• Sony Ericsson Xperia Play: análisis
  • Panasonic Lumix GF2: análisis
Prueba de producto
PRIORIDAD AL DIAFRAGMA

Nikon 85 mm f1.4 G AF-S: análisis

 
12
ABR 2011

Por si sus cifras no lo dejaran suficientemente claro, basta repasar el árbol genealógico de este objetivo para comprobar que nos encontramos ante un "pata negra". Anunciado en verano de 2010, por fin hemos conseguido echarle el guante al Nikon 85 mm f1.4 G AF-S para montarlo en una D700 y comprobar si esta última versión está a la altura del nivel de sus antecesores -convertidos en poco menos que objetos de culto para muchos fotógrafos- y de las expectativas que despierta una óptica de más de 1.500 euros.

Un angular, una focal media y un tele corto. Este trío de ópticas fijas ("primes", para los más refinados) es para muchos el abecé del equipo que no debe faltar en la bolsa de cualquier fotógrafo. Dejando a un lado el eterno debate entre objetivos fijos y zooms, no hay duda de que el Nikon 85 mm f1.4 G AF-S figura en todas las listas sobre las ópticas más codiciadas del momento.

Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Última versión de una prestigiosa saga, este modelo vio la luz en verano del pasado año, tomando el relevo del veterano 85 mm f1.4. Una actualización por todo lo alto que no sólo altera el diseño original, sino que también reformula la estructura óptica de este objetivo y suma un motor de enfoque AF-S a la hoja de especificaciones original.

Espartano
La breve denominación de esta óptica en comparación con el despliegue de siglas habitual en los objetivos concuerda perfectamente con la filosofía de su construcción y comportamiento.

No es pequeño, aunque tampoco tiene un tamaño y un peso exagerados: 86,5 x 84 milímetros y 595 gramos. Incorpora 10 elementos ópticos distribuidos en 9 grupos y presume de un recubrimiento de nanocristales.

Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El barrilete muestra una construcción que combina elementos de metal y plástico de alta calidad, y lógicamente dispone sólo de un anillo dedicado al enfoque. Con un giro de un cuarto de vuelta, es suficiente para ir desde la distancia mínima de enfoque hasta infinito.

La dureza de este aro nos ha parecido muy adecuada, si bien es cierto que la distancia mínima de enfoque de 68 centímetros se nos queda un poco pequeña.

Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A falta de estabilizador -luego volveremos sobre este tema-, el cuerpo del objetivo acoge un único interruptor que se encarga de seleccionar el tipo de enfoque: manual o automático con posibilidad de corrección a mano.

Una pequeña ventana muestra, además, la escala de distancias de enfoque. Un detalle curioso es una suerte de esbozo de escala de profundidad de campo inscrito junto a esta ventana, pero que se limita a una única marca para f16 (la menor apertura de la óptica). Lo cierto es que, debido al corto recorrido del giro de enfoque, carece de mucha utilidad práctica (más allá del guiño a las ópticas clásicas).

Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La bayoneta metálica, con un acabado perfecto y la inscripción "Made in Japan", nos ayuda a recordar que estamos ante una de esas ópticas cuya producción se cuida con mimo.

La rosca para filtros es de 77 milímetros, y según hemos podido comprobar es posible montar sin problemas de viñeteado tanto filtros UV como polarizadores y portafiltros de tipo Cokin. Por cierto: advertidos ya sobre el elevado nivel de esta óptica, mejor no escatimar en la calidad de los filtros que le coloquemos delante.

Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El parasol, por su parte, es de tipo cilíndrico y generoso en dimensiones, con la parte interior mate y un ajuste en posición de uso que nos ha parecido mejorable. Evidentemente, la lente frontal no gira al enfocar y el tamaño del objetivo permanece intacto independientemente de la distancia a la que estemos enfocando.

"ON/OFF"
La sencillez de la que hablamos más arriba se pone en evidencia nada más montar la óptica en la bayoneta, poner en marcha la cámara y acercar el ojo al visor. Excepto el modo de enfoque, poco más hay que configurar en este objetivo.

Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ya desde el primer momento empezamos a ver cosas que nos gustan en el conjunto: la escasísima luz que este objetivo roba de la escena y la perspectiva de tele moderado que ofrece nos permiten encuadrar y centrar la atención en los motivos cercanos con una claridad y calidad asombrosas.

Rápidamente empezamos a buscar un rostro al que apuntar. El sistema de autofoco se muestra preciso y con una velocidad que podríamos tildar de moderada: correcta, aunque sin que ése sea su punto más fuerte.

Muestras: JPEG
Las capturas se han realizado con un objetivo Nikon 85 mm f1.4 G AF-S montado en una Nikon D700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 85 mm f1.4 g af-s montado en una nikon d700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 85 mm f1.4 g af-s montado en una nikon d700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 85 mm f1.4 g af-s montado en una nikon d700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 85 mm f1.4 g af-s montado en una nikon d700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 85 mm f1.4 g af-s montado en una nikon d700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 85 mm f1.4 g af-s montado en una nikon d700
Si trabajamos con la máxima apertura, es importante seleccionar muy bien el punto de foco para luego no llevarnos sorpresas desagradables. Tras unos días de uso hemos podido comprobar que a f1.4 es peligroso enfocar sólo con un único punto central sobre motivos cercanos cuando éstos no ocupan el centro geométrico de la composición. Al preenfocar y luego girar aunque sea levemente la cámara para reencuadrar, hay muchas posibilidades de perder el punto de foco.

Así que si la escena nos permite trabajar sin demasiada prisa, lo correcto con esta apertura sería encuadrar y luego seleccionar en el visor el punto que se corresponda con lo que nos interese enfocar.

Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otro detalle importante que tendrán que cuidar los usuarios que se acerquen a este objetivo es recurrir a los microajustes de enfoque. En el caso concreto de la unidad probada y de la Nikon D700, hemos tenido que ajustar un valor de -7 en una escala de -20 a +20 para conseguir un resultado óptimo.

En cuanto al enfoque por seguimiento y multipunto, el objetivo ha funcionado perfectamente incluso con sujetos con un movimiento bastante rápido en dirección a la cámara. No será ésta su faceta más explotada, pero es bueno saber que, llegado el momento, podremos salir airosos.

Con lupa
Exactamente eso es lo que necesitaremos para encontrar algún defecto en el rendimiento de este objetivo: una lupa. En cuanto a la resolución, ya a f1.4 ofrece valores francamente altos en el centro y más que aceptables en las esquinas. Cerrando a f4, la nitidez es demoledora en el centro y excelente en las esquinas, y además se mantiene en valores altísimos hasta f16.

f1.4
La distorsión geométrica está perfectamente corregida, y tan sólo en alguna toma de proximidad con temas geométricos hemos podido apreciar una levísima deformación en barrilete. En cuanto a las aberraciones cromáticas, son casi inexistentes, incluso revisando las esquinas de las imágenes tras disparar con los diafragmas más altos.
Muestras: RAW
Las capturas se han realizado con un objetivo Nikon 85 mm f1.4 G AF-S montado en una Nikon D700. Fotografías realizadas en formato RAW y procesadas con Adobe Camera Raw
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 85 mm f1.4 g af-s montado en una nikon d700. fotografías realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 85 mm f1.4 g af-s montado en una nikon d700. fotografías realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 85 mm f1.4 g af-s montado en una nikon d700. fotografías realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 85 mm f1.4 g af-s montado en una nikon d700. fotografías realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 85 mm f1.4 g af-s montado en una nikon d700. fotografías realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 85 mm f1.4 g af-s montado en una nikon d700. fotografías realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw
La asignatura del viñeteo también se salda con una excelente nota. A f1.4 es apreciable, pero prácticamente desaparece a f2.8, para quedar totalmente controlado a f4.

Foto: Quesabesde
Fotografías realizadas con un Nikon 85 mm f1.4 G AF-S montado en una Nikon D700 y con diferentes aperturas de diafragma.

Por tanto, y como era de esperar, estamos ante un objetivo con un rendimiento excelente entre f2.8 y f4, pero que mantiene el tipo de forma muy notable también fuera de ese margen. De hecho, los resultados que ofrece a f1.4 es uno de los mejores atractivos de esta pieza.

Sin estabilizador
Aunque no cabe esperar menos de una óptica de este nivel, uno de los aspectos que más nos ha gustado del conjunto formado por la D700 y este 85 milímetros es la casi total falta de posproducción que requieren las imágenes capturadas. Los archivos que ofrece están libres de distorsión, aberraciones o halos, así que una correcta configuración de los JPEG será suficiente para que más de uno se ahorre el paso por el ordenador.

Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, hemos optado por seguir la norma de la casa y publicar los archivos JPEG con todos los ajustes de la cámara en su posición estándar, así como unas imágenes procesadas a partir de los archivos RAW.

El desenfoque del fondo, por su parte, es sencillamente de lo mejor que hemos visto en años. Fruto de una fórmula muy sencilla (una focal de 85 milímetros unida a la luminosidad y al diafragma redondeado de 9 palas), merece la pena dedicar unos minutos a repetir la misma foto con diferentes aperturas de diafragma para ir viendo la evolución de este desenfoque.

Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si hay una pega que ponerle a este 85 mm f1.4 es la falta de un estabilizador de imagen. Conocida la efectividad del sistema VR de Nikon, resulta muy tentador pensar en una versión estabilizada de esta óptica con la que poder disparar a pulso a 1/10 de segundo.

¿Las razones por las que Nikon ha descartado esta opción? Sin duda, el consiguiente aumento de peso y volumen del objetivo y el leve deterioro sobre la calidad de imagen que podría conllevar interponer este mecanismo en su estructura óptica.

Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La única solución para evitar la trepidación será asegurarnos de que trabajamos con velocidades de 1/125 de segundo o superiores. Según nuestras pruebas (y nuestro pulso), por debajo de este ajuste el porcentaje de aciertos cae en picado.

Ni barato ni versátil, pero sí excepcional
Incluso teniendo presente el rendimiento de sus predecesores, el Nikon 85 mm f1.4 G AF-S pasa la prueba con nota. De hecho, el conjunto formado por esta óptica fija y la ya veterana D700 es uno de esos equipos en los que costaría elegir con cuál de las dos piezas quedarse si tuviéramos que prescindir de una de ellas.

Siendo sinceros, la verdad es que no se trata de una óptica versátil. Su uso queda bastante limitado a todo aquello que conlleve planos medios y un desenfoque pronunciado del fondo: moda, retratos... Tampoco es barato, ni mucho menos. Con un precio que ronda los 1.500 euros y ese grado de especialización, está claro que no es una óptica para ir recomendándosela a cualquier aficionado o profesional.

Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Nikon 85 mm f1.4 G AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dejando a un lado el tema del estabilizador, la excesiva distancia mínima de enfoque y el viñeteo a f1.4 (moderado, aunque más marcado de lo que imaginábamos) serían las contadas pegas que ponerle.

Pero pese a estas mínimas faltas en su expediente y asumiendo que tampoco se trata de un objetivo para todos los públicos, su excepcional rendimiento y calidad obligan a situarlo entre las ópticas con las que soñar.

Etiquetas
Productos relacionados (2)
0
Comentarios