

Nikon Coolpix P5000
Nikon Coolpix P5000
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De su manejo se encarga un mando situado en torno al disparador. De respuesta rápida, el recorrido es definitivamente demasiado corto, aunque puede ampliarse mediante los correspondientes conversores ópticos opcionales. Puestos a elegir, apostaríamos por algo más de angular.

Flashes externos
La zapata externa que da luz verde al uso de flashes externos es otro de los guiños a los usuarios más avanzados que el cuadro de especificaciones de la P5000 trae bajo el brazo. El pequeño SB-400 de Nikon sería, sin duda, el compañero ideal cuando el flash integrado en la cámara se quede corto.

Nikon Coolpix P5000
Nikon Coolpix P5000
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Una ausencia notable es la del formato RAW, que parece ir retrocediendo poco a poco en los modelos compactos, marcando así una nueva frontera con las cámaras de ópticas intercambiables. En cualquier caso, serían muchos los usuarios que agradecerían esta opción en un modelo como la P5000.

Nikon Coolpix P5000
Nikon Coolpix P5000
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Con o sin formato RAW, la Coolpix P5000 pretende seducir al fotógrafo avanzado, situándose en la cima del catálogo de cámaras compactas de Nikon.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar