• Panasonic Lumix DMC-G2: primeras muestras
  • Sony Bloggie MHS-PM5: prueba de campo
ANGULAR PARA GOURMETS

Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S: prueba de campo  

15
ABR 2010

Con unas cifras de esas que no dejan indiferente a nadie, la cobertura y la luminosidad de este nuevo Nikon 24 mm f1.4 AF-S lo sitúan como una pieza deseable para cualquier fotógrafo. No obstante, su precio, de más de 2.000 euros, es posible que asuste a gran parte de ellos. Concebido como un angular de referencia para los profesionales del reportaje y la fotografía de naturaleza, durante unos días hemos estado jugando con él y una Nikon D3s para intentar comprobar su potencial y -cómo no- buscarle las cosquillas.

Presentado hace un par de meses, el nuevo 24 mm f1.4 AF-S G ED es, a día de hoy, el angular más rápido del escaparate nikonista. Y si a eso sumamos su naturaleza de objetivo fijo (tradicionalmente más venerados que los zooms en las altas esferas) y su cobertura de 24 milímetros, poco margen queda para la duda: nos encontramos ante un nuevo referente en los círculos profesionales, en los que Canon ya lleva muchos años presente con su 24 mm f1.4, renovado en otoño de 2008.

Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La nueva apuesta de Nikon dispone de una estructura de 12 elementos en 10 grupos (incluidas dos lentes asféricas y dos elementos de baja densidad), que promete un excelente rendimiento tanto en el centro como en las esquinas, incluso con las máximas aberturas. O eso al menos aseguran desde la firma japonesa.

Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Así que nada mejor que probarlo sobre el terreno y revisar las imágenes capturadas con este 24 milímetros montado en una Nikon D3s para ver en qué se traducen a la hora de la verdad su rutilante gráfico MTF y todas esas cifras. A fin de cuentas, eso es lo que importa.

Entre las manos
Con un peso de algo más de 600 gramos, sus dimensiones son generosas pero bastante controladas, sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de un angular de 24 milímetros y con una luminosidad de f1.4 para sensores de formato completo.

La calidad de la construcción está a la altura de lo que cabe esperar de una óptica de corte profesional cuyo precio supera los 2.000 euros. Dispone de un amplio anillo de enfoque manual -de dureza correcta en el giro- y una ventana con una escala en la que se muestra la distancia de enfoque.

Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque no hemos tenido ocasión de comprobarlo, los datos oficiales aseguran que su construcción de magnesio y el sellado aplicado le hacen inmune a las inclemencias meteorológicas.

El objetivo tiene un diámetro frontal de 77 milímetros y viene acompañado del parasol de pétalos HB-51. Pese a que su colocación dispone de una posición y un recorrido determinado con un punto de anclaje, es importante comprobar de vez en cuando que no se haya movido, puesto que en alguna ocasión nos hemos despistado y ha acabado colándose en una de las esquinas del encuadre de la foto.

Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El motor de enfoque de la óptica se muestra extremadamente rápido y sigiloso con la D3s. Aunque el buen funcionamiento de este mecanismo hace que casi olvidemos el enfoque manual, dada la limitadísima profundidad de campo al trabajar a f1.4, este anillo puede sernos de ayuda en determinadas ocasiones.

Distorsión controlada
Tal y como se puede apreciar en las imágenes de muestra, la distorsión geométrica que produce este objetivo esta muy bien controlada para tratarse de un angular de 24 milímetros.

Si trabajamos manteniendo una distancia de enfoque convencional, el efecto de barrilete es mínimo. Además, un rápido paso por Photoshop -más ahora que la reciente versión CS5 ha mejorado su herramienta de corrección óptica- permitirá enderezar la ligera curva de las líneas.

Muestras: Nikon 24 mm f1.4
Las fotografías se han realizado con una Nikon D3s y un objetivo Nikon 24 mm f1.4 AF-S
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s

Evidentemente, si apuramos la distancia de enfoque mínima de 25 centímetros, la distorsión será bastante más pronunciada. Algo que, combinado con la ya mencionada profundidad de campo que confieren sus máximas aberturas, puede convertirse en un excelente recurso creativo para retratos.

Aunque sólo hemos conseguido convencer a un "pottoka", una especie de caballo similar a los ponis y autóctono de Euskadi, para posar de esta guisa, el efecto se ve claramente. También el suave desenfoque y el bokeh que produce el diafragma de nueve aspas.

Muestras: Nikon 24 mm f1.4
Las fotografías se han realizado con una Nikon D3s y un objetivo Nikon 24 mm f1.4 AF-S
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s

El publicitado recubrimiento de nanocristales de la óptica para evitar los reflejos también parece ser muy efectivo. Incluso cuando incluimos el sol o una potente fuente de luz directa dentro del encuadre de la toma, sólo en contadas ocasiones acaba apareciendo ese molesto efecto "flare" en las imágenes.

Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A la vista de los resultados, tampoco las aberraciones cromáticas son un problema para el conjunto formado por esta óptica y el sensor de 12 megapíxeles de la D3s.

De f1.4 a f16
Además de su cobertura de 24 milímetros (36 milímetros, si lo usamos con una cámara dotada de sensor APS-C o aplicamos el recorte DX), el segundo de los pilares de esta óptica es su abertura máxima de f1.4.

La escala de diafragmas incluye pasos completos desde este valor hasta f16, con un paso intermedio a f1.8 que puede resultarnos útil si el desenfoque y la pérdida de nitidez en los bordes trabajando a f1.4 nos parece excesiva.

Muestras: aberturas de diafragma
Las fotografías se han realizado con una Nikon D3s y un objetivo Nikon 24 mm f1.4 AF-S
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
f1.4
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
f1.8
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
f2
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
f2.8
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
f4
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
f5.6
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
f8
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
f11
las fotografías se han realizado con una nikon d3s y un objetivo nikon 24 mm f1.4 af-s
f16

Y es que, lógicamente, tal y como podemos apreciar en la secuencia disparada con toda la escala de aberturas, las instantáneas disparadas a f1.4 ofrecen un aspecto muy singular, fruto del oscurecimiento de las esquinas -los amantes de este efecto se ahorrarán el paso por Lightroom, eso sí- y la mínima profundidad de campo. Claro que tampoco se trata de un ajuste pensado para hacer paisajes a plena luz del día.

Centrándonos en lo realmente importante, el viñeteo de la óptica es apreciable desde f1.4 hasta f4. No obstante, si activamos el modo de "reducción de viñeta" en la cámara es posible mantener este defecto totalmente controlado ya a f2.8.

Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Fotografías realizadas a f2.8 con un objetivo Nikon 24 mm f1.4 AF-S y una Nikon D3s con diferentes ajustes de la función "control de viñeta". Haz clic en la imagen para ver una ampliación.

Respecto a la pérdida de nitidez en las esquinas, los resultados son también sobresalientes. Sólo a f1.4 y f1.8 se aprecia con claridad al alejarnos del centro, pero desde f2 hasta f11 las imágenes aguantan lupa en mano y sin ningún problema un repaso de sus bordes.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Fotografías realizadas con un objetivo Nikon 24 mm f1.4 AF-S y una Nikon D3s con diferentes aberturas de diafragma. Haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real de la esquina superior izquierda.

Cerrando el diafragma al máximo (f16) también sacrificamos algo de nitidez y contraste respecto a f11 como consecuencia de la difracción, pero aun así las imágenes son perfectamente utilizables sin mayor problema.

Inversión en calidad y luminosidad
¿Cuál es entonces el punto débil de este 24 mm f1.4? A falta de aspectos criticables en cuanto a su construcción y rendimiento, sólo nos queda dirigir la mirada a los más de 2.000 euros que hay que pagar por él. Una cifra que, eso sí, no se aleja de lo que es habitual en este escaparate de "delicatessen" ópticas.

Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

No tiene estabilizador de imagen, pero con esta focal y esta luminosidad tampoco se nos antoja algo grave. En su máxima abertura viñetea y pierde nitidez en los bordes, pero vistos los resultados a f2 tampoco tendría mucho sentido apuntar eso en la lista de los "peros".

Precisamente sus extraordinarios rendimiento y rapidez son los argumentos clave para contestar a la pregunta que algunos usuarios se harán: ¿por qué pagar esa cantidad cuando el 24-70 mm f2.8 nikonista es más asequible?

Dejando a un lado las cuestiones más filosóficas de los amantes de las ópticas fijas, su calidad, la mínima distorsión, el tamaño mucho más comedido y su luminosidad (cuatro veces superior a f2.8) responden por sí solas.

Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Nikon 24 mm f1.4 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un valor que, combinado con el excelente rendimiento en las sensibilidades extremas de esta Nikon D3s (o de la D700), da lugar a un equipo perfecto para enfrentarse a reportajes en los que la luz brille por su ausencia.

Recomendar una pieza de este precio es siempre un tema delicado, pero si el presupuesto lo permite -como un capricho o como herramienta de trabajo-, cuesta encontrar algún motivo para no hacerlo.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar