• Nikon P900: así funciona el zoom más potente del momento
  • Fujinon XF 16-55 mm f2.8 WR: análisis
Prueba de producto
Nikon 20 mm f1.8 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Nikon 20 mm f1.8 AF-S: prueba de campo

4
1
ABR 2015
Texto y fotos: Iker Morán   |  Atenas

Pese a la lluvia, hay que reconocer que le hemos sacado partido a nuestra breve visita a la capital griega. Además de jugar con el zoom superlativo de la Coolpix P900 y descubrir cómo retratan la ciudad cuatro buenos fotógrafos, también hemos querido traernos de recuerdo nuestras propias instantáneas.

Así que, aprovechando que sobre la mesa teníamos un amplio surtido de objetivos Nikkor con los que jugar y una D810 ansiosa por salir a descubrir las calles de Atenas, hemos optado por el 20 mm f1.8 G ED AF-S. Es verdad que no ni el más nuevo –se presentó en otoño del año pasado- ni el más caro –su precio ronda los 900 euros- ni el más espectacular de todos los objetivos nikonistas, pero su combinación de precio y cobertura lo convierten en una pieza realmente interesante para los amantes de los angulares más extremos.

Nikon 20 mm f1.8 G ED AF-S
Nikon 20 mm f1.8 G ED AF-S
Foto: Nikon

No hay que perder de vista que estamos hablando de un objetivo diseñado para formato completo (FX en la terminología de Nikon), con un ángulo de visión de 94 grados y un peso de poco más de 350 gramos. Si a esto le sumamos su más que ajustado precio (como referencia y salvando las distancias, el 24 mm f1.4 cuesta casi el doble), lo cierto es que nos acercamos a él con unas expectativas bastante moderadas.

Más aún teniendo en cuenta que lo estamos montando en la D810, una de las cámaras más exigentes del momento gracias a su excelente CMOS de formato completo y 36 millones de píxeles. Activadas las correcciones en cámara (que afectan solo a los JPEG, claro), salimos a pasear por el mercado central de Atenas, sus calles empedradas y mojadas, la plaza Monastiriki, el metro…

Muestras: Nikon 20 mm f1.8
Fotografías realizadas con un objetivo Nikkor 20 mm f1.8 montado en una Nikon D810
fotografías realizadas con un objetivo nikkor 20 mm f1.8 montado en una nikon d810
fotografías realizadas con un objetivo nikkor 20 mm f1.8 montado en una nikon d810
fotografías realizadas con un objetivo nikkor 20 mm f1.8 montado en una nikon d810
fotografías realizadas con un objetivo nikkor 20 mm f1.8 montado en una nikon d810
fotografías realizadas con un objetivo nikkor 20 mm f1.8 montado en una nikon d810
fotografías realizadas con un objetivo nikkor 20 mm f1.8 montado en una nikon d810
fotografías realizadas con un objetivo nikkor 20 mm f1.8 montado en una nikon d810
fotografías realizadas con un objetivo nikkor 20 mm f1.8 montado en una nikon d810
fotografías realizadas con un objetivo nikkor 20 mm f1.8 montado en una nikon d810

Un buen campo de juego para un angular que, sin ser el más extremo del catálogo (sin ir más lejos, el zoom 16-35 mm f4 le supera), sí marca distancias respecto a los más moderados y habituales objetivos de 28 y 24 milímetros.

Con un tamaño muy moderado, un peso ligero y una construcción correcta pero que no está a la altura de las piezas más caras de Nikon, en realidad ese volumen controlado se agradece a la hora de trabajar a pulso con velocidades bajas y sin estabilizador. No es que con un 20 milímetros sea imprescindible, pero nunca viene mal, aunque es verdad que aquí su presencia se pagaría demasiado cara en cuanto a tamaño y precio.

La distorsión y el viñeteo están muy bien controlados y dentro de los márgenes tolerables para un 20 milímetros de formato completo

nikon 20 mm f1.8 g ed af-s
Nikon 20 mm f1.8 G ED AF-S
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Primera sorpresa: la distorsión y el viñeteo están muy bien controlados y dentro de los márgenes tolerables para un 20 milímetros de formato completo. A f1.8 y hasta f4 las sombras en las esquinas son visibles, pero ya a f2.8 son perfectamente aceptables. Lo mismo ocurre con la distorsión, que más allá de las correcciones que realiza la cámara o que podemos hacer de los RAW mediante el perfil automático de Lightroom, solo son realmente perceptibles al trabajar con distancias cortas de enfoque y sujetos muy cercanos.

Pero lo que realmente nos ha sorprendido y convencido es el nivel de detalle y nitidez que ofrece esta óptica incluso cuando nos ponemos quisquillosos y revisamos con lupa las esquinas a máxima apertura. Eso sí, será a f5.6 y f8 donde veremos cómo el objetivo luce con todo su esplendor.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con un objetivo Nikkor 20 mm f1.8 montado en una Nikon D810

Este Nikkor hará las delicias de los fotógrafos de naturaleza, arquitectura o incluso callejeros que busquen un ángulo más extremo

Si a todo esto le sumamos un excelente control de los reflejos y las luces parásitas (el objetivo incluye de serie un parasol de plástico, por cierto), una distancia mínima de enfoque de 20 centímetros, un enfoque muy correcto y un bokeh bien conseguido, estamos ante un angular extremo que cumple y sobrepasa lo que esperábamos de él.

No es que 900 euros sea poco dinero. Pero 900 euros para un angular de 20 milímetros de formato completo, con una apertura de f1.8 y con este rendimiento nos parece una cifra muy interesante. Estamos ante una pieza que hará las delicias de los fotógrafos de naturaleza, arquitectura o incluso los fotógrafos callejeros que busquen un ángulo más extremo en el que entren muchas más cosas. Casi Atenas entera.

Productos relacionados (2)
Artículos relacionados (1)
4
Comentarios
Cargando comentarios