• Panasonic Lumix LF1: primeras impresiones
  • Nokia Lumia 520: análisis
Prueba de producto
LISBOA EN EL BOLSILLO

Nikon Coolpix A: primeras muestras

 
29
ABR 2013
Iker Morán   |  Lisboa / Barcelona

Qué mejor semana que la del 25 de abril para escaparse a Portugal. Hasta Lisboa nos hemos ido para, además de entonar el "Grândola, Vila Morena", probar la nueva Nikon Coolpix A. La primera compacta de Nikon armada con un sensor de tamaño APS-C (con el que hace tándem una óptica fija de 28 milímetros y f2.8) se asoma a los escaparates presumiendo de dimensiones, prestaciones y calidad. Con un precio de unos 1.000 euros y opciones más que consolidadas en este segmento, lo cierto es que la nueva Coolpix no lo tiene fácil. ¿Qué tal se ha portado por tierras lusas? ¿Y el enfoque? ¿La óptica está a la altura? Veamos si podemos dar respuesta a algunas de estas preguntas.

Tras un primer encuentro pocas horas después de ser anunciada, Nikon ya ha hecho los deberes y tiene su Coolpix A lista para colarse en los escaparates. Aprovechando la ocasión nos hemos ido con la firma hasta la capital portuguesa para, durante 48 horas, retratar sus calles con esta compacta de sensor grande entre las manos.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque una cámara que ronda los 1.000 euros merece un análisis mucho más detallado, para ir abriendo boca nos hemos traído de Lisboa unas cuantas decenas de muestras y algunas respuestas para las preguntas más recurrentes que puede suscitar la primera Coolpix provista de un sensor DX.

Lo bueno

La Coolpix A es realmente pequeña y ligera. Es una de sus mejores bazas: empaquetar en un modelo casi de bolsillo prestaciones y calidad de gama alta. Aunque renuncia a funciones y detalles de diseño de otras cámaras -estamos pensando en la Fujifilm X100S-, la ventaja que supone su comedido tamaño es innegable.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La calidad de construcción y ergonomía también nos ha convencido tras estas primeras horas de uso. El dial de modos, dos botones de función configurables, el anillo para el enfoque manual... en pocos minutos podremos dominar esta compacta, sobre todo si ya se es usuario de una réflex nikonista.

Lo no tan bueno

Pese a ello, hay detalles que se han descuidado o que -mejor dicho- están más escondidos de la cuenta. La función de vídeo, por ejemplo, está absurdamente perdida entre las opciones de disparo en ráfaga. Tampoco hemos sido capaces de encontrar el histograma en vivo, y el nivel electrónico es demasiado grande e intrusivo en la pantalla y no puede activarse con sólo pulsar algunos de los botones de función configurables.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La Coolpix A tampoco dispone de visor integrado, y al emplear el óptico opcional -que nos tememos que será bastante caro- no hay forma de desactivar la pantalla. Otra queja respecto al manejo: el anillo frontal dedicado al enfoque manual no puede realizar ninguna otra función cuando trabajamos con el enfoque automático. Un desperdicio.

El enfoque

Por lo que hemos podido probar hasta ahora, el enfoque automático de la cámara es correcto pero no se sitúa entre los más ágiles de su clase. Echando mano de la experiencia, nos atreveríamos a afirmar que la citada X100S de Fujiilm o la Sony Cyber-shot DSC-RX1 son más rápidas en este terreno.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque no hemos tenido muchos problemas con el enfoque, el modo macro (10 centímetros) sí se muestra bastante dubitativo. A su favor hay que decir que el comportamiento del enfoque es muy regular, independientemente de la cantidad de luz de la escena.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El enfoque manual, por su parte, es asistido electrónicamente, con una escala de distancia y ampliación en pantalla como sistemas de ayuda. Se echa de menos un sistema de resalte como el visto en otros modelos.

La autonomía

Ninguna queja en lo que respecta a la autonomía durante los dos días que hemos convivido con la Coolpix A por Lisboa. Sin usar el vídeo ni apenas el flash y con un empleo bastante intensivo de la pantalla para revisar imágenes e indagar entre las funciones, hemos conseguido realizar algo más de 300 tomas con una carga de batería.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otro detalle: habida cuenta de las discretas dimensiones de la cámara, nos ha parecido que sería bastante más cómoda una correa de muñeca que una de cuello, que es la que Nikon suministra con esta Coolpix A.

Los resultados

Detalles y quejas al margen, la mejor parte llega al hablar de los resultados. O mejor dicho, al echar un rápido vistazo a las galerías de muestras que hemos recopilado durante estos días.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Nikon Coolpix A. Haz clic en la imagen para descargar el archivo RAW original

Y es que, como era de esperar, el CMOS de 16 megapíxeles ofrece un excelente rendimiento en lo que respecta a nivel de detalle -se ha suprimido el filtro de paso bajo para potenciar este aspecto-, control de ruido y rango dinámico. En realidad la clave no está tanto en el sensor -o no sólo- sino en su relación con el objetivo: una óptica fija de 18,5 milímetros con una luminosidad de f2.8 y que ofrece una focal equivalente a 28 milímetros.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Nikon Coolpix A. Haz clic en la imagen para descargar el archivo RAW original

Aunque con la máxima apertura puede detectarse algo de pérdida de nitidez en las esquinas y cierto viñeteo -bien corregido en JPEG, por cierto-, tras analizar estas primeras muestras salta a la vista que su rendimiento es excelente.

La competencia

Hace no mucho tiempo la Coolpix A habría sido un auténtico hito que habría despertado oleadas de entusiasmo entre todos aquellos usuarios que llevaban años pidiendo algo así. Pero a estas alturas, y pese a las buenas primeras sensaciones que transmite -más en cuanto a resultados que en detalles de manejo-, no podemos obviar que no está sola.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es más, Nikon se ha unido a una fiesta que hace ya mucho que empezó y en la que desde hace años Fujifilm tiene mucho que decir. Aunque la X100S es más cara y apuesta por una filosofía diferente, sin duda plantea una dura competencia.

También la muy reciente Ricoh GR, que con unas prestaciones casi idénticas en cuanto a sensor y óptica es más compacta que esta Coolpix y ofrece un manejo que nos ha convencido más -en estos primeros contactos, insistimos- y un precio algo más moderado.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un trío de opciones que, sin duda, conforman uno de los escaparates más interesantes de cara a los próximos meses.

Nota: el trípode que aparece fotografiado en este artículo ha sido cedido por Vanguard como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar