• Panasonic Lumix DMC-GH3: la función de vídeo, a examen
  • Fujifilm X20: primeras muestras y comparativa con la X10 y la Sony RX100
Prueba de producto
SENSOR GRANDE, COMPACTA PEQUEñA

Nikon Coolpix A: toma de contacto

 
6
MAR 2013

A primera vista parece una compacta normal, pero en realidad se trata de la primera de Nikon armada con un sensor de tamaño APS-C. Presentada hace unas horas, una unidad de preproducción de la nueva Coolpix A ya ha pasado por nuestras manos. Aunque es pronto para poner la lupa sobre los resultados que ofrecen este CMOS de 16,2 megapíxeles y su óptica fija 28 mm f2.8, nada mejor que tener bien cerca esta cámara para repasar las principales características de la más avanzada y exclusiva de las Coolpix.

Sigma fue la primera en atreverse -hace ya siete años- a colocarle un sensor de tamaño APS-C a una cámara compacta. Aunque después llegó la Leica X1 y Canon se acercó a esta misma idea con el captor algo más pequeño de la PowerShot G1 X, sin duda ha sido la Fujifilm X100 la cámara que más ha popularizado este segmento.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ahora es el turno de Nikon y la recién estrenada Coolpix A, su primera compacta con sensor DX. Un modelo que frente al clasicismo de Fujifilm juega la baza del tamaño, presumiendo de ser la más ligera y pequeña de su clase. Algo que tiene sus lógicas ventajas, pero también algunos inconvenientes.

Menos dudas parece haber con el precio. Es cierto que todavía no se han traducido al mercado español esos 1.100 dólares por los que ya puede reservarse al otro lado del Atlántico, pero es evidente que la Coolpix A será una compacta cara. O, mejor dicho, en línea con lo habitual en este segmento.

Mientras se confirma su precio y esperamos impacientes la llegada de alguna unidad final, de momento ya hemos podido echarle el guante a un modelo de preproducción. El enorme rótulo "sample" impreso en la carcasa evidencia que no se trata de una cámara como para sacar conclusiones, pero tenerla entre las manos para conocer algún detalle más sobre el funcionamiento, los menús y las prestaciones de la Coolpix A puede ser una buena forma de amenizar las semanas de espera que posiblemente tengamos por delante.

Cuerpo pequeño

Decir que la Coolpix A tiene un tamaño muy comedido o que sólo pesa 300 gramos no aporta demasiado. Así que nada mejor para hacerse una idea de sus dimensiones que colocarla al lado de otros modelos. Teniendo presente, claro, que estamos hablando de un modelo con sensor APS-C.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Puesto que el diseño externo de la Coolpix A recuerda a la también nueva P330 (y a sus predecesoras), comparar estas dos compactas evidencia el buen trabajo de Nikon a la hora de embutir ese captor DX en un cuerpo tan pequeño.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
En la imagen superior, la Nikon Coolpix A entre la nueva Coolpix P330 (izquierda) y la Coolpix P7700. En la inferior, la Coolpix A junto a la Coolpix P7700.

Lo mismo ocurre si se compara esta Coolpix con la P7700, más voluminosa pese a contar con un sensor mucho más pequeño, concretamente de 1/1,7 de pulgada. A favor de esta última hay que decir, eso sí, que ofrece un zoom óptico de 7 aumentos y una pantalla articulada, mientras que la Coolpix A carece de zoom y opta por un monitor fijo.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La nueva Coolpix A junto a la Nikon D3200. Ambos modelos incorporan un sensor de tamaño APS-C.

Algo más extrema -y tal vez injusta- es la comparación con la D3200, la réflex más pequeña de la firma y que monta un sensor de idénticas dimensiones al CMOS utilizado en la Coolpix A.

Frente a la Fujifilm X100

Teniendo en cuenta que la Fujifilm X100s se perfila como la principal competidora de esta Nikon, posiblemente lo más interesante sea verlas frente a frente. O, más concretamente, la Coolpix A y la X100, puesto que de la nueva X100s todavía no hay rastro.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Fujifilm X100 (izquierda) y la Nikon Coolpix A.

Las diferencias saltan a la vista. No sólo es una cuestión de tamaño y volumen, sino de filosofía. Frente al clasicismo que destila la Fujifilm, Nikon ha optado por líneas más sencillas y sin concesiones ni guiños a lo retro. Algo que no gustará a todo el mundo pero que permite a la Coolpix A ser notablemente más compacta.

La ausencia de visor integrado, que es uno de los rasgos distintivos de las X100 y X100s, es sin duda la gran carencia de esta Nikon. En su lugar se puede optar por un visor óptico externo que, eso sí, tampoco será especialmente barato.

Sin filtro de paso bajo

La idea de trasladar la calidad y prestaciones de una réflex a una compacta se mantiene incluso en los menús y en muchos detalles del manejo de la Coolpix A. Dispone de dos botones de función configurables, un dial de modos, una rueda en la parte superior... Poco que objetar en este sentido.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Incluso en esta unidad de preproducción la puesta en marcha es muy rápida, aunque nos preguntamos si el interruptor de encendido -una palanca junto al disparador- no será demasiado propenso a ser accionado sin querer.

Sobre el CMOS de 16,2 megapíxeles poco podemos añadir por ahora a lo que dice la teoría. La experiencia invita a ser optimistas con su rendimiento, aunque igual que en la D7100 la ausencia de filtro de paso bajo obligará a estar atentos respecto al control del muaré.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La parte positiva está en que prescindir de este filtro permite optimizar la resolución y el rendimiento del sensor y la óptica.

28 milímetros

La apuesta por un objetivo fijo de 18,5 milímetros (28 milímetros en paso universal) es otro de los rasgos que definen esta cámara. ¿Por qué un angular de 28 milímetros en lugar de un 35 milímetros que puede resultar más polivalente? Aunque muchos usuarios se harán la misma pregunta, también es verdad que pensando en la fotografía de reportaje de calle ese extra de angular puede ser de gran ayuda.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La luminosidad de f2.8 también ha despertado alguna que otra crítica si se compara con el f2 que lucen los modelos de Fujifilm y se tiene en cuenta el elevado precio de esta Coolpix A. Aunque el argumento es muy correcto, salta a la vista que aquí ha primado la contención del tamaño de la cámara sobre otros criterios.

¿Y qué tal el enfoque? Por lo poco que hemos podido ver hasta ahora bien aunque, insistimos, el prototipo probado no permite sacar conclusiones. Además del modo de enfoque automático convencional dispone de una modalidad macro que permite enfocar a 10 centímetros de distancia.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por otro lado, al activar el modo manual en el interruptor lateral dedicado al enfoque descubrimos la que parece ser la única utilidad del anillo de control situado alrededor de la óptica. ¿No sería más interesante poder asignarle otra tarea cuando se trabaje con el enfoque automático? Sin duda, aunque por mucho que hemos navegado por los menús de la cámara no hemos encontrado esta opción.

La respuesta nikonista

Asomarse a un sector en el que ya hay modelos muy populares y bien posicionados no es fácil. Tal vez por eso Nikon ha optado por una vía muy diferente a la de Fujifilm, concibiendo una compacta casi de bolsillo, con unas prestaciones muy competitivas y una calidad de imagen que -al menos sobre el papel- promete. El elevado precio y la ausencia de visor integrado se perfilan como sus puntos más débiles.

Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon Coolpix A
Nikon Coolpix A
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Habrá que esperar para ver resultados y su acogida en los escaparates, pero de entrada la Coolpix A no parece postularse como una compacta de altos vuelos más o un capricho fotográfico. Su papel es más el de una cámara pensada para los profesionales que buscan un complemento para su réflex. Esa compacta discreta y de calidad que muchos aseguran querer llevar siempre encima.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar