Actualidad

Nikon presenta su 105 mm f2.8 VR, el primer macro con estabilizador y motor SW

 
21
FEB 2006

Aunque sin novedades -por ahora- en la órbita de los cuerpos réflex nikonistas de cara a la inminente feria PMA, sí ha habido un titular en lo tocante a ópticas. La firma nipona ha confirmado hoy el próximo lanzamiento del objetivo macro 105 mm f2.8, dotado de motor Silent Wave y estabilizador de segunda generación. Se trata del primer objetivo de su clase, y es válido tanto para cámaras digitales como para réflex de 35 milímetros.

"Respondiendo a una petición del público", Nikon ha puesto hoy sobre la mesa una nueva óptica que pretende sacar provecho de su nuevo sistema de estabilización. Se trata del nuevo 105 mm f2.8 VR, el primer objetivo macro con estabilizador de imagen y motor SW que ve la luz. Dotada de enfoque interno y con un factor de ampliación de 1:1, la nueva óptica es válida tanto para las réflex digitales de Nikon como para las de carrete.

Macro para todos
De entrada, sorprende que Nikon vuelva a apostar (como ya hizo con el 70-200 mm f2.8 VR) por un objetivo ajeno a la denominación DX. Adentrándonos en las pantanosas aguas de la especulación, podría decirse que el gremio de fotógrafos de naturaleza sigue fiel -al menos una parte importante de él- al carrete, y que Nikon le ha escuchado.

Micro-Nikkor 105 mm f2.8G AF-S VR IF-ED
Micro-Nikkor 105 mm f2.8G AF-S VR IF-ED

Mas allá de hipótesis y atendiendo a los fríos números facilitados por Nikon, los 105 milímetros de focal del nuevo macro se convierten en 157,5 milímetros al utilizarlo con una réflex de la dinastía DX. En sus 720 gramos de peso, cuenta con 14 elementos distribuidos en 12 grupos.

Tal como especifica Nikon, uno de estos elementos es un cristal ED destinado a minimizar las aberraciones cromáticas, recubierto además por una capa Nano Crystal para reducir el conocido efecto "flare".

El primero de la clase
Como ya se ha indicado, este nuevo Nikkor es el primer objetivo macro que incorpora un motor SW y un estabilizador óptico de segunda generación. Este último permite -asegura Nikon- reducir hasta en cuatro pasos la velocidad de obturación óptima, facilitando de este modo la obtención de una imagen sin trepidaciones.

El elemento frontal, de 62 milímetros, no es rotatorio, lo que permite usar polarizadores sin problema alguno. Además, la nueva pieza nikonista cuenta con un diafragma de 9 hojas capaz de cerrar hasta f32.

Nikon no ha confirmado todavía ni la fecha de lanzamiento ni el precio de su nueva óptica.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar