• Samsung UE46C9000: análisis
  • Samsung NX100: análisis
TODOTERRENO DE LUJO

Nikon 24-120 mm f4 G ED VR AF-S: análisis 1

7
MAR 2011

Igual que su contemporáneo 28-300 mm f5-5.6 VR, el lema de este Nikon 24-120 mm f4 VR no puede ser más evidente: cubrir con una sola óptica y pensando en los usuarios de formato completo las focales más habituales. Y no es ningún secreto que, para conseguirlo, normalmente hay que sacrificar algo de calidad. Así que, abanderando la luminosidad constante de f4 y su estabilizador como mejores argumentos, toca descubrir si este renovado zoom de 24-120 milímetros consigue el ansiado equilibrio entre polivalencia y resultados. Algo nada sencillo cuando hay que enfrentarse a un captor de 24 x 36 milímetros.

Aunque no será un objetivo prioritario para los fotógrafos profesionales, el renovado 24-120 mm f4 F ED VR AF-S de Nikon cumple una crucial labor en el escaparate de ópticas de la firma: ser la opción de cabecera -y con un precio no excesivamente disparatado- para aquellos que aterricen en el formato completo y necesiten un zoom que cubra la mayoría de sus necesidades.

Por algo más de 1.000 euros, este objetivo de 24-120 milímetros toma el relevo del modelo original tras casi siete años en el mercado y se convierte -si se nos permite la siempre odiosa comparación- en la alternativa de Nikon al popular 24-105 mm f4 IS de Canon.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Nikon D700 y su sensor "full-frame" han sido el banco de pruebas elegido para analizar este zoom de 24-120 milímetros.

Lo cierto es que, como venían reclamando algunos usuarios hace tiempo, Nikon necesitaba ponerse al día en este segmento en dos sentidos: corregir pequeñas deficiencias respecto a la generación anterior y mejorar el rendimiento con la vista puesta ya en el imparable aumento de resolución de las cámaras de formato completo.

En nuestro caso, hemos realizado esta prueba con la que parece ser la compañera ideal de este zoom: la Nikon D700.

Entre las manos
La primera impresión es que nos encontramos ante un zoom de considerable tamaño y peso. Traducida esta idea a cifras, este zoom de 24-120 milímetros tiene un diámetro de 84 milímetros, una longitud de 104 milímetros y un peso de 710 gramos.

Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tras esta primera sensación, constatamos tras varios días de prueba que resulta un conjunto equilibrado y no excesivamente grande una vez montado en la citada D700.

Según las especificaciones oficiales, en su estructura de 17 lentes distribuidas en 13 grupos hay dos elementos de cristal ED y tres lentes asféricas. Además, la N dorada grabada en el barrilete anuncia que también incorpora recubrimiento de nanocristales.

Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El uso de plástico de calidad es generalizado en el exterior, combinado con una bayoneta metálica. En general, podemos asegurar que su precio de más de 1.000 euros se nota en los acabados.

Al ser de tipo G, carece de anillo de diafragmas. Los dos aros del objetivo corresponden al accionamiento del zoom -bien dimensionado y con una dureza de giro perfecta- y al enfoque manual. Este último, eso sí, nos ha parecido algo estrecho y situado demasiado cerca de la montura.

Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La rosca para filtros es de 77 milímetros y permite montar un filtro ultravioleta o polarizador sin que provoque viñeteo. Los amantes de los filtros de tipo Cokin deben tener en cuenta que un portafiltros estándar sí que viñetea, por lo que es recomendable utilizar los de la serie modular, algo más estrechos.

En el barrilete, además de la inscripción "Made in Thailand", nos encontramos con tres interruptores: enfoque automático o manual, estabilizador y uno más pequeño para elegir entre los modos normal y activo para el citado estabilizador óptico VR.

Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El parasol de pétalos que acompaña a la óptica de serie es de dimensiones generosas y con acabado mate en su interior.

Por cierto, hemos podido comprobar que la focal que marca el barrilete se corresponde exactamente con la que aparece en los datos EXIF de la imagen obtenida.

Enfocando
Al accionar el zoom en busca de los 120 milímetros, el cuerpo del objetivo se despliega en dos tramos sin holguras y con un tamaño total bastante comedido. Para pasar de la focal más corta a la más larga hace falta algo más de un cuarto de vuelta de este mismo anillo.

Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Trabajando con la D700 y esta óptica, el enfoque automático se comporta de forma muy precisa y sin titubeos. En el modo de enfoque por seguimiento (AF-C), el comportamiento también ha sido muy correcto, consiguiendo en fotografías de acción un altísimo porcentaje de acierto.

El sistema de enfoque interno (IF), por cierto, permite que durante los movimientos necesarios para dar con un punto de foco el elemento frontal de la óptica no gire.

Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si se opta por el enfoque manual, el anillo dedicado necesita un cuarto de vuelta para ir desde la distancia mínima de enfoque hasta el infinito. Una distancia mínima que es de 28 centímetros en posición angular y 22 centímetros a los 120 milímetros de focal. Con ello se consigue un factor de magnificación macro de 1:4 que nos parece un tanto insuficiente para un objetivo con vocación de todo en uno.

Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Menos o ninguna queja tenemos del estabilizador VR. Su comportamiento es excelente. Así, a 24 milímetros hemos podido obtener series de imágenes aceptablemente enfocadas a pulso con tiempos de exposición de 1/5 de segundo, e incluso alguna correcta a 1/2 de segundo.

En la focal más larga estas cifras se sitúan en torno a 1/10 de segundo (ocasionalmente 1/5 de segundo), con lo que se puede hablar sin problemas de una mejora que ronda los 4 pasos.

Viñeteo y deformación evidentes, pero corregibles
Con el zoom de 24-120 milímetros ocurre algo cada vez más habitual en este tipo de objetivos: hay que convivir con algunas limitaciones ópticas -corregirlas complicaría el diseño y encarecería el precio- a sabiendas de que pueden ser solventadas fácilmente a través del software de la cámara o en el ordenador.

Pese a tenerlo muy presente, no podemos evitar cierta sensación de angustia al descargar las imágenes al ordenador y echarles un vistazo tal y como han salido de la cámara. Después de unos minutos de procesamiento quedan perfectas, pero el susto -más aún después de invertir una buena cantidad de dinero- está ahí.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Fotografías realizadas con una Nikon y un objetivo Nikon 24-120 mm f4 VR con diferentes focales y aperturas de diafragma.

Así, este zoom produce un viñeteo considerable a 24 milímetros y f4. Aunque montado en una D700 podemos atenuar este efecto mediante una función específica en los menús de la cámara, hemos optado por ver los resultados al natural para poder valorar la óptica y no el conjunto que forma con la cámara.

El efecto se va moderando paulatinamente hasta ser más o menos aceptable a f8 en posición angular, aunque es preferible cerrar -si podemos, claro- a f11. A 120 milímetros con f5.6 los resultados son correctos, y a f8 ya rozan la perfección.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Aunque el viñeteo puede llegar a ser muy evidente (imagen de la izquierda), es fácil de corregir al procesar la toma (imagen de la derecha).

En cuanto a la distorsión geométrica, la cámara no incorpora corrección automática, así que los usuarios más exigentes con la rectitud de las líneas en los márgenes de la imagen tendrán que pasar los archivos por Capture NX 2 -el propio programa de Nikon para editar los RAW- o cualquier otro software de procesamiento.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
La distorsión geométrica que se produce con la focal más angular (arriba) y la más larga (abajo) también es apreciable. A la izquierda, las dos imágenes después de ser procesadas y corregidas.

Como se puede ver en los ejemplos, a 24 milímetros la deformación es apreciable en forma de barrilete; a 28 milímetros está bastante bien corregida, y en el resto de focales y hasta los 120 milímetros se aprecia un evidente efecto de cojinete.

El comportamiento es mejor en cuanto a la capacidad de resolución de la óptica. En este sentido, podemos asegurar que a f8 la calidad de imagen general es excelente tanto en el centro de la imagen como en las esquinas.

Muestras: JPEG
Las capturas se han realizado con un objetivo Nikon 24-120 mm f4 G ED VR AF-S montado en una Nikon D700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700
La focal más corta es la que aprueba con mejor nota, mientras que la combinación de 120 milímetros y f4 es la que sale peor parada al revisar con lupa los bordes de la imagen o constatar en ella la aparición de aberraciones cromáticas.
RAW
Las capturas se han realizado con un objetivo Nikon 24-120 mm f4 G ED VR AF-S montado en una Nikon D700. Fotografías realizadas en formato RAW y procesadas con Adobe Camera Raw
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700. fotografías realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700. fotografías realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700. fotografías realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700. fotografías realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700. fotografías realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700. fotografías realizadas en formato raw y procesadas con adobe camera raw
Si, como vemos, el uso del diafragma más abierto conlleva alguna limitación, la buena noticia es que el valor situado en el otro extremo (f22) es bastante utilizable.
Focales polivalentes
La cobertura que ofrece este zoom resulta totalmente acertada y acorde a su filosofía todoterreno. Los 24 milímetros invitan a adoptar puntos de vista arriesgados, pero también solucionan la papeleta en lugares con poco espacio o tomas de naturaleza.

Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A esa distancia focal el flash integrado de la cámara prácticamente no hace sombra, un tema que seguro que ha sido prioritario en el diseño del objetivo para que tanto su diámetro como su longitud no causen ese feo efecto.

En el otro extremo, los 120 milímetros no sólo acercan la escena, sino que también comprimen la perspectiva. Combinados con un diafragma correctom, permiten centrar la atención en un plano concreto.

Muestras: zoom
Las capturas se han realizado con un objetivo Nikon 24-120 mm f4 G ED VR AF-S montado en una Nikon D700
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700
24 mm
las capturas se han realizado con un objetivo nikon 24-120 mm f4 g ed vr af-s montado en una nikon d700
120 mm
Gracias al diafragma de 9 palas el desenfoque es muy elegante, así que, si se opta por un punto de vista apropiado y con fondos ligeramente separados del motivo, es posible realizar retratos muy resultones con las focales más largas.

Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los reflejos internos, por su parte, están muy bien controlados. De hecho, meter el sol dentro del encuadre de la imagen no es ningún problema.

Un excelente todo en uno
Si valoramos el conjunto formado por este objetivo y la Nikon D700 (y el correspondiente procesamiento de las imágenes aplicado en la cámara o a posteriori), la nota general es muy buena.

Durante el poco tiempo que hemos podido pasar con el zoom de 24-120 milímetros y esta cámara, la óptica ha salido siempre airosa tras enfrentarla a las más variadas situaciones y condiciones de luz.

Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Claro que eso tampoco debería sorprendernos teniendo en cuenta que estamos hablando de un conjunto cuyo precio supera los 3.000 euros.

En cuanto al objetivo por sí solo, sin duda el viñeteo y la distorsión geométrica se llevan la peor nota, aunque como hemos dicho no es nada que no pueda solventarse en unos minutos delante del ordenador.

Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Nikon 24-120 mm f4 F ED VR AF-S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A cambio de este sacrificio, la calidad general de imagen, la construcción, el excelente funcionamiento del estabilizador óptico y lo acertado de sus focales convierten este Nikon 24-120 mm f4 en una opción muy equilibrada y recomendable dentro del particular y limitado mundo de los zooms todoterreno para cámaras con sensor de formato completo.

Etiquetas
1
Comentarios
Cargando comentarios