• BlackBerry PlayBook: análisis
  • Nokia X7: análisis
UNA COMPACTA CON PRETENSIONES

Nikon Coolpix P300: análisis  

20
JUL 2011

Diseño cuidado y aparente, un espectacular angular de 24 milímetros y f1.8, controles manuales... La misma fórmula que sustenta algunas de las compactas más codiciadas del mercado le ha servido a Nikon para concebir una Coolpix P300 que parece querer jugar en una liga diferente. Atractiva a primera vista y entre las manos, el sensor retroiluminado de 12 megapíxeles abre la puerta al vídeo Full HD, pero su limitado tamaño lastra la calidad de los resultados, que se sitúan por detrás de los que consiguen los modelos de la competencia orientados a los fotógrafos más avanzados. Pero ésa no es su batalla. Contextualizada en el lugar que le corresponde (bonita, de calidad correcta y con un buen surtido de prestaciones), esta Coolpix puede dar mucho juego.

No es una compacta de zoom largo ni uno de esos modelos avanzados con un sensor relativamente grande y con formato RAW. Aunque siempre resulta tentador buscar un espejo frente al que situar un nuevo modelo, en el caso de la Coolpix P300 resulta complicado determinar cuál es su ecosistema natural.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por mucho que su aspecto y algunas de sus prestaciones recuerden claramente a cámaras como la Panasonic Lumix DMC-LX5, la Canon PowerShot S95, la Samsung EX1 o la más joven Olympus XZ-1, no parece que los tiros vayan por ahí. Una lástima, porque con el precio que luce -unos 300 euros- será precisamente algo así lo que muchos usuarios buscarán en esta joven Coolpix.

Aclarado este delicado asunto -básico para entender correctamente una cámara como ésta-, queda por delante la tarea de analizar una compacta que, eso sí, llega con pretensiones muy elevadas.

Diseño minimalista

Con un diseño que a primera vista recuerda al de las excelentes Ricoh GX o la PowerShot S95 de Canon, esta P300 sorprende por su ligereza (pesa poco más de 180 gramos), más aún si tenemos en cuenta la construcción de aleación de magnesio de la que presume su cuerpo. Sus dimensiones, por otro lado, son muy parecidas a las de otras compactas, como la citada Canon o la Panasonic Lumix DMC-TZ20.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Superada esta primera sorpresa en cuanto al peso, entre las manos la cámara se muestra bastante robusta y con un diseño cuidado. Justo lo que cabe esperar de una compacta de este precio. La empuñadura -por llamarlo de algún modo- es de lo más minimalista, y aunque tampoco es que sea una maravilla, sí aporta su granito de arena a la hora de mejorar la ergonomía. Lo mismo puede decirse del pequeño agarre para el dedo pulgar de la zona trasera.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como ya hemos comentado alguna vez, ésta es una de esas compactas en las que la correa de mano es de uso casi obligado si no queremos llevarnos algún susto desagradable.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de su diseño algo cuadriculado y espartano -perfecto para dar esa sensación de compacta seria que tanto gusta a algunos fotógrafos-, detalles como el dial superior de modos, la rueda de control o el flash -elegantemente oculto en uno de los extremos- ayudan a que la P300 destaque en un escaparate repleto de modelos clónicos.

¿Dónde están los accesos directos?

Los controles, bien surtidos y distribuidos, cumplen con la receta clásica de este tipo de cámaras, con un dial trasero multifunción y una rueda superior que permite operar de manera bastante cómoda la mayoría de parámetros.

Muy útil para trabajar sobre todo en modo manual y con algunas funciones semiautomáticas, inexplicablemente la cosa se complica cuando seleccionamos -por ejemplo- el modo de prioridad de apertura. Aunque lo lógico sería controlar con una rueda el diafragma y con la otra la compensación de la exposición, nada más lejos de la realidad. Así, para modificar la exposición será necesario pulsar el botón derecho en el dial trasero antes de poder variar el susodicho ajuste.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Del mismo modo, no deja de ser contradictorio que en una cámara con estas pretensiones no se haya cuidado un tema tan básico como el de los accesos directos para poder modificar la sensibilidad o el balance de blancos sin tener que navegar por el menú principal de la pantalla. Incluso estaríamos dispuestos a conformarnos con una pantalla general de acceso rápido a todas estas funciones... Sea como sea, lo que no es de recibo es que tengamos que sumergirnos en el menú principal para variar -por ejemplo- el valor ISO.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es una lástima que, visto el barril de la óptica, no se haya aprovechado esta zona para habilitar uno de esos anillos de control que tanto nos gustan. Aunque ya es tarde para pedir algo así, confiemos en que una actualización de firmware permita configurar a gusto del fotógrafo los mandos de la cámara.

No dejan de ser pequeños detalles, pero en una cámara de prestaciones avanzadas y precio "premium" deberían pulirse estos detalles. Unas manchas en el expediente que, a la hora de la verdad, empañan la experiencia fotográfica.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Mejor nota se lleva, sin duda, la excelente pantalla trasera. Se trata de un LCD de 3 pulgadas y con una resolución de 921.000 puntos que reproduce las imágenes con unos niveles muy elevados de contraste y nitidez. Tanto que, como sucede tan a menudo, revisar después las fotografías en la pantalla del ordenador puede producir más de una decepción.

Angular luminoso

Además de los citados controles manuales, uno de los datos más destacados de esta Coolpix es su óptica. Pese a que el zoom de 4 aumentos es realmente discreto, la cobertura angular de 24 milímetros sitúa la cámara dentro de un grupo bastante selecto. Más aún si tenemos en cuenta su luminosidad máxima de f1.8.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Desgraciadamente, el argumento de la luminosidad cae en picado en cuanto empezamos a estirar el zoom, de modo que a 100 milímetros el diafragma sólo se abre a f4.9. Una auténtica pena, porque esa focal, combinada con una apertura mayor, permitiría realizar excelentes retratos con el fondo desenfocado. Algo que con el angular de 24 milímetros resultará complicado por mucho f1.9 que le pongamos al asunto.

Muestras: zoom
Las fotografías se han realizado con una Nikon Coolpix P300.
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300.
24 mm
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300.
100 mm
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300.
zoom digital

Por lo demás, la calidad de la óptica es destacable, tanto en lo que respecta al nivel de detalle que ofrece como al control de las aberraciones cromáticas y la distorsión geométrica en los dos extremos del zoom.

Destaca el modo macro, que permite acercarse a casi 3 centímetros de distancia del sujeto en la posición más angular y que resulta ideal para primerísimos planos combinados con perspectivas muy exageradas en nuestras imágenes. Sin embargo, no deja de resultar curioso -y un poco molesto- que cada vez que modificamos la posición del dial el modo macro se desactive, con lo que tendremos que acordarnos siempre de volver a activarlo.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El estabilizador mecánico VR muestra una eficacia de entre dos y tres pasos de exposición. Un dato que, unido a la luminosidad de la óptica, da mucho juego a la hora de enfrentarse a escenas oscuras.

Un CMOS rápido, pero demasiado pequeño

Hay que tener en cuenta algo más que la resolución (12,1 megapíxeles) a la hora de hablar del captor retroiluminado que alberga la P300: su tamaño de 1/2,3 de pulgada. Aunque a muchos usuarios puede que esta cifra no les diga nada, cabe recordar que, al ser algo más pequeño que el de otras compactas de gama alta (en esos casos suele situarse en torno a 1/1,7 de pulgada), los resultados se resentirán en lo tocante al ruido y el rango dinámico.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si trabajamos con las sensibilidades más bajas, la cámara es capaz de ofrecer unos resultados muy buenos en cuanto a color, detalle y nitidez. Los fotógrafos más exigentes detectarán un exceso de procesamiento o echarán de menos la posibilidad de controlar el nivel de reducción de ruido -que parece entrar en acción demasiado pronto-, pero para la inmensa mayoría de usuarios las imágenes lucirán un aspecto estupendo.

Muestras: 12 MP
Las fotografías se han realizado con una Nikon Coolpix P300.
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300.
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300.
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300.
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300.
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300.
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300.

La sensibilidad va de 160 hasta 3.200 ISO, aunque si queremos obtener los mejores resultados será una buena idea evitar pasar de 400 ISO y aprovechar la excelente luminosidad de la óptica. Precisamente este dato, unido a la comedida resolución del sensor, hace que hablar de los resultados de la P300 en cuanto a control de ruido obligue a una respuesta peculiar: es algo mejor que la mayoría de compactas pero está por debajo de las que podrían parecer sus rivales más directas.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Nikon Coolpix P300. Haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
160 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
200 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
400 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
800 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una nikon coolpix p300. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
3.200 ISO

En cualquier caso, una posibilidad para trabajar con escenas de iluminación muy baja es activar el modo "paisaje nocturno", mediante el cual la cámara realiza una serie de disparos en ráfaga -realmente rápidos- para luego fusionar y entregar una imagen final con un nivel de detalle y una fidelidad tonal algo mejores.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que la velocidad inherente a los captores de tipo CMOS unida al procesador de imagen Expeed C2 hacen que la P300 sea realmente veloz, con una ráfaga de hasta 8 fotogramas por segundo. Hay que tener en cuenta, eso sí, que el "buffer" está muy limitado: tras media docena de disparos habrá que esperar unos segundos para que la cámara se recupere.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Gracias a esta velocidad de disparo la P300 ofrece también un modo panorámico que permite crear composiciones con una cobertura de hasta 360 grados a partir de un barrido.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otra de las carencias de la cámara -al menos para los usuarios avanzados que se acerquen a ella- es la ausencia de formato RAW. Pese a que Nikon siempre ha sido muy poco dada a incluirlo en sus compactas, esta función redondearía a la perfección las especificaciones y el carácter de la P300, dándole algún argumento más para enfrentarse a la competencia. Además, vista la velocidad de su procesador, tampoco parece que éste hubiera tenido grandes problemas a la hora de manejar archivos algo más pesados.

Vídeo bien cuidado

Nikon ha optado por darle un notable protagonismo a la grabación de vídeo en esta P300. Así, la cámara ofrece grabación Full HD (1920 x 1080 a 30 fotogramas por segundo), un micrófono estéreo incorporado y modalidades de alta velocidad de hasta 120 fotogramas por segundo con un tamaño de cuadro de 640 x 480 puntos.

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El zoom óptico permanece activo durante la grabación de vídeo, y además adapta su velocidad para minimizar el ruido y conseguir transiciones más suaves. El enfoque automático, por su parte, ofrece un modo fijo y otro continuo que funciona bastante bien en las capturas en las que hay movimiento.

Muestras: vídeo
Secuencias grabadas con una Nikon Coolpix P300 con un tamaño de 1920 x 1080 a 30 fotogramas por segundo. Haz clic en la imagen para descargar el archivo original.

A nivel de detalle y contraste las imágenes gozan de muy buen aspecto, si bien hay que asumir que no podremos modificar ningún parámetro de exposición mientras estemos grabando.

A medio gas

El diseño nos gusta, los resultados no están nada mal en comparación con la mayoría de compactas del mercado, el angular de 24 milímetros y f1.8 es tentador, y el vídeo Full HD y los controles manuales son la guinda del pastel. Entonces, ¿dónde está el problema?

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En realidad, para muchos de los usuarios que simplemente busquen un modelo diferente y bonito, problema no habrá ninguno. La Nikon Coolpix P300 les dará casi todo lo que se suele pedir a una compacta que cabe en el bolsillo. Incluso el control del ruido resulta mejor de lo que nos esperábamos, gracias en gran parte a una óptica luminosa que nos permitirá trabajar casi siempre con valores de sensibilidad moderados.

Sin embargo, y por algún extraño motivo difícil de entender, Nikon ha decidido quedarse a las puertas de una cámara mucho mejor y ha optado por un modelo que contentará a muchos, sí, pero parecerá incompleto a otros. Sobre todo aquellos que sucumban a la tentación de colocarla junto a las citadas Canon S95, Panasonic LX5 y Olympus XZ-1, cuyos precios, además, no se disparan mucho respecto a esta Coolpix (unos 100 euros más en el peor de los casos).

Nikon Coolpix P300
Nikon Coolpix P300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pasando por alto los detalles fácilmente mejorables en la ergonomía de la cámara, bastaría con haber colocado un sensor algo más grande, añadir la captura en formato RAW y -puestos a pedir- la posibilidad de enfocar manualmente para que la P300 fuera una compacta todavía más apetecible. Claro que, en ese caso, estaríamos hablando de una cámara diferente.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar