COMPARTIR
  • Epson Stylus Photo R2000: análisis
  • HTC Incredible S: análisis
ZOOMFILIA

Nikon Coolpix P500: análisis  

10
MAY 2011

Confesables o no, cada cual tiene sus vicios, y los fotógrafos obsesionados con el zoom estarán encantados con el récord que Nikon ha conseguido merced al objetivo de 36x de la Coolpix P500. Fiel al diseño y a muchas de las prestaciones de la anterior P100 (vídeo Full HD, controles manuales, ráfagas de alta velocidad, pantalla abatible, etcétera), el interminable objetivo de 22,5-810 milímetros, un nuevo mando de control pensado para las secuencias de vídeo y el CMOS retroiluminado de 12 megapíxeles son las principales novedades de una compacta que, como suele ocurrir en este segmento, convence más por sus prestaciones y adictivo angular que por los resultados.

Independientemente de su denominación (compactas de zoom largo, compactas de tipo réflex, modelos "bridge", cámaras de zoom extremo), de lo que no hay duda es de que este segmento sigue revalidando año tras año su tirón comercial. Pese a que su calidad de imagen sigue sin ser el principal aliciente (por mucho que las firmas prometieran avances con los sensores retroilumiandos) el aspecto, las prestaciones y la polivalencia de estas cámaras siguen convenciendo a muchos usuarios.

Veterana en este terreno de juego, Nikon ha puesto al día su Coolpix P100 con una Coolpix P500 que, pese al salto numérico, es bastante conservadora en lo que a cambios en la hoja de especificaciones se refiere.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de algunos retoques en el diseño y el aumento de la resolución de 10 a 12 megapíxeles, el dato más destacado es su zoom de nada menos que 36 aumentos. Un nuevo récord que se traduce en un alcance focal equivalente de 22,5-810 milímetros con el que resulta complicado que algo se nos escape.

¿Será éste un argumento suficiente para sostener en el podio a la P500 (que ahora mismo luce un precio situado entre 350 y 400 euros) y plantar cara a la competencia?

Diseño consistente, detalles mejorables
Sin apenas cambios en cuanto al diseño del cuerpo, la P500 hace valer su generoso tamaño y sus formas al más puro estilo réflex para presumir de una excelente ergonomía. Acostumbrados al plástico que suele reinar en esta categoría, incluso el tacto de la cámara está bien conseguido.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como suele ocurrir en este tipo de modelos, la empuñadura es muy cómoda y la posición de los mandos está organizada con bastante buen criterio, de tal modo que no tendremos muchos problemas en este sentido. Su peso (menos de 500 gramos) es suficientemente comedido como para que llevarla siempre encima no nos dé demasiada pereza.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una de las primeras novedades que detectamos es el nuevo mando lateral que, situado en el barril de la óptica, nos propone una variante respecto al tradicional control del zoom con la palanca situada junto al disparador.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La idea es que este nuevo mando permita gestionar el objetivo durante la grabación de vídeo de modo que podamos accionarlo minimizando la trepidación y las sacudidas que suelen producirse con el botón habitual.

La idea es buena -más aún si tenemos en cuenta que no se sustituye al anterior, sino que se complementa-, y la verdad es que su efecto se nota. La mala noticia es que la velocidad del recorrido del zoom no disminuye cuando lo accionamos durante la grabación de una secuencia de vídeo.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este mismo mando también lo podemos utilizar para el enfoque manual, que, por cierto, funciona bastante bien gracias al sistema de ampliación en pantalla. También resulta interesante la opción de controlar el zoom por pasos a través del modo de retroceso rápido, para que ir de la focal más larga al extremo angular sea más ágil de lo normal.

Faltan accesos directos
Aunque merece la pena destacar algunos mandos y controles (rueda trasera, dial principal de modos, conmutador para la grabación de vídeo HD y la captura de alta velocidad con disparador incluido...), se echan de menos algunas opciones.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si tenemos en cuenta que este tipo de cámaras están orientadas a usuarios avanzados y con ganas de aprender y trastear con todas sus opciones, resulta chocante que para modificar la sensibilidad haya que realizar más de tres pulsaciones y sumergirse en los menús generales de pantalla.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Faltan, por tanto, accesos directos y opciones de personalización de los mandos de la cámara. Algo tan sencillo como integrar un pulsador en la citada rueda de control sería de gran ayuda a la hora de trabajar en el modo manual. Así nos ahorraríamos tener que alcanzar el botón de compensación de la exposición -un poco a desmano, por cierto- para cambiar de la velocidad al diafragma.

Aunque el modo configurable del dial principal ("U") puede servirnos en parte para ajustar algunos parámetros de la cámara a nuestro antojo y acceder rápidamente a ellos, no nos parece suficiente.

Cuando la pantalla supera la realidad
Tampoco hay cambios en la P500 respecto a uno de los rasgos distintivos de su predecesora: la pantalla abatible. Si bien se mantiene el tamaño de 3 pulgadas, la resolución se ha duplicado para llegar ahora a los 921.000 puntos. El rendimiento de este monitor-que luce las mismas cifras que los modelos de gama profesional de la firma- a la hora de revisar las imágenes es realmente excelente.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tanto, que corremos el peligro de llevarnos más de una decepción al ver esas mismas fotografías en la pantalla del ordenador y comprobar que la realidad no es tan luminosa, brillante y contrastada como la veíamos en la cámara.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una buena forma de volver a poner los pies en la tierra es asomarnos al visor electrónico de la P500, que con 0,24 pulgadas y 230.000 puntos de resolución no se aleja de los resultados que suelen encontrarse en la mayoría de modelos de este segmento. Correcto pero ampliamente mejorable sería una buena descripción.

Angular extremo
Si en la P100 el zoom era ya uno de los pilares de la cámara, en esta P500 el objetivo se convierte en el principal argumento de la renovación. Ahora los 26 aumentos del modelo anterior han crecido hasta alcanzar la cifra récord de 36x.

Casualidad o no, la cifra escogida no deja de tener su gracia. Y es que hasta ahora el zoom de 35 aumentos de la Canon PowerShot SX30 IS ostentaba el récord de alcance.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque la diferencia pueda parecer menor, Nikon ha jugado muy bien la baza del angular. Así, la P500 no se limita a estirar las focales largas hasta rozar casi lo absurdo (¿alguien necesita o puede controlar un tele de 800 milímetros en una compacta?), sino que también ofrece un espectacular angular de 22,5 milímetros.

Así que, si se trata de destacar un dato de esta óptica, sin duda nos quedamos con su focal corta y el juego que ésta dará a la hora de componer y conseguir imágenes con un toque original.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a la luminosidad, pese al excesivo rango focal que ofrece, la P500 se mantiene dentro de lo habitual en este tipo de cámaras, con una abertura máxima que va de f3.4 a f5.7.

¿Y los resultados? Quienes estén preparados para lo peor pueden respirar tranquilos. Aunque deducimos que la óptica peca de las limitaciones asumibles en un conjunto con este alcance, el procesador realiza bien su trabajo a la hora de corregir y compensar lo que haga falta para que el resultado final sea notable.

Muestras: zoom
Las fotografías se han realizado con una Nikon Coolpix P500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
22,5 mm
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
810 mm
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
zoom digital
Lógicamente (estamos hablando de un 36x, recordemos) hay aberraciones cromáticas visibles, distorsión en los extremos... y las esquinas de la imagen no son el mejor lugar para buscar detalles con lupa. Pero con todo y contextualizada correctamente, la óptica merece un aprobado.

Mejor nota se lleva el espectacular macro, que en algunas de sus diferentes opciones nos permitirá acercarnos a 1 centímetro de la escena. Y el estabilizador mecánico, que hace lo que puede (aunque, evidentemente, intentar controlar a pulso esos 800 milímetros es casi imposible). De hecho, conseguir encuadrar dentro de la escena el detalle en el que nos queremos centrar con el teleobjetivo ya supone un auténtico reto.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El enfoque automático funciona de forma muy correcta, tanto en lo que respecta al tiempo de reacción como a su precisión. Como era de imaginar, sus puntos más flojos quedan al descubierto al combinar las focales más extremas con escenas mal iluminadas o sobre todo con escaso contraste.

A toda velocidad
Armada con un CMOS retroiluminado de 12 megapíxeles, la P500 sigue la senda de su predecesora en lo que respecta a la velocidad de disparo, otro de sus argumentos más potentes.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Combinado con el procesador C2, la cámara ofrece una velocidad máxima de 8 fotogramas por segundo trabajando con la resolución total de 12 megapíxeles. El problema es que el límite el buffer limita esta ráfaga a sólo 5 disparos, es decir, menos de un 1 segundo con el dedo hundido en el disparador.

Consumida toda esta memoria intermedia, la cámara necesita unos 5 segundos para recuperarse, quedando bloqueada durante todo ese tiempo. Precisamente por eso nos ha parecido más interesante la modalidad de ráfaga "L", notablemente más lenta (1 o 2 fotogramas por segundo, deducimos), pero capaz de soportar hasta 15 disparos sin bloquear la cámara en ningún momento.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La selección del tipo de ráfaga -por cierto- dispone de su propio botón, situado en la zona superior de la cámara. A través de este mando también podemos elegir el modo denominado "caché de predisparo", que comienza a grabar cuando realizamos el preenfoque, almacenando así las imágenes previas a la pulsación completa del disparador. En este caso, eso sí, la resolución se reduce a 2 megapíxeles.

Llama la atención que, pese a este potencial en lo que respecta a la velocidad de disparo, a diferencia de la competencia Nikon no ofrezca ninguna opción relacionada con la fusión de imágenes para -por ejemplo- reducir la trepidación o los niveles de ruido en escenas nocturnas.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Lo más parecido es el modo HDR, con su propio ajuste en el dial principal bautizado como "contraluz". Es posible elegir el modo normal, que introduce un golpe de flash para compensar dicho contraluz, o el citado modo HDR, que aparentemente -eso sugiere el nombre, aunque en realidad sólo hemos escuchado una única toma- fusiona varios disparos, ofreciendo unos resultados que no nos han convencido demasiado.
panorámicas
Las fotografías se han realizado con una Nikon Coolpix P500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
180 grados
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
360 grados
Rebuscando un poco entre las escenas y los modos de disparo, sí encontramos dos modos panorámicos con una cobertura de 180 o 360 grados. Ni siquiera hace falta indicar la dirección en la que realizaremos el barrido, puesto que la cámara detecta automáticamente el movimiento y se ocupa de la fusión, con unos resultados muy buenos. El único problema es que el tamaño es bastante limitado, con una anchura máxima de 560 píxeles.

Relacionado con la agilidad de la cámara, una agradable sorpresa ha sido comprobar su rapidez a la hora de ponerse en marcha: la P500 requiere apenas de 1 segundo para estar lista para disparar.

Resultados previsibles

Tal y como suele ocurrir con este tipo de cámaras cargadas de especificaciones, controles avanzados y un zoom superlativo, la peor parte se la lleva la calidad de las imágenes. No es que la P500 nos haya defraudado, porque de hecho se sitúa en línea con lo habitual en modelos que utilizan captores de este tamaño.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Y por qué no emplear uno más grande?, se preguntará alguno al comprobar que por mucha retroiluminación que lleve este CMOS el nivel de detalle y la saturación de color caen en picado y el ruido se convierte demasiadas veces en un invitado indeseado. Sencillamente porque poder empaquetar un objetivo tan descomunal en una cámara tan pequeña sólo es posible si se usa un captor de estas dimensiones.

Muestras: 12 MP
Las fotografías se han realizado con una Nikon Coolpix P500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
Aclarada esta idea, si nos mantenemos por debajo de esa barrera de los 400 ISO (la cámara en realidad ofrece ajustes hasta 3.200 ISO), los resultados no nos decepcionarán. Se echa de menos algo más de nitidez en las imágenes (la óptica también tiene aquí su parte de responsabilidad), pero nada que no se pueda solucionar subiendo un poco el correspondiente ajuste.
Muestras: 12 MP
Las fotografías se han realizado con una Nikon Coolpix P500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500
Mención aparte merecen las numerosas opciones que ofrece esta P500 a la hora de editar la fotografía en la propia cámara. Más allá de las herramientas habituales, contamos con un amplio elenco de filtros artísticos a los que merece la pena echar un vistazo.
Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Nikon Coolpix P500. Haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
160 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
200 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
400 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
800 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p500. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
3.200 ISO
En el otro extremo, los usuarios que anden buscando una cámara con la que practicar los modos manuales pueden controlar con este modelo tanto la apertura de diafragma -que cierra hasta f8, como es habitual- y la velocidad, con valores de 8 a 1/1500 de segundo.

Vídeo HD y de alta velocidad

Otro de los atractivos de esta cámara es la grabación de vídeo de alta definición, tanto a 1920 x 1080 como a 1280 x 720 y a 30 fotogramas por segundo. El vídeo dispone de un botón de grabación propio y un conmutador para elegir entre las citadas modalidades HD y otras de alta velocidad a 60, 120 y 240 fotogramas por segundo.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como ya hemos comentado, el zoom permanece activo durante la grabación de las secuencias, aunque desgraciadamente el zoom digital empleado no parecer ser suficiente para compensar las sacudidas que inevitablemente se producen al grabar a pulso con semejante óptica.

Varias secuencias de vídeo grabadas con una Nikon Coolpix P500, editadas y sometidas a un proceso optimizado de compresión. Puedes reproducir el vídeo a pantalla completa y en alta definición haciendo clic en el rótulo "HD".

Pese a que la velocidad de reacción de la cámara vuelve a ser aquí muy rápida al pulsar el botón de grabación, el encuadre resulta algo más complicado: no disponemos de una guía panorámica previa, por lo que sólo una vez iniciada la grabación comprobamos lo que está dentro y fuera de cuadro.

La exposición y los controles son totalmente automáticos, y ni siquiera podemos modificar la compensación de la exposición. Respecto a la cobertura del angular, los prometedores 22,5 milímetros fotográficos desaparecen al grabar vídeos, aunque no hemos sido capaces de descubrir exactamente cuál es el rango focal que se ofrece en este modo.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El enfoque automático funciona bastante bien tanto en su versión simple como en el modo continuo ("AF-F"), aunque este último resulta un poco lento si abusamos del zoom o hacemos un cambio rápido de plano.

Enmarcados en su segmento, los resultados no decepcionan en cuanto a color, contraste y detalle, aunque el tema del estabilizador puede resultar un poco frustrante para quienes pretendan aprovechar al máximo la óptica de la cámara. También nos hemos topado con que las luces parásitas se cuelan en la imagen con demasiada facilidad a la hora de grabar planos con las focales más angulares.

Para amantes del zoom extremo
No es la Nikon Coolpix P500 una cámara pensada para todos los públicos o de esas que pueden recomendarse a ciegas. Aunque salta a la vista cuál es su fuerte, antes de acercarse a ella es necesario tener bien claro que aquí priman las prestaciones sobre los resultados.

Así que quienes busquen una compacta de altos vuelos y se vayan a dedicar a revisar con lupa las imágenes capturadas, mejor que cambien de idea. No de modelo, ojo. Sencillamente, que se fijen en otro segmento de cámaras compactas.

Nikon Coolpix P500
Nikon Coolpix P500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hechas las advertencias, y aunque le quedan unos cuantos flecos sueltos por pulir en lo que respecta a ergonomía, la P500 ofrece lo que promete: velocidad, contundencia en sus formas, vídeo Full HD, un angular extremo y mucho, mucho zoom. ¿Demasiado? Posiblemente, pero si se trata de batir récords, no seremos nosotros los que pongamos pegas.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar